BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




martes, 26 de abril de 2016

Cómo SANAR toda la MEMORIA del PECADO? Marino Restrepo



QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

“De esta manera vendrá el Espíritu Santo sobre nosotros. Él hará volar tu alma y la llevará ante Él al unísono con Mi Corazón”

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

103-inmaculado-corazon
16º Día

«Queridos hijos: ¿Podemos ser todos uno? Les pido la unidad del alma y del corazón. Las tareas que les mando a realizar son de naturaleza Divina. Sí, es cierto que Yo ayudaré a Mis hijos del Este. Pero, más que esto, serán ustedes los que harán posible la culminación de Mi Triunfo para el Plan Divino de la Gracia de Dios al mundo.
Queridos hijos, miren al Cielo allá arriba. Vean cómo el viento, cuando sopla, mueve todas las nubes al mismo tiempo; el viento solo las mueve y las lleva con la brisa del cielo a donde Dios quiere. De esta manera vendrá el Espíritu Santo sobre nosotros. Él hará volar tu alma y la llevará ante Él al unísono con Mi Corazón».
—Madre, ¿cómo haremos volar nuestros corazones de esta manera?
«Por medio de la Consagración, ustedes serán liberados del mundo y capturados por Mí. Vayan en paz y amor, y el Espíritu Santo los conmoverá a convertir sus almas.» (Marzo 23 de 1993).
Guía: Nuestra Señora nos llevará de la Consagración al Triunfo, y de allí al Reino del Sagrado Corazón, que es la parte de la Corredención en el Plan de Dios. De esta manera seremos llevados a la Hora Final de la Gracia. El propósito del Triunfo es para preparar las almas a recibir la Gracia Redentora del Sagrado Corazón. La Gracia de la Hora Final, es la Gracia que será otorgada a las almas antes del descenso del Reino de Dios sobre la Tierra. -La Hora en que la Tierra volverá a su estado original-. Nuestra Señora se refiere a la Hora Final como al Segundo Adviento que traerá la Unión de los Dos Corazones.
Dirección: Las almas consagradas no tienen necesidad del mundo material; las cosas de la Tierra se olvidan y las almas preservan su ser únicamente para Dios. Por lo tanto, nosotros debemos consagrar cada nuevo día a Su servicio, uniendo nuestra voluntad a Su Voluntad en constante aceptación. Lo más querido que tenemos es nuestra propia voluntad y Dios nos pide continuamente que se Le ofrezcamos el sacrificio de esta voluntad. Nada contenta más a Dios que el ofrecimiento de nuestra propia voluntad, sin reservas. Feliz el alma que no tiene más voluntad que la de Dios.
Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Permite que mi alma sea conducida de la manera que Dios desea. Te suplico, Madre querida, que me hagas saber qué es lo que más complace a Dios. Ayúdame para que mi alma se someta a Su Divina Voluntad y para que así pueda traerle el sacrificio de mi voluntad propia como una ofrenda de mi unión con Él. Haz que mi alma vuele al unísono con los Deseos del Espíritu Santo, para que pueda ser llevada solamente a los lugares que Él destine.
«Yo soy la servidora del Señor;
hágase en mí lo que has dicho.»
(Lucas 1, 38)


z_corazon_m_falero_detail
ROSARIO DE LAS VIRTUDES

Nuestra Señora tenía en Su Mano izquierda un Rosario rosado y dorado, y rezaba con la mano derecha. Ella recitaba todas las Oraciones muy despacio y reverentemente, con mucho amor.
Queridos Míos: Estas Oraciones son para obtener las Virtudes. Se empieza con el Credo, luego la Consagración a Mi Corazón Inmaculado, y después El Ángelus. Posteriormente se reza la Virtud, seguida por el Padre Nuestro, el Gloria al Padre y la Oración al Espíritu Santo. Después se recita la siguiente Virtud y así se completan las Siete Virtudes: Fe, Esperanza, Caridad, Humildad, Paciencia, Perseverancia y Obediencia.” Octubre 1º de 1992.
Rosario de las Virtudes
Esta pequeña Coronilla o Rosario tiene 7 Misterios y 3 cuentas en cada Misterio.

† Por la Señal de la Santa Cruz...

Oraciones Iniciales
El Credo
Creo en Dios, / Padre Todopoderoso, / Creador del Cielo y de la Tierra. / Creo en Jesucristo,  Su único Hijo, nuestro Señor, / que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, / nació de Santa María Virgen, / padeció bajo el poder de Poncio Pilato, / fue crucificado, muerto y sepultado, / descendió a los infiernos / y al tercer día, resucitó de entre los muertos; / subió a los Cielos / y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. / Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. / Creo en el Espíritu Santo, / en la Santa Iglesia Católica, / en la Comunión de los Santos, / en el perdón de los pecados, / en la resurrección de la carne / y en la vida eterna. / Amén.
Consagración a La Santísima Virgen
Totus Tuus [1]
San Bernardo de Claraval, Francia (1090-1153)

¡Oh, Señora y Madre mía!
Yo me entrego del todo a Ti,
y en prueba de mi filial afecto,
Te consagro en este día:
mis ojos, mis oídos,
mi boca, mi corazón;
en una palabra, todo mi ser.
Y ya que soy TODO (a) TUYO (a),
¡oh, Madre de Bondad!,
guárdame y defiéndeme
como cosa y posesión Tuya.
Amén.

Ángelus
†† El Ángel del Señor anunció a María, que el Hijo de Dios Padre se Encarnaría en Sus Entrañas, para la Redención del mundo. Y Ella Concibió por Obra y Gracia del Espíritu Santo.
  • Dios Te Salve, María...
María Santísima lo admitió diciendo: “He aquí la Esclava del Señor; hágase en Mí según Tu Palabra.” (Lc. 1, 38)
  • Dios Te Salve, María...
Y el Hijo de Dios se hizo Hombre y vive entre nosotros.
  • Dios Te Salve, María...
Oración:
Te suplicamos, Señor, que infundas Tu Gracia en nuestros corazones, para que habiendo conocido por el Anuncio del Ángel, el Misterio de la Encarnación de Tu Hijo, por los Méritos de Su Pasión y de Su Cruz, seamos conducidos a la Gloria de la Resurrección. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

FE

En las Tres Cuentas Pequeñas:
V: Padre Nuestro, que estás en el Cielo, santificado sea Tu Nombre. Venga a nosotros Tu Reino. Hágase Tu Voluntad, así en la Tierra como en el Cielo.
R: Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

V: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R: Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Oración al Espíritu Santo: Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón, para ver las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi mente, para conocer las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi alma, que yo le pertenezca solamente a Dios. Santifica todo lo que piense, diga y haga, a fin de que todo sea para la Gloria de Dios. Amén. [2]
ESPERANZA

  • Padre Nuestro.
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
CARIDAD

  • Padre Nuestro.          
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
HUMILDAD

  • Padre Nuestro.       
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
PACIENCIA

  • Padre Nuestro.          
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
PERSEVERANCIA

  • Padre Nuestro.          
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
OBEDIENCIA

  • Padre Nuestro.          
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
Oraciones Finales
¡Oh, María!
¡Oh, María! Transforma mi corazón como el Tuyo; colócale alrededor una corona de pureza adornada con virtudes. Toma mi corazón, querida Madre, consagrado como Tuyo propio, preséntaselo a Dios Padre como una ofrenda de mí para Ti. Ayúdame, ¡oh, María!, en hacer Tu Corazón más conocido cada día. Amén. [3]
Oración de Pentecostés
¡Espíritu de Cristo! Despiértame. ¡Espíritu de Cristo! Muéveme. ¡Espíritu de Cristo! Lléname. ¡Espíritu de Cristo! Séllame.
¡Oh, Padre Celestial! Conságrame a Tu Corazón y Voluntad; sé en mí una Fuente de Virtudes, sella mi alma como Tuya propia, para que Tu Reflejo en mí sea una Luz que todos vean. Amén. [4]

“Para los que no se enmiendan está el infierno”.

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....
Tomado del Libro: “Los Hechos de Ezquioga ante la Razón y la Fe”
Escrito por: Fr. Amado de Cristo Burguera y Serrano, O.F.M.

Documentación Serie B
(Continuación...)

Número 5

Declaraciones de Martín Ayerbe
Aparicionesezkioga_MartínAyebe
Martín Ayerbe y Zabaleta, nació el 3 de Noviembre de 1923 en Cegama (Guipúzcoa) caserío Idiaguez-Goena. Es un niño despierto, de excelente salud y cristianas costumbres. La especialidad de sus visiones consiste en habérsele mostrado personas, sobre todo, niños difuntos, que él no podía haber conocido ni por referencias, y haber dado nimios detalles de los mismos a las familias que pertenecían, por cuya razón creyeron éstas y los que supieron tales prodigios. Las declaraciones de este pequeño vidente han sido tomadas, en su mayor parte, por el párroco de Cegama, y son por demás enternecedoras.

11 Octubre 1931. Vio a la Virgen vestida de blanco y con velo negro, que por la cabeza le llegaba hasta la cintura. Llevaba en la cabeza una corona, como de plata, y en ella doce hermosas estrellas. Estaba triste y tenía las manos juntas, y se le cayó al suelo una espada grande y afilada. La visión tuvo lugar durante el rosario. Con la Virgen iban dos ángeles a cada lado, que aparentaban tener unos siete años; estaba adornada con bellísimas flores; también llevaba un rosario colgado de la mano. La vio en una luz muy clara.  Sintió alegría durante la visión que duró muy poco.
13 Octubre 1931. Vio a la Virgen, vestida de blanco y las manos como derramando sangre. La rodeaban muchos ángeles. Conoció a cinco difuntos, que son los siguientes: Eustaquio Aguirre, Antonio Ormazabal, Jesús, Juan y Miguel, fallecidos respectivamente en los años 1920, 1924 y 1925. Vio a todos gloriosos y alegres, y le dijo “que todos seamos buenos y Ella nos salvará”.
15 Octubre 1931. Vio a la Virgen, lo mismo que en las otras visiones. Llevaba dos ángeles, uno a la derecha, y otro a la izquierda. Uno de los ángeles, era una hermanita suya, que murió enseguida de haber nacido, hace más de 7 años, de la que nunca le hablaron en casa. Esta niña fue bautizada, en cuanto nació en Marzo de 1926. Miraba a su hermanito con rostro sonriente. Algunos testigos vieron que el pequeño sonreía durante la visión. La Virgen, preguntada por Martín, le contestó “que aquel ángel era su hermanita”.  Habló al pequeño, y le dijo “que rezara mucho, fuese bueno y volviese el domingo próximo a Ezquioga”. Su hermanita, que apareció también, le dijo “que vería mucho y que le ayudaría”.
17 Octubre 1931. Vio a la Virgen y a Jesucristo clavado en la Cruz y en la agonía. Dice que la Virgen le dio la Sagrada Hostia, lo mismo que la recibe en la Iglesia, pero que tenía un sabor en la boca mucho más agradable. Su madre, que le sostenía, le vio abrir la boca, sacar la lengua y hacer ademán de recibir algo; y preguntado por ello, allí mismo, contestó que había comulgado de manos de la Virgen Dolorosa. Vio también a la Virgen sobre la cabeza de una niña de doce años, que vive en el caserío Mendizábal, de Zumárraga, a la que no conocía ni había hablado nunca; y al volver en sí, dijo esto a la niña, y enseguida la dio otros dos encargos de la Virgen. El primero fue, “que al volver a Zumárraga, rezase seis avemarías; y el segundo, que fuese a Ezquioga todos los días y la vería”.
23 Enero 1932. En la carretera, cuando iba a la iglesia parroquial. Vio cerca de Goen Errota, primeramente, una luz, y en ella apareció el demonio, feo y rodeado de fuego. El niño sintió terror. Enseguida apareció la Virgen, y luego San Miguel, y éste con una espada cortó la cabeza del demonio. —Este niño vio el día anterior al diablo, quien le amenazó con salirle a la carretera, si iba a comulgar. Con este niño venían otros niños, su madre y algunas mujeres más; y durante la visión de Martín, estuvieron de rodillas en la carretera en oración—.
6 Mayo 1932. Se le ha presentado de Dolorosa. Después le han crucificado, sufriendo mucho. Le ha dicho “que para los que no se enmiendan está el infierno”.
La ha preguntado, ¿por qué lloraban Ella y Jesús? Y ¿por qué se encuentra Jesús en ese charco de sangre? “Son los malos, —dijo—, los que le entran esas espadas afiladas en el corazón”. De las simas que se abran, cuando sucedan los terremotos, los malos irán al infierno. Después, ha dicho que entre flores ve subir al cielo a los que han sido buenos.
8 Mayo 1932. La ha visto con ángeles. Al despedirse, ha dicho a la Virgen: “Adiós, Madre” y le ha contestado: “Adiós, Martín”.
11 Mayo 1932. De Dolorosa. Le ha dicho que a los que preguntan, qué es lo que hay en el monte, les diga: “Es Ella la que aparece”.
17 Mayo 1932. De Dolorosa, y a Jesucristo en medio de los ángeles. La Virgen, después que Martín ha comulgado, ha rezado el “Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres”. Al terminar la visión, iba él a la Iglesia, cuando se le apareció en el camino la Virgen, la cual le ha acompañado hasta la Iglesia. Le ha dicho “que comulgue”. Venía acompañada de cuatro ángeles.
10 Julio 1932. Por la noche, ha visto a la Virgen llorando sangre y diez ángeles. Después, “Jesús le ha mandado que rece siete avemarías”, pero diciendo lo siguiente a cada avemaría: “Dios te salve, María, el Señor está contigo, y por el amor que Tú le tienes, perdónanos. Le ha manifestado que a los que van a Ezquioga les quiere mucho Jesús, y que digamos todos que la Virgen es la que se aparece”.
12 Julio 1932. Dolorosa, triste como siempre. Le ha dicho “que rece el rosario”.Luego, ha visto a Jesús como mandaba a los malos al infierno, diciéndoles: “Ése es vuestro camino, si hubieseis sido buenos, no hubieseis ido”.
27 Agosto 1932. De Dolorosa. Junto a Ella había cinco ángeles de aspecto jóvenes, vestidos de blanco y con flores en las manos. Aparecieron cinco demonios, que andaban por el robledal, haciendo ademán de coger a los que allí estaban, como queriéndoles llevar. Apareció también un demonio con un gran libro, que arrojó al suelo, libro que había robado a Jesucristo y quería hacer desaparecer, metiéndolo en el infierno. Apareció San Miguel y cortó las cabezas de los demonios. La Santísima Virgen se sonreía. Recogió San Miguel aquel libro, y lo entregó a la Santísima Virgen, que con cara sonriente, estuvo leyéndolo. Los demonios fueron sepultados bajo tierra; pero volvieron a aparecer y se apoderaron nuevamente del libro, que con furia, arrojaban nuevamente al suelo.  Entonces San Miguel cogió otra vez el libro, y cortando los cuellos a los diablos, fueron estos sepultados y no volvieron a aparecer. San Miguel le habló al niño y le dijo: “que todos hiciésemos mucha oración, y que nos salvaría.”Habló la Santísima Virgen a San Miguel, pero el niño nada oyó, y nuevamente le habló San Miguel diciéndole, “que “España está muy mal; que está cerca el día que quedará cubierta de cadáveres, pero que los buenos serán protegidos por Jesucristo y subirán al cielo.” Vio a San Pablo con una espada en la mano y corona en la cabeza, vestido de blanco y con calzado blanco, que anduvo entre la gente de Ezquioga.
8 Octubre 1932. Vio a la Santísima Virgen vestida de oro y una capa negra encima. Estaban junto a Ella cinco ángeles. Apareció San Miguel y dio al niño un libro grande y le dijo: “que aquel libro entregase a la Santísima Virgen, pues estaba escrito con la Sangre de Jesucristo, y vio allí mismo un charco de sangre, que era del Señor, y estaba el libro teñido o con manchas de sangre en las pastas”; el niño se lo dio a la Virgen, preguntándole, qué significaba el libro que vio en la visión del 27 de Agosto y el que entonces le entregaba escrito con la Sangre del Señor; pero la Virgen, sin contestarle, desapareció y terminó la visión. —Querido P. Burguera: Hizo el niño la pregunta, porque yo se la insinué, y me dice que no quiere la Santísima Virgen contestar. Parece no le gusta le hagan esas preguntas. Yo me acordaba de su libro, y me imagino que puede ser que estas visiones signifiquen las dificultades porque ha de pasar (así es). Como ve, estas visiones son interesantes. Hoy irá el niño a Ezquioga y a ver si sabe o saca usted alguna luz. Su afcmo. Que le aprecia mucho en C.J. y amigo, José Andrés Oyarbide, Pbro. (rubricado)—.
Enero 1933. Martín, se quedo en visión en la escuela, a cuyo tiempo el Crucifijo, que antes la presidía, estaba retirado en un rincón de la misma. Entonces vio que dicho Crucifijo derramaba sangre, primeramente de la corona de espinas, y luego de todas las llagas. Los demás niños de la escuela, más otras personas de la calle y dos sacerdotes presenciaron igualmente el prodigio. Se decían, a propósito, ¿si darían conocimiento al vicario general o al obispo de la diócesis? y Martín contestó que no acudieran al primero, sino al segundo, como en efecto han acudido.
Sobre este particular, la vidente María Recalde preguntó a la Santísima Virgen, ¿a ver si ante semejante prodigio, creerían? Y contestó Nuestra Señora: “Hija: ¿No sabes tú que cuando mi Hijo andaba por el mundo hacía milagros, y sin embargo no le creían…?”  La vidente no entendió estas palabras y recurrió a nosotros para que le explicásemos su sentido. La hemos contestado con San Juan Evangelista (cap. I), diciendo que, ciertamente Nuestro Señor Jesús, en su peregrinación por el mundo obró milagros, pero que las “tinieblas (que son las del mundo) no le comprendieron”; que “el mundo no le conoció”; y “que los suyos (los del mundo) no le recibieron”. Por esto no le creyeron. Lo cual es tan igual a lo que ocurre con el milagro referido y, en general, con los milagros, que la Santísima Virgen está obrando a todas horas en Ezquioga, como una gota de agua es igual a otra gota de la misma agua.
Jesucristo, en efecto, obraba diariamente maravillas, y sin embargo algunos de los escribas y fariseos estaban tan ciegos que le pedían obrase algún milagro delante de ellos; Nuestro Señor, cansado ya de oír tantas necedades, les dijo: “Esta generación mala e incrédula pide un prodigio; pero no se le dará otro que el de Jonás profeta. Porque, así como Jonás estuvo en el vientre de la ballena tres días y tres noches, así el Hijo del Hombre estará tres días y tres noches en el seno de la tierra”. (Mat. 12. 39-40).  Veían además a Cristo sufriendo en la Cruz, y que toda la naturaleza milagrosamente le confesaba hijo de Dios; y sin embargo, pedían un milagro de su gusto: “el que descendiera de la Cruz para creer en Él”. (Mat. 22. 42).
Pues, todo esto exactamente se está produciendo hoy con el milagro de Cegama y con todos los que la Santísima Virgen obra continuamente en Ezquioga. De un lado, miran y oyen el hecho obrado, pero no ven ni perciben el milagro de tal hecho; por eso piden a todas horas un milagro, un gran milagro: que, si así van, jamás lo verán ni lo percibirán.  De otro, miran a la Virgen con sus videntes y amantes padecer una nueva cruz, pero,no viendo ni percibiendo tales pasiones, añade a toda horas: “Que la Virgen, que es poderosa, haga un milagro y la creeremos, esto es, creeremos que aparece y revela en Ezquioga”.  ¿No es acaso, lo mismo que los judíos pedían a Jesucristo en la Cruz?
Nos consta que el párroco de Cegama documentó el caso referido y lo transmitió a la autoridad eclesiástica que, luego, ordenó se abriera la capilla, donde se había obrado el prodigio, mandada cerrar antes, y que continuase en ella las antiguas practicas de piedad.
Martín  Ayerbe dejó de tener visiones de la Santísima Virgen a últimos de 1933.
________________________
Los Hechos Ezquioga publicados en este sitio:

MENSAJE AL INSTRUMENTO EMANUEL DE JESUS

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
25 Abril de 2016

Queridos hijos, oren con el corazón, sientan con su corazón cada palabra que expresan de vuestra boca. Que esa oración encendida en vuestro corazón por el Fuego del Espíritu Santo suba como incienso a la Santísima Trinidad, del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, para que se ofrezcan como pequeñas hostias, para calmar la justa Ira de Dios, para ofrecerse por la conversión de los pecadores, para el bien de toda la Iglesia.

Queridos hijos, oren siempre. Estos tiempos de mucha oscuridad necesitan de la oración de todos mis hijos. Hijitos Míos, estoy con ustedes, les animo a seguir como Mi Ejército Obediente y Valiente, encendidos en el Fuego de la Llama de Amor de Mi Corazón Inmaculado, iluminados por el Espíritu Santo, y encendidos en el Seno de la Gloria de Dios y Salvación de las Almas. Gracias hijos Míos por escuchar Mi Llamada Materna. Les amo y les bendigo. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.


Paz y Bien

Tigre implanta chips para controlar a sus hinchas

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

Tigre le implantará chips a sus socios para tener un control. / @catigreoficial
Tigre le implantará chips a sus socios para tener un control. / @catigreoficial
El Matador de Victoria implementará un método revolucionario para tener información de sus socios.Cómo funciona el sistema que no tiene precedentes.
El Club Atlético Tigre implementará un revolucionario método para tener un control sobre los hinchas que ingresan al estadio mediante el implante de un chip en la piel de los socios, el cual contendrá información de cada uno de ellos.
“A través de un chip implantado en el cuerpo con todos los datos del socio, el hincha podrá acceder al estadio con solo acercar su cuerpo al lector de ingreso. Éste leerá los datos del chip implantado y, si el socio tiene sus pagos al día, inmediatamente el molinete de seguridad se abrirá para darle el paso al sector correspondiente”, dice el comunicado oficial de Tigre bajo el lema “Lleva a tu club adentro, de verdad”.
En principio, la iniciativa es una prueba piloto, pero el secretario general del club, Ezequiel Rocino, ya tiene instalado su chip en el cuerpo y lo probó ayer en el partido ante Sarmiento de Junín.

Ahora, podés llevar a tu club adentro...De verdad !
 http://442.perfil.com/2016-04-26-440115-tigre-implanta-chips-a-sus-hinchas-para-entrar-a-la-cancha/

miércoles, 20 de abril de 2016

“La perfección de la Consagración es tener confianza como la de un niño en Mí, su Madre”

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....


Mary_Heart
Preparación para la Consagración al Triunfo del Inmaculado Corazón de María

103-inmaculado-corazon
10º Día

«Recuerda, Mi ángel querido, que la verdadera devoción a Mi Inmaculado Corazón es interior; es decir, viene solamente de dentro de tu corazón y es cultivada en el alma.
La perfección de la Consagración es tener confianza como la de un niño en Mí, su Madre; esta confianza hace que tu alma recurra a Mi Inmaculado Corazón con mucha sencillez y ternura. Tú Me implorarás a todas horas, en todo lugar, y por sobre todas las cosas: En tus dudas, para iluminarte; en tus extravíos, para que encuentres de nuevo el camino correcto; en tus tentaciones, para sostenerte; en tus debilidades, para fortalecerte; en cada día, para que Yo pueda levantarte; en cada desánimo, para que Yo pueda consolarte; en tus cruces, afanes y tribulaciones de la vida, para darte valor, para aceptar y soportar.
Estos momentos son dados a través del profundo Amor en Mi Corazón por ti. Ven, querida Mía, recoge la Gracia del Cielo; abre tu corazón y permite que el Espíritu Santo llene y penetre en ti plenamente. Extiende tus manos y expón tu corazón a los deseos de Su Toque Majestuoso.» (Marzo 6 de 1993)
Guía: En el centro del Reinado de Sus Dos Corazones, está el Acto Divino de la Redención. El único propósito de este Acto es el de unirse a Su propia Unidad. Cuando el Espíritu Santo viene dentro del corazón, Él viene como Divino Unificador. Así como la atracción se junta en nuestro propio corazón, los Dos Corazones de Jesús y María se unen y la unión de ellos trae el Acto de la Redención y la Corredención; siendo éste, el verdadero propósito de la Consagración. La Consagración tiene como objetivo preparar el corazón para recibir a Jesús por medio del Espíritu Santo, y por este mismo movimiento, une los poderes corredentores de Jesús y María; esto es lo que causa que el alma sea fructífera. En la unidad de los Dos Corazones viene la unión de nuestros propios corazones. ¡Una unidad muy especial de tres es creada!
Dirección: Debemos comprender lo que significa la soledad del corazón. Consiste en expulsar del alma cada afecto que no sea para Dios solamente, y en buscar en nuestras acciones sólo la complacencia de Su Sagrado Corazón. En esencia, la soledad de corazón implica que tú puedas decir con sinceridad: «Dios mío, yo te deseo a Ti solamente y nada más». Nosotros debemos separarnos de todas las cosas, buscándolo sólo a Él, y así encontraremos Su Corazón en abundancia. No se puede buscar ni encontrar a Dios, si Él no es conocido por el alma. El corazón, ocupado por los afectos del mundo, no puede reflejar puramente Su Luz Divina. El alma que desea ver a Dios tiene que remover el mundo de su corazón; el alma que desea ver a Dios tiene que retirarse a un corazón abierto -un corazón simplemente enfocado a Él.
Meditación: ¡Oh, Inmaculado Corazón de María! Guía mi corazón para encontrar sólo a Dios en todas las cosas y sobre todas las cosas, y descansar sólo cuando haya encontrado esa soledad. Concédeme que en mi Consagración, mi corazón busque esa soledad en la tranquilidad de Su Paz. Que el Fuego del Espíritu Santo consuma todos mis afectos del mundo desde lo más profundo. ¡Oh, María!, mi Madre y mi Refugio, concédeme la Gracia de un corazón que sepa estar en soledad.
«Tú, cuando reces, entra en tu pieza, cierra la puerta
y reza a tu Padre que comparte tus secretos,
 y tu Padre que ve los secretos, te premiará.»
(Mateo 6, 6)

z_corazon_m_falero_detail
ROSARIO DE LAS VIRTUDES

Nuestra Señora tenía en Su Mano izquierda un Rosario rosado y dorado, y rezaba con la mano derecha. Ella recitaba todas las Oraciones muy despacio y reverentemente, con mucho amor.
Queridos Míos: Estas Oraciones son para obtener las Virtudes. Se empieza con el Credo, luego la Consagración a Mi Corazón Inmaculado, y después El Ángelus. Posteriormente se reza la Virtud, seguida por el Padre Nuestro, el Gloria al Padre y la Oración al Espíritu Santo. Después se recita la siguiente Virtud y así se completan las Siete Virtudes: Fe, Esperanza, Caridad, Humildad, Paciencia, Perseverancia y Obediencia.” Octubre 1º de 1992.
Rosario de las Virtudes
Esta pequeña Coronilla o Rosario tiene 7 Misterios y 3 cuentas en cada Misterio.

† Por la Señal de la Santa Cruz...

Oraciones Iniciales
El Credo
Creo en Dios, / Padre Todopoderoso, / Creador del Cielo y de la Tierra. / Creo en Jesucristo,  Su único Hijo, nuestro Señor, / que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, / nació de Santa María Virgen, / padeció bajo el poder de Poncio Pilato, / fue crucificado, muerto y sepultado, / descendió a los infiernos / y al tercer día, resucitó de entre los muertos; / subió a los Cielos / y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. / Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. / Creo en el Espíritu Santo, / en la Santa Iglesia Católica, / en la Comunión de los Santos, / en el perdón de los pecados, / en la resurrección de la carne / y en la vida eterna. / Amén.
Consagración a La Santísima Virgen
Totus Tuus [1]
San Bernardo de Claraval, Francia (1090-1153)

¡Oh, Señora y Madre mía!
Yo me entrego del todo a Ti,
y en prueba de mi filial afecto,
Te consagro en este día:
mis ojos, mis oídos,
mi boca, mi corazón;
en una palabra, todo mi ser.
Y ya que soy TODO (a) TUYO (a),
¡oh, Madre de Bondad!,
guárdame y defiéndeme
como cosa y posesión Tuya.
Amén.

Ángelus
†† El Ángel del Señor anunció a María, que el Hijo de Dios Padre se Encarnaría en Sus Entrañas, para la Redención del mundo. Y Ella Concibió por Obra y Gracia del Espíritu Santo.
  • Dios Te Salve, María...
María Santísima lo admitió diciendo: “He aquí la Esclava del Señor; hágase en Mí según Tu Palabra.” (Lc. 1, 38)
  • Dios Te Salve, María...
Y el Hijo de Dios se hizo Hombre y vive entre nosotros.
  • Dios Te Salve, María...
Oración:
Te suplicamos, Señor, que infundas Tu Gracia en nuestros corazones, para que habiendo conocido por el Anuncio del Ángel, el Misterio de la Encarnación de Tu Hijo, por los Méritos de Su Pasión y de Su Cruz, seamos conducidos a la Gloria de la Resurrección. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

FE

En las Tres Cuentas Pequeñas:
V: Padre Nuestro, que estás en el Cielo, santificado sea Tu Nombre. Venga a nosotros Tu Reino. Hágase Tu Voluntad, así en la Tierra como en el Cielo.
R: Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

V: Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R: Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.

Oración al Espíritu Santo: Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón, para ver las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi mente, para conocer las cosas que son de Dios. Ven, Espíritu Santo, dentro de mi alma, que yo le pertenezca solamente a Dios. Santifica todo lo que piense, diga y haga, a fin de que todo sea para la Gloria de Dios. Amén. [2]
ESPERANZA

  • Padre Nuestro.
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
CARIDAD

  • Padre Nuestro.          
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
HUMILDAD

  • Padre Nuestro.       
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
PACIENCIA

  • Padre Nuestro.          
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
PERSEVERANCIA

  • Padre Nuestro.          
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
OBEDIENCIA

  • Padre Nuestro.          
  • Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo…
  • Ven, Espíritu Santo, ilumina mi corazón…
Oraciones Finales
¡Oh, María!
¡Oh, María! Transforma mi corazón como el Tuyo; colócale alrededor una corona de pureza adornada con virtudes. Toma mi corazón, querida Madre, consagrado como Tuyo propio, preséntaselo a Dios Padre como una ofrenda de mí para Ti. Ayúdame, ¡oh, María!, en hacer Tu Corazón más conocido cada día. Amén. [3]
Oración de Pentecostés
¡Espíritu de Cristo! Despiértame. ¡Espíritu de Cristo! Muéveme. ¡Espíritu de Cristo! Lléname. ¡Espíritu de Cristo! Séllame.
¡Oh, Padre Celestial! Conságrame a Tu Corazón y Voluntad; sé en mí una Fuente de Virtudes, sella mi alma como Tuya propia, para que Tu Reflejo en mí sea una Luz que todos vean. Amén. [4]
________________________
[1] 500 días de indulgencia.
[2] Mensaje del día 23 de Diciembre de 1991.
[3] Mensaje del día 19 de Marzo de 1993.
[4] Mensaje del día 7 de Junio de 1992.