BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




sábado, 9 de abril de 2011

REVELACIONES DE JESÚS A AMPARO CUEVAS 23.01.1983

 
Estad preparados, que en cualquier momento puede mandar Dios a sus ángeles, como el ladrón entra sin avisar. Pensad que para nosotros el alma es más importante que el cuerpo. Pensad que el Reino de Dios está muy cerca, y el Hijo de Dios vendrá en una nube para retribuir a cada uno según sus obras.




REVELACIONES DE JESÚS A SANTA FAUSTINA
 
«Prepararás al mundo para Mi última Venida.» -Diario, Nº 429.

«Habla al mundo de Mi misericordia, que toda la humanidad conozca mi insondable Misericordia; es la señal de los Últimos Tiempos, después de ella vendrá el día de la justicia.» -Nº 848.

«Habla a las almas de esta gran misericordia Mía, porque está cercano el día terrible, el día de Mi justicia.» -Diario, Nº 965.

«Antes del día de la justicia envío el día de la misericordia ... Estoy prolongándoles el tiempo de la misericordia, pero ay de ellos si no reconocen este tiempo de mi visita.» -Diario, Nº 965.

«Antes del Día de la justicia envío el día de la misericordia.» -Nº 1588.

«Quien no quiera pasar por la puerta de Mi misericordia, tiene que pasar por la puerta de Mi justicia.» -Diario, Nº 1146.

«¡Infelices los que no aprovechan este milagro de la Misericordia Divina! Lo invocarán en vano cuando sea demasiado tarde.» -Diario, Nº 1448.

«Si el alma no practica la misericordia de alguna manera no conseguirá mi misericordia en el día del juicio. Oh, si las almas supieran acumular los tesoros eternos, no serían juzgadas, porque su misericordia anticiparía mi juicio.» -Diario, Nº 1317.

«Que recurran, pues a la Fuente de Mi Misericordia. ... Quien no quiere pasar por la puerta de mi Misericordia, tiene que pasar por la puerta de mi Justicia.» -Diario, Nº 965.

«Tú debes hablar al mundo de su gran misericordia y preparar al mundo para su Segunda Venida. Él vendrá, no como un Salvador misericordioso, sino como un Juez justo. ... Establecido está ya el día de la justicia, el día de la ira divina. Los ángeles tiemblan ante ese día. Habla a las almas  de esa gran misericordia, mientras sea aún el tiempo para conceder la misericordia.» - La Santísima Virgen, Diario Nº 635.





REVELACIONES DE LA SANTÍSIMA VIRGEN A TERESA MUSCO  20.05.1951

“Teresa, hija de mi Corazón, aquí estoy para confiarte una cosa que deberás tener sólo para ti hasta que Yo quiera. VERÁS MUCHOS CAMBIOS EN LA IGLESIA. Serán pocos los cristianos que oren, muchas almas se van al infierno.

Pudor, vergüenza ya no habrá para las mujeres: Satanás se viste de ellas para hacer caer a muchos Sacerdotes. Crisis comunes habrá en el mundo. Los Sacerdotes, Obispos, Cardenales están desorientados, tratan de aferrarse a la política para ayudarse, pero una vez más se equivocan.

El gobierno caerá, el Papa pasa horas de agonía, al final yo estaré para conducirlo al Paraíso.

UNA GRAN GUERRA SUCEDERÁ. Habrá muchos muertos y heridos. SATANÁS GRITA SU VICTORIA Y ESE ES EL MOMENTO EN QUE TODOS VERÁN A MI HIJO APARECERSE SOBRE LAS NUBES Y ENTONCES JUZGARÁ A CUANTOS HAN PISOTEADO SU SANGRE INOCENTE Y DIVINA. Y ENTONCES MI CORAZÓN TRIUNFARÁ.

Ten para ti lo que te he dicho, hablarás cuando Yo te lo diga”







MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN A JOSÉ LUÍS MANZANO GARCÍA
ESPAÑA 03.05.1991

«La hora de mi Venida está cerca; llegaré como un ladrón en la noche, y cuando mi carne pise la tierra, la tierra temblará. Entonces habrá llegado la hora de la sentencia: Los malos pagarán, y los justos ganarán y serán premiados junto al Padre. Ese día está próximo, porque todos los errores no alejan la voluntad de Dios.»

«Muchos murieron con la esperanza de ver algún día la Venida del Hijo de Dios, pues está próxima hijo mío. Y si no vieron la Venida del Hijo de Dios en la tierra, la verán junto a Dios, o la verán en el abismo, porque pronto llegará hijo mío.»

«Todos los errores que el hombre comete, es un entorpecimiento para su camino y dificulta sus pasos hijo mío, porque cada error es un obstáculo en su camino. Porque cada ofensa es un rechazo hacia atrás de su camino.»

«El hombre no sabe escuchar, hijo mío, sólo sabe hablar para ofender, pero no sabe escuchar, ni maravillarse de lo que escucha. Sólo habla para ofender, y él mismo se siente orgulloso de las palabras que dice en ofensa.
No todo es igual, hijo mío, porque hay muchas distintas.»

«Ellos todo lo ven igual, pero no todo es igual:
Muchos se sienten vencidos, y otros se creen vencedores; pero aquí no hay ningún vencedor, hijo mío, nada más que Dios. Y los vencidos son los derrotados hijo mío, los que forman parte de las Tinieblas.»

«No todo es como se quiere, porque hay alguien que maneja todo, y cada deseo que uno pide, no es para complacer a Dios, sino para complacerse a sí mismo y olvidarse de alguien que está sufriendo. No todo es de color blanco, también lo hay negro, hijos míos; y no todo el pan es blando, sino duro.»

«Y la tierra reconocerá así la palabra que vino a redimir, y el hombre caerá en tierra arrodillado con temor, sus ojos desprenderán lágrimas de horror, porque Dios habrá enviado su ira contra la tierra y habrá hecho ver los errores cometidos, como lo vieron Sodoma y Gomorra.»

«No todos los caminos son fáciles, y tampoco todas las palabras son buenas, siempre hay una parte que engaña, y un sentido contrario de odio que tampoco es amor. Yo no he venido, hijo mío, a señalar al pecador, ni a alabar al justo. Sólo he venido a reunir a justos y pecadores como hijos; no he venido a señalarles, ni a alabarles, solo he venido a ofrecerles mi camino, y a ofrecerles un lugar en el Banquete Celestial.»

«No he venido a burlarme de vosotros, aunque vosotros ya lo hicisteis de Mí. Tampoco he venido a golpearos, aunque vosotros me lo hicisteis a Mí.
No he venido a taladraros, aunque vosotros me lo hicisteis a Mí. Tampoco vengo a empujaros, y hacer que tropecéis, para que caigáis, aunque vosotros me lo hicisteis a Mí.»

«No he venido a coronaros de espinas, ni tampoco a escupiros el rostro, ni tampoco a vaciaros un ojo, ni tampoco a ataros a una columna y daros azotes. Tampoco he venido para que sufráis el suplicio de una cruz.»

«Sólo he venido a haceros recordar todo cuanto padecí, no he venido a haceros todo eso. Solo he venido a haceros ver que tras todo el suplicio está mi Amor que os reúne, y que no os rechaza, hijos míos.»

Llegan días señalados, días de sufrimiento, y días de dolor. Tú estarás conmigo, hijo mío. Adiós hijos míos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-