BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




martes, 18 de octubre de 2011

SE CUMPLEN 50 AÑOS DEL 1° MENSAJE EN GARABANDAL

18 de Octubre 1961 - 2011

Se cumplen 50 AÑOS del PRIMER MENSAJE de la Santísima Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen,
dado en el pueblo de San Sebastián de Garabandal
a cuatro niñas del pueblo:
“Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia. Tenemos que visitar al Santísimo con frecuencia. Pero antes tenemos que ser buenos. Y si no lo hacemos nos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa y, si no cambiamos, nos vendrá un castigo muy grande”.
La Virgen quiere que lo hagamos para que Dios no nos castigue
El día del Primer Mensaje:
 Marichu Herrero tiene de este día recuerdos inolvidables que ella vivió personalmente
Dice Marichu:
El 18 de octubre de 1961 amaneció lloviendo a cántaros en toda la provincia de Santander. Nosotros salimos a buena hora de la capital de la Montaña, y ya en el alto de Carmona, pequeño puerto de unos seiscientos metros de altura, tuvimos que ponernos en caravana, una larguísima caravana de coches, que nos precedían, y que sin duda iban, como nosotros, hacia San Sebastián de Garabandal.
La lluvia, que no paraba, había convertido todo el camino de subida a Garabandal en un lodazal. Sosteniendo en una mano el paraguas y manteniendo libre la otra para los resbalones, emprendimos la marcha a pie. Había trayectos en que lograbas dar un paso, y luego, por el suelo resbaladizo, retrocedías, a lo mejor, dos.
Recuerdo aquella ascensión como un verdadero camino del Calvario, buen símbolo del sacrificio y la penitencia que se nos iban a pedir a todos con el mensaje. ¡Más de tres horas duró nuestra penosísima marcha, a pesar de que la quisimos acortar tomando un atajo, que luego nos resultó bastante más duro que el acostumbrado camino!.
Llegamos hacia la una y media de la tarde. La muchedumbre lo invadía todo en espera del "acontecimiento". Porque yo creo que todos esperábamos no sé qué, algo verdaderamente extraordinario; confieso que yo también lo esperaba, a pesar de que pocos días antes me habían advertido Loli y Jacinta, que no había qué esperar "milagro" alguno, porque a ellas lo único que les había dicho la Virgen era que tenían que hacer público el mensaje, según tantas veces habían anunciado.
Al ver cómo esta todo, me lamenté de no haber ido a misa antes de salir de Santander. Entonces alguien me dijo: "Vete a la iglesia, que están celebrando misas, casi sin interrupción, desde esta madrugada". Corrí, bueno, quise correr, pues era tal la aglomeración, que con dificultad pude ir abriéndome paso hasta la iglesia.
Efectivamente, se estaba celebrando una misa, era la última, pues se acababa el tiempo hábil; me quedé asombrada de la cantidad de religiosos y sacerdotes que había allí. Me alegré de no quedarme sin misa, pues aunque no era día de precepto, tenía algo de distinguido, por celebrarse la fiesta de San Lucas, el evangelista que más nos ha hablado de la Virgen.
Al llegar al pueblo y junto a la casa de Ceferino, desde debajo del paraguas levanté los ojos y percibí a Loli detrás de su ventana, en la planta de arriba. Nos miraba a todos con esa su mirada, tan transparente, tan pura, y parecía no admirarse mucho de las multitudes que no cesaban de llegar.
Poco después me encontré con Elena García Conde, de Oviedo, que me dijo: Estoy impresionada. Hablé antes con Loli y ella, de pronto, exclamó: "¡Ay!, Si supieran quién está hoy aquí, entre ellos". ¡Lo ha dicho de una manera impresionante!. Por favor, Marichu, pregúntale tú, a ver de quién habla.
Divisé a don Valentín el párroco; iba de un lado para otro, ajetreadísimo, nervioso. En una de sus pasadas, me acerqué a él, y después de los saludos, se desahogó en seguida: ¡Dios mío! No sé lo que va a pasar aquí. Estoy verdaderamente asustado de toda esta multitud. ¡Y que no les va a gustar el mensaje!".
-- ¡Ah! Pero ¿usted ya conoce el mensaje?.
-- Sí, desde ayer por la tarde, que me lo dio Conchita.
-- ¿Y qué dice?.
-- Hay que aguardar. Tienen que leerlo ellas esta tarde. Pero no sé, a mí me parece, no sé, me parece como pueril, como de niño pequeño. Estoy muy preocupado, por la gente, que no sé qué espera.
Aproveché la ocasión para preguntarle lo de Loli. ¿A quién podría referirse la niña con esas enigmáticas palabras?.
Se quedó desconcertado de momento; guardó silencio unos instantes, como pensando, y luego me dijo: No sé; pero bien pudiera tratarse de San José, como hoy es miércoles. Entonces fui yo la desconcertada, pues no sé por qué había pensado que la persona misteriosa de que hablaba Loli bien podía ser el P. Pío de Pietrelcina, el conocidísimo y veneradísimo capuchino de las llagas.
También San José está presente como Patrono y protector de la Iglesia universal a quién la Iglesia le reza:
A vos, bienaventurado San José, acudimos en nuestra tribulación, y después de implorar el auxilio de vuestra Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente vuestro patrocinio. Volved benigno los ojos a la herencia que con su sangre adquirió Jesucristo. Apartad de nosotros toda mancha de error y de corrupción. Asistidnos propicio desde el Cielo, fortísimo libertador nuestro, en esta lucha con el poder de las tinieblas. Y como en otro tiempo librasteis al Niño Jesús del inminente peligro de la vida, así ahora defended a la Santa Iglesia de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad.
El tiempo seguía empeorando, y la gente se cobijaba como podía en las casas y bajo los soportales. Hay que reconocer que los vecinos del pueblo se portaron con la gente lo mejor que pudieron. Y tuvieron que ejercitar no poco la caridad y la paciencia, pues la multitud, que todo lo inundaba, les estropeó sus sembrados, les machacó mucha hierba. A pesar de las considerables pérdidas que todo esto suponía, no oí quejarse a nadie, ni promover alborotos. ¡Podíamos aprender!.
El cielo parecía ensañarse con nosotros. A la lluvia, constante y fuerte, empezó a unirse un frío horrible, que culminó en una granizada y que hacia las cinco o seis de la tarde se convirtió en agua-nieve.
Aunque encontré refugio en una casa, donde me dieron de comer, no podía sustraerme al ambiente de las calles y callejas, animadísimas, en las que podían oírse diversos idiomas, aunque predominando, naturalmente, el español.
El comportamiento del público no era uniforme. Había bastantes mujeres que se portaban mal: bebían, estaban disipadas, sin espíritu de oración y algunas hasta se reían de lo que pudiese suceder, quitándole importancia o atribuyéndolo al demonio. Los hombres, en general, mostraban mayor respeto; y también los jóvenes, que se encontraban allí en gran número.
Era fácil comprobar que quienes habían subido con buena fe, estaban contentos, animados, con las mejores esperanzas; rezaban, y no se cuidaban mucho de las inclemencias del tiempo. Y, probablemente, muchos de ellos ni siquiera habían comido.
Ante cada una de las casas de las niñas videntes estaban apostadas parejas de la Guardia Civil a caballo, impidiendo la entrada de los innumerables curiosos que buscaban a toda costa conocer, hablar y besar a las niñas, verdaderas protagonistas de aquella concentración a escala internacional. En la única casa en que yo logré entrar fue en la de Jacinta, cuya madre, María, me apreciaba, y fue conmigo de una gentileza que nunca podré olvidar.
Conchita, al hablar en su diario de la aparición del día 4 de julio, tercera aparición de la Virgen, escribe:
La Virgen, siempre sonriendo, lo primero que nos dijo fue: "¿Sabéis lo que quería decir el letrero que traía el ángel debajo?", y nosotros exclamamos a la vez: "¡No, no lo sabemos!" Y dice Ella: "Quería decir un mensaje, que os lo voy a decir, para que el 18 de octubre lo digáis vosotras al público", y nos lo dijo. Es lo siguiente...
“Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia. Tenemos que visitar al Santísimo con frecuencia. Pero antes tenemos que ser buenos. Y si no lo hacemos nos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa y, si no cambiamos, nos vendrá un castigo muy grande”.
Luego nos explicó qué quería decir el mensaje y cómo lo teníamos que decir nosotras en el portal de la iglesia y que se lo dijéramos a don Valentín, para que lo dijese él en los Pinos a las diez y media de la noche.
Oscureció muy pronto; no sólo porque a mediados de octubre los días son ya notablemente cortos, sino también porque el cielo estaba del todo encapotado. A eso de las ocho, don Valentín ya no fue capaz de resistir más a las presiones de los comisionados y fue en busca de las niñas, para hacer las cosas, no según las instrucciones que ellas habían recibido, sino a tenor de lo que ellos acababan de acordar. Se suprimiría lo del portal de la iglesia y todo se haría rápidamente en los Pinos.
La voz corrió en seguida por todos los grupos: "¡A los Pinos!, ¡A los Pinos!", y hacia allá empezó a moverse la masa, bastantes estaban ya allí, bajo el terrible aguacero.
Marchábamos a trompicones en la oscuridad, chapoteando en una especie de riada de lodo, piedras y palos que bajaba de la vertiente de los Pinos; nos caíamos, rodábamos a veces, gateábamos echando mano a las piedras grandes del suelo o a las zarzas de las orillas. Y a pesar de tantas caídas y trompicones, no supe de nadie que se rompiera un hueso o se lastimara en lo más mínimo. ¿No le parece asombroso?.
Debo confesar que yo acabé la subida de bastante mal humor. Entre el miedo que me causan las multitudes desordenadas, la lata que me dieron a lo largo del trayecto, preguntando y preguntando sin cesar, y la contrariedad de no encontrar allí un puesto a gusto, me fui enervando notablemente. Por fin, me situé arriba de los Pinos, como a unos setenta metros de ellos, en la pendiente de la derecha; la multitud me impedía acercarme más. No se veía del todo mal, porque había muchas linternas encendidas.
Al cabo de un rato, de improviso, entre una multitud que las envolvía, y protegidas por varias parejas de guardias a caballo, aparecieron a cierta distancia las cuatro frágiles siluetas de las niñas. Cuando ya estuvieron arriba, el agua-nieve que nos calaba y casi cegaba, dejó de caer; las nubes negras y bajísimas empezaron a ser barridas por un vendaval, y apareció la luna. Una luz pálida iluminó entonces los Pinos y al grupo de guardias, niñas, sacerdotes, etc., que estaban bajo mi punto de observación. Confieso que aquello me resultó de pronto verdaderamente impresionante.
Las niñas dieron a don Valentín el pobre papel del mensaje, estaba firmado por las cuatro: Debajo del nombre, cada una había puesto su edad: Conchita González, doce años. María Dolores Mazón, doce años. Jacinta González, doce años. Mari Cruz González, once años, porque según las instrucciones de la Virgen, él debía ser quien lo proclamara en los Pinos.
Pero don Valentín, dice Conchita en su diario, lo "leyó para él solo, y después que lo leyó, nos le dio a nosotras, para leerle; y le leímos las cuatro juntas".
Yo distinguí claramente  la voz infantil de Conchita leyendo el mensaje. Después, porque a las niñas no se les había oído bien, repitieron la lectura en voz alta dos hombres.
Durante las explicaciones del mensaje que la Virgen les fue dando a las niñas, se les mostró una gran copa, dentro de la cual caían espesas gotas de tonalidad oscura, como de sangre. Las gotas de sangre significan los pecados, las ofensas a Dios y el sufrimiento de Dios por los pecados. Por ello la Virgen pide Oración, Penitencia y Reparación. Cuando la Virgen hablaba de la copa y del castigo, se oscurecía su semblante y se apagaba notablemente su voz.
Cuando acabó la lectura del Mensaje en los Pinos, mis amigas se empeñaron en volver en seguida y de prisa a Santander, sin detenernos más en el pueblo y así me perdí algo que por lo visto fue maravilloso: cuando las niñas bajaban de los Pinos, con la Guardia Civil, y la multitud asediándolas, al llegar al "cuadro", entraron súbitamente en éxtasis; dándose la vuelta, empezaron a mirar hacia los Pinos, pues su visión venía de allí, y andando hacia atrás bajaron al pueblo. Creo que todo acabó ante las puertas de la iglesia; y me han dicho que fue de verdad maravilloso.
Yo bajé con la multitud, y como muchos, en parte descontenta y en parte impresionada. Ya no se oía, como a la subida, a grupos que rezaban el rosario o cantaban himnos.
Por debajo del pueblo es cuando empecé a sentir más miedo; la avalancha de gente bajaba con prisas, a toda velocidad, resbalando por el barro y empujando. Para que no faltara nada, se desencadenó una tormenta como no he visto. Los truenos retumbaban atronadores por aquellos valles, y los rayos caían sin cesar, cegándonos de luz. ¡Cuánto invoqué a San Miguel!.
Como me resbalaba y perdía el equilibrio, y temía que la gente acabara pisoteándome, me senté en el suelo, a un lado del camino, abrumada por el miedo. Dos hombres, cuyo rostro no pude reconocer por la oscuridad, me tomaron cada cual por un brazo, y así pude llegar hasta Cosío. No sé quiénes serían; pero de todo corazón digo: ¡Que Dios se lo pague!. El último kilómetro tuve que hacerlo descalza sobre aquel lodazal de piedras sueltas; se me rompieron los zapatos y tuve que tirarlos. Sin embargo, crease milagro o no, no sufrí el menor roce en mis pies, se me quedaron tan intactos como si hubiese bajado sobre una alfombra.
Cuando a hora muy avanzada de la noche me encontré al fin en mi cuarto de Santander, lloré desconsolada. Me parecía que Garabandal había terminado para siempre. Yo no podía dudar de la verdad de las apariciones que había presenciado; me hubiese dejado matar por defenderlas. ¿Qué había pasado entonces en aquel decepcionante 18 de octubre?. ¿Es que habíamos defraudado a la Virgen, y ya no volvería?. Me partía el alma este pensamiento, y así fue aquella noche para mí una verdadera "noche oscura", quizás la única en lo que se refiere a Garabandal.
Dos días después, el 20, se le oyó a Jacinta en éxtasis: Ya no nos cree nadie, ¿sabes?... Así que ya puedes hacer un milagro muy grandísimo para que vuelvan muchos a creer..." La respuesta de la Virgen fue sonreír y decirle: "Ya creerán".
Estoy segura de que ese 18 de octubre tiene que estar plagado de anécdotas interesantes y más o menos inexplicables. De una cosa no puedo dudar: que los Ángeles del Señor tuvieron que velar sobre cada uno de nosotros, para que, como dice el salmo, "no tropezarán nuestro pies contra las piedras del camino". Creo que todos volvimos ilesos a casa; yo, por lo menos, no he sabido nunca de ningún accidente. Y esto me parece un grandísimo milagro.
Todo lo de aquel día se me ha quedado profundamente grabado en la memoria, dándome la imagen de un día de ilusión y de penitencia, quizá pálida imagen de lo que pueda ser el día del "Aviso", pues todo en el ambiente parecía estar para probarnos, y realmente fue una jornada de purificación. Nunca cosa alguna me ha dado tanta impresión del temor de Dios como lo sucedido en aquel día.


Escenas del día del primer Mensaje, de mucha lluvia y tormentas, y de la multitud:


Mari Loli y Jacinta están en los pinos aprendiendo a rezar el Rosario y dan a besar a la Virgen pequeñas piedras. Loli da a besar a la Virgen una medalla. Escenas del día del primer Mensaje, de mucha lluvia y tormentas, y de la multitud. Las niñas en las faenas del campo y en labores cotidianas. Finalmente un marcha extática de Conchita y otra de Loli dando a besar el Crucifijo. Se incluyen algunos fragmentos de marchas extáticas de Conchita y Loli dando a besar el Crucifijo y algunos cánticos de las niñas en éxtasis. En los Pinos se ve al Párroco, D. Valentín Marichalar, con algunos Sacerdotes y al P. Luis María Andréu S.J. pocos días antes de la Visión del Milagro.


A.M.G.D  y  B.V.M

(A Mayor Gloria de Dios y de la Bienaventurada Virgen María)



4 comentarios:

  1. Ea realmente impresionante la aparicion de la Virgen en Garabandal, los mensajes,todo lo referente a ello, las conversiones, los milagros, el beso de la Virgen; no dejo de sorprenderme a medida que leo sobre Garabandal, es la Aparición de la Virgen que más me gusta, y nunca termino de leer sobre ella, hay tantos testimonios maravillosos ¡¡¡
    En cualquier momento se tiene que cumplir el Aviso, porque ese día, Joey Lomangino va a recuperar la vista, y él ya tiene más de 82 años, y además ha tenido dos infartos.
    Les recomiento que lean sobre Garabandal, es de una belleza indescriptible. Lean también sobre el padre Luis Andew, que murió feliz, luego de que la Virgen le mostró el Milagro, es impresionante¡

    ResponderEliminar
  2. Asi es, hermana Ale, todo esta muy cerca, sobre todo el Gran Aviso!. Debemos estar en todo momento en gracia de Dios.

    Dios te bendiga

    ResponderEliminar
  3. Comparto todo lo que dice Ale, pero me tomo el atrevimiento de hacer una peque#a correcion: el dia que Joe Lomangino recuperara la vista es el dia del Milagro, y no el dia del Aviso; como asi tambien el hallazgo del cuerpo incorrupto del padre Luis Andrew sera despues del Milagro.
    Les mando un saludo cordial y sigamos rezando y confiando.....

    ResponderEliminar
  4. Si Alicia, tienes razón, gracias por corregir mi error.Joey recuperará la vista el día del Milagro, que será dentro del año después de producirse el Aviso. Sí, al día siguiente del Milagro, se descubrirá que el cuerpo del padre Andrew está incorrupto, contrariamente a cómo está actualmente.
    Debemos rezar por nosotros mismos y por todos, y estar en gracia de Dios.
    Saludos a ambos y gracias.

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-