BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




miércoles, 7 de diciembre de 2011

Sufro por todos ustedes; la tarde cae

Sufro por todos ustedes; la tarde cae

 
 
Nota: El mensaje fue en nuestro idioma, español. Que nadie diga, a mí me parece que el traductor no utilizó la palabra correcta. Nada de eso, estas son sus palabras exactas.

  Amadísimos de Mi Corazón Inmaculado:


UNA VEZ MÁS LES TRAIGO A LA MEMORIA MI AMOR POR CADA UNO DE LOS SERES HUMANOS.


  Aún espero la Consagración de Rusia a Mi Corazón para evitar la Tercera Guerra Mundial. Pero han dejado de lado Mis pedidos que traerían el bien a todos, evitando el dolor de la humanidad.


  La persecución de la Iglesia fiel a Mi Hijo, está recrudeciendo. Hay oposición a Mi Pedro de parte de quienes deberían mantener fidelidad, y esto presagia un enfrentamiento conocido y gestado por quienes, con el deseo de unificar a las iglesias del mundo, están tergiversando esta unidad mediante una máscara que el demonio ha utilizado para infiltrarse en el seno de la Iglesia y así socavar poco a poco su institucionalidad.


  La masonería y tantas otras sectas unidas al comunismo han trazado fuertes estrategias en contra de la Iglesia de Mi Hijo, las que están dando su fruto contra Mi amado Benedicto XVI y culminarán en la ya anunciada persecución del Pueblo fiel y el establecimiento del sello del anticristo. Mi amado Pedro sufre y sufrirá. Su corazón sufrirá en Mi tierra: en Fátima le haré ver el dolor de lo venidero (corresponde cuando el Papa visitó Fátima).


  Sufro, sí, sufro por esos Mis hijos predilectos que no se apegan a las enseñanzas del Evangelio.

  Sufro, sí, sufro por esos Mis hijos predilectos que llaman al Pueblo de Mi Hijo a no amarme, a olvidar que tienen una Madre que les ama.

 Sufro por esos Mis hijos elegidos que niegan la existencia del infierno, para alentar el libertinaje y la firmeza del poder del demonio en la humanidad.

 Sufro, sí, sufro por esos que atentan contra la Iglesia Católica a la que se deben y a la que se han consagrado.

 Sufro, sí, sufro por todos ustedes Pueblo amado de Mi Hijo, porque se han entregado a toda clase de placeres e idolatrías.

 Sufro por aquellos que profanan y profanarán grandemente el Cuerpo y la Sangre de Mi Hijo.


 Sufro por ustedes, que sin conciencia y aturdidos por las voces malignas contrarias a la Iglesia que Mi Hijo instituyó, correrán tras el gran usurpador y junto a él usurparán la Casa de Mi Hijo y la profanarán.

Sufro porque no Me han escuchado, porque han negado Mis llamados, sufro porque perseguirán a estas almas que Mi Hijo ha elegido para que en estos tiempos les participen la Palabra del Cielo.

Sufro por esta generación, idólatra de la pasión carnal, alejada del valor de la vida, entregada a los vicios y a la oscuridad; sufro por las modas desenfrenadas que desvirtúan la naturaleza del hombre y la mujer. Sufro porque Mis hijos están vacíos.


Se han invadido de oscuridad, la que pronto vendrá a llenar la tierra, y en ella los demonios se abalanzarán contra sus presas. Serán momentos de prueba para Mis hijos, de dolor para los que no han creído. La tierra será transformada, ya no será la misma.
 


NO LES HABLO DEL FINAL DEL MUNDO, LES LLAMO A USTEDES, HIJOS DE ESTA GENERACIÓN.
 

El comunismo se ha apoderado de una gran mayoría de países, como puntos estratégicos en todo el orbe, desde donde sigilosamente está planeando su entrada, para demostrar su poder.


Hijitos, DESPIERTEN, DESPIERTEN, que cuanto les He anunciado se está cumpliendo ante sus ojos sin que lo miren, negándolo rotundamente, por temor.


Aquí les traigo el arma con la cual He intercedido en todo tiempo:
EL SANTO ROSARIO.

 ¡VAMOS, PUEBLO DE MI HIJO, CADA UNO CONSAGRE SU SER AL CORAZÓN DE MI HIJO Y A MI CORAZÓN!


 Recen el Santo Rosario, Mis legiones de Ángeles están esperando el llamado de cada uno de ustedes para protegerles.


 Pidan perdón por tanto pecado, arrepiéntanse, que la tarde cae. Vivan como Mi Hijo les manda apegados a Su Palabra; enmiéndense y cambien de vida. La Divina Misericordia no tiene límites, conviértanse.


¡VENGAN, PERMITAN QUE LES CONDUZCA A MI HIJO!


Su Madre que les ama.

12 de mayo 2010
12 de Mayo de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-