BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




jueves, 21 de junio de 2012

MARIA TESORO DE LOS CRISTIANOS

“EL INMACULADO CORAZÓN DE MARIA,
TESORO DE LOS CRISTIANOS”
Autor: Pedro Sergio Antonio Donoso Brant ocds
Fiesta del Inmaculado Corazón de María. Al día siguiente de celebrar la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, ofrecemos la fiesta del Inmaculado Corazón de María.

1.      “PORQUE DONDE ESTÉ VUESTRO TESORO, ALLÍ ESTARÁ TAMBIÉN VUESTRO CORAZÓN”.
Lucas escribe en su Evangelio, que al oír las maravillas de los pastores que fueron a visitarla en Belén; “María, por su parte, guardaba todas estas cosas, y las meditaba en su corazón”  (Lucas (SBJ) 2,19), también refiriéndose a María dice que: conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón. (Lucas (SBJ) 2, 51). En muchos versículos Lucas se refiere a los sentimientos que tenían los hombres como sentimientos que nacían y se cuidaban en el corazón, es así como también escribe: “porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”. (Lucas (SBJ) 12). Todos estos versículos, nos ayudan de buena manera a comprender de algún  modo la interioridad de María.
Jesús, hablando sobre la Palabra, dice que cuando esta llega a buena tierra, cuando después de haberla oído, conservan la Palabra con corazón bueno y recto, y dan fruto con perseverancia. (Lucas (SBJ) 8, 15) y mas adelante, le anunciaron: “Tu madre y tus hermanos están ahí fuera y quieren verte” y él les respondió: Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la Palabra de Dios y la cumplen.  (Lucas (SBJ) 8, 19-21). Todo un elogio al corazón de su Madre, la Virgen María, la misma mujer que cuando el Ángel le anunció que daría a luz a un hijo, Dijo; He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu Palabra.  (Lucas (SBJ) 1, 38).
2.      PORQUE MIRAR HACIA EL CORAZON DE MARIA?
Miramos a María como modelo de mujer y madre, donde muchas mujeres pueden ver en ella un ejemplo de los valores femeninos, en especial los de la maternidad, camino de realización en la vocación de la mujer como mama y parte importante de la familia. En ese sentido, María no sólo es para todos un tema de devoción, es mucho más, ya que ella es modelo de identificación con todo lo que le pertenece a una mujer y a una familia, por tanto el dejarse guiar por la vida María, es decir por el corazón de María, es aceptar la misión maternal que Dios le entregó a ella, traer a su Hijo al mundo y ayudarnos con su ejemplo de amor maternal salir siempre al encuentro de su hijo, acogiendo su solicitud; “Haced lo que él os diga”.  (Juan (SBJ) 2,4), preocupación muy importante que nos señala el camino para participar de la salvación que nos ha traído Cristo.
Observamos también a María como modelo, porque desde su condición de vida, virgen y “desposada con José y, antes de empezar a estar juntos”, (Mateo (SBJ) 1,18), ella se adhirió total y responsablemente a la voluntad de Dios, porque acogió la Palabra en su corazón y la puso en práctica, donde su acción estuvo animada por la caridad y por el espíritu de servicio y por su abierta y generosa disponibilidad.
Ciertamente, el corazón de una familia es con toda seguridad el corazón de la madre. El Corazón de la mama, es el lugar donde concurren todas las preocupaciones del hogar, donde no solo se manifiestan las alegrías y los dolores, además todas las inquietudes que hay que sacar adelante, sin dejar de lado la ternura y entrega por todo cuanto los hijos necesiten.
MARIA, UN CORAZÓN VALIENTE
Indudablemente, todo cuanto requirió Jesús de su madre, El lo tuvo y fue así como María acompaño a su hijo hasta la misma Cruz, y en forma admirable, pues si consideramos que ella forma parte del sexo débil como mujer, aparece aquí más valerosa que los amigos de su hijo, firme junto a la cruz, cuando los discípulos huían. “Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre” (Juan (SBJ) 19, 25) entonces desde la misma Cruz, poco antes de morir, Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego dice al discípulo: Ahí tienes a tu madre”  (Juan (SBJ) 19, 26), es decir, el Señor que conocía bien el Corazón de su madre, nos regala el corazón de María, instituyéndola en nuestra madre espiritual.
Y entonces podemos opinar, que María poseía un corazón valiente, pues ella se mostró a la altura de la dignidad que correspondía a la Madre de Cristo. Cuando huyeron los Apóstoles, estaba en pie ante la cruz, mirando las llagas de su Hijo, no como quien espera la muerte de su tesoro, sino la salvación del mundo. Y aun quizás porque conociendo la redención del mundo por la muerte de su Hijo, ella deseaba contribuir con algo a la redención universal, conformando su corazón con el del Salvador. Pero Jesús no necesitaba de auxiliadora para la redención de todos los que sin ayuda había conservado. Por eso dice: "He sido hecho hombre sin auxiliador, libre entre los muertos" (Sal 87,5). Aceptó, en verdad, el afecto maternal, pero no buscó el auxilio ajeno. Y así es como san Ambrosio, le solicitaba a los que le oían; “Imitad, madres piadosas, a ésta, que tan heroico ejemplo dio de amor maternal a su amantísimo Hijo único. Porque ni vosotras tendréis más cariñosos hijos, ni esperaba la Virgen el consuelo de poder tener otro.”
LA FIESTA DEL CORAZON INMACULADO DE MARIA
Nuestra Iglesia nos enseña que el modo más seguro de llegar a Jesús es por medio de María. Por eso nos consagramos al Corazón de Jesús por medio del Corazón de María.
La fiesta del Corazón Inmaculado de María fue oficialmente establecida en toda la Iglesia por el papa Pío XII, el 4 de mayo de 1944, para obtener por medio de la intercesión de María "la paz entre las naciones, libertad para la Iglesia, la conversión de los pecadores, amor a la pureza y la práctica de las virtudes". Esta fiesta se celebra en la Iglesia todos los años el sábado siguiente al segundo domingo después Pentecostés. 
Después de su entrada a los cielos, el Corazón de María sigue ejerciendo a favor nuestro su amorosa intercesión. El amor de su corazón se dirige primero a Dios y a su Hijo Jesús, pero se extiende también con solicitud maternal sobre todo el género humano que Jesús le confió al morir; y así la alabamos por la    santidad de su Inmaculado Corazón y le solicitamos su ayuda maternal en nuestro camino a su Hijo.  
El Papa Juan Pablo II declaró que la conmemoración del Inmaculado Corazón de María, tiene que ser de naturaleza "obligatoria" y no "opcional". Es decir, por primera vez en la Iglesia, la liturgia para esta celebración debe de realizarse en todo el mundo Católico.
Entreguémonos al Corazón de María diciéndole: "¡Llévanos a Jesús de tu mano! ¡Llévanos, Reina y Madre, hasta las profundidades de su Corazón adorable! ¡Corazón Inmaculado de María, ruega por nosotros!
Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. (Mateo (SBJ) 5,8)
Cristo Jesús, viva en sus corazones
Pedro Sergio Antonio Donoso Brant ocds
Publicado en este link: INMACULADO CORAZÓN DE MARIA
Fuentes:
Sagrada Biblia de Jerusalén (SBJ)

ENLACE Y ARTICULOS RELACIONADOS

Pedro Sergio Antonio Donoso Brant ocds
caminandoconjesus@vtr.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-