BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 13 de julio de 2012

HISTORIAS SOBRE MARÍA # XVI

HISTORIAS SOBRE MARÍA # XVI


En las Crónicas de los Padres Capuchinos se cuenta que en Venecia había un célebre abogado, el cual con fraudes y artimañas se había enriquecido, por lo que llevaba una mala vida.
No practicaba tal vez otra obra buena que la de rezar cada día cierta oración a la Santísima Virgen. Y realmente esta leve devoción le valió para librarse de la muerte eterna por misericordia de María.

He aquí como sucedió: por fortuna contrajo amistad este abogado con el Padre Fray Mateo de Baso, y tanto le instó para que fuera un día el Padre a comer a su casa, que finalmente éste lo complació.
Luego de haber llegado a ella le dijo el abogado:

-Ahora, Padre, quiero ensenarle una cosa que jamás habrá visto. Tengo una mona admirable, que me sirve como un criado: lava los vasos, pone la mesa y abre la puerta.
-Cuidado – respondió el Padre – no sea esto algo mas que una mona; hágala venir acá.
Llaman a la mona, vuelven a llamarla, la buscan por todas partes, y ella no aparecía. Finalmente la encuentran escondida en un rincón de la casa; pero el animal no quería salir de allí.

-Ea, pues – dijo entonces el religioso – vamos nosotros a buscarla.
Y llegando juntamente con el abogado a donde estaba la mona:

-Bestia infernal – dijo – sal afuera, y de parte de dios te mando que manifiestes quien eres.
Y aquí que la mona responde que era el demonio y que estaba esperando que aquel pecador hubiese dejado de decir su acostumbrada oración a la Madre de Dios, porque a la primera vez que hubiese dejado de rezarla, él tenía licencia de Dios para ahogarlo y llevárselo al infierno.

Al oír este aviso, el pobre abogado se arrojó a los pies del siervo de Dios, pidiéndole auxilio, y éste aceptando el pedido le mandó al demonio que saliese de aquella casa sin hacer daño.
-Sólo te doy licencia – le dijo – para que en señal de haber salido rompas una pared de este edificio.
Apenas había pronunciado estas palabras, apareció de pronto con estruendo una hendidura en la pared que, aunque tapiada a cal y canto repetidas veces, quiso Dios quedase ésta descubierta por mucho tiempo, hasta que por consejo del siervo de Dios se colocó en ella un mármol con la figura de una ángel.
El abogado se convirtió, y confiamos que de allí en adelante perseveró en la vida hasta la muerte.
San Alfonso María de Ligorio – Doctor de la Iglesia

2 comentarios:

  1. BELLISIMO. GRACIAS POR ROGAR POR NOSOTROS, MADRE BENDITA. BIENAVENTURADA SEAS POR TODOS LOS SIGLOS, NUESTRA REINA CELESTIAL.

    ResponderEliminar
  2. Los sacerdotes formados antes del Concilio platicaban muchos de estos relatos que les llamaban "ejemplos". Recuerdo a un sacerdote italiano que todas sus homilías invariablemente terminaba con un relato de este tipo que a mí me parecían muy ilustrativos de la misericordía de Dios y de las intercesiones de los santos y de la Santísima Virgen en la vida de los humanos siempre con el fin de la conversión. Gracias por subir este bello "ejemplo". Saludos desde México. Rodolfo de Guadalupe

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-