BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




domingo, 22 de julio de 2012

HISTORIAS SOBRE MARÍA # XX


Refiere el Padre Carlos Bovio que en Domans, ciudad de Francia, había un hombre casado que olvidando a su mujer, vivía deshonestamente con otra.
No pudiendo tolerarlo la esposa, pedía de continuo a Dios que castigase a los criminales que la ofendían, y especialmente un día se dirigió a un altar de la Bienaventurada Virgen, que estaba en cierta Iglesia, a pedir justicia contra aquella mujer que tenía entretenido a su marido. Y a esa misma imagen iba también todos los días la otra miserable pecadora a rezar un Avemaría.
 
Cierta noche la Divina Madre se apareció en sueños a la esposa, la cual, luego que la vio, le repitió como de costumbre:
 
-¡Justicia Madre de Dios… justicia!
 
Pero Nuestra Sonora le respondió:
 
¡Justicia! ¿A mí me pides justicia? Anda, busca a otros que te la hagan; Yo por mi no te la puedo hacer. Has de saber – le añadió – que aquella pecadora cada día me reza la Salutación, y al que la rezare no puedo permitir que padezca ni sea castigado por sus pecados.
 
Apenas amaneció se fue la esposa a oír Misa en la misma Iglesia de Nuestra Señora, y al salir de ella se encontró con la amiga de su marido; y al verla empezó a insultarla diciéndole que era una hechicera, que con sus hechizos había llegado a encantar aún a la Santísima Virgen.
 
-¡Calla! - le decía la gente - ¿qué dices?
 
-No quiero callar – respondía; lo que digo es muy cierto: anoche se me apareció Nuestra Señora y pidiéndole yo justicia, me ha contestado que no me la podía hacer, porque ésta malvada le reza cada noche una Salutación.
 
Preguntaron a la otra qué Salutación era la que rezaba a la Madre de Dios, y respondió:
 
-La del Avemaría.
 
Mas al oír que la Santísima Virgen por aquella devoción la llenaba de misericordia, se fue a postrar delante de aquella santa imagen, y allí, en presencia de todos, pidiendo perdón por su escándalo, hizo voto de perpetua continencia. Además, se vistió de monja, y fabricándose una pequeña habitación junto a aquella Iglesia, se encerró dentro de ella, y allí, en continua penitencia, perseveró hasta su muerte.
San Alfonso María de Ligorio – Doctor de la Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-