BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




jueves, 14 de febrero de 2013

DICE BENEDICTO XVI......


«USTEDES ESTARÁN A MI LADO, A PESAR DE QUE PARA EL MUNDO PERMANEZCA OCULTO», DICE BENEDICTO XVI


En su discurso al clero romano.

Habla con detalle de los tiempos del Concilio, dejando caer entre líneas lo que parecen sus sugerencias para el próximo Cónclave.

Este jueves por la mañana el Papa se reunió en Aula Pablo VI con sacerdotes y clérigos de la diócesis de Roma, acompañado del cardenal (vicario de la diócesis) Agostino Vallini y los obispos auxiliares que recibieron con mucho cariño y emoción a Benedicto XVI, con la melodía de la canción "Tu es Petrus".

El Papa hizo un discurso sobre los tiempos del Vaticano II: cómo él fue seleccionado perito pese a ser el más joven de los profesores de su universidad, cómo los cardenales y obispos buscaban la renovación de la Iglesia y cómo había una confianza y entusiasmo porque el Señor la guiaba. Todas estas palabras del Papa resonaron entre los asistentes que leían entre líneas indicaciones para el próximo Cónclave. 

El Papa respondió a los aplausos diciendo: "Gracias por su amor, su amor por la Iglesia y por el Papa, gracias." 

"Es para mí un don especial de la Providencia que antes de abandonar el ministerio petrino, todavía puedo ver a mis sacerdotes, al clero de Roma. Es siempre una gran alegría ver cómo vive la Iglesia, como en Roma la Iglesia está viva: hay pastores que en el espíritu del Pastor Supremo guían al rebaño de Cristo".

"Es verdaderamente un clero católico, universal - añadió - y esto se encuentra en la Iglesia de Roma en sí, que atrae la universalidad, la catolicidad de todas las naciones, de todas las razas, de todas las culturas". 

Agradeció el trabajo del cardenal Vallini, "que ayuda a despertar, a encontrar las vocaciones en la misma Roma, porque si Roma es parte de una universalidad, también debe ser una ciudad con su propia fe fuerte, en la que también nacen las vocaciones. Y estoy convencido de que con la ayuda del Señor, podemos encontrar la vocación que él mismo nos da, guiarlas, ayudarlas a desarrollarse y ser más útil en el trabajo en la viña del Señor”.

El Papa recordó la figura de San Pedro, enterrado bajo la basílica del mismo nombre, el apóstol a quien Cristo dijo: "sobre ti edificaré mi Iglesia". Pedro había confesado: "Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente." Por eso el Papa señala que "así crece la Iglesia: junto con Pedro, confesar a Cristo, seguir a Cristo".

"Aunque me retire ahora, en la oración estaré siempre cerca de todos ustedes y estoy seguro de que todos ustedes estarán a mi lado, a pesar de que para el mundo permanezca oculto", añadió el Pontífice. 

"Al día de hoy, de acuerdo con mis condiciones de mi edad - admitió - no pude preparar un discurso grande, como era de esperar, sino más bien pensé dar una pequeña charla sobre el Concilio Vaticano II, tal como lo veo".



El Papa comenzó con una anécdota: "Yo estaba en el 59 como profesor en la Universidad de Bonn, a la que asistían estudiantes, seminaristas de la diócesis de Colonia y otras diócesis cercanas. Entonces, me puse en contacto con el Cardenal de Colonia, el cardenal Frings. El cardenal Siri, de Génova, me parece que en el 61, había organizado una serie de conferencias con varios cardenales de Europa y del Concilio. Había invitado al arzobispo de Colonia a celebrar una conferencia. El título era: "El Concilio y el mundo del pensamiento moderno". El cardenal me invitó - al más joven de los profesores- para escribir un proyecto, el proyecto le gustó y propuso a las personas, en Génova, ese texto que yo había escrito".

"Poco después el Papa Juan le invitó a venir y el cardenal estaba lleno de miedo de haber dicho tal vez algo incorrecto, falso y se temía una reprimenda, tal vez incluso que le privaran de la púrpura. Sí, cuando su secretaria le vistió para la audiencia, dijo: "Tal vez es la última vez que me viste así". Y entró el Papa Juan, fue hacia él, lo abrazó y le dijo: "Gracias, Su Eminencia, usted ha dicho cosas que yo quería decir, pero no había encontrado las palabras". [En este momento en el Aula ríen sacerdotes y aplauden las palabras de Benedicto XVI]. "Así, el cardenal sabía que estaba en el camino correcto, y me invitó a ir con él al Concilio, por primera vez como su experto personal. En noviembre del 62, creo, fui designado perito oficial del Concilio". 

"Así nos fuimos al Concilio, no solo con alegría, sino con entusiasmo y expectativas. Era increíble la esperanza de que todo se iba a renovar, que era en realidad un nuevo Pentecostés, una nueva era de la Iglesia, porque la Iglesia era todavía lo suficientemente fuerte en ese momento: la práctica del domingo seguía siendo buena, aunque las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa ya eran un poco más pequeñas, pero suficientes todavía. Y sin embargo se pensaba que la Iglesia está pasada. pero de nuevo se sentía la esperanza de que se iba a renovar, de que la Iglesia tendría de nuevo fuerza para hoy y para el mañana. Y entendimos que la relación entre la Iglesia y la edad moderna desde el principio fue un poco encontrada, desde el fracaso de la Iglesia en el caso de Galileo, y se pensó en corregir este mal comienzo y encontrar de nuevo la colaboración entre la Iglesia y las mejores fuerzas del mundo, para abrir el futuro de la humanidad, para abrir un progreso real".

Benedicto XVI recordó que en aquella época se miraba como un ejemplo negativo el reciente Sínodo romano, "que leía textos ya preparados". El cardenal Frings, "que era famoso por su fidelidad absoluta, casi meticulosa, al Santo Padre, dijo que el Papa había convocado a los obispos en el Concilio ecuménico para renovar la Iglesia". 

Ya en el primer día, los obispos introdujeron novedades. "No nos limitamos a votar listas ya hechas", dijeron. Querían hacer sus propias listas y así se hizo. "No fue un acto revolucionario - dijo Benedicto XVI -, sino un acto de conciencia, de responsabilidad por parte de los padres conciliares".

Benedicto XVI recuerda que "se inició una fuerte actividad de comprensión mutua. Se hizo habitual durante todo el período del Consejo celebrar reuniones pequeñas". De esta manera, se familiarizó con las grandes figuras como el Padre de Lubac, Daniélou, Congar, y así sucesivamente. 

Los franceses y los alemanes - observó Benedicto XVI - tenían muchos intereses en común, aunque con matices muy diferentes. Su primera intención parecía ser "la reforma de la liturgia, que había comenzado con Pío XII", quien ya había reformado la Semana Santa. La segunda intención fue a la eclesiología. La tercera, la Palabra de Dios, el Apocalipsis, y luego también el ecumenismo. "Los franceses, mucho más que los alemanes todavía tenían el problema de hacer frente a la situación de las relaciones entre la Iglesia y el mundo".

Benedicto XVI recuerda que había casi dos liturgias paralelas: el sacerdote con los monaguillos, que celebraba la Misa según el Misal, y los laicos que rezaban la Misa con sus libros de oración. 

El Santo Padre recordó las ideas esenciales del Concilio: el misterio pascual como centro de la existencia cristiana, y por lo tanto de la vida cristiana, como se expresa en la Pascua y el domingo es siempre el día de la Resurrección. 

"Es lamentable que hoy en día se ha transformado en el fin de semana el domingo, mientras que es el primer día, es el principio ", recordó. 

Por otra parte, "¿quién podría decir que entiende los textos de las Escrituras ahora, sólo porque están en su propio idioma?", señaló.

"Sólo una formación permanente del corazón y de la mente realmente puede crear inteligibilidad y la participación, que es más de una actividad externa, que es una combinación de la persona, de mi ser en comunión con la Iglesia y así en comunión con Cristo."

También señaló que en esa época creció la conciencia de que "la Iglesia no es una organización, algo estructural, legal, institucional, sino que también se trata de un organismo, una realidad viva, que entra en mi alma, para que yo mismo, con mi propia alma creyente, sea elemento de construcción de la Iglesia como tal ". En este sentido, Pío XII escribió la encíclica Mystic corporis Christi. 

La palabra "colegialidad" se usó "para expresar que los obispos, juntos, son la continuación de los Doce Apóstoles del cuerpo". Y así, sólo el cuerpo de los obispos, el colegio - dijo - es la continuación del cuerpo de los Doce. 

"Pareció a muchos como una lucha por el poder, y tal vez alguien pensaba en el poder, pero en el fondo no era el poder, sino la complementariedad de los factores y la integridad del cuerpo de la Iglesia con los obispos, sucesores de los Apóstoles como portadores, y cada uno de ellos es la columna vertebral de la Iglesia junto con este gran cuerpo".

"Yo diría que filológicamente en el Concilio aún no está totalmente maduro, pero es resultado del Concilio que el concepto de comunión se vuelve cada vez más una expresión del sentido de la Iglesia, de la comunión en diferentes tamaños, la comunión con el Dios Trino, quien es una comunión entre el Padre, el Hijo y Espíritu Santo, la comunión sacramental, comunión concreta en el episcopado y en la vida de la Iglesia", concluyó.

P. J. G./ReL

No hay comentarios:

Publicar un comentario

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-