BIENVENIDO

JUNTOS PODREMOS DESCIFRAR EL PASADO, CONOCER EL PRESENTE Y DESCUBRIR EL FUTURO



martes, 16 de abril de 2013

MISERICORDIA. LA PRIMERA ENCÍCLICA DEL PAPA FRANCISCO


MISERICORDIA. LA PRIMERA ENCÍCLICA DEL PAPA FRANCISCO


Oración, esencialidad y profundidad en el mensaje de Bergoglio que ya ha entrado en el corazón de la gente.

La primera gran encíclica de Francisco es un sermón dominical de algunos minutos. El nuevo Papa lo pronuncia improvisando, desde el ambón de la pequeña iglesia parroquial de Santa Ana, dentro de las murallas del vaticano: «El mensaje de Jesús es la misericordia. Para mí, lo digo humildemente, es el mensaje más fuerte del Señor».

Vivimos en una sociedad que nos acostumbra cada vez menos a conocer nuestras responsabilidades y a hacernos cargo de ellas: los errores, de hecho, los cometen siempre los otros. Los inmorales son siempre los otros, la culpa es siempre de algún otro, nunca nuestra. Pero vivimos a veces también la experiencia de un cierto clericalismo de regreso concentrado solo en «regularizar» las vidas de las personas, a través de la imposición de requisitos previos y prohibiciones que sofocan la libertad y hacen más pesado el ya fatigoso vivir cotidiano. Listo para condenar, en vez acoger. Capaz de juzgar, pero no de inclinarse ante las miserias de la humanidad. El mensaje de la misericordia, corazón de esta primera encíclica no escrita del nuevo Papa, abate al mismo tiempo ambos clichés.

El Papa Francisco ha comentado el fragmento evangélico de la adúltera, la mujer que los escribas y los fariseos querían lapidar como prescrito por la ley mosaica. Jesús le salva la vida, pidiendo a quien estuviera libre de pecado que tirara la primera piedra: se marcharon todos. «Tampoco yo te condeno; vete y de ahora en adelante no peques más».

El Pontífice, refiriéndose a los escribas y a los fariseos que habían llevado a la mujer que tenía que ser lapidada ante el Nazareno, dijo: «A nosotros a veces, nos gusta apalear a los demás, condenarlos».

El primer y único paso necesario para hacer experiencia de la misericordia, ha explicado Francisco, es reconocerse necesitados de misericordia. «Jesús ha venido por nosotros, cuando nosotros recomemos que somos pecadores», ha dicho. Es suficiente no imitar a ese fariseo que ante el altar daba gracias a Dios por no ser «como todos los demás hombres». ¡Si somos como ese fariseo, si nos creemos justos, «no conocemos el corazón del Señor, y no tendremos nunca la alegría de sentir esta misericordia!». Quien está acostumbrado a juzgar a los demás, a sentirse tranquilo, a considerarse justo y bueno, no advierte la necesidad de ser abrazado y perdonado. Y en cambio hay quien lo advierte pero piensa que es irredimible, por el excesivo mal cometido.

El Papa al respecto, ha contado un dialogo que tuvo lugar en el confesonario cuando un hombre, escuchando esta palabra sobre la misericordia, respondió a Bergoglio: «¡Oh, Padre, si usted conociera mi vida, no me hablaría de este modo! ¡Las he hecho buenas yo!». Y él respondió: «¡Mejor! Vete donde Jesús: a él le gusta que le cuentes estas cosas! Él olvida, Él tiene una capacidad especial para olvidar. Olvida, te besa, te abraza y te dice solamente: "Tampoco yo te condeno; vete y de ahora en adelante no peques más". Sólo te da ese consejo. Tras un mes, estamos en las mismas condiciones... Volvemos al Señor. El Señor nunca se cansa de perdonar: ¡nunca! Somos nosotros los que nos cansamos de pedirle perdón. Y pidamos la gracia de no cansarnos de pedir perdón, porque Él no se cansa nunca de perdonar».

Dios no se cansa nunca de acoger y perdonar, si únicamente reconocemos que estamos necesitados de su perdón. Esta es la primera gran encíclica no escrita del nuevo Papa. Se dirá: pero esto es desde siempre el corazón del mensaje cristiano. Y sin embargo desde hace cuatro días las palabras simples y profundas de Francisco son una bocanada de oxígeno. Para muchos. Precisamente porque presentan el rostro de una Iglesia que no recrimina a los hombres sus fragilidades y sus heridas, sino que las cura con la medicina de la misericordia.

Andrea Tornielli

12 comentarios:

  1. http://santorosario.info/MisericordiaDivina/Enciclica-MisericordiaDivina.htm

    palabras de juan pablo ii sobre la misericordia divina

    ResponderEliminar
  2. y Benedicto xvi nos habla así:

    http://www.jesusdivinamisericordia.org.mx/JDM.SSO.ES/BXVI.htm

    ResponderEliminar
  3. http://www.jesusdivinamisericordia.org.mx/JDM.SSO.ES/BXVI.htm

    Benedicto sintesisa las palabras de juan pablo sobre la misericordia...


    ResponderEliminar
  4. ¿Por favor Claudio, cómo podemos llamar a esto "encíclica"?
    Perdón Claudio, pero no entiendo por qué le has puesto a este artículo como titulo "Primera Encíclica del Papa Francisco", cuando no lo es. 

    Si gustas puedes buscar en la pagina del Vaticano y ahi podrás confirmar que Francisco no ha emitido ninguna Enciclica.

    http://www.vatican.va/holy_father/francesco/encyclicals/index_sp.htm

    Hasta el día de hoy, Francisco no ha emitido ninguna Enciclica, Carta Apostólica, ni Motu Propio.

    Para entender mejor qué es una Encíclica:

    Las encíclicas son cartas solemnes sobre asuntos de la Iglesia o determinados puntos de la doctrina católica dirigidas por el Papa a los obispos y fieles católicos de todo el mundo.

    Tienen su origen en las epístolas del Nuevo Testamento y es el documento más importante que escribe el Pontífice.

    Suele estar redactada en latín, el idioma oficial de la Santa Sede, y traducida a las principales lenguas del mundo y su título se toma de las primeras palabras del documento.

    Artículo completo en:
    http://es.catholic.net/catequistasyevangelizadores/815/2813/articulo.php?id=42564

    ResponderEliminar
  5. se ve una enorme diferencia entre estos dos papas santos al actual en su forma de hablar, escribir, pensar... muy muy ligth!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El llamar a ésto, "encíclica", confunde. Por favor, hablen con propiedad.

      Eliminar
  6. LASTIMA QUE NO VIO LA LUZ LA ENCICLICA QUE ESTABA PREPARANDO ANTES DE SU RENUNCIA NUESTRO BENEDICTO XVI....QUE RARO NO? LA ESTABA ESCRIBIENDO Y SE FUE ANTES DE QUE SEA CONOCIDA...NO CREO ÉL QUISIERA DEJAR ALGO TAN IMPORTANTE INCONCLUSO....ALGO MAS PARA PENSAR POR QUE SE FUE...ASI...DE REPENTE...

    ResponderEliminar
  7. HOMILÍA EN LA RESIDENCIA DE SANTA MARTA
    Papa Francisco: «Donde hay calumnia está el mismísimo Satanás»
    El Papa Francisco reflexionó en su homilía de esta mañana en la Residencia Santa Marta sobre la fuerza destructora de la calumnia, a la que consideró «algo más» que un pecado porque nace del odio y busca destruir la obra de Dios. El Papa se refirió a las lecturas de hoy y reparó en el episodio de San Esteban, el primer mártir de la Iglesia, que es llevado ante el Sanedrín por su testimonio del Evangelio. El Santo Padre ha asegurado que esta es una era «de gran confusión espiritual».
    15/04/13 7:06 PM | Imprimir | Enviar

    (ACI/EWTN/InfoCatólica) El Pontífice explicó que Esteban fue una víctima de la calumnia. Se le acusa de «falso testimonio» y no protagoniza una «lucha justa, entre hombres de bien» porque sus enemigos eligieron el camino de una pelea sucia, «el camino de la calumnia».
    Agregó que la calumnia es peor que el pecado – una expresión directa de Satanás. «Todos somos pecadores, todos cometemos pecados, pero la calumnia es otra cosa. Por supuesto que también es un pecado, pero es algo más. La calumnia apunta a destruir la obra de Dios, y proviene de una cosa muy mala: nace del odio y el odio es la obra de Satanás. La calumnia destruye la obra de Dios en las personas, en sus almas».
    «Donde hay calumnia, está el mismo Satanás», agregó.
    Refiriéndose al relato bíblico, el Papa recordó que Esteban no mintió para salvarse. «Él miró al Señor y obedeció la ley» y consideró que esto es lo que ocurre con la historia de la Iglesia porque desde el primer mártir hasta hoy, hay numerosos ejemplos de valientes testigos del Evangelio.
    «La era de los mártires no ha terminado. Aun hoy podemos decir en verdad, que la Iglesia tiene ahora más mártires que en los primeros siglos. La Iglesia tiene muchos hombres y mujeres que son difamados por la calumnia, que son perseguidos, que son asesinados por odio a Jesús, por odio a la fe: algunos son asesinados porque enseñan el catecismo, otros son asesinados por usar la cruz. Hoy, en muchos países, son difamados, son perseguidos. Son nuestros hermanos y hermanas que sufren hoy en esta era de los mártires», afirmó.
    Para el Papa, esta es una «era de gran confusión espiritual» y evocó un antiguo icono ruso que presenta a la Virgen María cubriendo al pueblo de Dios con su manto.
    «Pidamos a Nuestra Señora que nos proteja, y en tiempos de turbulencia espiritual el lugar más seguro es bajo el manto de Nuestra Señora. Ella es la madre que cuida de la Iglesia, Y en este tiempo de mártires, ella es la protagonista, la protagonista de la protección. Ella es la Madre (...) Digamos con fe: Madre, la Iglesia está bajo tu protección. Cuida de la Iglesia».

    ResponderEliminar
  8. Escuchemos a nuestro Santo Padre Francisco con el corazón abierto de para en par a Dios Nuestro Señor. Y podamos mucho por él, como nos pide sin cesar

    ResponderEliminar
  9. así es hermano...pero aquí nadie ha calumniado al papa francisco!!!

    se analiza todo se vela y se ora...con pruebas desgraciadamente...

    pero claro q seguimos orando!!!!

    calumniar es mentir, dar falso testimonio...casa q los vídeos y fotos no han hecho...

    ResponderEliminar
  10. Decir que es el falso profeta o el antipapa no es calumniar?... el que no reconoce al papa francisco actua como lefevbrista y un sectario

    ResponderEliminar
  11. Perdóname pero se está analizando todo...

    Seguimos en vela y en oración.

    Por sus frutos sabremos sí lo es...o no.

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-