BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 7 de junio de 2013

El Sagrado Corazón de Jesús en Garabandal.

El Sagrado Corazón de Jesús
en Garabandal.

Entrevista del P. Francisco A. Benac S.J. a Jacinta.

El Sagrado Corazón de Jesús se aparece a Jacinta.
Muy cerca de ella, la invita con su mano derecha a acercarse a Él.
 El 30 de Junio de 1961, último viernes del mes consagrado al Corazón de Jesús y dos dias antes de venir la Virgen por primera vez, Jacinta vió al Señor, de pie sobre una especie de nubecilla blanca, vestido de blanco y manto rojo, mostrando su Corazón, de un rojo vivo y que despedía rayos blancos y dorados, sobre la parte izquierda de su pecho.
No habló a la niña; pero con su mano izquierda le presentaba aquel su Corazón, mientras le hacía señas, con la derecha, para que se acercara. Jacinta obedeció, y quedó deslumbrada por la belleza y resplandor de sus vestidos, más aún de su persona.
Esta visión de Jacinta tuvo lugar en la Calleja. La visión le dejó una impresión indeleble. Dos cosas le impresionaron sobremanera: la mirada de Jesús y su porte majestuoso. Aquella mirada penetraba hasta lo más profundo del alma, aquel mirar del Señor "estaba impregnado de un Amor inmenso".
Dice Jacinta que no hubiera podido estar así mucho tiempo porque su alma se habría ido con Jesús.
Jacinta.
Dice el Doctor Jerónimo Domínguez:
Jacinta se casó en 1976 con Jeffrey Moyniham, y vive en Los Angeles, California, con su esposo y su hija María.
Para Jacinta el todo de Garabandal es la visión que tuvo del Corazón de Jesús. Solo fue una vez, y no por largo tiempo, pero la lleva dentro de sus entrañas, y es actualmente el todo en su vida.
Vive la vida matrimonial ejemplarmente, y le encanta tejer; hace cosas preciosas, desde jerseys hasta bufandas, toquillas y mantas preciosas.
Su hermano Miguel Angel vivió en mi hogar y trabajó en mi Oficina Médica por dos años. Actualmente tiene un hotel en Garabandal, la Posada San Miguel.
 P. Francisco A. Benac, misionero jesuita en la India.
Entrevista que el P. Francisco A. Benac S.J. hizo a Jacinta.
Durante una de sus visitas a los Estados Unidos, el P. Francisco A. Benac S.J., fundador del Centro de Garabandal en Bombay, en la India, se entrevistó con la vidente Jacinta Moyniham y su esposo, Jeff, en California.
En esta entrevista el P. Benac habla con Jacinta de varios temas: las primeras Apariciones, la visión del Sagrado Corazón de Jesús, el primer Mensaje, el P. Luis Andréu, la Comisión, sus visitas a Roma, el Aviso y el Castigo.
P. Benac: Estoy muy contento de este encuentro en vísperas de Navidad.
Jacinta: Gracias Padre, Jeff no está ahora pero vendrá mas tarde.
P. Benac: ¿Donde has estado desde que te casaste en Garabandal?.
Jacinta: Estuve cinco meses en Garabandal y otros cinco meses en Andalucía. Cuando Jeff embarcó, estuve tres meses con mis padres. Después estuvimos cuatro meses en Nueva York y, cuando Jeff dejó la Navy, pasamos otros cinco meses en España. Después estuvimos seis meses en Fullerton, California, antes de venir aquí, a Los Angeles, en Agosto de 1977.
P. Benac: ¿Qué recuerdas de la primera Aparición de San Miguel?.
Jacinta: Era domingo; Mari Loli y yo estábamos jugando cuando nos dimos cuenta que Conchita y Mari Cruz habían desaparecido. Entonces Loli, yo y otra niña fuimos detrás del campanario de la Iglesia pensando que se habrían escondido allí.
Dije a Loli:
-- Me parece que van a estar donde el manzano porque el último domingo Conchita, Mari Cruz y yo fuimos al manzano a coger manzanas.
P. Benac: ¿Era este el famoso manzano del huerto del maestro?.
Jacinta: Sí, sí, el mismo. Nosotras estuvimos allí antes.
P. Benac: ¿Qué sucedió después?.
Jacinta: Vimos a Conchita y Mari Cruz moviendo las ramas del manzano y les gritamos:
-- ¿Qué estais haciendo?.
Entonces ellas intentaron esconderse pero nosotras saltamos dentro del huerto desde la pared de piedra que bordea la calleja y nos reunimos con ellas a comer las manzanas.
Después de esto, mientras jugábamos a las canicas en la Calleja, empezamos a sentir remordimiento por haber robado las manzanas, pensando que el Angel estaría triste en tanto que el demonio estaría contento.
Mientras hablábamos, de repente, Conchita, se quedó mirando a lo alto mientras decía:
-- ¡Oh, oh!.
Estábamos asustadas, pensando que le daba un ataque, y cuando ya íbamos a correr a llamar a su madre, de repente, nosotras también vimos la Visión y exclamamos:
-- El Angel.
P. Benac: ¿Fue esta la primera vez que el Angel se te apareció?.
Jacinta: Sí, Padre; fue por un corto tiempo. Dijimos a la gente que habíamos visto al Angel. Fuimos a la Iglesia y empezamos a llorar.
P. Benac: ¿Mari Loli y tú caísteis en éxtasis?.
Jacinta: Sí, por esto dijimos a la gente que habíamos visto al Angel.
P. Benac: ¿Cómo reaccionó la gente del pueblo ante esto?.
Jacinta: Ellos pensaban que algo extaño sucedió que nos había perturbado la mente.
P. Benac: ¿Cómo te sentiste entonces?.
Jacinta: No sentí ningún temor ni nada porque me parecía todo tan natural que pensaba que todo el mundo podía ver lo que yo veía. Me parecia una cosa normal.
P. Benac: ¿Cuándo se te apareció la Santísima Virgen por primera vez?.
Jacinta:  Fue en la fiesta de la Visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel, el dos de Julio(de 1961). 
P. Benac: ¿Qué sentiste al verla?.
Jacinta: Para mí fue como encontrarme con mi Madre después de una ausencia de muchos años. Por eso le decía tantas cosas. En ese momento no pensaba en la importancia que este acontecimiento iba a tener.
P. Benac: He leido sobre la Visión que tuviste del Sagrado Corazón, dime más sobre esto.
Jacinta: Recuerdo un día, cuando nosotras cuatro, siguiendo la llamada de Nuestra Señora, fuimos un poco mas arriba de donde tuvimos la primera Aparición del Angel. Nadie del pueblo nos siguió. De repente las otras tres cayeron en éxtasis al ver al Angel. Yo estaba un poco más atrás viéndolas a ellas en éxtasis y me dije:
-- Pero si yo no veo nada.
Entonces, de repente, se me apareció el Sagrado Corazón de Jesús. Me impresionó profundamente. Él no me habló pero su mirada penetró en lo más profundo de mi corazón.
P. Benac: ¿Qué es lo que más te impresionó?.
Jacinta: Su ojos, su figura; una mirada que penetraba tan profundamente en mí que no lo puedo explicar.
P. Benac: ¿Qué pensaste en ese momento?.
Jacinta: Esta visión del Sagrado Corazón me impresionó más que la de Nuestra Señora, aun cuando no le he vuelto a ver otra vez. Tengo una fuerte sensación de ver a álguien muy querido cada vez que veo su imagen.

P. Benac: Este sentimiento, ¿sigue vivo en tí?.
Jacinta: Sí, Padre, cuando veo su Imagen o hablo de Él, como ahora, siento algo dentro de mí que no puedo explicar.
P. Benac: Jacinta, cuando pasaste la época de dudas, ¿dudaste de esta Visión?.
Jacinta: Nó Padre, esta visión siempre ha permanecido viva en mi mente. Recuerdo habérselo dicho a mi madre, cuando dudaba si había visto a la Virgen y al Angel; pero de esta visión del Sagrado Corazón, aunque me fuese a morir, yo insistiría en que fue verdad. Es algo de lo que nunca dudé.
P. Benac: Esta visión, ¿te llevó a amar más a Dios?. ¿Sentiste si quería Él algo especial de tí?.
Jacinta: No sé cómo contestar a esa pregunta porque Él no me habló pero mi corazón se sintió, desde entonces, cada día mucho más cerca de Él.
P. Benac: Dime de la Comunión invisible que recibiste y de la Comunión visible que recibió Conchita. ¿Estabas tu allí aquella noche?.
Jacinta: Esperé hasta las doce de la noche pero el Angel no había venido y me fui a casa. Mas tarde la madre de Loli me dijo lo que había sucedido.
P. Benac: ¿Qué impresión os produjo a las tres este prodigio de la Comunión visible de Conchita?.
Jacinta: Yo sentí que era una prueba del Cielo de la realidad de las Apariciones para toda la gente.
P. Benac: ¿Apareció Nuestra Señora mas bien sola o con el Niño Jesús o el Angel?.
Jacinta: Algunas veces traía al Niño Jesús, pero la mayoría de las veces venía sola.
P. Benac: ¿Puedes describirme a la Virgen tal como la recuerdas?.
Jacinta extiende sus brazos abiertos y ligeramente levantados y dice:
-- Así; nos miraba, sonriendo, con una expresión de alegría y de bondad.
P. Benac: ¿Recuerdas alguna cosa que Nuestra Señora mencionase y por la que tendríamos que rezar?.
Jacinta: Siempre nos decía de rezar por los Sacerdotes.
P. Benac: ¿Qué decía Ella de los sacerdotes?.
Jacinta: Que son los que deben fortalecer la fé de los creyentes, dar ejemplo con sus vidas y vivir un vida de fé profunda.
P. Benac: ¿Que más os dijo de los sacerdotes?.
Jacinta: Ella nos pidió que rezáramos para que ellos dieran testimonio de su Hijo, Jesús. Dijo esto porque algunas cosas estaban yendo por mal camino.
P. Benac: ¿Cómo era la cara de Nuestra Señora?
Jacinta: Era muy hermosa, su pelo largo, de color castaño oscuro, le caía suavemente por las espaldas.
P. Benac: ¿Y la expresión de su cara y de sus ojos?.
Jacinta: Es muy dificil de describir; ningún artista la podría reproducir.
P. Benac: ¿Qué aspecto tenía la Virgen y cómo vestía?.
Jacinta: Su vestido era blanco, le llegaba hasta los pies, que no se veían y con un manto azul. Su vestido blanco tenía como flores bordadas en él que apenas se veían.
P. Benac: ¿Qué sentíais en su presencia?.
Jacinta: Era muy feliz viéndola, como a una madre que nos quiere mucho; no la sentíamos lejana; nos sentíamos muy cerca de ella y la sentíamos muy cerca de nosotras.
 P. Benac: ¿Podías tocar o sentir su presencia?.
Jacinta: Sí, pero es dificil de describir. Porque se tocaba sin sentir con el cuerpo pero sí con el alma. Es un cuerpo espiritual. Es como que la sentíamos con el alma y no con el cuerpo.
P. Benac: Lo que dices es como los cuerpos glorificados, materia espiritual que ocupa un espacio dimensional.
Jacinta: Sí, Padre, es como lo dice.
P. Benac: Es de notar que las otras videntes dicen lo mismo en este punto. Sobre el Escapulario: ¿era siempre visible durante las Apariciones?. 
Jacinta: No estoy muy segura pero creo que siempre lo llevaba puesto. Era un Escapulario marrón, con una Cruz por un lado y algo como una montaña en el otro y el escapulario no muy grande, del tamaño de una mano.
P. Benac: ¿Cuánto duraba la Aparición?.
Jacinta: Variaba mucho. Desde unos minutos a varias horas.
P. Benac: ¿Te sentías cansada cuando duraba mucho?.
Jacinta: Oh no, Padre, el tiempo es como que no existía, el tiempo volaba.
P. Benac: ¿Estabas siempre en éxtasis con las otras?.
Jacinta: Siempre fui con ellas; mientras ellas estaban en éxtasis, si yo estaba fuera, normal, me cansaba mucho siguiéndolas, pero si yo también estaba en éxtasis viendo a la Virgen estaba feliz y el tiempo volaba. 
P. Benac: Entonces a veces, ¿tú no estabas en éxtasis con las otras?.
Jacinta: Exactamente, y esto me afectaba y me entristecía porque alguna vez estuvo la Virgen quince dias y hasta dos meses sin aparecerse a mí.
P. Benac: ¿Por qué esta "discriminación"?.
Jacinta: Sentía que era una especie de castigo por algunas travesuras o desobediencias. Nuestra Señora quería que fuésemos buenas y obedientes y que hiciésemos todo lo mejor que podíamos.
P. Benac: Bien, Jacinta, si la Madre nos castiga, es porque nos ama mucho.
Jacinta: Sí Padre, eso es verdad.
P. Benac: Ahora, Jacinta, dinos acerca del Primer Mensaje y qué recuerdas de él. ¿Estábais las cuatro juntas en ese momento?.
Jacinta: Sí, estábamos juntas; fue la Santísima Virgen quien nos dió este mensaje:
Hay que hacer muchos sacrificios, mucha penitencia, visitar al Santísimo Sacramento, pero antes tenemos que ser muy buenos. La copa se está llenando y si no cambiamos vendrá un castigo muy grande.
P. Benac: ¿Os urgió la Virgen dar a conocer el Mensaje?.
Jacinta: Oh, sí. Ella nos dijo que lo diéramos a conocer al mundo, que lo dijésemos el 18 de Octubre (de 1961) para que la gente lo difundiese por todo el mundo. Ella también dijo que lo más importante era cumplir el mensaje.
 P. Benac: ¿Sabes por qué Nuestra Señora retrasó darlo a conocer hasta el dieciocho de Octubre?.
Jacinta: No lo sé, pero quizás Ella quería que la gente conociese mejor las Apariciones antes de recibir los Mensajes.
P. Benac: ¿Cual fue la reacción de la gente?.
Jacinta: El mismo día del mensaje la reacción fue mala porque la gente pensaba que iba a haber un Milagro. Fue un dia de lluvia torrencial, un diluvio y la gente esperó en los Pinos; muchos quedaron desilusionados al no haber ningún milagro. De algún modo el milagro fue que no hubo accidentes, entre tantas dificultades para subir y andar por el pueblo. No se había anunciado ningún milagro. Ese dia, solo había que dar a conocer el Mensaje.
P. Benac: ¿Como recibió tu familia las Apariciones?.
Jacinta: ¡Qué paciencia tuvieron que tener!. Recuerdo que mientras estaba en éxtasis con las otras, mis padres y mis hermanos no tenían paz, ni siquiera a la hora de comer, cuando la gente invadía nuestra pequeña casa. Aquellos años deben haber sido muy duros para ellos.
P. Benac: ¿Te sentías cansada después de las Apariciones?.
Jacinta: ¡Oh, no!. Muchas veces las Apariciones duraban hasta las cuatro de la mañana, pero no me cansaba nada, era muy feliz; y eso que me levantaba pocas horas después para ir al campo y traer alimento para los animales y hacer los otros trabajos de la casa. 
P. Benac: ¿Qué recuerdas del Padre Luis Andréu?.
Jacinta: Le recuerdo muy bien porque era muy bueno, realmente era un santo. Loli y yo solíamos hablar mucho con él y nos acompañaba en los juegos. Lo que recuerdo más vivamente fue la última vez que visitó el pueblo y la Misa que dijo ese día. Todo el mundo decía:
-- ¡Qué Misa mas hermosa dijo hoy el P. Luis; es un santo!. 
Su Misa fue como algo del otro mundo.
P. Benac: ¿Cuando oiste de su muerte?.
Jacinta: El dia anterior jugó con nosotras y parecía estar muy bien. Imagínese la impresión que recibimos al dia siguiente, cuando Loli, Conchita y yo, estábamos barriendo la Iglesia y lo supimos; la madre de Conchita vino a decirnos que se había muerto el Padre Luis. No nos lo podíamos creer.
P. Benac: ¿Oíste lo que el P. Andréu dijo al P. Marichalar antes de partir?.
Jacinta: ¡Oh, sí!. Le dijo que lo que las niñas dicen y ven es verdad y que ellas ven a Nuestra Señora.
P. Benac: ¿Es cierto que, antes de que muriese el P. Luis, la Virgen os había hablado de una voz que íbais a oir y que no os asustáseis?.
Jacinta: Sí, nos lo dijo antes de morir el P. Luis.
P. Benac: Entendemos que Nuestra Señora os anunciaba que el P. Luis vendría con Ella un día, que os hablaría y que no os asustáseis.
Jacinta: Sí, el P. Luis vino, no le veíamos pero nos habló y nos dió un mensaje para su hermano el P. Ramón. También dijo algunas frases en varias lenguas y nos enseñó el Ave María en Griego.
P. Benac:  ¿Recuerdas todavía el Ave María en Griego?.
Jacinta: Esto es lo que recuerdo:
-- Haire Maria, Keharitomene, O Kirios Metasu eulognemene...
P. Benac: ¿Te habló la Virgen acerca del futuro de tu vida?.
Jacinta: No, nunca; a pesar de que muchas veces le dije que quería ser monja, Ella no me contestó.
P. Benac: ¿Podías decirme por qué no te contestó?.
Jacinta: Pienso que quizás quiso que, en conciencia, eligiésemos libremente.
P. Benac: ¿Sentiste la llamada a la vida religiosa?.
Jacinta: Con frecuencia deseaba ser una monja Carmelita. Mi padre no se opuso a este deseo. Yo pensaba irme a los 17 años. Mi padre deseaba que conociese bien la vida en el mundo y la vida religiosa antes de elegir. Visité el convento y me di cuenta que no era aquel mi sitio. No tenía esa vocación.
P. Benac: ¿Puedes decirme algo acerca de las "llamadas" que tuvísteis las cuatro?.
Jacinta: Sí, era una vivencia interior; la primera como una alegría muy suave, la segunda, como cuando ya se espera ansiosamente a álguien muy querido y cuando venía la tercera llamada, a veces después de una o dos horas desde la primera, ya no resistíamos más; la Virgen nos atraía de un modo que dejábamos todo y corríamos a su encuentro.
P. Benac: ¿Sucedía cuando estabas sola?.
Jacinta: Las llamadas venían de repente, en cualquier momento, a veces la tercera llamada venía al dia siguiente.
P. Benac: ¿Qué recuerdas de la Comisión?.
Jacinta: Fué mi padre quien habló con ellos. Vinieron a casa sobre las cuatro de la madrugada y le pidieron a mi padre ir a casa de Mari Loli para reunirse con su padre, Ceferino. Entre la gente de la comisión estaban el Doctor Piñal, el P. Francisco Odriozola y otros que no recuerdo.
Dijeron a mi padre:
-- Hemos estado observando a las niñas y creemos que deben ser llevadas fuera del pueblo porque ellas no podrán resistir la tensión debida al creciente número de visitantes que viene. Por esto creemos que sería mejor llevarlas a la capital, Santander. Cubriremos todos los gastos escolares de las cuatro y nos gustaría llevar a su hija a Santander.
Mi padre les preguntó:
-- ¿Por qué mi hija?.
Si lo que mi hija necesita es estar en paz y tranquila, me la llevaré a las alturas de Peña Sagra. Mi padre les dijo que su hija quedaría en casa. Entonces fueron a casa de Conchita. No sé lo que sucedió allí pero finalmente la llevaron a Santander.
P. Benac: ¿Cuando conociste al Obispo de Santander, Juan Antonio del Val?.
Jacinta: Recuerdo haberle visto por primera vez en una recepción, cuando los fieles le presentaban sus respetos. Yo estaba en la Catedral esperando saludarle. Don Bernardo, nuestro párroco, me vió y me preguntó:
-- ¿Quieres saludar al Obispo?.
Le dije:
-- No, por favor. Me avergonzaría si me dijese que me fuera.
-- Bien, voy a decirle quién eres.
 Entonces, cuando llegué donde el Obispo, Don Bernardo le dijo al oido:
-- Esta es Jacinta de Garabandal.
El Obispo exclamó:
 -- ¿Qué me dices?.
Entonces, un sacerdote que estaba al lado dijo:
-- Que se vaya, que se vaya.
Pero el Obispo me cogió la mano y dijo:
-- No, no, quédate. Esto es algo que me interesa.
Entonces me dijo que le gustaría verme de nuevo. Desde entonces fuimos amigos y siempre ha sido muy bueno conmigo.
P. Benac: Me dijiste que fuiste a Roma, ¿cuando?.
Jacinta: Fui a Roma en una peregrinación para ganar las indulgencias del Año Santo.
P. Benac: Pero creo que tuviste permiso para ver a algunos miembros de la Sagrada Congregación.
Jacinta: Sí. El Cardenal Ottaviani me dijo que él creía en Garabandal pero que teníamos que tener mucha paciencia y rezar mucho. Él me recibió. El Cardenal Philippe también me recibió.
Cuando llamé a su oficina, él estaba presidiendo una conferencia de Obispos. Su secretario le dijo que yo quería verle, y es de destacar que él dejó la habitación de la conferencia y vino a hablar conmigo unos cinco minutos. Me dijo:
-- Te traigo bendiciones de la Madonna.
El P. Benoit Duroux, su secretario, me aconsejó vivamente que nosotras, las cuatro, mantuviésemos una estrecha relación y comunicación entre nosotras. Esta observación me impresionó mucho.
P. Benac: En Roma, ¿a quién más visitaste, además de los Cardenales?.
Jacinta: Me presentaron a algunos miembros de la Sagrada Congregación que estaban sentados alrededor de una gran mesa y empezaron a hacerme preguntas.
Cuando me preguntaron por qué había venido, qué es lo que quería:
Les dije:
-- Que se dé plena libertad en el pueblo para decir la Santa Misa.
Me dijeron que era lo correcto.
Por causa de que no había permiso para los sacerdotes de fuera de decir en el pueblo la Santa Misa, nosotros estábamos privados durante cuatro dias a la semana de la Santa Misa y de la Comunión.
Los miembros de la Sagrada Congregación asintieron a mi pedido, pero me dijeron que era el Obispo de Santander quien lo tendría que autorizar. Ellos dijeron que este asunto de la Santa Misa era muy importante pero que debíamos tener mucha paciencia.
P. Benac: De vuelta en España, ¿hablaste de esto con el Obispo del Val?.
Jacinta: Sí, y estuve desconcertada por su respuesta porque me dijo que este asunto concernía a Roma. Entonces le dije:
-- Ahora que Roma me envía a usted, usted me envía de nuevo a Roma.
Y le repetí lo que me dijeron. Que los sacerdotes que quisieran decir Misa en el pueblo podrían hacerlo con su autorización.
P. Benac: En muchos libros sobre Garabandal se habla de las "noches de los gritos". ¿Qué recuerdas de esto?.
 Jacinta: Recuerdo que estábamos Mari Loli y yo solas. Era la víspera del Corpus Christi; por causa de lo que veíamos empezamos a gritar.
Nos preguntábamos cómo iríamos a confesar estando ausente el P. Valentín Marichalar, el párroco. Pensábamos que no íbamos a tener Misa el día del Corpus Christi, cuando sucedió que, un sacerdote de fuera, después de perder su ruta, vino al pueblo y todos pudieron confesarse con él.
A la mañana siguiente, fiesta del Corpus Christi, dijo la Santa Misa y aquellos que comulgaron, especialmente los hombres, lloraban cuando volvían a sus asientos. 
P. Benac: Tengo entendido que tú también escribiste tu propio diario, ¿es así?.
Jacinta: Sí, Padre, pero no me gustaría darlo a conocer porque todo es muy personal. Quizás, cuando yo muera, pueda ser util.
P. Benac: ¿Qué recuerdos tienes del Aviso profetizado por Nuestra Señora?.
Jacinta: Será algo que afectará al mundo entero; nos ayudará a ver las buenas y malas acciones que hayamos hecho. Durará poco tiempo.
En este momento llega a casa Jeff, el esposo de Jacinta.
Jeff: Todos recordamos que Nuestra Señora dijo que el Aviso viene antes del Milagro; que el Milagro sucederá dentro de los doce meses siguientes al Aviso. Viene de Dios y nos purificará. Conchita dijo que se verá también en el cielo y que en ese momento todo se parará, incluso los aviones. Causará pánico, y nos mostrará a cada uno nuestra vida pasada, el estado de nuestra alma ante Dios.
P. Benac: Parece que el propósito del Aviso es ayudarnos a comprender el significado de las palabras proféticas de Nuestra Señora a través de sus Mensajes.
Jacinta:  Sí, en especial me recuerdo lo que Nuestra Señora dijo sobre la Eucaristía, la poca importancia que se le dá y la falta de respeto ante la Presencia Divina. De igual modo la pérdida del sentido del pecado.
P. Benac: Solo Conchita recibió el segundo Mensaje. ¿Sabes por qué las demás no estaban allí con ella?.
Jacinta: No lo sé; en ese tiempo nosotras ya no teníamos apariciones. El segundo Mensaje fue el 18 de Junio de 1965.
P. Benac: Pero vosotras aún teníais Locuciones.
Jacinta: Las otras sí las tuvieron pero yo no.
P. Benac: ¿Estabas tú en éxtasis cuando recibió Conchita el último Mensaje?.
Jacinta: No, yo estaba entre la gente. En esa fecha ya no tenía apariciones.
P. Benac: ¿Has visto alguna cosa inusual?.
Jacinta: Sí; recuerdo ver venir una luz en el cielo hacia el lugar de la Aparición y que otros también vieron esa luz.
P. Benac: ¿Qué nos puedes decir del Milagro?.
Jacinta: Todo lo que sé, está escrito en los libros. Conchita es la única a quien la Santísima Virgen reveló el año y el día del Milagro. Yo pedí varias veces a la Virgen que hiciese un milagro para que la gente creyese. Ella nunca me dijo nada acerca del Milagro. Mari Loli también sabe muchos detalles del Aviso.
P. Benac: ¿Recuerdas lo que Nuestra Señora te dijo del Castigo?.
Jacinta: Ella dijo que dependerá del comportamiento de la humanidad. Dijo que será algo terrible si no cambiamos.
P. Benac: ¿Piensas que podría ser una guerra atómica?.
Jacinta: No, no, será algo que viene directamente de Dios. Son los hombres los que causan las guerras.
P. Benac: Me imagino que ese mismo pensamiento es el que motivó a Conchita para decirme en una carta que me escribió:
-- El que las Apariciones son verdaderas o falsas, los hombres no pueden probarlo; será Dios solamente quien lo hará.
Jeff: Dios Nuestro Señor ya ha dado muchas pruebas que están escritas en los libros, y además, los prodigios que vieron los testigos, las curaciones milagrosas, las conversiones, etc.
P. Benac: ¡Que Dios os bendiga, Jacinta y Jeff!, porque estáis  estrechamente asociados a la Obra de Nuestra Señora por la salvación del mundo.
Ahora unas palabras para los trabajadores de Nuestra Señora en la India:
Jeff: Os admiro, queridos trabajadores de nuestra Señora en la India, por el maravilloso trabajo que hacéis extendiendo el Mensaje por todo el país. Estoy seguro que Nuestra Señora os recompensará de todos vuestros esfuerzos, que son para Gloria de Dios.


A.M.G.D


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-