BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




martes, 25 de junio de 2013

El vidente Iván de Medjugorje nos abre una “ventanita” para ver lo que vendrá a la humanidad

En el festejo de los 30 años de las apariciones de Medjugorje, el vidente Iván Dragicevic mencionó algunas cosas que le han sido mostradas por María para los tiempos que se aproximan. Habló de que los sucesos “los veremos”, dando a entender que los verá nuestra generación debido a su proximidad, de que “veremos los cambios físicos que sucederán en el mundo”, dando a entender que se aproximan cambios físicos en la tierra y que llegará un día “en que las cosas nos serán reveladas”, como María se las está revelando a ellos.
Estas frases de Iván no son triviales, en primer término porque las expresó un “instrumento” que en los últimos 30 años ha estado recibiendo mensajes de María, y en segundo lugar, porque nos permite conocer lo que nos va a pasar.

IVAN DRAGICEVIC

Iván Dragicevic nació el 25 de mayo de 1965, tenía 16 años de edad cuando comenzaron las apariciones. Típico niño de su edad, no era particularmente devoto. Sin embargo, cuatro días después de las primeras apariciones su madre encontró un rosario en el bolsillo del pantalón. Las apariciones han forjado un cambio completo en él. Iván es uno de los tres visionarios que siguen teniendo apariciones constantes y ha recibido nueve secretos.
Iván entró en el seminario poco después que comenzaron las apariciones, pero experimentó grandes dificultades, no sólo académicamente, sino también emocionales y espirituales. Expresa Iván: “Durante el tiempo que pasé en el Seminario en Dubrovnik, sufrí mucho, en verdad, mucho, por las relaciones con mis compañeros y profesores. (Los que estaban en el seminario no creían que  Iván viera a Nuestra Señora y por lo tanto se burlaban de él constantemente y lo despreciaban). Respecto a todos los problemas que tenía entonces, la Virgen me dijo: “No te preocupes. Yo te guiaré a través de tu vida.” Nuestra Señora le preguntó a Iván si quería que le mostrara su futuro. “Ella reveló mi futuro hasta mi muerte. Mi futuro personal es mi secreto. Sólo yo lo sé… ahora estoy contento y no tengo miedo, porque sé que me guía…”

PALABRAS DE IVAN EN EL FESTEJO DEL 30 ANIVERSARIO DE LAS APARICIONES

El viernes 24 de junio, en el 30 aniversario de las apariciones de Medjugorje,Ivan Dragicevic dejó de lado su habitual estilo testimonial para elevar la mirada a lo viniente.
“Muchos peregrinos, incluidos los sacerdotes, no comprenden por qué la Virgen viene cada día. ¿Qué me cuenta la Señora todos los días y que le digo yo? En primer lugar debo decir que hablamos mucho. Pero un día cuando las cosas vengan reveladas, comprenderemos, y nuestros ojos se abrirán. Cuando veamos los cambios físicos que sucederán en el mundo comprenderemos porqué venía cada día.
Aquellas palabras no pasaron desapercibidas justo porque no eran esperables. Ivan Dragicevic, siempre pronto a dar testimonio personal sobre su vida, había roto el guión. De repente la imagen de unos tiempos futuros emergió ante todos. En cierto modo se hacía evidente que no se estaba refiriendo en concreto a ninguno de esos 10 secretos que se supone deben ocurrir y que tienen expectantes a tantos. No. Estaba hablando en el contexto de la cotidianidad de los mensajes, de la misteriosa realidad de una Virgen desconcertante que tanto tiene que contar a algunos de sus hijos. Y en ese contexto del por qué viene tanto la Virgen a Medjugorje desveló un aspecto sorprendente.
Porque cuando expresamente dijo “que veremos los cambios físicos que sucederán en el mundo y que comprenderemos” implícitamente dijo otras muchas cosas. De entrada la presumible cercanía de esos sucesos, porque “los veremos”. Y a continuación su sentido positivo, espiritualmente hablando, porque “se nos abrirán los ojos y comprenderemos el porqué de las apariciones.” Porque llegará un día “en que las cosas nos serán reveladas”. Y también anunció los que sucederá “veremos los cambios físicos que sucederán en el mundo”.
Para Ivan comprender ese porqué de las apariciones no es, como pudiera parecer, hacer justicia a unas apariciones tan amadas como odiadas, sino el poder percibir con los ojos del alma la grandeza de la vida de fe. Lo dirá con otras palabras: “El tiempo que tenemos ante nosotros es de una gran responsabilidad. Cada uno es responsable. Cada familia es responsable. Debemos guiar a nuestras familias espiritualmente y basar nuestra vida en las cosas santas del Evangelio. Debemos llevar a la práctica lo que el Evangelio enseña. Este es el mensaje de estos treinta años. No es una novedad, lo sabemos por la Iglesia. Pero no lo vivimos. La Señora nos invita a ser responsables.” Entonces, cuando esos sucesos ocurran y comprendamos esto de un modo evidente, ¿no es cómo decir que la realidad de Dios ya no permanecerá oculta a nuestro entendimiento? ¿Qué se nos hará patente no sólo que Dios estuvo presente estos oscuros años, que la Virgen realmente se apareció, sino que no hay más opción que o Dios o no Dios, y que la elección por Dios abre las puertas al futuro, mientras que la negación de Dios sólo trae la destrucción de todo y todos?”
Algo de esto hay cuando Ivan añada en su discurso estas palabras: “Estas apariciones de la Señora son una alternativa para la humanidad, una nueva llamada, un modo nuevo, un futuro nuevo para la humanidad.” No porque las apariciones de Medjugorje sean un hito mistérico, un súmmum de sobrenaturalidad, sino porque son una catequesis paciente sobre la vida en Dios. Simplemente, ante tanta dificultad y oposición a lo espiritual en este mundo, Medjugorje personifica la paciencia del Cielo para irnos llevando hacia Dios. Así lo explicará Ivan: “Durante algunos años hemos tenido un mensaje cada jueves, después una vez al mes. ¿Por qué? La Señora nos estaba dando tiempo para comprender cada mensaje. Es importante usar bien de nuestro tiempo para vivir los mensajes.” Justo porque la vida es seria y serio es lo que nos jugamos.
Pero hay una novedad latente que hizo saltar el guión de lo previsto por los aires. Sí, no es novedad que al actuar inmoral del hombre le sigan sus terribles consecuencias. Este siglo pasado es buen ejemplo de ello. Y los tiempos presentes amenazan negras nubes en todos los ámbitos. Sí. Esa es la enseñanza primera, que si no nos convertimos todos pereceremos. Pero Ivan Dragicevic ha ido más allá. O más bien, ha desvelado un algo más. “Cuando veamos los cambios físicos que sucederán en el mundo comprenderemos”¿Qué nos tienen reservados los tiempos futuros? Ivan Dragicevic eleva la mirada hacia eso, más allá de las terribles consecuencias de nuestra “irresponsabilidad” si elegimos no-Dios. Porque viene a decir, que a pesar de que podamos ser tan irresponsables (y por esa línea parecen ir los diez secretos de Medjugorje) al final se nos tiene reservado un algo desconcertante que tiene relación con esa presencia casi diaria de la Virgen enseñando a vivir el Evangelio.
Desde luego que las palabras que Ivan Dragicevic dirigió aquel día traen ecos de otros aromas, de otras esperanzas que vienen bien en estos tiempos de tanta dificultad. Ecos, quizá, de aquella otra promesa de María en Fátima de que al final, pase lo que pase, su Corazón Misericordioso triunfará.
Fuentes: SdeT, Cesar Ubibarri para religión en Libertad 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-