BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




jueves, 20 de junio de 2013

Las Posesión Demoníaca de los Niños de Illfurth en Francia (Reconocida por la Iglesia)...

Todo empezó en el otoño de 1864, cuando los dos hijos mayores de la familia, Thibault (9 años) y Joseph (7 años), empezaron a languidecer a ojos vista sin ningún motivo aparente. Los numerosos médicos que se sucedieron para reconocerlos, no encontraron ningún remedio para este debilitamiento espontáneo. Durante este tiempo, los dos niños continuaron languideciendo hasta septiembre de 1865. Entonces se pusieron a comportarse de una forma extraña. ¡Daban vueltas sobre ellos mismos en sus camas, golpeaban violentamente los muebles que les rodeaban o tenían crisis nerviosas antes de derrumbarse completamente exhaustos! Aún más extraño, sus piernas se enrollaban sin que se las pudiese separar. ¡En otros momentos, aparecía en el abdomen de los niños una gran bola que se desplazaba en todos los sentidos antes de desaparecer! ...

Los hechos han sucedido en la segunda mitad del siglo XIX, en el pequeño pueblo de Illfurth (1200 almas en aquella época) que se encuentra cerca de Mulhouse en Alsacia (Francia).
La familia Burner, que entonces ha visto trastornada su vida, era una modesta familia pobre y sin historia en este pueblo. El padre, Joseph, era un vendedor ambulante de cerillas y yescas (substancias inflamables que servían entonces para encender los fuegos). La madre, Marie Anne era una mujer de su casa que se ocupaba de sus cinco niños.
Los niños de comportamiento extraño
Todo empezó en el otoño de 1864, cuando los dos hijos mayores de la familia, Thibault (9 años) y Joseph (7 años), empezaron a languidecer a ojos vista sin ningún motivo aparente. Los numerosos médicos que se sucedieron para reconocerlos, no encontraron ningún remedio para este debilitamiento espontáneo. Durante este tiempo, los dos niños continuaron languideciendo hasta septiembre de 1865.
Entonces se pusieron a comportarse de una forma extraña. ¡Daban vueltas sobre ellos mismos en sus camas, golpeaban violentamente los muebles que les rodeaban o tenían crisis nerviosas antes de derrumbarse completamente exhaustos!
Aún más extraño, sus piernas se enrollaban sin que se las pudiese separar. ¡En otros momentos, aparecía en el abdomen de los niños una gran bola que se desplazaba en todos los sentidos antes de desaparecer!
Thibault, el mayor, contaba terribles visiones de un ser de pesadilla visible únicamente por él, que tenía el cuerpo cubierto de plumas, sus manos eran garras y tenía un pico de pato. Frecuentemente, se volvía completamente histérico (de veinte a treinta veces al día) y parecía luchar con este ser invisible que trataba, según decía, de estrangularlo.
¡Lo más curioso era que frecuentemente se encontraba en las ropas del niño, tras sus luchas encarnizadas, algunas plumas que desprendían un hedor espantoso, mezcladas con una planta parecida a una hierba acuática!
Con el tiempo, el suelo de la habitación se fue cubriendo de una densa capa de estas plumas diabólicas que hacían la atmósfera irrespirable y que la familia eliminó quemándolas. ¡Sorprendentemente, ellas no dejaban cenizas!
A veces, los dos niños eran víctimas de poltergueits (espíritus dañinos): ¡entonces, eran proyectados violentamente de sus sillas o se ponían a flotar por encima del suelo! Pintaban horribles caras de demonios en las paredes, con las que se ponían a hablar y a jugar.
Un caso comprobado de posesión
El cura del pueblo, el Sr. Briey, considerado como un hombre santo, concluyó que se trataba de un caso de posesión, porque, además de las extrañas manifestaciones que golpeaban a los dos niños, estos se ponían a blasfemar frecuentemente, entraban en cóleras espantosas a la vista del crucifijo o del agua bendita. ¡Cuando se pronunciaba el nombre de la Virgen María, de Jesucristo o de la Santa Trinidad, los niños se ponían a gritar de terror! Si estando dormidos se les ponía un rosario sobre su cama, se despertaban de sobresalto y se escondían en lo más profundo de su cama.
Para el buen reverendo, no había lugar a dudas. Los dos niños estaban poseídos.
Además, los dos niños, pese a no haber estado muy escolarizados, se ponían a hablar en diferentes lenguas: en francés, inglés, en latín y en varios dialectos de otras provincias francesas o españolas cuando, en realidad, jamás habían salido de su Alsacia natal ni escuchado estas lenguas. El don de las lenguas es un fenómeno bastante habitual en los casos de posesión.
Niños en las garras de cuatro demonios
El caso acabó por atraer a Illfurth a numerosas luminarias de la Iglesia y del mundo científico, que quedaban perplejos ante este fenómeno excepcional. No obstante, a fuerza de preguntar a los niños, acabaron por saber que los dos estaban poseídos por dos demonios cada uno.
Thibault estaba poseído por dos seres maléficos que pretendían llamarse Ypès y Orobas, el primero declaraba que mandaba 71 legiones demoníacas.
En cuanto a Joseph, era la víctima de un demonio cuyo nombre era Solalethiel, mientras que el segundo ser demoníaco que poseía al infortunado niño, no reveló jamás su nombre.
Su punto en común era tener un terror al nombre de la Virgen María y que se lamentaban de haber sido expulsados del Paraíso.
Sorprendentes dones de videncia
Los niños manifestaron también, en varias ocasiones, ciertos dones de videncia. Entre los científicos y los eclesiásticos desplegados al lado de los niños, el profesor Lachemann, de la Congregación de los Frailes de María, de Sankt Pilt, jugó un papel importante. Cuando le preguntaba a Thibault sobre el Abad Jean Bochelen, nativo de Illfurth, fusilado en 1798 por los revolucionarios colmarienses, oye decir por la boca del niño: « Yo no quiero saber nada de él. ¡En treinta años, se hablará mucho de él cuando se le exhumará! » ¡Efectivamente, en 1897, o sea, treinta años exactamente más tarde, saldría un libro escrito por el cura Soltner, tirulado « Jean Bochelen, último mártir alsaciano de la gran revolución » y será erigido un monumento en su memoria en el mismo Illfurth!
Del mismo modo y en varias ocasiones, anunciaron las muertes de algunos habitantes del pueblo. En una ocasión, justo antes de la muerte de una cierta Sra. Müller, Thibault se arrodilló a los pies de su cama para tocar las campanas invisibles de la muerte. En otra ocasión, cuando repite la misma ceremonia, se le preguntó la razón.
El declaró « Yo toco las campanas para Gregor Kunegel : » Cuando la hija de este le respondió con escepticismo y enfado que su padre no estaba enfermo, él replicó: « ¡Acaba de tener una caída! Ve a verlo tú misma ». Esta sombría predicción se reveló exacta. El hombre acababa de caer de un andamio.
 
¡Demonios muy difíciles de desalojar!
 
Tras una primera tentativa infructuosa de exorcismo en Suiza, el Obispo de Estrasburgo, Monseñor Raess, envió en abril de 1869 tres teólogos a Illfurth. Ellos confirmaron el caso de posesión y aconsejaron aislar a Thibault en un monasterio. En septiembre del mismo año, el Obispo de Estrasburgo decidió enviar al niño al orfanato de Saint-Charles de Schiltigheim en las afueras de Estrasburgo.
Uno de los demonios que afirmaba habitar en el infierno después de que el Arcángel San Miguel lo echase, presumía de haber estado presente en la crucifixión de Cristo. El 3 de octubre de 1869 empezó un exorcismo que duró dos días y que precisó la presencia de once religiosos. Sólo después de una última invocación a la Virgen Maria, el pequeño Thibault cayó al suelo, liberado para siempre de la influencia maléfica.
En cuanto al exorcismo de Joseph, siempre en Illfurth, se desarrolló el 27 de octubre de 1869 en la capilla de Burnkirch, uno de los más antiguos santuarios de Alsacia, bajo la dirección de Sr. Brey, el cura de Illfurth. ¡Como en el caso de Thibault, los demonios no soltaron presa más que después de numerosas horas y siempre con la evocación de la Virgen María!
Finalmente, se precisaron no menos de cuatro años para que los dos hermanos fuesen liberados de la influencia demoníaca. Los dos hermanos no pudieron sobrevivir mucho tiempo a las terribles pruebas físicas y psicológicas que habían padecido. Thibaut murió en 1871 a la edad de dieciséis años. Joseph sobrevivió hasta 1882.
Hacia 1870, los feligreses de Illfurth cotizaron para erigir una columna de piedra coronada por una estatua de la Virgen María enfrente a la antigua granja de los Burner, hoy destruida.

2 comentarios:

  1. Gracias, Claudio, por este post y aquel sobre los nombres de demonios, muy utiles para combatirlos en Nombre de Jesus. Dios te bendiga!

    Mikhail

    ResponderEliminar
  2. Rouco, firme, con los 8 exorcistas de Madrid: «Estos casos se dan con una frecuencia llamativa» Javier Lozano/Libertad Digital

    El cardenal de Madrid habla por primera vez del equipo de 8 exorcistas diocesanos. Hay casos, dice, en que «los psiquiatras se muestran impotentes». Es «misión de la Iglesia».

    El arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, finalmente ha hablado sobre la decisión que ha tomado de nombrar a ocho exorcistas para su diócesis debido al gran número de peticiones que les llegaban ante posibles casos de actividad demoníaca.

    (Esta decisión la adelantó en exclusiva y con detalle ReligiónEnLibertad aquí).

    En el Nueva Economía Fórum el cardenal habló en público por primera vez sobre el tema, y dijo mostrarse sorprendido ante "tanto interés" frente a un público "normalmente escéptico en estos asuntos".

    Sobre el nombramiento de los exorcistas para Madrid dijo que "esa medida tiene que ver con un aspecto concreto de la misión de la Iglesia". Así, Rouco Varela explicó que hay casos "que van más allá de los psiquiatras, que se muestran impotentes, y que suponen una ruptura en la vida de las personas".

    "Estos casos se dan, y se dan con una frecuencia llamativa", sentenció el arzobispo de Madrid.

    De este modo, el cardenal español de 77 años explicó que el nombrar ocho exorcistas tiene relación con la organización territorial de la diócesis, dividida a su vez en ocho vicarías. Cada exorcista estaría a cargo de una vicaría. Aún así, Rouco Varela recordó que Madrid es una diócesis enorme con más de tres millones de personas.

    Trabajan con un equipo de psiquiatras Estos ocho sacerdotes elegidos por el arzobispo han estado recibiendo durante este tiempo una formación acelerada debido a las peticiones habidas. El coordinador de este nuevo equipo es el obispo auxiliar de Madrid, César Franco.

    Sin embargo, estos nuevos exorcistas no trabajarán solos sino que contarán con un equipo de psiquiatras que les ayudarán a descartar los casos en los que el problema sea psiquiátrico y así favorecer la atención a quien lo necesite actuando con total rigurosidad.

    Además de la formación teológica y pastoral, estos ocho sacerdotes deberán especializarse y estudiar a fondo el mundo de las drogas y de las sectas puesto que pueden tener relación directa con los posibles casos a tratar

    A

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-