BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




sábado, 3 de agosto de 2013

Fieles divorciado​s vueltos a casar y la participac​ión en la vida de la Iglesia.

La cuestión de la pastoral de los fieles divorciados vueltos a casar es uno de los problemas más sentidos en la Iglesia, hoy.
Desde los tiempos de los apóstoles, la Iglesia ha tenido que enfrentarse con distintas formas de problemas matrimoniales. Los Padres de la Iglesia han procurado resolverlos, caso por caso, teniendo en cuenta la enseñanza evangélica de la indisolubilidad del matrimonio y situaciones concretas, a veces muy difíciles.
En el segundo milenio, el derecho canónico ha podido establecer ulteriormente la praxis de la Iglesia en el campo matrimonial y ha dado también indicaciones concretas para aquellos fieles que se encuentran en situaciones irregulares; entre éstas, la de los fieles divorciados vueltos a casar es particularmente compleja.
Bien se sabe que en las últimas décadas ha aumentado el número de católicos que recurren al divorcio, legalizado en muchos países, y contraen civilmente una nueva unión. Por tanto, el Magisterio de la Iglesia ha tenido que precisar los principios doctrinales que deben guiar e iluminar toda acción pastoral referente a dichos fieles.
Por otra parte, es necesario iluminar a los fieles interesados a fin de que no crean que su participación en la vida de la Iglesia se reduce exclusivamente a la cuestión de la recepción de la Eucaristía. Se debe ayudar a los fieles a profundizar su comprensión del valor de la participación al sacrificio de Cristo en la Misa, de la comunión espiritual(13), de la oración, de la meditación de la palabra de Dios, de las obras de caridad y de justicia(14).

El Sumo Pontífice Juan Pablo II, durante la audiencia concedida al Cardenal Prefecto, ha aprobado la presente Carta, acordada en la reunión ordinaria de esta Congregación, y ha ordenado que se publique.
 
CONGREGACIÓN PARA LA DOCTRINA DE LA FE

CARTA A LOS OBISPOS
DE LA IGLESIA CATÓLICA
SOBRE LA RECEPCIÓN
DE LA COMUNIÓN EUCARÍSTICA
POR PARTE DE LOS FIELES
DIVORCIADOS QUE SE HAN VUELTO A CASAR


Excelencia Reverendísima:
1. El Año Internacional de la Familia constituye una ocasión muy importante para volver a descubrir los testimonios del amor y solicitud de la Iglesia por la familia(1) y, al mismo tiempo, para proponer de nuevo la inestimable riqueza del matrimonio cristiano que constituye el fundamento de la familia.
2. En este contexto merecen una especial atención las dificultades y los sufrimientos de aquellos fieles que se encuentran en situaciones matrimoniales irregulares(2). Los pastores están llamados, en efecto, a hacer sentir la caridad de Cristo y la materna cercanía de la Iglesia; los acogen con amor, exhortándolos a confiar en la misericordia de Dios y, con prudencia y respeto, sugiriéndoles caminos concretos de conversión y de participación en la vida de la comunidad eclesial(3).
3. Conscientes sin embargo de que la auténtica comprensión y la genuina misericordia no se encuentran separadas de la verdad(4), los pastores tienen el deber de recordar a estos fieles la doctrina de la Iglesia acerca de la celebración de los sacramentos y especialmente de la recepción de la Eucaristía. Sobre este punto, durante los últimos años, en varias regiones se han propuesto diversas soluciones pastorales según las cuales ciertamente no sería posible una admisión general de los divorciados vueltos a casar a la Comunión eucarística, pero podrían acceder a ella en determinados casos, cuando según su conciencia se consideraran autorizados a hacerlo. Así, por ejemplo, cuando hubieran sido abandonados del todo injustamente, a pesar de haberse esforzado sinceramente por salvar el anterior matrimonio, o bien cuando estuvieran convencidos de la nulidad del anterior matrimonio, sin poder demostrarla en el foro externo, o cuando ya hubieran recorrido un largo camino de reflexión y de penitencia, o incluso cuando por motivos moralmente válidos no pudieran satisfacer la obligación de separarse.
En algunas partes se ha propuesto también que, para examinar objetivamente su situación efectiva, los divorciados vueltos a casar deberían entrevistarse con un sacerdote prudente y experto. Su eventual decisión de conciencia de acceder a la Eucaristía, sin embargo, debería ser respetada por ese sacerdote, sin que ello implicase una autorización oficial.
En estos casos y otros similares se trataría de una solución pastoral, tolerante y benévola, para poder hacer justicia a las diversas situaciones de los divorciados vueltos a casar.
4. Aunque es sabido que análogas soluciones pastorales fueron propuestas por algunos Padres de la Iglesia y entraron en cierta medida incluso en la práctica, sin embargo nunca obtuvieron el consentimiento de los Padres ni constituyeron en modo alguno la doctrina común de la Iglesia, como tampoco determinaron su disciplina. Corresponde al Magisterio universal, en fidelidad a la Sagrada Escritura y a la Tradición, enseñar e interpretar auténticamente el depósito de la fe.
Por consiguiente, frente a las nuevas propuestas pastorales arriba mencionadas, esta Congregación siente la obligación de volver a recordar la doctrina y la disciplina de la Iglesia al respecto. Fiel a la palabra de Jesucristo(5), la Iglesia afirma que no puede reconocer como válida esta nueva unión, si era válido el anterior matrimonio. Si los divorciados se han vuelto a casar civilmente, se encuentran en una situación que contradice objetivamente a la ley de Dios y por consiguiente no pueden acceder a la Comunión eucarística mientras persista esa situación(6).
Esta norma de ninguna manera tiene un carácter punitivo o en cualquier modo discriminatorio hacia los divorciados vueltos a casar, sino que expresa más bien una situación objetiva que de por sí hace imposible el acceso a la Comunión eucarística: «Son ellos los que no pueden ser admitidos, dado que su estado y situación de vida contradicen objetivamente la unión de amor entre Cristo y la Iglesia, significada y actualizada en la Eucaristía. Hay además otro motivo pastoral: si se admitieran estas personas a la Eucaristía los fieles serían inducidos a error y confusión acerca de la doctrina de la Iglesia sobre la indisolubilidad del matrimonio»(7).
Para los fieles que permanecen en esa situación matrimonial, el acceso a la Comunión eucarística sólo se abre por medio de la absolución sacramental, que puede ser concedida «únicamente a los que, arrepentidos de haber violado el signo de la Alianza y de la fidelidad a Cristo, están sinceramente dispuestos a una forma de vida que no contradiga la indisolubilidad del matrimonio. Esto lleva consigo concretamente que cuando el hombre y la mujer, por motivos serios, -como, por ejemplo, la educación de los hijos- no pueden cumplir la obligación de la separación, "asumen el compromiso de vivir en plena continencia, o sea de abstenerse de los actos propios de los esposos"»(8). En este caso ellos pueden acceder a la Comunión eucarística, permaneciendo firme sin embargo la obligación de evitar el escándalo.
5. La doctrina y la disciplina de la Iglesia sobre esta materia han sido ampliamente expuestas en el período post-conciliar por la Exhortación Apostólica Familiaris consortio. La Exhortación, entre otras cosas, recuerda a los pastores que, por amor a la verdad, están obligados a discernir bien las diversas situaciones y los exhorta a animar a los divorciados que se han casado otra vez para que participen en diversos momentos de la vida de la Iglesia. Al mismo tiempo, reafirma la praxis constante y universal, «fundada en la Sagrada Escritura, de no admitir a la Comunión eucarística a los divorciados vueltos a casar»(9), indicando los motivos de la misma. La estructura de la Exhortación y el tenor de sus palabras dejan entender claramente que tal praxis, presentada como vinculante, no puede ser modificada basándose en las diferentes situaciones.
6. El fiel que está conviviendo habitualmente «more uxorio» con una persona que no es la legítima esposa o el legítimo marido, no puede acceder a la Comunión eucarística. En el caso de que él lo juzgara posible, los pastores y los confesores, dada la gravedad de la materia y las exigencias del bien espiritual de la persona(10) y del bien común de la Iglesia, tienen el grave deber de advertirle que dicho juicio de conciencia riñe abiertamente con la doctrina de la Iglesia(11). También tienen que recordar esta doctrina cuando enseñan a todos los fieles que les han sido encomendados.
Esto no significa que la Iglesia no sienta una especial preocupación por la situación de estos fieles que, por lo demás, de ningún modo se encuentran excluidos de la comunión eclesial. Se preocupa por acompañarlos pastoralmente y por invitarlos a participar en la vida eclesial en la medida en que sea compatible con las disposiciones del derecho divino, sobre las cuales la Iglesia no posee poder alguno para dispensar(12). Por otra parte, es necesario iluminar a los fieles interesados a fin de que no crean que su participación en la vida de la Iglesia se reduce exclusivamente a la cuestión de la recepción de la Eucaristía. Se debe ayudar a los fieles a profundizar su comprensión del valor de la participación al sacrificio de Cristo en la Misa, de la comunión espiritual(13), de la oración, de la meditación de la palabra de Dios, de las obras de caridad y de justicia(14).
7. La errada convicción de poder acceder a la Comunión eucarística por parte de un divorciado vuelto a casar, presupone normalmente que se atribuya a la conciencia personal el poder de decidir en último término, basándose en la propia convicción(15),sobre la existencia o no del anterior matrimonio y sobre el valor de la nueva unión. Sin embargo, dicha atribución es inadmisible(16). El matrimonio, en efecto, en cuanto imagen de la unión esponsal entre Cristo y su Iglesia así como núcleo basilar y factor importante en la vida de la sociedad civil, es esencialmente una realidad pública.
8. Es verdad que el juicio sobre las propias disposiciones con miras al acceso a la Eucaristía debe ser formulado por la conciencia moral adecuadamente formada. Pero es también cierto que el consentimiento, sobre el cual se funda el matrimonio, no es una simple decisión privada, ya que crea para cada uno de los cónyuges y para la pareja una situación específicamente eclesial y social. Por lo tanto el juicio de la conciencia sobre la propia situación matrimonial no se refiere únicamente a una relación inmediata entre el hombre y Dios, como si se pudiera dejar de lado la mediación eclesial, que incluye también las leyes canónicas que obligan en conciencia. No reconocer este aspecto esencial significaría negar de hecho que el matrimonio exista como realidad de la Iglesia, es decir, como sacramento.
9. Por otra parte la Exhortación Familiaris consortio, cuando invita a los pastores a saber distinguir las diversas situaciones de los divorciados vueltos a casar, recuerda también el caso de aquellos que están subjetivamente convencidos en conciencia de que el anterior matrimonio, irreparablemente destruido, jamás había sido válido(17). Ciertamente es necesario discernir a través de la vía del fuero externo establecida por la Iglesia si existe objetivamente esa nulidad matrimonial. La disciplina de la Iglesia, al mismo tiempo que confirma la competencia exclusiva de los tribunales eclesiásticos para el examen de la validez del matrimonio de los católicos, ofrece actualmente nuevos caminos para demostrar la nulidad de la anterior unión, con el fin de excluir en cuanto sea posible cualquier diferencia entre la verdad verificable en el proceso y la verdad objetiva conocida por la recta conciencia(18).
Atenerse al juicio de la Iglesia y observar la disciplina vigente sobre la obligatoriedad de la forma canónica en cuanto necesaria para la validez de los matrimonios de los católicos es lo que verdaderamente ayuda al bien espiritual de los fieles interesados. En efecto, la Iglesia es el Cuerpo de Cristo y vivir en la comunión eclesial es vivir en el Cuerpo de Cristo y nutrirse del Cuerpo de Cristo. Al recibir el sacramento de la Eucaristía, la comunión con Cristo Cabeza jamás puede estar separada de la comunión con sus miembros, es decir con la Iglesia. Por esto el sacramento de nuestra unión con Cristo es también el sacramento de la unidad de la Iglesia. Recibir la Comunión eucarística riñendo con la comunión eclesial es por lo tanto algo en sí mismo contradictorio. La comunión sacramental con Cristo incluye y presupone el respeto, muchas veces difícil, de las disposiciones de la comunión eclesial y no puede ser recta y fructífera si el fiel, aunque quiera acercarse directamente a Cristo, no respeta esas disposiciones.
10. De acuerdo con todo lo que se ha dicho hasta ahora, hay que realizar plenamente el deseo expreso del Sínodo de los Obispos, asumido por el Santo Padre Juan Pablo II y llevado a cabo con empeño y con laudables iniciativas por parte de Obispos, sacerdotes, religiosos y fieles laicos: con solícita caridad hacer todo aquello que pueda fortalecer en el amor de Cristo y de la Iglesia a los fieles que se encuentran en situación matrimonial irregular. Sólo así será posible para ellos acoger plenamente el mensaje del matrimonio cristiano y soportar en la fe los sufrimientos de su situación. En la acción pastoral se deberá cumplir toda clase de esfuerzos para que se comprenda bien que no se trata de discriminación alguna, sino únicamente de fidelidad absoluta a la voluntad de Cristo que restableció y nos confió de nuevo la indisolubilidad del matrimonio como don del Creador. Será necesario que los pastores y toda la comunidad de fieles sufran y amen junto con las personas interesadas, para que puedan reconocer también en su carga el yugo suave y la carga ligera de Jesús(19). Su carga no es suave y ligera en cuanto pequeña o insignificante, sino que se vuelve ligera porque el Señor -y junto con él toda la Iglesia- la comparte. Es tarea de la acción pastoral, que se ha de desarrollar con total dedicación, ofrecer esta ayuda fundada conjuntamente en la verdad y en el amor.
Unidos en el empeño colegial de hacer resplandecer la verdad de Jesucristo en la vida y en la praxis de la Iglesia, me es grato confirmarme de su Excelencia Reverendísima devotísimo en Cristo
Joseph Card. Ratzinger
Prefecto
+ Alberto Bovone
Arzobispo tit. de Cesarea de Numidia
Secretario
El Sumo Pontífice Juan Pablo II, durante la audiencia concedida al Cardenal Prefecto ha aprobado la presente Carta, acordada en la reunión ordinaria de esta Congregación, y ha ordenado que se publique.
Roma, en la sede la Congregación para la Doctrina de la Fe, 14 de septiembre de 1994, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.

(1) Cf. JUAN PABLO II, Carta a las Familias (2 de febrero de 1994), n. 3.
(2) Cf. JUAN PABLO II, Exhort. apost. Familiaris consortio nn. 79-84: AAS 74 (1982) 180-186.
(3) Cf. Ibid., n. 84: AAS 74 (1982) 185; Carta a las Familias, n. 5; Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1651.
(4) Cf. PABLO VI, Encicl. Humanae vitae, n. 29: AAS 60 (1968) 501; JUAN PABLO II, Exhort. apost. Reconciliatio et paenitentia, n. 34: AAS 77 (1985) 272; Encicl. Veritatis splendor, n. 95: AAS 85 (1993) 1208.
(5) Mc 10,11-12: "Quien repudie a su mujer y se case con otra, comete adulterio contra aquélla; y si ella repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio".
(6) Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1650; cf. también n. 1640 y Concilio de Trento, sess. XXIV: DS 1797-1812.
(7) Exhort. Apost. Familiaris consortio, n. 84: AAS 74 (1982) 185-186.
(8) Ibid, n. 84: AAS 74 (1982) 186; cf. JUAN PABLO II, Homilía para la clausura del VI Sínodo de los Obispos, n. 7: AAS 72 (1980) 1082.
(9) Exhort. Apost. Familiaris consortio, n.84: AAS 74 (1982) 185.
(10) Cf. I Co 11, 27-29.
(11) Cf. Código de Derecho Canónico, can. 978 § 2.
(12) Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, n. 1640.
(13) Cf. CONGREGACION PARA LA DOCTRINA DE LA FE, Carta a los Obispos de la Iglesia Católica sobre algunas cuestiones relativas al Ministro de la Eucaristía, III/4: AAS 75 (1983) 1007; STA TERESA DE AVILA, Camino de perfección, 35,1; S. ALFONSO M. DE LIGORIO, Visitas al Santísimo Sacramento y a María Santísima.
(14) Cf. Exhort. apost. Familiaris consortio, n. 84: AAS 74 (1982) 185.
(15) Cf. Encicl. Veritatis splendor, n. 55: AAS 85 (1993) 1178.
(16) Cf. Código de Derecho Canónico, can. 1085 § 2.
(17) Cf. Exhort. apost. Familiaris Consortio, n. 84: AAS 74 (1982) 185.
(18) Cf. Código de Derecho Canónico cann. 1536 § 2 y 1679 y Código de los cánones de las Iglesias Orientales cann. 1217 § 2 y 1365, acerca de la fuerza probatoria de las declaraciones de las partes en dichos procesos.
(19) Cf. Mt 11,30.
 
A MAYOR GLORIA DE DIOS

12 comentarios:

  1. POR QUE LA IGLESIA CATOLICA, DICE DIVORCIADOS?, YO ENTIENDO QUE LOS QUE SE CASAN POR LA IGLESIA CATOLICA ES HASTA QUE LA MUERTE LOS SEPARE, Y ME PARECE QUE EN LA IGLESIA CATOLICA NO HAY DIVORCIO, SINO SEPARACION, EN DONDE HAY DIVORCIO ES EN EL CASAMIENTO CIVIL. ENTONCES LOS QUE SE CASAN POR LA IGLESIA CATOLICA, Y SE SEPARAN, Y EL HOMBRE Y MUJER RESPECTIVOS SE VUELVEN A CASAR POR LO CIVIL CON OTRO HOMBRE Y MUJER RESPECTIVAMENTE, ENTONCES, SE ENTIENDE QUE CAEN EN ADULTERIO, Y POR LO TANTO YA NO PUEDEN RECIBIR LA COMUNION SACRAMENTAL, AUNQUE SI PUEDEN IR A LA MISA, ORAR, MEDITAR LA BIBLIA, Y SI PUEDEN TAMBIEN HACER COMUNION ESPIRITUAL. POR LO TANTO HASTA QUE UNO DE LOS DOS QUE SE CASARON POR LA IGLESIA(HOMBRE Y MUJER), SE MUERA, NO SE PODRA CASAR EL OTRO (SEA EL HOMBRE O MUJER) POR LA IGLESIA CON EL QUE SE CASO POR LO CIVIL, Y ASI SI PUEDE CONFESARSE Y RECIBIR LA SAGRADA COMUNION SACRAMENTAL, Y DEJA ESTAR EN ADULTERIO. ESTO ES LO QUE YO ENTIENDO DE TODO ESTO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. TAMBIEN MUY MAL EL TÉRMINO "VUELTOS A CASAR" CREA CONFUSION, YA TODO PARECE IGUAL,QUE RARO QUE EL PROPIO VATICANO UTILICE ESA PALABRA.ES VUELTOS A UNION LIBRE, NO A CASAR,NO HAY SACRAMENTO , NO ESTAN CASADOS DE NUEVO.CUAL ES EL PROPOSITO DE QUERER HACER SIMILAR LAS DOS SITUACIONES CON PALABRAS EQUIVOCADAS ???

      Eliminar
    2. PERO QUE SUCEDE CUANDO UNO DE LOS CONYUGES DECIDE ABANDONAR A LA LA PAREJA ,YA SEA POR CUESTIONES ECONOMICAS O INFIDELIDAD ETC?. YO CREO QUE EL CONYUGE QUE FUE ABANDONADO TIENE DERECHO DE REHACER SU VIDA SENTIMENTAL Y LA QUE ABANDONO SU PAREJA NO¡
      TIENE QUE HABER ALGO QUE SI PERMITA LA IGLESIA A ACEPTAR LA NUEVA UNION DEL QUE FUE ABANDONADO. PORQUE SE DA LA SIRCUNSTANCIA DEL QUE FUE ABANDONADO LUCHO POR SALVAR EL MATRIMONIO SIN QUE LA QUE LA ABANDONO EL MATRIMONIO YA NO CREYERA EL EL SACRAMENTO.ENTONCES SE DEBERIA DE DAR UNA OPORTUNIDAD DE ACEPTAR LA NUEVA UNION DEL QUE FUE ABANDONADO Y DE LA QUE ABANDONO EL MATRIMONIO NO..

      Eliminar
    3. --------------------------------------------------------------------------------
      Marcos 10:11 Y El les dijo: Cualquiera que se divorcie de su mujer y se case con otra, comete adulterio contra ella;
      --------------------------------------------------------------------------------
      Lucas 16:18 Todo el que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio; y el que se casa con la que está divorciada del marido, comete adulterio.
      --------------------------------------------------------------------------------
      1 Corintios 7:10 A los casados instruyo, no yo, sino el Señor: que la mujer no debe dejar al marido
      --------------------------------------------------------------------------------
      1 Corintios 7:11 (pero si lo deja, quédese sin casar, o de lo contrario que se reconcilie con su marido), y que el marido no abandone a su mujer.
      --------------------------------------------------------------------------------

      Eliminar
    4. Al anónimo 16:10 le digo que, con ese criterio se intenta trampear o engañar a DIOS. Uno elige y que se haga responsable de lo que eligió, para eso DIOS nos dio inteligencia y razón, para poder emplearla y darnos cuenta sobre las decisiones que tomamos. Dijo Jesús: "Por sus frutos los conoceréis". Ahora, si no lo conoces es porque no empleaste bien los dones. Dice la biblia: "Cuando el corazón apetece una cosa, el entendimiento INVENTA UNA TEORÍA para poder justificar". Eso es lo que estas haciendo HERMANO... Parece que no te queres sacrificar en nada y pasarla bonito, distinto a JESÚS que se la pasó sufriendo y sacrificando por los hombres, hasta dar hasta la última gota de sangre y siendo INOCENTE. Veo que vos no queres hacer lo que hizo JESÚS sino lo que te parece. Ve y has lo que tengas que hacer entonces... como le dijo Jesús a Judas en la última cena.

      Eliminar
    5. El divorciado que forme una nueva pareja, NO puede comulgar, sean cuales sean las razones por las cuales se divorció. Comete adulterio si lo hace, por consiguiente, está en pecado mortal.

      Eliminar
    6. para el anonimo 19:58 y que harias tu si tu pareja te abandonar y te dejara solo o sola? te quedarias asi por el reto de tu vida esperando la muerte por cumplir un voto que el la otra persona rompio o reharias tu vida con otra persona? yo creo que reharias tu vida con otra persona,pues de todas creo que dios en su infnita misericordia entenderia la situacion mas no de la persona que decidio romper el sacramento, lo que dijo el anonimo 16:10 no se siente como justificacion ni inventa teoria habria que estar en sus zapatos para saber lo que siente has estado tu en sus zapatos??? es facil criticar y hasta mencionar a cristo y su dolor y tratar de moldeal sus sufrimiento a este tipo de circunstancias pero que tal si te tocara esta situacion algun dia tendrias la misma pensar?¡ creo que no? en ves de jusgar hay que tratar de dar ha entender con delicadesa este tipo de circunstancia y no dar un veredicto a la ligera y frio. no caigamos en condenar a los demas a la ligera con escirtos biblicos quizas tu no estas en esta situacion o lo estaras pero todos tarde o temprano pasaran por estas dificultades...

      Eliminar
    7. BUSQUEN QUE HIZO DIOS CON LA PRIMERA ESPOSA DE ADAN. Y EN LA BIBLIA DE JERUSALEN Isaías 34:14:

      Eliminar
    8. al anonimo 14:30 ( digo porque les da verguenza poner sus nombres???? y esto va para todos..jeje) lo que dijo el anonimo 19:58 esta en a biblia.....es lo deseado por Dios en el caso de un divorcio.(que ya no se casen).ahora su infinita misericordia obvio que es infinita... y a El le tocara juzgar,,,,,,ademas tambien hay que ver que como dijo San Pablo:::: ""de que se ande quemando, pues mejor casese"" cada quien se conoce el temperamento....pero!! lo que viene en a biblia sobre el tema es lo excelente!!!.....Bendiciones cuquis.

      Eliminar
  2. VATICANO, 06 Oct. 04 / 10:42 am (ACI).- Al comentar el Salmo 44, “La reina y la esposa”, durante la audiencia general de este miércoles, el Papa Juan Pablo II señaló que el matrimonio es un signo del amor de Dios por la humanidad.
    El Santo Padre dijo ante 13.000 personas que este canto nupcial “lo podemos dedicar a todas las parejas que viven con intensidad y frescura interior su matrimonio, signo del ‘gran misterio’ del amor del Padre a la humanidad y de Cristo a su Iglesia”.
    http://www.aciprensa.com/noticias/el-matrimonio-es-signo-del-amor-de-dios-por-la-humanidad-dice-el-papa/
    "Pero está totalmente fuera de los límites de la libertad del hombre la naturaleza del matrimonio, de tal suerte que si alguien ha contraído ya matrimonio se halla sujeto a sus leyes y propiedades esenciales. Por obra, pues, del matrimonio, se juntan y se funden las almas aún antes y más estrechamente que los cuerpos, y esto no con un afecto pasajero de los sentidos o del espíritu, sino con una determinación firme y deliberada de las voluntades; y de esta unión de las almas surge, porque así lo ha establecido Dios, un vínculo sagrado e inviolable."
    (Pío XII, Casti Connubii, 3)

    EL MATRIMONIO ES UNA ALIANZA
    San Pablo llama al matrimonio "gran misterio" porque es una alianza tan fuerte y verdadera que simboliza y es signo de la Nueva Alianza de Dios con los hombres, realizada por Cristo en la Redención. La Iglesia es el fruto de la salvación obrada por Jesucristo. La unión de Cristo con la Iglesia es también una comunidad de amor y de vida a un nivel espiritual. Cristo es la cabeza de la Iglesia. La Iglesia está sujeta a Cristo, y éste da su vida por la Iglesia, la alimenta, la purifica y santifica haciendo de los miembros de la Iglesia miembros de su propio Cuerpo de un modo místico.
    El matrimonio cristiano simboliza la unidad de Cristo con la Iglesia, y el amor indisoluble que les une. La santidad de la Iglesia es producto de esa unión. El matrimonio cristiano supera al matrimonio natural porque recibe la santidad y la gracia de Cristo que lo enaltece y purifica.
    "Las casadas estén sujetas a sus maridos como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia y salvador de su cuerpo.
    "Y como la Iglesia está sujeta a Cristo, así las mujeres a sus maridos en todo.
    "Vosotros, los maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella para santificarla, purificándola, mediante el lavado del agua con la palabra, a fin de presentarse a sí gloriosa, sin mancha o arruga o cosa semejante, sino santa e intachable.
    "Los maridos deben amar a sus mujeres como a su propio cuerpo. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama, y nadie aborrece jamás su propia carne, sino que la alimenta y la abriga, como Cristo a la Iglesia, porque somos miembros de su cuerpo.
    ""Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán dos en una carne." Gran misterio es éste, pero yo lo aplico a Cristo y a la Iglesia."
    (Ef. 5, 22-23)

    Juan Pablo II expresa así este gran misterio: "El matrimonio de los bautizados se convierte así en el símbolo real de la nueva y eterna Alianza, sancionada por la sangre de Cristo. El Espíritu que infunde el Señor renueva el corazón y hace al hombre y la mujer capaces de amarse como Cristo nos amó. El amor conyugal alcanza de este modo la plenitud a que está ordenado interiormente: la caridad conyugal, que es el modo propio y específico con que los esposos participan y están llamados a vivir la misma caridad de Cristo que se dona sobre la cruz" (FC, 13)
    http://perso.wanadoo.es/enriquecases/historia_iglesia/14.htm

    ResponderEliminar
  3. mateo 5.32 y 19. 9, ademas el viejo testamento permitía sacarse de encima a la mujer con una simple carta de repudio, por eso jesus lo limita a solo en los casos de inmoralidad sexual VER MATEO 5.32 19.9. , lo hace por misericordia, a fin de darle cierta protección a la mujer y que no se la tire a la calle con una simple carta de repudio.
    dejen se de joder con eso del matrimonio eterno, vallan a leer la biblia integralmente !!!
    aahh, otra cosa, para todos los curitas anonimos que escriben del tema, por que no salen a laborar, a ver un poco la realidad, eso de una iglesia para si y en si ya fue !!! A CAMINAR LA CALLE !!!!
    Hoy la mayoría de la gente sabe leer, los fieles también tienen derecho a interpretar la palabra de DIOS.

    ResponderEliminar
  4. ¿TE SUMAS?
    Los días 1, 2 y 3 de Octubre serán las reuniones del Consejo de Cardenales con el papa Francisco, este grupo más que selecto de cardenales tendrá la función de asesorar al sumo Pontífice en la reforma de la curia de El Vaticano.
    Estos 8 súper asesores quizás traten algunas otras cosas en sus encuentros, ya que la velocidad que le está imprimiendo el Papa a su gestión es más que una invitación al impulso y entre esos temas latentes está la situación de los divorciados en nueva unión, quizás en estos tiempos más mencionada que en las últimas décadas.
    Desde La Barca (www.labarcaglobal.blogspot.com) blog hecho POR y PARA católicos divorciados en nueva unión de todo el mundo convocamos para el día 1º de Octubre, a las 12:00 hs., de cada país, a unirnos en una oración común por el éxito de las reuniones y fundamentalmente por el resultado de las mismas.
    Descontamos la unión fraterna a la propuesta, al menos en los 62 países (ver listado en La Barca) que visitan el blog y que han acompañado desde el 2009 la celebración del Día Internacional de los Católicos Divorciados en Nueva Unión.
    Sumarse y difundirlo es una forma, quizás, de poner en práctica las palabras del Papa en la JMJ – Río, es una forma de HACER LIO.

    PD: Si te sumas, aunque sea en silencio, genial, si lo aparte lo difundes mucho ,mejor y si cuelgas un comentario en el Blog sería mejor aún, así nadie se queda con dudas respecto a que esta problemática no tiene fronteras.

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-