BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




jueves, 5 de septiembre de 2013

Un texto muy luminoso de un hombre de Dios que vale la pena ser leído completo y meditado.

Un texto muy luminoso de un hombre de Dios que vale la pena ser leído completo y meditado.

Como decía un buen amigo:

<Somos testigos privilegiados de un futuro "Doctor de la Iglesia" y tenemos el gran honor de tenerlo acá, todavía con nosotros>


¿POR QUÉ PERMANEZCO EN LA IGLESIA?

Joseph Ratzinger (futuro Papa Benedicto XVI)

A MODO DE INTRODUCCIÓN Y PARA ANIMAR A LEERLO COMPLETO:

Dice el C. Ratzinger:
“El mismo pensamiento puede ser expresado de otro modo: yo permanezco en la iglesia porque solamente la fe de la iglesia salva al hombre. Puede parecer una frase muy tradicional, dogmática e irreal, pero en cambio es totalmente objetiva y realista. En nuestro mundo lleno de inhibiciones y de frustraciones el deseo de salvación ha reaparecido en toda su primordial vehemencia. Los esfuerzos de Freud y de C. G. Jung no son otra cosa que intentos de salvar a quienes se sienten irredentos.
Partiendo de otras premisas, Marcuse, Adorno, Habermas, continúan a su modo buscando y anunciando la salvación. También el problema de Marx es en el fondo un problema de salvación. Cuanto más libre, clarificado y poderoso se convierta el hombre, tanto más le atormentará el deseo de salvación y tanto más esclavizado se encontrará. Marx, Freud, Marcuse, tienen todos en común la búsqueda de la salvación, la aspiración hacia un mundo sin dolor, enfermedad y miseria. El gran ideal de nuestra generación es uno sociedad libre de la tiranía, del dolor y de la injusticia; a esto apuntan las turbulentas explosiones de los jóvenes y el resentimiento de los viejos al ver que la tiranía, la injusticia y el dolor continúan como siempre. La lucha contra el dolor y la injusticia brota de un impulso fundamentalmente cristiano, pero el pensar que a través de las reformas sociales y la eliminación del dominio y del ordenamiento jurídico se puede conseguir aquí y ahora un mundo libre de dolor, es una doctrina errónea, profundamente desconocedora de la naturaleza humana. En este mundo el dolor no se deriva sólo de la desigualdad en las riquezas y en el poder. El sufrimiento no es el único peso que el hombre ha de descargarse de las espaldas. Quien piensa así, tiene que refugiarse en el mundo ilusorio de los estupefacientes, para encontrarse después más abatido y en contraste con la realidad. Sólo soportándose a sí mismo y liberándose de la tiranía del propio egoísmo, el hombre se encuentra a sí mismo, su propia verdad, su propia alegría y su propia felicidad. La crisis de nuestro tiempo depende principalmente del hecho de que se nos quiere hacer creer que se puede llegar a ser hombres sin el dominio de sí, sin la paciencia de la renuncia y la fatiga de la superación, que no es necesario el sacrificio de mantener los compromisos aceptados, ni el esfuerzo para sufrir con paciencia la tensión de lo que se debería ser y lo que efectivamente se es.
Un hombre que sea privado de toda fatiga y trasportado a la tierra prometida de sus sueños, pierde su autenticidad y su mismidad. En realidad el hombre no es salvado sino a través de la cruz y la aceptación de los propios sufrimientos y de los sufrimientos del mundo, que encuentran su sentido liberador en la pasión de Dios. Solamente así el hombre llegará a ser libre. Todas las demás ofertas a mejor precio están destinadas al fracaso. La esperanza del cristianismo y la suerte de la fe dependen de algo muy simple, de su capacidad de decir la verdad. La suerte de la fe es la suerte de la verdad; ésta puede ser oscurecida y pisoteada, pero jamás destruida”.

 TEXTO COMPLETO:

Existen hoy muchos y opuestos motivos para no permanecer en la iglesia. En nuestros días están tentados de volver la espalda a la iglesia no sólo aquellos a quienes se les ha hecho extraña la fe de ésta, a quienes aparece demasiado retrógrada, demasiado medieval,
demasiado hostil al mundo y a la vida, sino también aquellos que amaron la imagen histórica de la iglesia, su liturgia, su independencia de las modas pasajeras, el reflejo de lo eterno visible en su rostro.
Estos tienen la impresión de que la iglesia está a punto de traicionar su especificidad, de venderse a la moda del tiempo y de este modo perder su alma. Están desilusionados como el amante traicionado y por eso piensan seriamente en volverle la espalda.
Por otra parte también existen motivos contradictorios para permanecer en la iglesia. Permanecen en ella no sólo los que creen firmemente en su misión o quienes no quieren abandonar una antigua y entrañable costumbre aunque hagan poco uso de ella, sino sobre todo y especialmente quienes rechazan toda su realidad histórica y combaten abiertamente el contenido que sus ministros tratan de darle y de conservar. A pesar de querer eliminar lo que la iglesia fue y es, no intentan salir fuera de ella, porque esperan trasformarla en lo que a su juicio debe ser.
1. Reflexiones preliminares sobre la situación de la Iglesia.
Confusionismo:
De todo esto resulta que la iglesia se encuentra en una situación de confusionismo, en la que los motivos a favor o en contra no sólo se entremezclan de la manera más extraña, sino que parece imposible llegar a un entendimiento. Reina la desconfianza sobre todo porque el permanecer en la Iglesia no tiene ya el carácter claro e inequívoco de antes y nadie cree en la sinceridad de los demás.
Las palabras llenas de esperanza de Romano Guardini en 1921 -”un acontecimiento de gran importancia ha comenzado: la iglesia despierta en las almas”- aparecen anacrónicas. Al contrario, hoy habría que cambiar la frase de este modo: “un acontecimiento de gran importancia ha comenzado: la iglesia se apaga en las almas y se disgrega en las comunidades”. En medio de un mundo que tiende a la unidad, la iglesia se dispersa en resentimientos nacionalistas, en la exaltación de lo propio y en la denigración de lo ajeno. Entre los defensores de la secularidad y la reacción de quienes están demasiado apegados al pasado y a lo externo, entre el desprecio de la tradición y la fidelidad exagerada a la letra parece que no existe ninguna posibilidad de equilibrio; la opinión pública asigna inexorablemente a cada uno su propio puesto; tiene necesidad de posiciones claras y precisas y no puede entretenerse en ninguna clase de matices: quien no está a favor del progreso está contra él; o se es conservador o progresista.
Gracias a Dios, la realidad es distinta: entre estos dos extremos existen también hoy creyentes silenciosos y casi sin voz, quienes con toda sencillez realizan la verdadera misión de la Iglesia incluso en este momento de fusión: la adoración y la paciencia de la vida cotidiana, la palabra de Dios. Sin embargo, en la imagen que se tiene de la iglesia éstos no tienen sitio; esa verdadera iglesia no es invisible, pero está profundamente escondida a las maniobras de los hombres.
De este modo queda esbozada una primera indicación sobre el contexto en donde se sitúa la pregunta: ¿por que permanezco en la iglesia? Para dar una respuesta adecuada debemos analizar en primer lugar ese contexto, en el que la palabra «hoy» entra de lleno en el tema, y posteriormente profundizar en los motivos de la situación actual.
¿Cómo se ha podido llegar a una tan extraña situación de confusión en el momento en que se esperaba un nuevo pentecostés? ¿Cómo ha sido posible que precisamente cuando el concilio parecía recoger los frutos maduros de los últimos decenios, esta plenitud haya dado paso de repente a un vacío desconcertante? ¿Qué ha sucedido para que del gran impulso hacia la unidad haya surgido la disgregación? Quisiera intentar responder recurriendo en principio a una comparación que puede hacernos descubrir cuál es nuestra tarea y, al mismo tiempo, dejar entrever los motivos que hacen posible un sí o un no. Parece como si en nuestro esfuerzo por llegar a una comprensión de la iglesia, siguiendo las huellas del concilio que ha luchado denodadamente por ello, nos hubiéramos acercado tanto a la iglesia, que ya no fuéramos capaces de verla en su conjunto; como si los primeros edificios nos impidieran ver la ciudad y los primeros árboles nos estorbaran para abarcar con nuestra mirada todo el bosque. La situación a la que nos ha llevado la ciencia a propósito de muchos aspectos de la realidad, se repite también ahora con la iglesia. Vemos los detalles tan cercana y minuciosamente que no somos capaces de contemplar el todo. Lo que hemos ganado en precisión lo hemos perdido en verdad. Cuando observamos al microscopio un trozo de árbol, lo que vemos es sin duda exacto, pero podría a la vez esconderse la verdad si se olvidase que un detalle no es sólo un detalle, sino que existe en un todo, que aunque no sea visible al microscopio, es igualmente verdadero, incluso más verdadero que el detalle tomado aisladamente.
Reformas
Pero dejemos a un lado las comparaciones. La perspectiva contemporánea ha determinado nuestra mirada sobre la iglesia, de tal modo que hoy prácticamente sólo vemos la iglesia desde el punto de vista de la eficacia, preocupados por descubrir qué es lo que podemos hacer con ella. Los prolongados esfuerzos por reformar a la iglesia han hecho olvidar todo lo demás.
Para nosotros hoy no es nada más que una organización que se puede trasformar y nuestro gran problema es el de determinar cuáles son los cambios que la hagan «más eficaz» para los objetivos particulares que cada uno se propone. Planteando de esta manera la cuestión, el concepto de reforma ha sufrido en la conciencia colectiva profundas degeneraciones, que lo han privado de su núcleo central. Pues reforma, en su significado original, es un proceso espiritual, totalmente cercano al cambio de vida y a la conversión, que entra de lleno en el corazón del fenómeno cristiano: solamente a través de la conversión se llega a ser cristianos; esto vale tanto para la vida particular de cada uno como para la historia de toda la iglesia. Esta vive como iglesia en la medida en que renueva sin cesar su conversión al Señor, al evitar cerrarse en sí misma y en sus propias costumbres más queridas, tan fácilmente contrarias a la verdad. Cuando la reforma es arrancada de este contexto, del esfuerzo y el deseo de conversión, cuando se espera la salvación solamente del cambio de los demás, de la trasformación de las estructuras, de formas siempre nuevas de adaptación a los tiempos,  quizá se llegue de momento a cierta utilidad inmediata, pero en el conjunto la reforma se convierte en una caricatura de sí misma, capaz de cambiar únicamente las realidades secundarias y menos importantes de la iglesia.
No es de extrañarse por tanto que la misma iglesia aparezca en definitiva como algo secundario. Todo esto nos ayuda a entender la paradoja que surge de los intentos de renovación propios de nuestra época: los esfuerzos para suavizar la rigidez de las estructuras, para corregir las formas del aparato eclesiástico provenientes de la edad media o más aún de los tiempos del absolutismo, para liberar a la iglesia de tales interferencias y capacitarla para un servicio más simple y más conforme con el espíritu del evangelio, han conducido en realidad a una sobre valoración del elemento institucional de la iglesia sin precedentes en su historia. Las instituciones y los aparatos eclesiásticos son sin duda objeto de una crítica radical como jamás existió, pero también absorben la atención con una exclusividad más acentuada que antes, de tal manera que para muchos la iglesia queda reducida a esa realidad institucional. La pregunta sobre la iglesia se plantea en términos de organización. No se quiere que un mecanismo tan bien montado quede infructuoso, pero se le encuentra desde muchos puntos de vista inadecuados para conseguir los objetivos que se le asignan.
Detrás de todo eso se perfila el problema central de la crisis de la fe. Por su radio de acción la iglesia ejerce sociológicamente su influencia más allá del círculo de sus fieles, y la institucionalización de esta situación falsa la aliena profundamente en su verdadera naturaleza. La publicidad derivada del concilio y la perspectiva de un posible acercamiento entre creyentes y no creyentes, que ha dado fatalmente la impresión de realidad, ha radicalizado al máximo esta alienación.
Muchas veces el concilio fue aplaudido también por aquellos que no tenían intención de llegar a ser creyentes en el sentido de la tradición cristiana, pero que saludaron este «progreso» de la iglesia como una confirmación de sus propias opciones y de los caminos recorridos por ellos. Al mismo tiempo hay que reconocer que dentro de la iglesia la fe ha entrado en una agitada fase de efervescencia. El problema de la mediación histórica sitúa el antiguo credo en una luz incierta y ambigua, con la que las verdades pierden sus propios contornos; por otra parte las objeciones de las ciencias naturales y más aún de la concepción moderna del mundo avivan este proceso. Los límites entre la interpretación y la negación de las verdades principales se hacen cada vez más difíciles de reconocer. Por ejemplo ¿qué es lo que significa realmente «resucitado de entre los muertos»? ¿Quiénes son los que creen, interpretan o niegan? Y mientras se discute hasta dónde pueden llegar los límites de la interpretación, se hace cada vez más borroso el rostro de Dios. La «muerte de Dios» es un proceso totalmente real, que
se instala hoy en el mismo corazón de la iglesia. Dios muere en la cristiandad, así al menos parece. De hecho allí donde la resurrección se convierte en un acontecimiento de una misión vívida en una imagen superada, Dios no actúa ya. ¿Pero Dios actúa verdaderamente? Esta es la pregunta que surge de inmediato. Mas ¿puede haber alguien tan reaccionario que acepte literalmente la afirmación «él ha resucitado»?
De este modo lo que para uno sólo es progreso, es para otro increencia y lo que antes era inconcebible, es hoy algo normal; personas que desde hace tiempo habían abandonado el credo de la iglesia, se consideran de buena fe como auténticos cristianos progresistas. Según éstos el único criterio para juzgar a la iglesia es su eficiencia. Queda, sin embargo, por establecer cuál sea la verdadera eficiencia y para qué objetivos se deba usar. ¿Para criticar la sociedad, para ayudar al desarrollo, para fomentar la revolución? ¿O quizá para celebraciones comunitarias? De cualquier forma hay que comenzar desde los cimientos, porque inicialmente la iglesia no había sido concebida para esto y efectivamente en su forma actual no está preparada para esos objetivos. Y de este modo aumenta el malestar tanto en los creyentes como en los no creyentes. El derecho de ciudadanía que la incredulidad ha adquirido en la iglesia hace la situación cada vez más insoportable tanto para unos como para otros. Especialmente trágico es el hecho de que todo esto haya situado el programa de reforma en una ambigüedad extraordinariamente equívoca y para muchos insoluble.
Naturalmente se puede objetar que no todo el panorama se presenta con nubarrones tan negros. En los últimos años han nacido y madurado muchas realidades positivas que no es justo silenciar: la nueva liturgia más accesible al pueblo, la sensibilidad para los problemas sociales, el mejor entendimiento entre los cristianos separados, la disminución del miedo debido a una falsa concepción literal de la fe y muchas otras cosas más. Esto sin duda es verdadero y no se puede minimizar; pero no refleja exactamente la atmósfera general de la iglesia. Al contrario, también todo esto ha sido inficcionado por la ambigüedad debida a la desaparición de los límites precisos entre fe e incredulidad. Solamente al principio pareció que la consecuencia de esta desaparición pudiera ser considerada como algo liberador. Hoy es claro que de semejante proceso, a pesar de todos los signos de esperanza, en vez de una iglesia moderna ha surgido una profundamente desgarrada y problematizada. Hemos de admitirlo sin restricciones: el Vaticano I había descrito la iglesia como el signum levatum in nationes, como el estandarte escatológico visible desde lejos que convocaba y reunía a los hombres. Según el concilio de 1870 ella era el signo esperado por Isaías (11, 12), la señal que incluso desde lejos todos podían reconocer y que a todos indicaba claramente el camino a recorrer. Con su maravillosa propagación, su eminente santidad, su fecundidad para todo lo bueno y su profunda estabilidad, ella representaba el verdadero milagro del cristianismo, la mejor prueba de su credibilidad ante la historia(1). Hoy parece verdadero todo lo contrario: no una comunidad maravillosamente difundida, sino una asociación estancada, que no ha sido capaz de superar realmente los confines del espíritu europeo y medieval; no ya una profunda santidad, sino un conjunto de debilidades humanas, una historia vergonzosa y humillante, en la que no ha faltado ningún escándalo, desde la persecución de herejes y procesos contra las brujas, desde la persecución de los judíos y el servilismo de las conciencias hasta el autodogmatismo y la resistencia contra la evidencia científica, de tal modo que quien pertenece a esa historia no puede hacer otra cosa que cubrirse vergonzosamente la cara; finalmente no ya una estabilidad indestructible, sino condescendencia con todas las corrientes de la historia, con el colonialismo, el nacionalismo y recientemente los intentos de hacer las paces con el marxismo y hasta de identificarse con él…
De este modo la iglesia no aparece ya como el signo que invita a la fe, sino precisamente como el obstáculo principal para su aceptación. Da la impresión de que la verdadera teología consiste sólo en quitarle a la iglesia sus predicados teológicos, para considerarla y tratarla bajo un aspecto puramente político. No se la mira ya como una realidad de fe, sino como una organización de creyentes, puramente casual y poco accesible, que hay que remodelar lo antes posible según los más modernos criterios de la sociología. «La confianza es buena, el control mejor», tal es el eslogan que después de tantas desilusiones se prefiere adoptar en relación con la estructura eclesiástica. El principio sacramental no es ya suficientemente claro, solamente el control democrático aparece digno de fe(2): en definitiva el Espíritu santo es totalmente inaferrable. Quien no tiene miedo de mirar al pasado sabe muy bien que las humillaciones de la historia se derivan precisamente de que en un momento determinado el hombre creyó deber asumir los plenos poderes y considerar como única y verdadera realidad
solamente sus propias empresas.
2. La naturaleza de la Iglesia simbolizada en una imagen
Una iglesia que contra toda su historia y su naturaleza sea considerada únicamente desde un punto de vista político, no tiene ningún sentido y la decisión de permanecer en ella, si es puramente política, no es leal, aunque se presente como tal. Ante la situación presente ¿cómo se puede justificar la permanencia en la iglesia? En otros términos: la opción por la iglesia para que tenga sentido tiene que ser espiritual. ¿Pero en qué puede apoyarse una opción espiritual? Quisiera dar una primera respuesta utilizando una imagen y volviendo a los términos que usamos al principio para describir la situación. Hemos dicho que en nuestros estudios nos hemos acercado tanto a la iglesia que no somos capaces de verla en su conjunto. Vamos a profundizar este pensamiento tomando una imagen con la que los padres nutrieron su meditación simbólica sobre el mundo y sobre la iglesia. Los padres decían que en el mundo cósmico la luna era la imagen de lo que la iglesia representaba para la salvación del mundo espiritual. Tomaban así un antiguo simbolismo constantemente presente en la historia de las religiones -los padres no hablaron nunca de «teología de las religiones», pero la han actuado concretamente- en el que la luna era el símbolo de la fecundidad y de la fragilidad, de la muerte y de la caducidad de las cosas, pero también de la esperanza en el renacimiento y en la resurrección, era la imagen «patética y al mismo tiempo consoladora» (3) de la existencia humana.
El simbolismo lunar y el telúrico se mezclan frecuentemente. Por su fugacidad y por su reaparición la luna representa el mundo de los hombres, el mundo terreno caracterizado por la necesidad de recibir y por su indigencia, y que obtiene su propia fecundidad de otro, es decir, del sol. De este modo el simbolismo se convierte en símbolo del hombre y de la naturaleza humana, como se manifiesta en la mujer que concibe y es fecunda en virtud del semen que recibe.
Los padres han aplicado el simbolismo de la luna a la iglesia sobre todo por dos razones: por la relación luna-mujer (madre) y por el hecho de que la luna no tiene luz propia, sino que la recibe del sol sin el cual sería oscuridad completa. La luna resplandece, pero su luz no es suya sino de otro (4). Es oscuridad y luz al mismo tiempo. Aunque por sí misma es oscuridad, da luz en virtud de otro de quien refleja la luz.
Precisamente por esto simboliza la iglesia, que resplandece aunque de por sí sea obscura; no es luminosa en virtud de la propia luz, sino del verdadero sol, Jesucristo, de tal modo que siendo solamente tierra -también la luna solamente es otra tierra- está en grado de iluminar la noche de nuestra lejanía de Dios: «la luna narra el misterio de Cristo»(5).
Mas no hemos de forzar los símbolos; su eficacia está en la inmediatez plástica que no se puede encuadrar en esquemas lógicos. Sin embargo en esta época nuestra de viajes lunares surge espontáneamente profundizar esta comparación, que confrontando el pensamiento físico con el simbólico evidencia mejor nuestra situación específica respecto a la realidad de la iglesia. La sonda lunar y los astronautas descubren la luna únicamente como una estepa rocosa y desértica, como montañas y arena, no como luz. Y efectivamente la luna es en sí y por sí misma sólo desierto, arena y rocas. Sin embargo, aunque no por ella, por otro y en función de otro, es también luz y como tal permanece incluso en la época de los vuelos espaciales. Es lo que no es en sí misma. Pero esto otro, que no es suyo, también es realidad suya. Existe la verdad física y la simbólico-poética que no se excluyen mutuamente.
Este es el momento de plantearnos la pregunta: ¿no es ésta una imagen exacta de la iglesia? Quien la explora y la excava con la sonda, como la luna, descubrirá solamente desierto, arena y piedras, las debilidades del hombre y su historia a través del polvo, los desiertos y las montañas. Todo esto es suyo, pero no se representa aún su realidad específica. El hecho decisivo es que ella, aunque es solamente arena y rocas, es también luz en virtud de otro, del Señor: lo que no es suyo es verdaderamente suyo, su realidad más profunda, más aún su naturaleza es precisamente la de no valer por sí misma sino sólo por lo  que en ella no es suyo; existe en una expropiación continua; tiene una luz que no es suya y sin embargo constituye toda su esencia. Ella es luna -mysterium lunae- y como tal interesa a los creyentes porque
precisamente así exige una constante opción espiritual.
Como el significado contenido en esta imagen me parece de una importancia decisiva, antes de traducirlo en afirmaciones de principio, prefiero clarificarlo mejor con otra observación. Después de la utilización de la lengua propia en la liturgia de la misa, antes de la última reforma, encontraba siempre una dificultad ante un texto que me parece esclarecedor para lo que estamos tratando. En la traducción del suscipiat se dice: «El Señor reciba de tus manos este sacrificio… para nuestro bien y el de toda su santa iglesia». Siempre estuve tentado de decir «y el de toda nuestra santa iglesia». Reaparece aquí todo el problema y el cambio obrado en este último período. En lugar de su iglesia hemos colocado la nuestra, y con ella miles de iglesias; cada uno la suya. Las iglesias se han convertido en empresas nuestras, de las que nos enorgullecemos o nos avergonzamos, pequeñas e innumerables propiedades privadas, puestas una junto a otra, iglesias solamente nuestras, obra y propiedad nuestra, que nosotros conservamos o trasformamos a placer. Detrás de «nuestra iglesia» o también de «vuestra iglesia» ha desaparecido «su iglesia». Pero ésta es la única que realmente interesa; si ésta no existe ya, también la «nuestra» debe desaparecer. Si fuese solamente nuestra, la iglesia sería un castillo en la arena.
3. ¿Por qué permanezco en la iglesia?
En lo ya expuesto está implícita la respuesta al interrogante que nos hemos planteado al principio: yo estoy en la iglesia porque creo que hoy como ayer e independientemente de nosotros, detrás de «nuestra iglesia» vive «su iglesia» y no puedo estar cerca de él si no es permaneciendo en su iglesia. Yo estoy en la iglesia porque a pesar de todo creo que no es en el fondo nuestra sino «suya».
I-NO-SI:
En términos muy concretos: es la iglesia la que no obstante todas las debilidades humanas existentes en ella nos da a Jesucristo; solamente por medio de ella puedo yo recibirlo como una realidad viva y poderosa, que me interpela aquí y ahora.
Henri De Lubac ha expresado de este modo esta verdad: «Incluso los que la (iglesia) desprecian, si todavía admiten a Jesús, ¿saben de quién lo reciben? … Jesús está vivo para nosotros. Pero ¿en medio de qué arenas movedizas se habría perdido, no ya su memoria y su nombre, sino su influencia viva, la acción de su evangelio y la fe en su persona divina, sin la continuidad visible de su iglesia?… ‘Sin la iglesia, Cristo se evapora, se desmenuza, se anula’. ¿Y qué sería la humanidad privada de Cristo?»(6).
El primer y más elemental principio que hemos de establecer es que cualquiera que sea o haya sido el grado de infidelidad de la iglesia, así como es verdad que ésta tiene continuadamente necesidad de confrontarse con Cristo, también es cierto que entre Cristo y la iglesia no hay ningún contraste decisivo. Por medio de la iglesia él, superando las distancias de la historia, se hace vivo, nos habla y permanece en medio de nosotros como maestro y Señor, como hermano que nos reúne en fraternidad. Dándonos a Jesucristo, haciéndolo vivo y presente en medio de nosotros, regenerándolo continuamente en la fe y en la oración de los hombres, la iglesia da a la humanidad una luz, un apoyo y una norma sin los que no podríamos entender el mundo. Quien desea la presencia de Crísto en la humanidad, no la puede encontrar contra la iglesia, sino solamente en ella.
Todo lo dicho nos lleva a la conclusión de que si yo estoy en la iglesia es por las mismas razones porque soy cristiano. No se puede creer en solitario. La fe sólo es posible en comunión con otros creyentes. La fe por su misma naturaleza es fuerza que une. Su verdadero modelo es la realidad de pentecostés, el milagro de compresión que se establece entre los hombres de procedencia y de historia diversas. Esta fe o es eclesial o no es tal fe.
Además así como no se puede creer en solitario, sino sólo en comunión con otros, tampoco se puede tener fe por iniciativa propia o invención, sino sólo si existe alguien que me comunica esta capacidad, que no está en mi poder sino que me precede y me trasciende. Una fe que fuese fruto de mi invención sería un contrasentido, porque me podría decir y garantizar solamente lo que yo ya soy y sé, pero no podría nunca superar los límites de mi yo. Por eso una iglesia, una comunidad que se hiciese a si misma, que estuviese fundada sólo sobre la propia gracia, sería una contrasentido. La fe exige una comunidad que tenga poder y sea superior a mí y no una creación mía ni el instrumento de mis propios deseos.
Todo esto se puede formular también desde un punto de vista más histórico: o Jesús fue un ser superior al hombre, dotado de un poder que no era fruto del propio arbitrio, sino capaz de extenderse a todos los siglos, o no tuvo tal poder ni pudo por tanto dejarlo en herencia a los demás. En tal caso yo estaría al arbitrio de mis reconstrucciones mentales y él no sería nada más que un gran fundador, que se hace presente a través de un pensamiento renovado. Si en cambio Jesús es algo más, él no depende de mis reconstrucciones mentales sino que su poder es válido todavía hoy.
Pero volvamos al pensamiento anterior según el cual solamente se puede ser cristiano dentro de la iglesia, no fuera ni junto a ella. No tengamos miedo de plantearnos con toda objetividad esta pregunta patética: ¿qué sería el mundo sin Cristo? ¿Sin un Dios que habla y se manifiesta, que conoce al hombre y a quien el hombre puede conocer?
La respuesta nos la dan clara y nítida quienes con tenacidad enconada tratan de construir efectivamente un mundo sin Dios. Sus esfuerzos se reducen a un experimento absurdo, sin perspectivas ni criterios de acción. Aunque en su larga historia el cristianismo haya concretamente faltado -y siempre lo ha hecho de modo desconcertante- al mensaje contenido en él, no ha dejado jamás de proclamar los criterios de justicia y de amor, frecuentemente contra la misma iglesia y no obstante
jamás sin el secreto poder que hay depositado en ella.
En otros términos: yo permanezco en la iglesia porque creo que la fe, realizable solamente en ella y nunca contra ella, es una verdadera necesidad para el hombre y para el mundo. Este vive de la fe aun allí donde no la comparte. De hecho donde ya no hay Dios -y un Dios que calla no es Dios- no existe tampoco la verdad que es anterior al mundo y al hombre. Pero en un mundo sin verdad no se puede vivir por mucho tiempo. Donde se renuncia a la verdad, se continúa viviendo porque ésta aún no se ha apagado totalmente, como la luz del sol continúa aún brillando por algún tiempo, antes de que la noche cerrada cubra el mundo.
Intentos fallidos
El mismo pensamiento puede ser expresado de otro modo: yo permanezco en la iglesia porque solamente la fe de la iglesia salva al hombre. Puede parecer una frase muy tradicional, dogmática e irreal, pero en cambio es totalmente objetiva y realista. En nuestro mundo lleno de inhibiciones y de frustraciones el deseo de salvación ha reaparecido en toda su primordial vehemencia. Los esfuerzos de Freud y de C. G. Jung no son otra cosa que intentos de salvar a quienes se sienten irredentos.
Partiendo de otras premisas, Marcuse, Adorno, Habermas, continúan a su modo buscando y anunciando la salvación. También el problema de Marx es en el fondo un problema de salvación. Cuanto más libre, clarificado y poderoso se convierta el hombre, tanto más le atormentará el deseo de salvación y tanto más esclavizado se encontrará. Marx, Freud, Marcuse, tienen todos en común la búsqueda de la salvación, la aspiración hacia un mundo sin dolor, enfermedad y miseria. El gran ideal de nuestra generación es uno sociedad libre de la tiranía, del dolor y de la injusticia; a esto apuntan las turbulentas explosiones de los jóvenes y el resentimiento de los viejos al ver que la tiranía, la injusticia y el dolor continúan como siempre. La lucha contra el dolor y la injusticia brota de un impulso fundamentalmente cristiano, pero el pensar que a través de las reformas sociales y la eliminación del dominio y del ordenamiento jurídico se puede conseguir aquí y ahora un mundo libre de dolor, es una doctrina errónea, profundamente desconocedora de la naturaleza humana. En este mundo el dolor no se deriva sólo de la desigualdad en las riquezas y en el poder. El sufrimiento no es el único peso que el hombre ha de descargarse de las espaldas. Quien piensa así, tiene que refugiarse en el mundo ilusorio de los estupefacientes, para encontrarse después más abatido y en contraste con la realidad. Sólo soportándose a sí mismo y liberándose de la tiranía del propio egoísmo, el hombre se encuentra a sí mismo, su propia verdad, su propia alegría y su propia felicidad. La crisis de nuestro tiempo depende principalmente del hecho de que se nos quiere hacer creer que se puede llegar a ser hombres sin el dominio de sí, sin la paciencia de la renuncia y la fatiga de la superación, que no es necesario el sacrificio de mantener los compromisos aceptados, ni el esfuerzo para sufrir con paciencia la tensión de lo que se debería ser y lo que efectivamente se es.
Un hombre que sea privado de toda fatiga y trasportado a la tierra prometida de sus sueños, pierde su autenticidad y su mismidad. En realidad el hombre no es salvado sino a través de la cruz y la aceptación de los propios sufrimientos y de los sufrimientos del mundo, que encuentran su sentido liberador en la pasión de Dios. Solamente así el hombre llegará a ser libre. Todas las demás ofertas a mejor precio están destinadas al fracaso. La esperanza del cristianismo y la suerte de la fe dependen de algo muy simple, de su capacidad de decir la verdad. La suerte de la fe es la suerte de la verdad; ésta puede ser oscurecida y pisoteada, pero jamás destruida.
Llegamos al último punto. Un hombre ve únicamente en la medida en que ama. Ciertamente existe también la clarividencia de la negación y del odio. Sin embargo éstos solamente pueden ver lo que entra dentro de sus perspectivas: lo negativo. Sin duda pueden preservar al amor de una ceguera que les haga olvidar sus límites y los peligros que corre, pero no son capaces de construir algo positivo. Sin una cierta cantidad de amor no se encuentra nada. Quien no se compromete un poco para vivir la experiencia de la fe y la experiencia de la iglesia y no afronta el riesgo de mirarla con ojos de amor, no descubrirá otra cosa que decepciones. El riesgo del amor es condición preliminar para llegar a la fe. Quien osa arriesgarse no tiene necesidad de esconder ninguna de las debilidades de la iglesia, porque descubre que ésta no se reduce solamente a ellas; descubre que junto a la historia de los escándalos existe también la de la fe fuerte e intrépida, que ha dado sus frutos a través de todos los siglos en grandes figuras como Agustín, Francisco de Asís, el dominico Bartolomé de las Casas con su apasionada lucha por los indios, Vicente de Paúl, Juan XXIII.
Quien afronta este riesgo del amor descubre que la iglesia ha proyectado en la historia un haz de luz tal que no puede ser apagado. También la belleza surgida bajo el impulso de su mensaje, y que vemos plasmada aún hoy en incomparables obras de arte, se convierte para él en un testimonio de verdad: lo que se traduce en expresiones tan nobles no puede ser solamente tinieblas. La belleza de las grandes catedrales, la belleza de la música nacida al calor de la fe, la magnificencia de la liturgia eclesiástica, principalmente la realidad de la fiesta que no la puede hacer uno mismo sino sólo acoger (7), la organización del año litúrgico, en el que se funden en un conjunto el ayer y el hoy, el tiempo y la eternidad, todas estas cosas no son, a mi juicio, algo casual. La belleza es el resplandor de la verdad, ha dicho Tomás de Aquino, y podríamos añadir que la ofensa a la belleza es la autoironía de la verdad perdida. Las expresiones en que la fe ha sabido darse a lo largo de la historia, son testimonio y confirmación de su verdad.
Me permito aún añadir una observación, aunque pueda parecer muy subjetiva. Si se tienen los ojos abiertos, también hoy se pueden encontrar personas que son un testimonio viviente de la fuerza liberadora de la fe cristiana. Y no es una vergüenza ser y permanecer cristianos en virtud de estos hombres, que viviendo un cristianismo auténtico, nos lo hacen digno de fe y de amor. A fin de cuentas el hombre es víctima de una ilusión cuando pretende hacer de sí una especie de sujeto trascendental que considera válido únicamente lo que no es fortuito. Ciertamente es un deber reflexionar sobre semejantes experiencias, examinar su grado de responsabilidad, purificarlo y darle una nueva plenitud. Pero en el curso de este proceso necesario de objetivación ¿no figura acaso como una prueba relevante en favor del cristianismo el hecho de que haga más humanos a los hombres en el mismo momento en que los une a Dios? ¿Este elemento subjetivo no es también al mismo tiempo un dato objetivo del cual no hemos de avergonzarnos ante nadie?
Concluyamos con una última observación. Cuando, como aquí, se afirma que sin el amor no se puede ver y por tanto para conocer la iglesia es también necesario amarla, muchos se inquietan. ¿El amor no es acaso lo contrario de la crítica? ¿No es quizá ésta la excusa a la que cuantos tienen el poder en la mano recurren gustosamente para eliminar la crítica y mantener a su favor la situación de hecho? ¿Se ayuda más a los hombres tratando de tranquilizarles y de paliar la realidad, o quizás interviniendo a su favor contra las injusticias habituales o contra el predominio de las estructuras? Se trata ciertamente de cuestiones muy importantes, pero no podemos ahora tratarlas. Una cosa es sin embargo cierta, que el amor no es estático ni acrítico. La única posibilidad que tenemos de cambiar en sentido positivo a un hombre es la de amarlo, trasformándolo lentamente de lo que es en lo que puede ser. ¿Sucederá de distinto modo en la iglesia?
Basta con mirar la historia reciente: durante la renovación litúrgica y teológica de la primera mitad de este siglo ha madurado un verdadero movimiento de reforma que ha llevado a trasformaciones positivas. Esto solamente fue posible porque surgieron hombres con el don del discernimiento, que amaron la iglesia con corazón atento y vigilante, con espíritu crítico, y dispuestos a sufrir por ella. Si hoy no somos capaces de realizar algo es porque estamos demasiado ocupados en afirmarnos sólo a nosotros mismos. No valdría la pena permanecer en una iglesia que, para ser acogedora y digna de ser habitada, tuviera necesidad de ser hecha por nosotros; sería un contrasentido.
Permanecer en la iglesia porque ella es en sí misma digna de permanecer en el mundo, digna de ser amada y trasformada por el amor en lo que debe ser, es el camino que también hoy nos enseña la responsabilidad de la fe.
Ratzinger-Joseph
A MAYOR GLORIA DE DIOS

www.pueblodemaria.com

77 comentarios:

  1. Con respecto al Papa, debe quedar muy claro; ASÍ COMO NO PUEDE HABER DOS MESÍAS, NO PUEDE HABER DOS PAPAS, pues uno sería VERDADERO Y EL OTRO FALSO.
    Además el titulo de Papa es vitalicio e irrenunciable.
    Benedicto XVI será Papa hasta el día de su muerte, nos guste o no.
    Los eventos son clasificados según las eternas e inamovibles leyes de Dios y NO SEGÚN LA CONVENIENCIA O CAPRICHO DE LOS HOMBRES.
    El Señor Jesús nombro a Pedro como su representante , nombro a UNO , no a dos o a tres, etc. Y Pedro no renuncio cuando estaba viejo, cansado y perseguido.
    Al final todos sabemos como termino Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermano, si nos gusta y sera papa por siempre...solo q ahora es papa emerito porq el mismo renuncio al papado por vejez y salud.

      Como ya se le ha explicado en otros mensajes, benedicto apoya a Francisco. Lo dijo de su propia boca al renunciar, q el le debe fidelidad y obediencia a su sucesor.

      Si benedicto lo hace...porq usted no???

      Porq lo dice una anonima via internet?
      Yo le creo a Benedicto y lo obedesco!!

      Si pinsa q lo obligaron a renunciar...pues q cobarde y mentiroso es no????

      Cosa q no creo para nada pirq es un hombre integro.

      Eliminar
    2. TAN SOLO OBSERVE BIEN LA FOTO QUE EMBELLECE ESTE POST!

      VE UN PAPA TEMEROSO, MENTIROSO Y COBARDE?

      YO VEO UN PAPA EN PAZ, EN CALMA, SONRIENDO Y APOYANDO A SU SUCESOR!!!


      DESPIERTEN!

      Eliminar
    3. Que le quede MUY claro a usted hermano, apoyaremos a papa Francisco como hace en paz y en obediencia papa emerito benedicto, porq es la cabeza de la iglesia, el es pedro.

      No seguiremos mensajes anonimos via internet q nos llevan a la desobediencia, al cisma y con pensamientos sedevacantistas excomulgados.

      Si el papa Francisco o cualquier persona hace o dice algo contra la fe catolica...no lo seguiremos ni apoyaremos.

      Pero eso sera hasta q eso ocurra, NO antes como la sectaria MDM pretende.


      Quedo claro?

      Paz y bien

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

      Eliminar
    5. Ya hizo y dijo muchas cosas contra la tradicion y fe catolica.pero como la mayoria desconoce realmente la profundidad de las enseñanazas de Jesus, no las han visto y cuando mas de uno hace los analisis de cada cambio realizado y sus consecuencias....prefieren no verlos, no reconocerlos,,,porque esto es mas comodo, es mas tranquilizador....pero no es lo que Jesus nos esta pidiendo AHORA."NADIE VA AL PADRE SINO A TRAVES DE MI" muy claro, entonces, muy claro que es el UNICO camino, no las otra religiones o sectas, no solo con hacer el bien estamos salvos.ID Y PREDICAD"..tambien lo dijo. La casa tiene una sola PUERTA que es Cristo...por donde entraran las otras religiones????

      Eliminar
    6. USTED DECE LA VERDAD, LO QUE PASA S QUE HAY MUCHOS CIEGOS QUE NO QUIEREN VER, EMPEZANDO OR LOS CATOLICOS, SERA POR QUE LES DA MIEDO, O POR COMODIDAD

      Eliminar
  2. ¿Alguien sabe cómo hay que hacer el ayuno el sábado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La virgen dice en el diario de la llama de amor q el ayuno es a pan y agua hasta las 6 de la tarde.
      No es necesario pasar hambre! Comer suficiente pan y beber suficiente agua.
      Se pueden tomar vitaminas.
      Despues de las 6 ya se puede hacer una cena ligera para q no caiga pesado el alimento.

      Yo lo practico los viernes, no se morira se lo aseguro.

      Ofrecerlo por la salvacion de las almas, por la paz.

      El ayuno es un arma muy poderosa, domina los sentidos. Y Jesus lo practicaba. De hecho El dice q hay demonios q solo salen por medio de oracion y ayuno...por lo tanto el enemigo lo odia!

      Paz y bien

      Eliminar
  3. Muy inteligente el anonimo que dice obedecer a Benedicto aceptando a Francisco. No hay mas, es tan sencillo y simple como eso !
    Gracias por su comentario 18:39, yo no lo hubiera explicado mejor

    ResponderEliminar
  4. Saludos, muy bueno tu artículo pero te daré un consejo, no utilice tanto texto, trata de colocar imagenes para refrescar la vista de los lectores así evitas fatiga visual y cansancio, o también pon pequeños anuncios así podrás ganar dinero con google. Suerte

    ResponderEliminar
  5. A los seguidores de MDM:


    Ustedes afirman q Francisco es el falso profeta y que el papa legitimo es Benedicto.

    Pues si de verdad quieren ser fieles a la verdad y a Benedicto su papa legitimo, les aconsejo que hagan lo que el hace. Apoyen a Francisco!!!

    Si no lo hacen NO estan siendo fieles a su papa legitimo.

    Cuando Benedicto repudie al falso profeta y lo haga abiertamente...es cuando ustedes tambien lo necesitan hacer.

    NO ahora!!!

    Porq estan diciendole al mundo entre lineas:
    Benedicto es un cobarde, mentiroso e hipocrita.


    Espero q les haya quedado claro y los haga pensar.


    Yo personalmente creo en papa Francisco.

    Paz y bien

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo 23:02:

      Deje de decirle a Benedicto ''cobarde, mentiroso e hipocrita'' y otros adjetivos insultantes, para añadir a renglón seguido que usted no cree que lo sea, porque renunció voluntariamente y obedece a Francisco, y se ve muy feliz.

      Las personas que creen en MDM están al tanto de un complot en el Vaticano, algo que no sale en las noticias, que es secreto. Lea el escrito de Alberto Villasana, donde menciona el posible asesinato de Benedicto, y algo de eso se habló cuando el cardenal Darío Castrillón le escribió una carta al Papa. La presión que sintió Benedicto por este complot masónico hace inválida la renuncia. En cuanto a la declaración de prestar obediencia, es consecuencia lógica de la misma coacción.

      Usted necesita hechos concretos, fotografías, videos, grabaciones, documentos, testimonios de ese complot y de que Francisco es el Falso Profeta, un masón que en realidad adora al Diablo. Nada de eso existe para mostrar porque es algo secreto, y las personas que lo ejecutaron son astutas. Tan astutas, que lo convencieron a usted de que Benedicto está muy feliz. Lo que tenemos son los mensajes de MDM que se irán cumpliendo, empezando por la renuncia de Benedicto XVI.

      Eliminar
    2. Anonimo 00:01 : Entonces??? si es cierto lo que dicen ......Benedicto fallo?? porque en ese caso tuvo mas temor a lo mundano que a Dios; y la verdad si se pone a razonar un poco, con lo lleno que esta de Dios y del Espiritu Santo S.S. Benedicto XVI, hubiera preferido mejor morir a decepsionar a Dios, por temer a unos simples hombres....razonen

      Eliminar
    3. Anónimo 00:41
      Usted razona sin trascendencia, como si estuviera hablando sobre un asunto cualquiera que podría ser solucionado con un trámite. Lo que ocurre está profetizado en la Biblia y en muchas revelaciones, es la voluntad de Dios. Usted trata a Benedicto con una dureza sin misericordia para un hombre que conoce mejor que todos nosotros la verdad. Siendo el cardenal Ratzinger, era el encargado de estudiar todas las apariciones y revelaciones. Él sabe muy bien a lo que se enfrenta.

      Eliminar
    4. Hermanito no lo digo yo...lo dicen ustedes entre lineas.
      Si renuncio por salvar su vida es un cobarde.
      Si sabe q francisco es el falso profeta entonces es un hipocrita doble cara...

      Le aseguro q yo no pienso nada de eso. Son ustedes y sus complots imaginarios.

      Como pastor tiene la obligacion de alertar al rebaño y de no mentir.

      Con todo esto le digo q los mensajes de MDM sob falsos tan falsos como todo lo q le expongo aqui.

      Yo pienso q benedicto es un hombre integro e incapaz de mentir.

      Usted no.

      Eliminar
    5. Vuelva a mirar la foto de este post!

      No me interesa lo q diga una videntucha anonima q bien podria ser un grupo de estudiantes ateos en un experimento para demostrar q la religion es un engsño haciendose pasar por profetas!

      Eso usted no lo sabe. Lo q si sabe es q benedito ofrecio lealtad a su sucesor y eso se ve clarisimo en esa foto.

      Eliminar
    6. Mmm si tanto aman a Benedicto porque no lo imitan y hacen como el?
      Lo ven u oyen hablando pestes de francisco?

      Como ven q Benedicto actua frente a Francisco?

      Puro fanatismo y deseos exagerados de q se cumplan las profesias como ellos quieren porq ya decidieron como son y asi tienen q ser!

      Sigan a Benedicto! Pero hagan lo q el hace!!!

      Sino no tienen credibilidad.

      Eliminar
    7. De verdad saben quien es la que esta detras de una computadora escribiendo esos "mensajes" ?

      Ya dijo q Jesus fue crucificado junto con otros seis...

      Ya cambio las escrituras...pero siguen ciegos con un deseo enorme de seguirle y creerle...aun contra todo pronostico.

      Eliminar
    8. Usted insiste en insultar a Benedicto atribuyendole esos pensamientos a los seguidores de MDM.
      Todavía no es claro que el Papa Francisco sea el Falso Profeta, aunque indicios innegables por su comportamiento si hay. Los eventos se van a cumplir dentro de poco, de modo que usted los va a poder constatar, si quiere leer los mensajes de MDM.
      Por ahora lo que le pido es que deje de insultar al Papa Benedicto XVI, con la falacia de que son otros los que piensan eso que tanto le gusta a usted repetir.

      Eliminar
    9. Pero q terquedad!

      Mejor siga a Benedicto pero haga lo q el hace.
      Lo apoya y obedece!

      Eliminar
    10. Jajaja ahora se contradice?

      Aun no esta claro q francisco sea el falso profeta???!!!

      MDM lo asegura rotundamente desde primer momento de papado!!!

      No insulte mi inteligencia hermano.
      Mejor reconosca q toda esa vidente es una falsa y cismatica y apoye a su papa Francisco!

      Eliminar
    11. Claro que sigo a Benedicto, y cuando llegue el momento haré lo que él diga.

      Eliminar
    12. Asi es.
      Pero ahora puede hacer lo q el ya esta diciendo y haciendo!!!

      Y si nunca llega el dia q diga lo q usted quiere oir?

      La vida es ahora!

      Eliminar
    13. A ver, uno tiene la duda despues de leer la Declaratio de renuncia y lo que dice el derecho canónico al respecto y la falta gramatical de Benedicto. De todos los argumentos es el que más en duda me pone. Dicho ésto, y aclarando que Benedicto es "mi papa" porque ha tenido mucho que ver en mi conversión, y que rezo todos los días por él. Como lo cortés no quita lo valiente, Francisco es el papa de todos. Se ve que es buena gente y por su trayectoria se confirma porque no se puede disimular toda una vida de bondad y austeridad.

      También es cierto que muchos santos han alimentado la profecía de dos papas. Por sus frutos lo conocereis. Mientras tanto, entre teoría y teoría de la conspiración, solo podemos rezar por Benedicto, por Francisco y por la Iglesia y por todos los religiosos, misioneros y sacerdotes.

      A ´donde llegará todo ésto solo Dios lo sabe. Pidamos al Espíritu Santo que nos ilumine a nosotros y a ellos y sigamos con el afán de cada día sin olvidar que el fin de los tiempos puede estar más cerca de lo que creemos. Y sobre todo sin olvidar que lo más importante es servir al Señor.

      Eliminar
    14. Como se atreven a decir q el papa Francisco adora al diablo!!!

      Les consta?

      Oiganse a ustedes mismos por Dios!
      Un plan secreto q SOLO saben los sectarios de MDM?!!!!

      Por piedad divina salganse de esa secta via internet guiados por desconocidos!!!

      Todos sabemos q hay masoneria eclesiastica, todos sabemos q subira el antipapa para dar paso al anticristo en la nueva orden mundial con la new age como religion universal.

      Eso no es un secreto!!!
      Lo han revelado desde la Salette hasya la palabra de Dios!

      Pero NADIE sabe aun, porq no se ha revelado aun, wuien es el falso profeta!!!

      MDM no ha inventado el hilo negro. Solo esta calumniando y haciendo q la gente se divida y no obedesca al papa.

      Eso SI es satanico!!!!

      El anti papa se revelara despues de la revolucion italiana...no antes!

      Y por lo q dice del Sr. Villasana...el ha perdido toda credibilidad.
      Informese bien.

      Y mejor dejese guiar por sacerdotes santos y no por desconocidos via internet.

      Son mis mas sinceros consejos.

      Eliminar
    15. Al decir que Francisco es un adorador del diablo prueba el daño tan grande que MDM esta haciendo en las mentes y almas de las gentes.

      Usen su cabecita y piensen:
      Gabriel Amorh sacerdote exorsista del vaticano, aprueba a Francisco.

      Ahora ustedes pensaran q ue este sacerdote esta endemoniado tambien?

      No cree que si eso fuese cierto el padre Amorth ya lo hubiese exorsisado?

      O minimo...NO apoyarlo!

      Pero no es asi hermano, lo aprueba.

      Y le pregunto:

      A quien va a creer?

      De la capacidad de razonar tendra su respuesta.

      Eliminar
    16. Sólo los más sencillos se creen esos cuentos de los exorcismos, CREYENDO QUE PORQUE SON EXORCISTAS SON INVENCIBLES¡¡¡
      Pues que FALSEDAD MÁS GRANDE¡¡¡ .
      Corrado Balducci era un cardenal del vaticano, exorcista y demonólogo y termino hablando de dioses antiguos y demás y aceptandolos.
      Lo digo porque he investigado mucho sobre el tema, y mi intención no es ofender.
      Simplemente me impresiona la candidez con que hablan de un exorcista.
      Averigüe usted mismo y se sorprenderá, no sea ingenuo.
      Buen día.

      Eliminar
    17. Anónimo de las 11:15, lo que se cuenta de una persona, sea cardenal , demonólogo o jugador de la NBA NO significa que pueda ser aplicable al resto solo por pertenecer al mismo gremio. Si tanto ha investigado sobre el tema, debería saberlo.

      Un conmovedor testimonio de una conversión no implica que el converso se vuelva santo de repente.Santa María Magdalena tuvo varias conversiones y entre medias volvía a caer una y otra vez hasta que Dios se apiadó de ella. ¿Significa eso que todo el que se convierte lo hace para siempre? Obviamente no, luego el presunto testimonio que usted utiliza para sustentar su post, en fin, qué quiere que le diga: falla más que una escopeta de feria.

      Eliminar
    18. Corrado Balducci era demonologo, no fue ni cardenal ni exorcista.

      Mikhail

      Eliminar
    19. De una conferencia del padre Paul Kramer:

      ''¿Un papa bajo el control de satán?
      Malachi Martin, en su última entrevista en el Art Bell Show, habló de un anti-Papa. Hubo un televidente que llamó desde Australia y dijo que un jesuita le había revelado que en el Tercer Secreto está profetizado que habrá un papa que estará totalmente bajo control del diablo. Malachi contestó, “eso suena como el texto literal del Secreto”.''

      http://cruxetgladius.blogspot.com/2011/05/94-anos-de-fatima-y-11-de-la-gran.html

      Eliminar
    20. Mikhail como casi siempre esta equivocado y ahora hasta quitando titulos a un monseñor del vaticano; CORRADO BALDUCCI, MONSEÑOR, TEÓLOGO, DEMONÓLOGO, HISTORIADOR, PROFESOR UNIVERSITARIO,
      EXORCISTA PARA LA ARQUIDIOCESIS DE ROMA, ESCRITOR, ETC.
      Si tanto le interesa porque no se consigue aunque sea UN TITULO¡¡???
      Yo no trato de buscar pelea, simplemente de hablar verdades, pero según usted ,hasta es mejor que Corrado?

      Eliminar
    21. Esta super equivocado Mikhail .
      CORRADO BALDUCCI; MONSEÑOR, TEÓLOGO, DEMONÓLOGO, HISTORIADOR, PROFESOR UNIVERSITARIO, EXORCISTA PARA LA ARQUIDIOCESIS DE ROMA, ESCRITOR, UFOLOGO, EXOBIOLOGO, ETC.
      POR FAVOR QUE LE PASA Mikhail?
      Comparándose con él¡¡??

      Eliminar
    22. Anonimo 13:14 Qué bueno que alguien que REALMENTE SABE, comparta información¡

      Y por favor Mikhail , SI NO SABE NO OPINE, NI DE FALSOS TESTIMONIOS¡¡
      Mucho cuidado porque lo que veo es que usted es un DESINFORMADOR¡

      Eliminar
    23. Oigan mi ex abodado es un ratero...todos los abogados lo son?

      El marido de mi amiga es un infiel...todos los maridos lo son?


      Asi de bruto y comico es su comentario...


      Digalo con las palabras adecuadas, para usted el padre Gabriel Amorth junto con el papa Francisco son satanicos. Punto!


      Pobrecitos, Dios los ilumine!

      Eliminar
    24. No estamos hablando de los sacerdotes exorsistas en general, estamos hablando de Amorth!

      Usted sabe algo por lo cual no pidamos confisr en el?
      O se basa por un mal exorsita y generaliza?

      No es de ingenuos creer en ellos.
      Es de ingenuos generalizar!!!

      Eliminar
    25. MUCHO MAS DE INGENUOS CREER UNOS MENSAJES ANONIMOS VIA INTERNET!!!

      Eliminar
    26. A mi tambien sorprende la candides de creerse mensajes via internet!!!

      Eso si me sorprende mucho!

      Eliminar
    27. Corrado Balducci era MASÓN. Busque en internet.

      Eliminar
  6. Un pedazo de su ultimo mensaje:

    "Finalmente aceptad Mi Sello como uno de los mayores dones que Yo he dado a la humanidad desde que les di Vida. Doy Vida otra vez con Mis Gracias Especiales cuando mantenéis cerca de vosotros, el Sello del Dios Vivo. A todos aquellos con el Sello se les concede un lugar en el Nuevo Paraíso.

    Leer más: http://m.elgranaviso-mensajes.com/news/a23-ago-2013-dios-padre-hijos-estamos-a-tan-solo-un-corto-tiempo-del-gran-dia/ saje:
    "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mayor don q nos ha dado es su cuerpo y sangre en la Eucaristia.
      La misa, los sacramentos y su Madre.

      Nadie se va a salvar ni a tener un lugar en el paraiso con tan solo tener un pedazo de papel q ella llama sello del Dios vivo.
      Para ella con tan solo tener el sello cerca ya estas salvo por sus gracias especiales...y esto tambien es para los no catolicos.

      Yo tengo al Dios vivo en mi corazon cada vez q comulgo!!!


      Todo es una verdad con mentira que es muy facil confundirse.

      Eliminar
    2. Ahora temenos la Eucaristia. Pero cuando ya no la tengamos mas podremos hacer comuniones espirituales. Casi con el mismo valor q la sacramental.

      Si no saben hacer una comunion espiritual vayan aprediendo.
      Es muy sencillo.

      Eliminar
    3. El único que puede consagrar es un SACERDOTE, no sea necio.

      Eliminar
    4. Nadie ha dicho lo contrario hermano!!!

      Si usted no sabe que son las comuniones espirituales...investigue!

      Porq cuando no tengamos las sacramentales seran nuestro alimento espiritual.

      Y le comento q muchos santos las hacian

      Eliminar
    5. Ahora comprendo porw caen en garras de sectarios como MDM!!!!!

      Porq no saben nada de su religion!
      Como es posible q no sepan de las comuniones espirituales????

      Eliminar
    6. El sello del católico, es el Bautismo. Y lo reafirma la Confirmación. (Sacramentos).
      Eso del sello del Dios vivo es una tonta mentira.

      Eliminar
  7. Los que dicen que Papaa Francisco "adora" al diablo secretamente, desconocen algunas cosas de la demonologia, exorcismos, liberaciones y posesiones diabolicas.

    Las personas que adoran a satanas (+) han hecho un pacto con él. Le han dado permiso al maligno para que haga con su vida y alma lo que sea a cambio de poder, dinero, amor, lo que sea. El pacto trae consigo una posesion en la persona que lo hace. El diablo (+) toma su cuerpo, su alma, su mente, su voluntad. Una persona asi jamas podra pronunciar el nombre de Jesus ni de la Virgen, a menos que durante un exorcismo el sacerdote u obispo se lo ordene en nombre de Jesus.
    Una persona que adora al diablo (+) no puede comulgar el Cuerpo de Cristo porque lo quemaria, lo vomitaria, lo escupiria. Son cosas muy serias estas. No es relajo decir que fulano es adorador de satan asi de sencillo.
    El adorador del diablo tampoco puede rezar Rosarios, ni siquiera Avemarias, pues el cachudo odia a la Virgen.
    Un adorador del diablo, por su posesion diabolica, no puede entrar tranquilamente a una Iglesia Catolica, ya que la Presencia Sacramental del Señor y la consagracion del templo en si, lo haria gritar, tirarse al suelo, salir huyendo y otro monton de posibilidades del show que siempre hacen los demonios ante las cosas sagradas.

    Asi que me parece impropio, muy audaz y de falta de conocimiento de estas cosas del maligno, ademas de ser una afirmacion muy irresponsable, decir que Papa Francisco adora al diablo (+) aunque sea en secreto, jamas podria él siquiera ponerse una estola para decir Misa.

    En Cristo y Maria,
    Mikhail

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hno te recomiendo que leas la vision y revelaciones del Papa Leon XIII eso es lo que estamos viviendo ahora los 100 años de satanas por eso el Santo Padre escribio las oraciones a San Miguel y su Exorsismo que no es solo una oracion si no que contiene la profecia que ahora estamos viviendo su terrible cumplimiento Por eso los demonios pueden hacer lo que quieren si encuentran una voluntad humana que se les rinda como dijo el Padre Cancelado en la entrevista en El Pulso de la Fe

      Eliminar
    2. Efectivamente la vision del Papa Leon13 fue sobre la accion de los demonios en el mundo, Roma y la Iglesia. Por eso el Papa entonces escribio el exorcismo referido.
      Sin embargo, yo me refiero es a las actitudes y comportamientos de las personas que adoran al diablo, a los posesos, no a una accion ordinaria de satanas, que por cierto no hace lo que quiere, sin hasta donde Dios le permite. Usted cree que el Papa Francisco, como alguien dijo arriba, es adorador del diablo?

      Affmo.,
      Mikhail

      Eliminar
    3. No pueden ni siquiera rezar el rosario.

      Conosco a una pobre alma atormentada pero por gracia de Dios ya la tratan unos santos sacerdotes ecorsistas, q se queda en el tercer misterio.
      Si trata de continuar se pone como loco!

      Eliminar
    4. Anónimo 08:18

      Respecto a lo que comentas sobre los cien años, si tomamos como referencia las apariciones de Fátima y empezamos a contar desde que ocurrieron en 1917 (también en este mismo año se produjo la revolución bolchevique en Rusia,en el mes de Octubre),estarían a punto de acabar, concretamente en el año 2017. El Comunismo ha sido la ideología que ha esparcido el ateísmo por el mundo.
      Lo que no sabemos es si los tres años y medio de reino del Anticristo sucederán antes o después.

      Eliminar
    5. Francisco no adora al diablo, no sean blasfemos. Simplemente, en muchas cosas está equivocado, pero supongo que de buena fé, sin malas intenciones.

      Eliminar
    6. Seria mejor que un papa no se equivocara tanto.!!!

      Eliminar
  8. Mikhail se ve que usted es muy ingenuo y crédulo, tal vez los espíritus de bajo nivel actúan así en los pueblos o en el campo para asustar a la gente sencilla. Pero ellos en realidad pueden hablar con quien quieran. Hasta tentaban y golpeaban al PADRE PIO el estgmatizado¡¡¡¡
    Averigüe sobre el Cardenal Corrado Balducci exorcista y demonologo del vaticano y todo lo que terminó haciendo dentro del MISMO VATICANO.
    Por favor ..., que ingenuidad¡
    Y yo personalmente conozco sacerdotes católicos que se han vuelto adoradores de Satanás y se han consagrado a él y pasan inadvertidos y siguen realizando misas católicas.
    Esta guerra espiritual es más compleja de lo que su mente puede siquiera imaginarse.
    Buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculpe hermano, pero ese es mi campo de estudio y pastoral hace muchos años. La fantasia se mezcla con la realidad. Conozco quien fue Balducci, gracias a Dios fallecio. No soy ingenuo ni credulo, simplemente he estudiado, he visto, he oido, he presenciado durante muchos aÑos la accion de satanas. Y no hace nada si Dios no lo permite. Si no fuera asi, ya todos estuvieramos muertos. No se por que cuando quieren dialogar conmigo en este blog, algunas recurren a adjetivaciones sin necesidad.

      Mikhail

      Eliminar
  9. Los mensajes de MDM NO me inspiran confianza alguna, hasta tal punto que aquí encontramos divisiones por su causa. ¿No apesta eso a chamusquina? Entren en la web y, no es un blog cualquiera sino una web donde se VENDEN cosas, se prohibe reproducir los mensajes de MDM junto a los de otros videntes y, encima con la desfachatez de que es Jesús quien le ha dicho que haga esa prohibición.

    También está lo del sellito como si fuera un amuleto, o sea superstición.

    Que no, que no me convence. Lo único que me convence es que Jesús es todo amor, que también es infinitamente justo y misericordioso, y si nos tiene que reprender y castigar lo hará y con todo derecho. Pero no creo que vaya por ahí diciendo cómo tiene que diseñar la web con avisos legales. No, ese Jesús de MDM no es Mi Jesús.
    Mi Jesús es el de Benedicto, el de Francisco y el de la Iglesia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco a mi, es una sectaria q no tiene el valor para dar la cara y se esconde tras la computadota en el anonimato.

      Luisa

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gloria a Dios, hermano! Dios te bendiga abundantemente!

      Mikhail

      Eliminar
    2. Cuando el demonio se ve amenazo o las personas ya no tienen mas argumentos para discutir, empiezan a insultar y agredir.

      T I P I C O !!!!!!!

      Bendiciones hermano Mikhail

      Eliminar
  11. Respetado Señor Claudio.
    Administrador del blog.
    Por qué permiten que "Mikhail" coloque toda clase de barbaridades y cuándo alguien le dice que esta equivocado , borran los comentarios?
    Leo sus artículos, pero los comentarios dejan mucho que desear y me refiero a los de ésta persona (Mikhail).
    Hablando de exorcismos y títulos que el desconoce.
    Realmente estoy anonadado¡
    Hay mucha gente seria leyendo estos artículos y no necesitamos que nos tomen en burla.
    Mil gracias y buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El demonio no le gusta la luz, odia la verdad, y es tan soberbio q jamas aceptara q esta en un error...y odiara a quien se lo señale.

      Mas humildad, mas oracion.

      Hermano Mikhail siga dando luz y verdad con sus comentarios.

      Y en honor a la verdad, a el es al q ofenden e insultan...no alreves!

      claudio borra todos los comentarios ofensivos y nunca ha borrado alguno e el.

      Sino le gusta la verdad, ni q lo corrijan...aguas!!!

      Creo q esra usted en un grave error.

      Eliminar
  12. Este blog es excelente. Y su administrador es genial por los artículos que publica. Además es discreto, sensato y guapo.(Lo admiro).


    Pero la única MANCHA, son los comentarios de "Mikhail", el cual quiere que sus opiniones personales SEAN TOMADAS COMO VERDADES ABSOLUTAS, ese es su error y a veces también es grosero.
    Quiero más y más publicaciones.
    Atte.
    Alexandra León R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podria decirnos q groserias a dicho Mikhail?

      Porq el administrador del blog BORRA los comentarios groseros...y no ha borrado ninguno de el.

      Creo q esta en un error.

      Eliminar
    2. JAJAJA INTENTOS DESESPERADOS DE SATANAS DE SACARTE Y SILENCIARTE HERMANO MIKHAIL!!!!


      LE DAS DONDE MAS LE DUELE:

      LA VERDAD.


      PAZ Y BIEN A LOS HIJOS DE LA LUZ

      Eliminar
    3. EN PARTE DEFIENDO A MIKAIL, CLARO ESTA EL NO TIENE TODA LA VERDAD, IGUAL COMO CULAQUIER PERSONA CON MAS ESTUDIOS TEOLOGICOS,INCLUYENDO AL PAPA, PORQUE LA UNICA VERDAD ABSOLUTA LA TIENE ES DIOS, LA TRINIDAD SANTISIMA, PERO MIKAIL, SI HA DADO CONSEJOS HACERTADOS EN ALGUNOS CASOS. UNO DEBE SER JUSTO.

      Eliminar
    4. Alexandra, Mikhail no dice ninguna grosería y sus comentarios siempren desprenden buenas vibraciones, o buen rollo o como quieran llamarlo.
      Creo que tu estás tan obcecada por MDM que cualquier crítica a esta señora la percibes como una crítica personal porque no crees o no sabes que el demonio puede simular ser un ángel de luz y aparecer bajo la forma que desee y mantener el engaño si eso le sirve a sus planes. Mientras tanto aquí estás tu difamando al Mikhail y a todo el que se oponga a MDM.

      ¿No es eso hacerle un flaco favor a nuestro Señor? ¿No le estás haciendo el caldo gordo al demonio? Fíjate qué listo que es que ha conseguido primero engañarte y luego enredarte para que difames gratuitamente los que no piensan como tu. Es retorcido como el demonio.

      No creo que MDM actue de parte del Señor. Lo que ignoro es si esta persona también está siendo engañada o colabora voluntariamente, yo me inclino por el engaño.

      Eliminar
    5. Realmente no recuerdo haber leído ningún comentario grosero de Mikhail.
      ¿Pero es que usted no sabe defender su postura con argumentos válidos?

      Eliminar
  13. ah borraron el comentario de que los dos papas salieron en la fotos con cara de diablos y demonios, pues ni modo pero es la verdad, ahi muestran lo que verdaderamente son adoradores del diablos, par de demonios disfrazados!!!! pero ni tan disfrazados por que enlas cara se les ve! quien salio peor, hagan sus apuestas!!! creo que al q mas se le ve la cara de diablo es a bendecito el otro usa muy bien su disfraz de vez en cuando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted cree esas cosas que publican los protestantes, hermano?
      Hay algo que se llama "photoshop" y se usa para alterar y arreglar fotos.

      Mikhail

      Eliminar
    2. jajajjaja osea segun esta foto por que te conviene asi creerlo es Pthoshop?? ahora cuentame una de condorito PLOP!!!
      jajjaajja

      Eliminar
    3. Yo no los veo asi...eso tendra en el cerebro y en subconsiente hermano.

      Jojojo

      Eliminar
    4. A mi se me da muy bien el photoshop, podría hacer una donde Obama salga con cuernos y rabo y titularla "la cruda realidad". Le hice una a Zapatero con la ropa de Bin laden siendo tragado por un agujero negro y otra a Bibiana Aído intentando hacer la O con un canuto. Estaba pensando en otra de Rajoy en el papel de Pinocho, o la Kichner de Cruella de Ville, pero ese tiempo mejor lo dedico a la oración.

      Medio bromas aparte, a los que ya estén rezando o vayan a hacer el ayuno del sábado, le pido que recen también por Obama y quienes apoyan la guerra, para que dejen de hacerlo. quien sabe, lo mismo entre todos podemos hacer algo por sus almas.

      Lo de Putin me tiene "descolocao", mejor dicho me tenía, ya que si Siria es su salida al mediterráneo, la cosa me queda clara.

      Eliminar
  14. Palabras necias...oidos sordos!

    Ahora empezara a insultar y hacer rabietas...clasico.

    ResponderEliminar
  15. A los que creen en MDM:

    Cada cual que crea lo que le parezca, pero que no se engañe. Motivar la creencia de uno en que se cumplen algunas de las profecias de MDM, es muy endeble porque desconoce que el diablo tiene sus modos de conocer lo que va a suceder y por eso acierta.

    Todo lo que no sea la cruz, el amor y la humildad, viene del demonio. Yo veo una señal de la falta de humildad enorme en la web de MDM cuando dice que no se publiquen sus profecías junto a la de otros videntes.

    ResponderEliminar
  16. Por cierto, soy el de antes y apoyo a Mikhail porque todos los post que he leido suyos desprenden bondad y no intenta enredar sino aclarar.

    ResponderEliminar
  17. Creo que las aportaciones de Mikhail, que si bien es cierto no representan la Verdad absoluta, son comentarios sensatos y sinceros. Apegados al magisterio y la sana doctrina. Pienso que su único error, y me atrevo a decir ha estado trabajando en ello para corregirlo, es que en ellos muestra algunas veces soberbia. Misma que le lleva, sin darse cuenta a mostrar en ciertos casos, poca tolerancia a quien no comparte o debate tu opinión. De cualquier forma, defectos los tenemos todos. Pero una cosa es cierta, es de los comentaristas en el blog que demuestra una buena formación catéquetica, asi que sus comentarios respecto al catecismo y algunos otros temas, son de los mejores.

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-