BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 25 de octubre de 2013

Las pruebas que seguirán a la Gran Apostasía y el Segundo Pentecostés

Este es una análisis basado en la biblia y en profecías de videntes y místicos que intenta situar el período en que sucederá la Gran Apostasía, en la que se incluye la aparición del anticristo, a la que después seguiría la parusía (segunda venida de Cristo) y el Segundo Pentecostés. Está tomado de Unveiling the Apocalypse.  
Posiblemente la aparición de la teoría de la evolución es una prueba de fe deliberadamente enviada por Dios. Las raíces del ateísmo moderno (y por lo tanto la Gran Apostasía) se remontan a la publicación del Origen de las Especies en 1859. Cristo mismo predijo que habría un tiempo de prueba antes de su regreso. A partir de la parábola de la viuda persistente (que representa a la Iglesia como la viuda de Cristo) concerniente a la importancia de la perseverancia (el atributo principal de Job), Jesús concluyó con una frase bastante sorprendente:
“…Cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?”(Lucas 18:8)
Esta declaración fue hecha en el contexto de fondo de un discurso acerca de la gran apostasía antes de la Segunda Venida:
Pero antes tiene que sufrir mucho y ser rechazado por esta gente. En los días del Hijo del Hombre sucederá lo mismo que en tiempos de Noé: la gente comía, bebía, y se casaban hombres y mujeres, hasta el día en que Noé entró en el arca y vino el diluvio que los hizo perecer a todos. Ocurrirá lo mismo que en tiempos de Lot: la gente comía y bebía, compraba y vendía, plantaba y edificaba. Pero el día que salió Lot de Sodoma, cayó desde el cielo una lluvia de fuego y azufre que los mató a todos. Lo mismo sucederá el día en que se manifieste el Hijo del Hombre“. (Lucas 17:25-30)
Así que el punto básico de Cristo parece haber puesto aquí, es que antes del fin del mundo, vendría un período de prueba, cuando los cristianos tendrían que someterse a un tiempo de juicio – al igual que Job en el Antiguo Testamento. Es este período de tiempo que es cortado por el bien de los elegidos, con la llegada del Segundo Pentecostés:
Tanto que si el Señor no acortara esos días, nadie se salvaría. Pero él ha decidido acortar esos días en consideración a sus elegidos“. (Marcos 13:20)
es esta misma época en la cual Satanás se desataría “por un poco tiempo” “Lo arrojó al Abismo, cerró con llave y además puso sellos para que no pueda seducir más a las naciones hasta que pasen los mil años. Después tendrá que ser soltado por poco tiempo”. (Apocalipsis 20:3)
saldrá a engañar a Gog y Magog, es decir, a las naciones de los cuatro extremos de la tierra, una multitud tan numerosa como las arenas del mar(Apocalipsis 20:8).
Este período, cuando Satanás se desataría para engañar a la tierra, y preparar a sus habitantes para la guerra, se debe equiparar con las “guerras y rumores de guerras” que Jesús predijo que preceden a su Segunda Venida, antes de la batalla escatológica final:
 Cuando oigan hablar de guerras y de rumores de guerra, no se alarmen, porque eso tiene que pasar, pero todavía no será el fin. Habrá conflictos: nación contra nación, y reino contra reino. Habrá terremotos y hambre en diversos lugares. Estos serán los primeros dolores del parto“. (Marcos 13:7-8)
Cuando nos fijamos en la Profecía del Papa León XIII sobre los cien años del poder de Satanás, nos encontramos con que esto también es de estilo después de las pruebas de Job. Y también es interesante señalar que Melanie Calvat en la versión tardía del secreto de La Salette en 1858, predijo que el debilitamiento gradual de la fe que se traduciría en la Gran Apostasía, que se iniciaría en un período de tiempo muy cerca de su propio tiempo – que fue alrededor del mismo período en el se publicó elOrigen de las Especies.
“En el año 1864, Lucifer junto con un gran número de demonios serán desatados desde el infierno; ellos pondrán a prueba la fe poco a poco, incluso en aquellos que se dedican a Dios. Ellos los cegarán de gran manera, a menos ellos sean bendecidos con una gracia especial, estas personas tomarán el espíritu de los ángeles del infierno, varias instituciones religiosas perderán totalmente la fe y perderán muchas almas. 
“Los malos libros abundarán sobre la tierra y los espíritus de las tinieblas difundirán por todas partes un relajamiento universal para todo lo concerniente al servicio de Dios. Ellos tendrán un gran poder sobre la Naturaleza: habrá iglesias construidas para servir a estos espíritus. 
“‘El Vicario de mi Hijo tendrá mucho que sufrir, ya que, por un tiempo, la Iglesia será víctima de grandes persecuciones: este será el tiempo de la oscuridad. La iglesia sufrirá una terrible crisis. …
“Como la santa fe de Dios está olvidada, cada individuo deseará ser su propio guía y ser superior a sus semejantes…”
… “La Iglesia será eclipsada, el mundo estará consternado. Pero ahora Enoc y Elías vendrán, llenos del Espíritu de Dios. Ellos predicarán con la fuerza de Dios y los hombres de buena voluntad, creerán en Dios, y muchas almas serán consoladas. Ellos harán grandes pasos hacia de la virtud del Espíritu Santo, y condenarán los errores diabólicos del anticristo”.
En una interesante nota al margen, Melanie predijo que ni el Papa Juan Pablo II (que es generalmente aceptado como el Papa que no puede ser asesinado), ni su sucesor (Benedicto XVI) vivirían para ver el Segundo Pentecostés, que sigue a la Gran Apostasía – lo que significa que predice que este se llevará a cabo durante el pontificado del próximo Papa:
“El Santo Padre sufrirá mucho. Voy a estar a su lado hasta el final para recibir su sacrificio. Los impíos harán varios atentados contra su vida, pero no pueden hacerle daño. Pero ni él ni su sucesor van a vivir para ver el triunfo de la Iglesia de Dios”.
Volviendo a la Gran Apostasía, el Catecismo de la Iglesia Católica enseña que este debe tener lugar antes de la Segunda Venida de Cristo, y en última instancia, dará lugar a la aparición del Anticristo – tal y como se prevé en la profecía de Santa Hildegarda de Bingen:
Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes. La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra desvelará el “misterio de iniquidad” bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un seudo-mesianismo en que el hombre se glorifica a sí mismo colocándose en el lugar de Dios y de su Mesías venido en la carne“. (CIC 675)
Sin embargo, podemos mantener la esperanza en el hecho de que durante su discurso escatológico en el monte Monte de los Olivos, Cristo predijo queaquellos que perseveran hasta el final de la Gran Apostasía serán salvos, cuando el Evangelio se proclame a todas las naciones durante el Segundo Pentecostés:
En esos días muchos tropezarán y caerán; de repente se odiarán y se traicionarán unos a otros. Aparecerán falsos profetas, que engañarán a mucha gente, y tanta será la maldad, que el amor se enfriará en muchos. Pero el que se mantenga firme hasta el fin, ése se salvará. Esta Buena Nueva del Reino será proclamada en el mundo entero, y todas las naciones oirán el mensaje; después vendrá el fin. (Mateo 24:10-14)
Fuentes: Unveiling the Apocalypse, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-