BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




sábado, 5 de octubre de 2013

Visita del Papa Francisco a Asís, para venerar a quien le prestó el nombre para su pontificado

Fue con los 8 cardenales consejeros.

El papa Francisco llegó a Asís, la cuna del “poverello”, en el centro de Italia, a las siete y veinte de la mañana, visitó un centro de discapacitados, la Basílica de Santa María de los Ángeles, el santuario de San Damiano, y celebró una misa frente a la basílica.
francisco rezando en asis

El cielo de Asís estaba nublado, pero el ambiente era fervoroso en las callejuelas para acoger al Papa, sumamente popular, en una visita de diez horas.

VISITA A DISCAPACITADOS

El papa Francisco abogó el viernes, a su llegada a Asís (Umbría, centro de Italia), ciudad del santo cuyo nombre escogió, por una Iglesia solidaria con los discapacitados y las personas marginadas, un día después del naufragio de Lampedusa en el que murieron cientos de emigrantes.
“Hoy es un día de lágrimas”, dijo el Papa sobre el naufragio.
En su primera visita de la jornada al instituto católico de atención a minusválidos físicos y mentales Serafico, al pie del monte Subiaco, el Papa saludó a unos 80 minusválidos físicos y mentales, uno a uno, hablándoles, acaricándolos y abrazándolos.
Poco antes de que saliera el sol, grupos de peregrinos y de niños, así como congregaciones de sacerdotes y de monjas se dirigían hacia la colina en lo alto de la ciudad para recibir al Papa.
Rodeado de sus ocho consejeros cardenales de los cinco continentes, el Papa dejó de lado su discurso e improvisó:
“Jesús está presente y escondido” en estos niños. “Los cristianos deben reconocer las heridas de Jesús”, insistió.
“Cuando Jesucristo resucitó estaba resplandeciente, pero lo único que quiso conservar fue sus heridas”, dijo.
“La sociedad, desgraciadamente, está contaminada por la cultura del rechazo que se opone a la cultura de la acogida. Y las víctimas de la cultura del rechazo son precisamente las personas más débiles”, dijo el Papa, que destacó la labor del instituto Serafico “como un signo de la verdadera civilidad, humana y cristiana”.
Francisco también criticó la atención superficial que se presta a los dramas humanos. Los dramas de la vida “no deben recibir únicamente la atención de la prensa dos o tres días”, añadió sin hacer alusión al naufragio de Lampedusa.
En la ventana del instituto, el Papa Francisco lanzó a la multitud:
“íOren por mí!”.
En el discurso, que finalmente no leyó, el Papa había incluido una carta de Nico, un niño argentino de 14 años, minusválido de nacimiento.
“Dios se revela a quien tiene un alma simple. En esta carta hay la belleza, el amor, la poesía de Dios”, afirmaba en ese discurso.
Del instituto Serafico el Papa se trasladó al santuario de San Damiano, a 43 km de la ciudad, donde san Francisco habría oído la voz de Dios diciéndole
“ve a reparar mi iglesia”.

VISITA AL LUGAR DONDE SAN FRANCISCO SE DESPOJÓ DE SUS ROPA

En el lugar donde el “Pobrecillo” se desnudó para quitarse todas las riquezas terrenales, el Papa dijo que la Iglesia debe despojarse de toda mundanidad espiritual.
El papa Francisco dijo que
“la Iglesia debe despojarse de toda mundanidad espiritual, que mata el alma y a las personas y a la propia Iglesia”, durante su encuentro con los pobres en la Sala de Expoliación del Obispado de Asís, ciudad de San Francisco.
El mensaje sobre la Iglesia lo pronunció improvisadamente el Papa en el lugar donde San Francisco se despojó de sus vestidos, en la llamada “Sala del Expolio” del palacio del Obispado de Asís, donde se recuerda el revolucionario gesto del Santo, que se desnudó para quitarse todas las riquezas terrenales.
“Esta es una buena ocasión para invitar a Iglesia a despojarse, todos somos Iglesia, y todos debemos hacer el camino de Jesús, que ha hecho, un camino de despojo”, dijo.
“Si queremos ser cristianos no hay un único camino, si hacemos un cristianismo sin la cruz de Jesús nos convertiremos en cristianos de pastelería”, añadió.
“La mundanidad espiritual asesina el alma y mata a las personas, mata a la Iglesia”, mantuvo Bergoglio.
Y aseguró:
“Tantos habéis sido desnudados de esto mundo salvaje que no da trabajo, que no ayuda, que no importa si mueren de hambre en el mundo ni importa si tantas familias no tiene para comer, no tiene la dignidad de llevar al pan a casa”.
No importa -continuó-
“que tanta gente huya de la esclavitud, del hambre, huir buscando la libertad y tantas veces vemos que encuentran la muerte como ocurrió ayer en Lampedusa”, donde al volcar una embarcación cargada de inmigrantes murieron al menos 111 personas y dos centenares permanecen desaparecidos.

LA MISA

“Escuchar el grito de quienes lloran, sufren y mueren por la violencia”
Lo pidió en la misa. Reiteró su llamado por la paz en Siria y en Medio Oriente y rezó por Italia, para que
“prevalezca lo que nos une sobre lo que nos divide”. “La paz de San Francisco no es una armonía panteísta con la energía del cosmos, es Cristo”.
El Papa Francisco instó al mundo a
escuchar “el grito de los que lloran, sufren y mueren a causa de la violencia”, durante la concurrida misa celebrada en Asís.
“Te pedimos, Francisco, que nos enseñes a ser instrumentos de la paz”, dijo el Papa argentino al suplicar ante unos 100.000 peregrinos “que cesen los conflictos armados que ensangrientan la tierra en Siria y en Oriente Medio”.
Desde un altar de madera, instalado en la plaza de la basílica de San Francisco, rodeado de varios obispos y de los ocho cardenales que lo asesoran en la reforma de la Iglesia, el Papa pidió “paz y armonía para el mundo”.
El Papa saludó también cordialmente al jefe de gobierno italiano, Enrico Letta, quien asistió a la misa.
“Oremos por Italia para que prevalga lo que los une sobre lo que los divide”, dijo.
Con ocasión este viernes de la festividad del patrón de Italia, el Papa ilustró la vida del santo italiano, quien se despojó de todos sus bienes y vivió en estricta pobreza, convirtiéndose además en emblema de la paz.
“La paz franciscana no es un sentimiento dulce. Este San Francisco no existe. Ni una armonía panteísta con la energía del cosmos. Tampoco esto es franciscano”, explicó el papa.
“La paz de Francisco es la de Cristo: `Amaos los unos a los otros`. Este yugo sólo se puede llevar con humildad de corazón”, agregó.
“El hombre está llamado a custodiar al hombre: que el hombre esté en el centro, no los ídolos que hemos creado”, dijo.
Fuentes: Agencias, Signos de estos Tiempos

2 comentarios:

  1. foto Rodrigo Balladares Muñoz (CC BY-NC-SA 2.0)
    VATICANO, 03 Oct. 13 / 04:55 pm (*ACI*
    ).- En la homilía de la Misa
     que presidió esta mañana en la Casa Santa Marta donde reside, el Papa Francisco afirmó que la Misa no es un evento social, sino una fiesta en la que se hace presente Dios y no puede ser "domesticada" por el hábito.
    El Papa afirmó que "cada semana vamos a la iglesia
    , o murió aquel y vamos al funeral… y esta memoria, tantas veces, nos aburre, porque no es cercana. Es triste, pero la Misa tantas veces se transforma en un evento social y no estamos cercanos a la memoria de la Iglesia, que es la presencia del Señor ante nosotros".
    El Papa Francisco se inspiró en el pasaje del Libro de Nehemías, en la primera lectura de hoy, para centrar su homilía en el tema de la memoria. El Pueblo de Dios, observó, "tenía la memoria de la Ley, pero era una memoria lejana", aquel día en cambio, "la memoria se hizo cercana" y "esto toca el corazón". Lloraban "de alegría, no de dolor", dijo el Santo Padre, "porque tenía la experiencia de la cercanía de la salvación":
    "Y esto es importante no sólo en los grandes momentos históricos, sino en los momentos de nuestra vida
    : todos tenemos la memoria de la salvación, todos. Pero, me pregunto: ¿esta memoria está cerca de nosotros, o es una memoria un poco lejana, un poco difusa, un poco arcaica, un poco de museo? Puede ir lejos… Y cuando la memoria no es cercana, cuando nosotros no tenemos esta experiencia de la cercanía de la memoria, ésta entra en un proceso de transformación, y la memoria se vuelve un simple recuerdo".
    Cuando la memoria se vuelve lejana, añadió el Papa, "se transforma en recuerdo; pero cuando se hace cercana, se transforma en alegría y ésta es la alegría del pueblo". Esto, dijo también, constituye "un principio de nuestra vida cristiana". Cuando la memoria se hace cercana, reafirmó, "hace dos cosas: inflama el corazón y da alegría":
    "Y esta alegría es nuestra fuerza. La alegría de la memoria cercana. En cambio, la memoria domesticada, que se aleja y se convierte en un simple recuerdo, no inflama el corazón, no nos da alegría y no nos da fuerza. Este encuentro con la memoria es un evento de salvación, es un encuentro con el amor de Dios que ha hecho historia con nosotros y nos ha salvado; es un encuentro de salvación. Y es tan bello ser salvados, que hay que hacer fiesta".
    El Pontífice resaltó que "cuando Dios viene y se acerca siempre hay fiesta". Y "tantas veces –constató– nosotros los cristianos tenemos miedo de la fiesta: esta fiesta sencilla y fraterna que es un don de la cercanía del Señor".
    La vida, añadió, "nos lleva a alejar esta cercanía, a mantener sólo el recuerdo de la salvación, no la memoria que está viva". La Iglesia, subrayó, tiene "su memoria": la "memoria de la Pasión del Señor". También a nosotros, advirtió el Papa, nos sucede que alejamos esta memoria y la transformamos en un recuerdo, en un evento habitual":
    Para concluir el Papa Francisco alentó a pedirle al Señor "la gracia de tener siempre su memoria cerca de nosotros, una memoria cercana y no domesticada por el hábito, de tantas cosas, y alejada en un simple recuerdo".

    *Etiquetas: *Papa Francisco
    , Misa Santa Marta

    ResponderEliminar

  2. Papa Francisco. Foto: ACI PrensaPapa Francisco. Foto: ACI Prensa
    VATICANO, 04 Oct. 13 / 04:32 pm (*ACI/EWTN Noticias*
    ).- Al reunirse con las religiosas de clausura en la Basílica de Santa Clara, en el marco de su visita a Asís, el Papa Francisco les pidió poner en el centro de su vida
     contemplativa a Jesús, y les pidió “que el monasterio no sea un purgatorio
    , que sea unafamilia
    ”.

    En el inicio de su encuentro, el Santo Padre les dijo con humor que “yo pensaba que esta reunión sería como hicimos en Castel Gandolfo: yo solo con las religiosas. Pero, les confieso, no tengo el valor de echar a los cardenales
    . Hagámosla así”.

    A diferencia de lo que el mundo piensa de una religiosa de clausura, que “se vuelve aislada, sola con lo Absoluto, sola con Dios”, el Papa Francisco les aseguró que “este no es el camino de una religiosa de clausura católica, y ni siquiera cristiana. El camino pasa por Jesucristo. Siempre”.

    “Jesucristo está en el centro de sus vidas, de sus penitencias, de su vida comunitaria, de sus oraciones y también de la universalidad de la oración. Y por este camino sucede lo contrario de lo que se piensa que sea esta religiosa ascética de clausura: cuando va por el camino de la contemplación de Jesucristo, de la oración y de la penitencia con Jesucristo, se vuelve grandemente humana”.

    “¿Y cuál es la característica de una monja tan humana? –preguntó Francisco-. ¡La alegría!. Me causa tristeza cuando encuentro a religiosas que no son gozosas. Quizá sonrían, pero... con la sonrisa de una asistente de vuelo, ¿no? ¡Hum! Pero no con la sonrisa de la alegría, de esa que viene desde dentro, ¡eh! Siempre con Jesucristo”.

    El Papa reflexionó también con las clarisas sobre “la realidad de Jesucristo”, que implica la verdadera contemplación del misterio de Jesucristo en la Cruz
    .

    “Hoy en la Misa
    , hablando del Crucificado, decía que Francisco lo había contemplado como con los ojos abiertos, con las heridas abiertas, con la sangre que se derramaba: y ésta es su contemplación, la realidad. La realidad de Jesucristo. No ideas abstractas: no ideas abstractas, porque secan la cabeza”.

    El Santo Padre señaló que “la contemplación de las llagas es el camino de la humanidad de Jesucristo: siempre con Jesús, Dios, Hombre”.

    “Y por esto es tan bello cuando la gente va al locutorio de los monasterios y piden oraciones y cuentan sus problemas, hablan. Quizá la religiosa no diga nada extraordinario, pero una palabra que les venga precisamente de la contemplación de Jesucristo, porque la religiosa, como la Iglesia
    , va por el camino de estar abierta a la humanidad”.

    El Santo Padre les reiteró “siempre con Jesucristo, siempre. La humanidad de Jesucristo, porque el Verbo ha venido en la carne, Dios se ha hecho carne por nosotros, y esto les dará a ustedes una santidad humana, grande, bella, madura; una santidad de Madre. Y la Iglesia las quiere así: madres”.

    Al dialogar con las religiosas sobre la vida en comunidad, les exhortó a que “perdonen, sopórtense, porque la vida de la comunidad no es fácil. ¡El diablo aprovecha todo para dividir! Esto no va, porque no lleva a nada. Cuiden la amistad entre ustedes, la vida de la familia, el amor entre ustedes. Y que el monasterio no sea un purgatorio, que sea una familia”.

    “La contemplación siempre –les reiteró– con Jesús; Jesús, Dios y Hombre. Y la vida de la comunidad, siempre con un corazón grande, ¡eh! Dejando pasar”.

    “No vanagloriarse, soportar todo, sonreír desde el corazón. Y el signo de esto es la alegría. Y yo pido para ustedes esta alegría que nace precisamente de la verdadera contemplación y de una bella vida comunitaria”, les dijo.

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-