BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




domingo, 3 de noviembre de 2013

Un alma religiosa, purgante, revela los distintos niveles del Purgatorio

Esta revelación de una religiosa en el purgatorio a otra religiosa en la tierra, centra el tema en lo que pueden hacer las almas en la tierra para aliviar el tiempo en el purgatorio de los que ya están en él. Y deja sobrevolando estas preguntas para quienes seamos llevados a purificarnos luego de la muerte: ¿tendremos suficientes oraciones por nosotros en la tierra?, ¿serán nuestros pecados no expiados en la tierra tan  graves para que seamos condenados a un período en el que no nos lleguen las oraciones? 
“Sé cuando se ora por mí, y es lo mismo con todas las otras almas aquí en el Purgatorio. A muy pocos de nosotros llegan oraciones, la mayoría de nosotros estamos totalmente abandonados, sin ningún pensamiento u oraciones ofrecidas para nosotros por los de la tierra” (Mensaje de un alma del Purgatorio)

DEL MANUSCRITO DE LA HERMANA M. DE L.C., ESCRITO ENTRE 1874-1890 

Para tener una idea de cómo se organiza el Purgatorio, podemos obtener una buena vista a partir de una monja de Francia, que había fallecido el 22 de febrero 1871 a la edad de 36 años, y 2-1/2 años más tarde (en noviembre de 1873) ella comenzó a aparecer desde el Purgatorio a una monja compañera en su convento, llamada Sor M. de L.C. (en el manuscrito el nombre es anónimo para proteger la identidad de las monjas, ya que el manuscrito fue publicado, mientras que la monja todavía vivía) como se relata en el folleto, “Un manuscrito inédito sobre el Purgatorio”, publicado por la Sociedad de Reparación del Inmaculado Corazón de María, Inc., 2002.
“Les puedo decir acerca de los diferentes niveles de Purgatorio porque he pasado a través de ellos. En el Purgatorio grande hay varias estados. El más bajo y más doloroso, es como un infierno temporal, y aquí están los pecadores que han cometido crímenes terribles en la vida y cuya muerte les sorprendió en ese estado. Fue casi un milagro que se salvaran, y con frecuencia lo lograron por las oraciones de sus santos padres u otras personas piadosas. A veces ni siquiera tuvieron tiempo para confesar sus pecados y el mundo los creyó perdidos, pero Dios, cuya misericordia es infinita, les dio en el momento de la muerte, la contrición necesaria para su salvación en razón de una o más acciones buenas que realizaron durante la vida. Para esas almas, el purgatorio es terrible. Es un verdadero infierno, con la diferencia de que en el infierno se maldice a Dios, mientras que nosotros le bendecimos y le damos gracias por habernos salvado. 
Al lado de estos vienen las almas, que aunque no cometieron crímenes grandes como las demás, fueron indiferentes a Dios. No cumplieron con sus deberes de Semana Santa y se convirtieron también en el momento de la muerte. Muchos no pudieron recibir la Sagrada Comunión. Ellos están en el Purgatorio por los largos años de indiferencia. Ellos sufren de dolores sin precedentes y son abandonados, sin la oración o si alguien reza por ellos, no se les permite sacar provecho de ellas. Hay en este estado del Purgatorio, religiosos de ambos sexos, que eran tibios, negligentes en sus funciones, indiferentes a Jesús, también sacerdotes que no ejercieron el sagrado ministerio con la debida reverencia a la majestad soberana y que no inculcaron el amor suficientemente a Dios en las almas confiadas a su cuidado. Yo estaba en esta etapa del Purgatorio.
En el segundo purgatorio están las almas de aquellos que murieron con los pecados veniales no totalmente expiados antes de la muerte, o con los pecados mortales que han sido perdonados, pero que no han hecho la entera satisfacción de la Justicia Divina. En esta parte del Purgatorio, también hay diferentes grados de acuerdo a los méritos de cada alma.
Así, el purgatorio de las almas consagradas, o de aquellos que han recibido gracias más abundantes, es más largo y mucho más dolorosoque el de la gente común del mundo.
Por último, existe el purgatorio de deseo que se llama el Umbral. Muy pocos escapan a este. Para evitarlo, se debe tener un ardiente deseo del Cielo y de la visión de Dios. Eso es raro, más raro de lo que la gente piensa, ya que incluso las personas piadosas tienen miedo de Dios y no tienen, por lo tanto, un deseo suficientemente fuerte de ir al Cielo. Este Purgatorio tiene su martirio, muy doloroso, como los demás; la privación de la vista de nuestro amado Jesús se suma a los intensos sufrimientos”.

OTRA EXPLICACIÓN DE LOS NIVELES DEL PURGATORIO DE ESTE MISMO LIBRO 

Retiro, Agosto 1878: “Los grandes pecadores que fueron indiferentes a Dios, y los religiosos que no fueron lo que deberían haber sido están en el estado más bajo del Purgatorio. Mientras están allí, las oraciones ofrecidas por ellos no se aplican a ellos. Debido a que han ignorado a Dios durante su vida, ahora en su turno, los dejan abandonados, a fin de que puedan reparar sus vidas negligentes y sin valor. Mientras que en la tierra no pudieron pintar ni imaginar que Dios realmente existe, nosotros (en el Purgatorio) conocemos y comprendemos lo que Dios realmente es, porque nuestras almas están libres de todos los lazos que las cautivaban y les impedían darse cuenta de la santidad y majestad de Dios y su gran misericordia. Somos mártires, consumidos como si fuera por amor. Una fuerza irresistible nos atrae hacia Dios, que es nuestro centro, pero al mismo tiempo, otra fuerza nos empuja de nuevo a nuestro lugar de expiación.
Estamos en el estado de no poder satisfacer nuestros anhelos. ¡Oh, qué sufrimiento que es!, pero lo deseamos y no hay murmuración contra Dios aquí. Queremos solamente lo que Dios quiere. En la tierra, sin embargo, no se puede comprender lo que tenemos que soportar. Estoy muy aliviada porque ya no estoy en el fuego. Tengo ahora sólo el deseo insaciable de ver a Dios, un sufrimiento muy cruel, pero creo que al final mi exilio está a la mano y que estoy pronto voy a salir de este lugar donde yo extraño a Dios con todo mi corazón. Lo conozco bien, me siento más a gusto, pero yo no te puedo decir el día ni la hora de mi liberación. Sólo Dios lo sabe. Puede ser que tenga todavía muchos años de anhelo por el cielo. Continúa orando, yo te lo pagaré más adelante, aunque yo rezo mucho por ti ahora”.
¿Por qué es que yo rezo con menos fervor para ti de lo que yo oro por los demás y muchas veces se me olvida que recomendarte?
No te preocupes por eso. Se trata de un castigo para mí.
Incluso si tu oras más no debería haber ningún alivio. Dios lo quiere así. Si Él quiere que ores más Él te inspirará a hacerlo. Vuelvo a repetir, no te preocupes por mí. Nunca me verás en sufrimientos. Más tarde, cuando tu alma sea más fuerte, podrás ver las almas en el Purgatorio y otros males, pero no dejes que esto te asuste. Entonces Dios le dará el necesario coraje y todo lo que necesites para cumplir su santa voluntad.
¿No es esto un castigo?
No, ciertamente no, estoy aquí para mi alivio y para su santificación, si le prestas atención a lo que digo.
Eso es cierto, pero estos acontecimientos son tan extraordinarios que no sé qué hacer con ellos, no es una cosa normal que te escuche de esta manera.
Entiendo muy bien tu dificultad y estoy consciente de tus sufrimientos. Sin embargo, si Dios lo quiere y eso me alivia, tendrá piedad de mí, ¿no?. Cuando esté liberada verás que voy a hacer mucho más por ti de lo que has hecho por mí. Yo ya rezo mucho por ti.
¿Dónde está la hermana XXX?
En el Purgatorio más bajo, donde ella no recibe ningún beneficio de las oraciones de nadie. Dios está disgustado, si se puede hablar así, cuando muchos religiosos mueren, porque Él ha llamado a estas almas a sí mismo para que pudieran servirle fielmente en la tierra e ir directamente al cielo en el momento de la muerte, pero a causa de su infidelidad, tienen que permanecer mucho tiempo en el Purgatorio, mucho más que las personas en el mundo que no han tenido tantas gracias.
1879, Retiro en septiembre. Vemos a San Miguel como vemos a los ángeles. Él no tiene cuerpo. Él trata de conseguir las almas terminen su purificación. Él es quien las conduce al Cielo. Él es uno de los Serafines, como dijo Monseñor. Él es el ángel más alto en el cielo. Nuestros Ángeles Guardianes propios vienen a vernos, pero San Miguel es mucho más hermoso de lo que ellos son. En cuanto a la Santísima Virgen, la vemos en cuerpo. Ella viene al purgatorio en sus fiestas y se remonta al cielo con muchas almas. Mientras que ella está con nosotros no sufrimos. San Miguel la acompaña. Cuando él viene solo, sufrimos como siempre.
Cuando yo te hablé del gran y segundo Purgatorio, fue para tratar de hacerte entender que hay diferentes estados en el Purgatorio. Así que yo llamo el estado del purgatorio “grande” o “peor”, a donde están las almas más culpables, y donde me quedé por dos años sin ser capaz de dar una señal de los tormentos que sufría. El año en que tú me oíste gemir, cuando empecé a hablar contigo, yo todavía estaba en el mismo lugar.
En el segundo Purgatorio, que todavía sigue siendo el Purgatorio, pero muy diferente del primero, se sufre mucho, pero menos que en el gran lugar de expiación. Luego hay una tercera etapa, que es el purgatorio del deseo, donde no hay fuego. Las almas que no desean ardientemente el cielo, que no aman a Dios suficientemente, están ahí. Es ahí donde estoy en este momento. Además, en estas tres partes del Purgatorio, hay muchos grados de variabilidad. Poco a poco, en la medida que el alma se purifica, sus sufrimientos son cambiados.
A veces me dices que el perfeccionamiento de un alma es un proceso largo y también estás asombrada de que después de tantas oraciones, estoy tanto tiempo privada de la vista de Dios. Por desgracia, el perfeccionamiento de un alma no asume menos tipo en el purgatorio que en la tierra. Hay un número de las almas, pero son muy pocas, que tienen sólo unos pocos pecados veniales que expiar. Estas no se quedan mucho tiempo en el Purgatorio. Algunas oraciones bien dichas, algunos sacrificios pronto se le entregan. Pero cuando hay almas como la mía – y sucede a casi todos aquellos cuyas vidas han sido tan vacías y que prestaron poca o ninguna atención a su salvación – entonces toda su vida tiene que ser iniciada de nuevo en este lugar de expiación. El alma tiene que perfeccionarse y el amor y el deseo por él, a quien no amaba lo suficiente en la tierra. Esta es la razón por la que la liberación de algunas almas se retrasa. Dios me ha dado una gracia muy grande permitiéndome pedir oraciones. Yo no se lo merecía, pero sin esto me habría quedado como la mayoría de los que están aquí, por años y más años“.
Fuentes: Mystics of the Church, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-