BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




miércoles, 4 de diciembre de 2013

LA ARGENTINA TOMO V PARTE I

TOMO I

Vi. 7/11/97                                                                                                   17.50 hs.

           Hijos, vosotros sois los PILARES DE LA NUEVA JERUSALÉN.
           Vosotros sois los pilares de Mi Nuevo Templo.
           Vosotros estáis colaborando para que se cumplan las Escrituras, y en los últimos tiempos profetizarán mujeres. Habrá una mujer profetisa que os traerá la Palabra de Dios. Sí, hija, llevarás Mi Palabra y ella llegará hasta los confines de la tierra.
           El que quiera oír que oiga; el que quiera entender que entienda.
           Quédate en Mi Paz. Yo te bendigo de forma especialísima. Yo te amo por tu entrega. Yo estaré en ti, hija; estaré en ti hasta el  final de los tiempos.
           Quédate Conmigo; deja que repose Mi Espíritu en tu interior.
           Siente cómo palpita tu corazón; ¡es Mi Presencia!
           Quédate en Mi Paz; Yo, Yo Me quedo en tu paz.
           Yo te bendigo en el Nombre Mío, el de Mi Hijo y el de Mi Santo Espíritu.
Baruc: cap. 1, 15 en adelante.
Baruc: cap. 2, 1-10.
Efesios: cap. 3, 14-21.

Ma. 9/12/97                                                                                                  16.00 hs.

           Y Yo, hijos Míos, Me he regocijado y Me he llenado de gozo como Hijo de María al sentir cuánto amor ponéis vosotros en Mi Madre, cuánto amor Le tenéis, cuánto La mimáis, cuánto La cuidáis, cuánto La defendéis, cuánto La veneráis, ¡cuánto Le pedís!
           Vuestro país es un lugar en el cual Mi Madre se siente protegida como en Egipto. Se siente como en Su casa. Vuestro país es muy mariano. Vuestros hermanos se entregan al Corazón de Mi Madre con mucha docilidad. Vuestros hermanos demuestran sin miramientos ni tapujos el amor que sienten por Mi Madre. Y Yo, como Hijo, derramo Mi Misericordia sobre todos los que La amáis, por pedido especial de Ella y porque Ella es la que les muestra el camino para llegar a Mí. Y Yo Me encargo personalmente de mostrarles el camino para llegar a Mi Padre.
           Y Yo, como Padre vuestro y de toda la humanidad, amoroso y tierno, Me ablando ante los pedidos de María y de Mi Hijo y derramo también Mi Misericordia sobre todos vosotros.
           Y he elegido este país y este lugar para hacerme conocer como Padre contenedor, como Padre consolador, como Padre amigable, como Padre misericordioso, como Padre piadoso y como Padre bondadoso y amoroso para toda Mi humanidad.
           Yo los bendigo, junto con vuestros objetos religiosos. Hoy los quiero bendecir en Mi Nombre, en el de Mi Hijo, en el de Mi Santo Espíritu y en el Nombre de María, la Virgen María.
           Sois vosotros los elegidos por Mí para hacerme conocer, para juntar mis ovejas y para traerme a Mis hijos, los perdidos, a Mi redil, a que Me conozcan, a que Me amen, a que se entreguen a su Padre para que Él pueda compartir con todos sus hijos la Gloria del Reino de los Cielos, que ha creado para todos vosotros.
           Quedaos en Mi Paz y seguid trabajando con las copias, con las correcciones y con los nuevos mensajes. Quedaos todos en Mi Paz, la paz que les da Dios Padre Todopoderoso Creador de toda la Creación.
Apocalipsis: cap. 7, 10-14.
Isaías: cap. 11, 8-12.
Salmo 133 (132).
R. lee  Salmo 137 y el Señor dice:
           Hija, hija, has leído Salmo 137 porque fue la primera lectura que te mandé antes del Apocalipsis y no Me la quisiste escuchar. Te desnudo ante tus hermanos porque te quieren como sos y Yo, como Padre amoroso, te mandé otro Salmo también muy lindo porque tú, aunque estás entregada, todavía dudas cuando escuchas las Lecturas. Sí, hija, el Salmo 137 es también para ti. “La obra de tus manos”, Mi Obra, Mi Obra, hija.

Ju. 11/12/97                                                                                                 18.40 hs.

           Y vosotros, vosotros, hijos Míos, los que estáis aquí en esta tierra, en este lugar elegido por Dios Padre, os enteraréis de todo lo que ocurre a vuestro alrededor. Lloraréis, os desesperaréis; lamentaréis la suerte de vuestros hermanos y os juntaréis a rezar, a orar, a invocar a vuestro Padre, a pedir clemencia por tanto desastre. Vosotros Me suplicaréis piedad para con vuestros hermanos. Sufriréis mucho por todo lo que acontece a vuestra tierra. Sufriréis mucho por todo Mi dolor. Pero estaréis protegidos por Mí y estaréis juntos todos Conmigo.
           Rezad mucho. Yo escucho vuestras oraciones. Rezad mucho por todo el dolor que padecerán vuestros hermanos.
Apocalipsis: cap. 1, l-3.
Apocalipsis: cap. 18, l-24.
Apocalipsis: cap. 19, 1-4.

TOMO II
-------------

TOMO III

Ma. 28/4/98                                                                                                 10.20 hs.

Estábamos comentando que seguramente mucho más del 10 por ciento de la población argentina reza el Rosario, cuando interviene la Santísima Virgen:
           Mucho más del 10 por ciento, pero dispersados, en forma individual y sin saber con quién o cómo apoyarse. Y a Mí, como Madre, Me gustaría que pudiesen rezarlo acompañados, que se sintiesen apoyados y que recibiesen los Frutos de la Fuerza que tiene la oración rezada con amor entre hermanos.
           Muchos hijos Míos rezan más de lo que vosotros pensáis, pero en soledad. No están guiados. No saben cómo hacer para que su oración tenga más fuerza, para juntarse.
           Yo estaré con vosotras. Quedaos en Paz. Y gracias, hijas Mías, porque habéis amanecido con la preocupación de la ocupación que Yo os he encargado.
           Quedaos en Paz. Y podéis leer la cita de la Biblia que estaba leyendo Mi hijo Rt. cuando vosotros llegasteis: Santiago, 5, 13-20.
           Quedaos en Paz.


Sa. 23/5/98                                                                                                   11.30 hs.

           No necesito presentarme pues tú, hija (entraba M.L.), conoces a Dios y vives para pedirme y Yo estoy siempre escuchándote. Has caído en un almuerzo de trabajo; «almuerzo» por lo opíparo. Has escuchado a Mi Madre, hoy escuchas a Jesús.
            Vosotros que recibís, que queréis imponeros las manos e invocar a Mi Santo Espíritu, ¿no habéis leído el Mensaje en la Jornada: «Estáis preparados para recibir lo que estáis pidiendo»? Mi Camino en la tierra no fue fácil. Cuando uno camina por la senda de Dios, cuando uno pone en su vida como objetivo principal agradar a Dios, debéis saber que ese caminar no es fácil para la tierra pero os eleva; no es fácil por vuestro entorno, pero... ¡qué Paz se siente al caminar hacia Dios! Cuando uno camina por las sendas que Dios marca ¡es tan Grande el Gozo, es tan Grande la Paz que Dios os da que lo de la tierra va perdiendo importancia; va despojando el espíritu: va barriendo, va sacando todo lo terrenal que está alrededor para buscar la Gloria de Dios que está en el interior, en todo lo espiritual, en el Amor, en el Amor, en el Amor, en el Amor!
           El amor también son los hijos, ¡claro que sí!, el fruto del amor. No Me lo he olvidado para aquellas que Me reclaman... una familia... con hijos... Sé que son el fruto del amor. ¡Yo tengo  tantos hijos! Lástima que les doy la vida, ¡ah, con tanto Amor! y cuando empiezan a crecer se olvidan de que tienen un Padre. ¡A tal punto se olvidan que en muchas ocasiones ante la Presencia de Dios también quedan IMPERTÉRRITOS! Nos ha gustado, nos ha gustado la palabra. Por supuesto, que Mis hijos queden impertérritos por Mi Palabra es un DOLOR permanente, es una HERIDA que sangra y sangra sin cesar...
           ¿Todo lo que te diga, hija, tendrá que ir con cita bíblica?
Jeremías, cap. 10, 1-16
Salmo 107
           Gloria a Dios Padre, que está en el Cielo.
           Gloria a Dios Hijo, que bajó a la tierra y murió por nosotros.
           Gloria a Dios Espíritu Santo, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
           Meditad este Salmo y rezadlo cuantas veces sintáis tan cerca Mi Presencia como la estáis teniendo hoy:
Salmo 107
           ...No para su condenación, y la salvación está en saber recibir lo bueno y en arrancar lo malo. No está en recibir lo bueno y DESPARRAMAR LO MALO.
Zacarías, cap. 1, 6-17
Apocalipsis, cap. 6, 1-9
           ...Los jinetes que cabalgamos por la tierra y nuestro estandarte, la Bandera del Señor. No olvidemos que Jesús eligió esta tierra. Está irritado, muy irritado, pero será MAGNÁNIMO con la tierra elegida. Él nos acompaña; llevemos bien alta la Bandera del Señor. Él está con nosotros.

Jue. 28/1/99                                                                                                 20.30 hs.

Cenáculo en lo de R.

Se rezan los Misterios Gozosos. En el Segundo Misterio:
           Hijos Míos: os estoy pidiendo que Me vayáis a visitar, que vayáis a buscarme a Mi Casa, a Mi Iglesia; que Me busquéis en Confesión con Mis sacerdotes, que Me busquéis en el Evangelio, que Me busquéis en la Santa Biblia, que Me busquéis en la Palabra que os he dado desde el comienzo hasta éstos y los últimos tiempos; que Me busquéis en la oración y, por sobre  todas las cosas, que Me busquéis como Alimento de Vida Eterna.
           Id a visitarme como fue María a ver a Santa Isabel. Yo os estoy esperando. Que vuestro corazón se ablande a la Voluntad de vuestro Padre Celestial.

En el Tercer Misterio:
           Contemplamos el Nacimiento del Niño Jesús, Mi Hijo, en el pobre Portal de Belén: de la mayor riqueza, de la Inmensa Divinidad a una gran pobreza bañada de Mi Divinidad.
           Yo os pregunto, hijos Míos: ¿estáis preparados? ¿Cómo está vuestro templo? ¿Cómo está vuestra alma para recibir a vuestro Padre Celestial? ¿Estáis ya listos? ¿Queréis ver vuestra alma como realmente está o la seguiréis imaginando como vosotros la queréis ver?
           No os engañéis. Preparaos. Poned en condiciones vuestra alma para que la Santísima Trinidad pueda morar en ella. No dejéis pasar más tiempo. No juguéis con las cosas de Dios. No juguéis, hijos. Esto no es un juego. Es la vida y es vuestro caminar por la tierra lo que os hace merecer el caminar en Mi Gloria.
           Vuestro Padre es Misericordioso pero ante todo es Justo, y es la Justicia de Dios la que caerá sobre la humanidad.
Números, cap. 7, 10-23
Levítico, cap. 5, 1-10
Salmo 40
Apocalipsis, cap. 12, 1-10

En el Cuarto Misterio:
           Hijos Míos: que vuestro único temor sea el ofender a vuestro Dios, el lastimar a vuestro Dios, a vuestro Padre, el Creador.
           Sed obedientes y poned en práctica la Palabra que os dejó Jesús. Preparaos para que el Espíritu Santo pueda morar en cada uno de vosotros, para que la Luz de Nuestro Espíritu sea la que os ilumine en vuestro caminar, para que vuestro obrar pueda ayudar en la conversión de aquellos hermanos que tanto os están mirando.
           Si realmente queréis gozar del Reino de Dios, sed obedientes y dad el ejemplo en vuestro obrar. Que el eje de vuestra vida sea Dios por sobre todas las cosas, el amor a vuestro Dios y el amor a vuestro prójimo, pues no existe el amor a Dios si no amáis a vuestro prójimo.
Hechos de los Apóstoles, cap. 2, 1-11
Romanos, cap. 5, 7-15

En el Quinto Misterio:
           Aquí estoy junto a vosotros y os he elegido para que no os perdáis.
           Hijos Míos, ¡os estoy amando! ¡Os estoy amando! Amaos vosotros como Yo os estoy amando. Que sea el amor lo que rija vuestra vida. Os estoy amando y por eso os estoy buscando. Os estoy amando y por eso os estoy perdonando. Os estoy amando y Me estoy entregando a todos vosotros. Os estoy amando y os estoy esperando.
Finalizado el Quinto Misterio:
           Y hoy también vuestra tierra la maldita está castigada. ¡Cómo no castigar taaanto pecado! Y vuestra tierra la elegida está siendo bendecida por vuestro Padre. Dios está cosechando y condenando a tantos demonios que os llevan a la perdición de vuestra alma.
           Pedimos especialmente por nuestro Papa, Juan Pablo II, por todos los sacerdotes, por los sacerdotes de nuestro país y por todos los del mundo entero que en este momento están consagrando el Cuerpo y la Sangre de Cristo.


Se canta “Cristo Jesús, en Ti la Patria espera” 

2 comentarios:

  1. ¿Necesita un préstamo urgente o servicios financieros? Póngase en contacto con financialdepartment.online@gmail.com / http://charitycorporation.gnbo.com.ng

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-