BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




domingo, 8 de diciembre de 2013

¿La época de las visiones de Dios se ha cerrado o no?

El acceso que tenemos a los divino.

La forma de comprender el cristianismo como una religión que apela a lo sobrenatural se ha ido erosionando en los últimos siglos, al punto que muchas iglesias protestantes son de la opinión de que Dios ya no da visiones. “La época de las profecías ha terminado”, dicen.


Otros protestantes, en particular los Pentecostales y el Movimiento Carismático, piensan lo contrario, y en general toda la Iglesia Católica es de esta opinión.

REVELACIÓN PÚBLICA Y PRIVADA

La teología católica distingue comúnmente entre lo que se conoce como la revelación pública y la revelación privada. Revelación pública, es el tipo de revelación que encontramos en las Escrituras, es vinculante para todos los cristianos de todas las épocas. Por el contrario, la revelación privada sólo es vinculante para aquellos a quienes les es dada.
La Iglesia Católica enseña que la revelación pública está cerrada hasta la Segunda Venida. El Catecismo de la Iglesia Católica establece:
La economía cristiana, por lo tanto, desde que es la nueva y definitiva alianza, nunca pasará, y ninguna nueva revelación pública es de esperar antes de la gloriosa manifestación de nuestro Señor Jesucristo [CIC 66].
La revelación privada, sin embargo, está en curso:
A lo largo de los siglos, ha habido las llamadas revelaciones “privadas”, algunas de las cuales han sido reconocidas por la autoridad de la Iglesia. Ellas no llegan, sin embargo, hasta el depósito de la fe. Su papel no es para mejorar o completar la revelación definitiva de Cristosino para ayudar a vivir más plenamente en una cierta época de la historia.
Guiado por el Magisterio de la Iglesia, el sensus fidelium [es decir, el sentido colectivo de los fieles] sabe cómo discernir y dar la bienvenida en estas revelaciones a lo que constituye una llamada auténtica de Cristo o de sus santos a la Iglesia.
La fe cristiana no puede aceptar “revelaciones” que pretenden superar o corregir la Revelación de la cual Cristo es el cumplimiento, como es el caso de ciertas religiones no cristianas y también de ciertas sectas recientes que se fundan en tales “revelaciones” (CIC 67).

SIGUEN EXISTIENDO LAS REVELACIONES PRIVADAS

Pero así como algunos en círculos no católicos han afirmado que la era de los milagros ha terminado, algunos han afirmado que la época de la revelación, incluso revelación privada ha terminado.
Sin embargo, esto es algo que la Escritura nunca dice. Ninguno de los autores del Nuevo Testamento dice que Dios va a dejar de usar visiones y fenómenos relacionados antes de la Segunda Venida.
San. Pablo expresa la actitud cristiana apropiada hacia estos fenómenos de esta manera:
No apaguéis el Espíritu. No desprecies declaraciones proféticas. Probad todo y quedaos con lo bueno (1 Tesalonicenses 5:19-21.).
Los Padres de la Iglesia eran de la misma opinión. Cuando la Era Apostólica se cerró y comenzó la era de los Padres, no pensaron que Dios había dejado de repente de dar visiones. Reconocieron que las nuevas visiones no estaban en el mismo plano que la revelación que se encuentra en la Biblia (revelación pública), pero reconocieron la continua presencia de las revelaciones privadas en la Iglesia.
No fue hasta la época de la Reforma Protestante que la gente comenzó a negar el concepto.
Fuentes: Catholic Answers, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-