BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 6 de diciembre de 2013

La última entrevista irrestricta de la Hermana Lucía

La última entrevista irrestricta
de la Hermana Lucía

La siguiente es la transcripción escrita de la charla que diera el notable experto sobre Fátima, Reverendo Padre Nicholas Gruner el 9 de octubre de 2006 a cientos de obispos, sacerdotes y laicos asistentes a la conferencia, La última oportunidad de obtener la Paz Mundial dada en Tuy, España. En esa charla, el P. Gruner da un relatado de la famosa entrevista del Padre Agustín Fuentes con la Hermana Lucía, la última sobreviviente de los videntes de Fátima, el 26 de diciembre de 1957. Fue en esta histórica entrevista que la Hermana Lucía dijo “La Santísima Virgen está muy triste porque nadie hace caso a Su Mensaje.”
por el Padre Nicholas Gruner, S.T.L., S.T.D. (Cand.)
Hoy quiero compartir con ustedes algunos pensamientos sobre la histórica entrevista entre la Hermana Lucía y el Padre Agustín Fuentes en diciembre de 1957. Fue en esta entrevista profética donde se reveló, al menos en parte, el núcleo del Secreto de Fátima.
El Padre Fuentes era un sacerdote mexicano que fue designado postulador de la causa para la beatificación de Jacinta y Francisco Marto. El ya se había entrevistado con la Hermana Lucía el 10 de agosto de 1955. El tuvo otras oportunidades de reunirse con ella, y así lo hizo otra vez el 26 de diciembre de 1957. Después de esa reunión, el sacerdote dio una charla el 22 de mayo de 1958 en la casa matriz de la Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón y de Nuestra Señora de Guadalupe. Durante esa charla el Padre Fuentes repitió palabras de la Hermana Lucía en su charla de diciembre anterior y luego se publicó el texto de esa charla. El Padre Alonso nos dice que la charla del Padre Fuentes fue publicada con toda garantía de autenticidad, y con la debida aprobación episcopal, incluida la del Obispo de Leiría, diócesis en la que está localizada Fátima.
El Padre Fuentes dejó muy en claro que el mensaje del cual habló, lo había recibido él mismo de los propios labios de la Hermana Lucía, la vidente principal de Fátima. He aquí algunos extractos transcriptos del texto original del Padre Fuentes en su idioma español.

¡La Santísima Virgen está muy triste!

Dijo el Padre Fuentes: “Quiero contaros únicamente la última conversación que tuve con ella, que fue el 26 de diciembre del año pasado: La encontré en su convento muy triste, pálida y demacrada; y me dijo: ‘Padre, la Santísima Virgen está muy triste, porque nadie hace caso a Su Mensaje, ni los buenos ni los malos. Los buenos, porque prosiguen su camino de bondad; pero sin hacer caso a este Mensaje. Los malos, porque no viendo el castigo de Dios actualmente sobre ellos, a causa de sus pecados, prosiguen también su camino de maldad, sin hacer caso a este Mensaje. Pero, créame, Padre, Dios va a castigar al mundo, y lo va a castigar de una manera tremenda. El castigo del cielo es inminente.’”
Así es como comienza la entrevista. Recordemos, estas palabras fueron dichas el 26 de diciembre de 1957. Eso fue antes de que la Hermana Lucía fuera totalmente silenciada por los últimos cuarenta años de su vida. Sin embargo, ya para entonces las entrevistas con la Hermana Lucía se habían vuelto cada vez más raras. La visita (anterior) ampliamente conocida fue la del Padre Lombardi, el bien conocido fundador del Movimiento para Un Mundo Mejor. Pero sin embargo, en 1960, incluso a su antiguo confesor –otro Jesuíta quien había sido su confesor y director por diez años, entre los 30’s y los 40’s- cuando volvió de Brasil en 1960, le fue imposible ver a la Hermana Lucía.

La Hermana Lucía aislada en 1960

El permiso para ver a la Hermana Lucía debía ser otorgado no por el Obispo de Fátima, no por el Obispo de Coimbra, sino por el Cardenal Prefecto del Santo Oficio, o por el mismo Papa. Y así, esta conversación con el P. Fuentes fue, tal vez, la última entrevista irrestricta con la Hermana Lucía de la que alguna vez se tuviera noticias.
Estoy al corriente, por supuesto, de otras entrevistas publicadas, que pretenden darnos palabras de la Hermana Lucía. En un capítulo de The Devil’s Final Battle, Christopher Ferrara ha señalado la falta de credibilidad de la que pretende ser una entrevista dada en el 2001. El Sr. Ferrara dice que el texto está lleno de falsedades, o más exactamente, inexactitudes y medias verdades.
Pero eso es motivo para otra charla. Quiero hoy enfocar la entrevista de 1957 con el Padre Fuentes. Esa entrevista es muy profética y la considero la última entrevista sin barnices, sin retoques que la Hermana Lucía diera alguna vez.

¿Por qué Ella está triste?

La Hermana Lucía dijo “La Santísima Virgen está muy triste”. ¿Por qué Ella está triste? Ella está triste “porque nadie hace caso a Su Mensaje, ni los buenos ni los malos”.
Es comprensible que los malos no presten atención. Después de todo, ¿por qué tendrían los pecadores –aquellos endurecidos en el pecado- cuidado de las cosas de Dios? Pero lo que es notable aquí es que la Hermana Lucía dice que tampoco los buenos prestan ninguna atención al Mensaje de Nuestra Señora.
Aun más sorprendente, como vemos hoy mirando desde la perspectiva de los últimos cincuenta años, es que la Hermana Lucía dijo que el castigo de Dios es inminente. Ella dijo eso como si en 1957 no hubiéramos transitado la Segunda Guerra Mundial y otra guerra importante en Corea.

El peor castigo

¿Cuál es, entonces ese castigo del que habló la Hermana Lucía? Ella lo nombra más tarde en la conversación, pero usa los ojos de la Fe para entenderlo. Por eso yo no aludo a la Fe en el Mensaje de Nuestra Señora, sino mas bien a la comprensión de Su Mensaje desde la perspectiva de la Fe Católica.
Esa perspectiva está dada por San Juan Eudes citando la Sagrada Escritura. Jeremias nos dice, hablando en nombre de Dios: “Volved, hijos rebeldes, oráculo de Javé…,  Yo os daré pastores según Mi corazón, que os apacentarán sabiamente” (Jeremías, 3:14-15)
San Juan Eudes deduce de este pasaje que si nosotrosno volvemos a Dios, luego Dios enviará sus pastores, quienes son solo pastores de nombre –pastores que son verdaderamente lobos vestidos de ovejas. El sigue diciendo que cuando Dios está enfadado particularmente con Su pueblo, El le envía malos pastores. ¡Y este es el peor castigo que El puede dar!
Este, creo, es el castigo del está hablando la Hermana Lucía. Ella alude a esto en el párrafo siguiente de su afirmación. “Sor Lucía me decía también” dice el Padre Fuentes, “Padre, el demonio está librando una batalla decisiva con la Virgen; y como sabe qué es lo que más ofende a Dios y lo que, en menos tiempo, le hará ganar mayor número de almas, está tratando de ganar a las almas consagradas a Dios, ya que de esta manera también deja el campo de las almas desamparado, y más fácilmente se apodera de ellas”.
Recordemos, la Hermana Lucía dijo eso en 1957. En 1965 había 455.000 sacerdotes católicos. En 1975 solo había 400.000. 55.000 sacerdotes –un poco más de la novena parte- habían dejado su ministerio en solo diez años. Tal declinación en el número de sacerdotes nunca se había visto en la historia de la Iglesia.
Incluso al presente, de acuerdo a las más recientes estadísticas publicadas por l’Osservatore Romano, el número de sacerdotes que permanecen en la Iglesia está en los 400.000. Y por supuesto, el porcentaje de edad de los sacerdotes hoy, en lugar de estar entre los cuarenta está en los sesenta años.
Aunque el número de sacerdotes está en declinación, la población de laicos que -aunque poco instruidos y poco prácticos- se consideran católicos, se está incrementando. Esas almas tienen menos y menos sacerdotes, por mil, para instruirlos y asistirlos. Y la relación de sacerdotes por laicos resultará significativamente más baja aún en los próximos diez años, por el desgaste natural que alcanza a muchos de los sacerdotes ahora en sus sesenta, setenta u ochenta años. 

Nosotros debemos proclamar Fátima

Así, el plan del diablo está esbozado aquí por la Hermana Lucía. Yo creo que esto está en el mismo Secreto porque casi todo en esta entrevista se refiere al Secreto. Para entender porque digo esto, los refiero al libro The Third Secret  (Toda la verdad sobre Fátima) del Hermano Michel. Fue el propio Hermano Michel quien me alertó sobre la entrevista del Padre Fuentes con la Hermana Lucía. Fue en 1985, cuando nosotros dimos una conferencia para Obispos en la ciudad del Vaticano, el día de la apertura del sinódo extraordinario en noviembre de 1985. Nosotros tuvimos unos doscientos sacerdotes y obispos asistentes, incluyendo a Su Beatitud Giácomo Beltritti, Patriarca católico del Rito Latino de Jerusalem. El me dijo “Continúe en su camino de hablar públicamente. Yo continuaré en el mío de hablar a través de canales privados”. El ha ido por su recompensa, Dios lo bendiga. Pero ha sido mi convicción desde el principio, que como a Fátima se le dificulta tortuosamente la obediencia cuando se la trae a colación solo por canales privados, es por eso que debemos continuar hablando públicamente.

Muchas naciones desaparecerán

La Hermana Lucía pregunta al Padre Fuentes, “¿Qué falta, Padre, para 1960; y qué sucederá entonces? Será una cosa muy triste para todos; y no una cosa alegre si antes el mundo no hace oración y penitencia. No puedo detallar más, ya que es aún secreto que, por voluntad de la Santísima Virgen, solamente pudieran saberlo tanto el Santo Padre como el señor Obispo de Fátima; pero que ambos no han querido saberlo para no influenciarse. Es la tercera parte del Mensaje de Nuestra Señora, que aún permanece secreto hasta esa fecha de 1960.”
Ella continúa, “Dígales, Padre, que la Santísima Virgen, repetidas veces, tanto a mis primos Francisco y Jacinta, como a mí, nos dijo; Que muchas naciones de la tierra desaparecerán sobre la faz de la misma, que Rusia sería el instrumento del castigo del Cielo para todo el mundo, si antes no alcanzábamos la conversión de ese pobrecita Nación (...)”.
La única manera de obtener la conversión de aquella pobre nación es consagrarla, porque es “por ese medio” –la Consagración de Rusia- que Rusia será salvada. No hay otro medio. 
CONTINUAR LEYENDO EN:

3 comentarios:

  1. La consagración de Rusia, según el propio Padre Amorth no fue realizada. Él dijo que estaba en Primera fila cuando el Papa Juan Pablo II, quiso hacer la consagración de la forma requerida por Dios y la Virgen, entonces él preguntó a algunas personas que estaban allí, si podía nombrar a Rusia, y todos ellos le dijeron que No! Entonces el Papa lo uníco que hizo fue decirlo de manera indirecta, y no mencionó la palabra Rusia.
    Los requisitos que había pedido la Virgen es que Rusia debía ser nombrada, y que está consagración debía ser en unidad con todos los obispos del mundo a la vez.
    Yo no creo que el Padre Gabriel Amorth mienta.
    Por otro lado el Sr. PUTIN, me genera desconfianza, y confusión

    ResponderEliminar
  2. Obama y eeuu deberian generarle desconfianza , ellos convulsionan al mundo . Son los peores carniceros de la humanidad.

    ResponderEliminar
  3. Si observamos de manera objetiva cómo se desenvuelve la vida política, económica y social del mundo de manera actual, no cabe la menor duda de que a pesar de las súplicas del Cielo los seres humanos no entendemos nada o no queremos entender porque eso implicaría un compromiso con Jesús y la Santísima Virgen mucho más serio, no sólo los domingos, sino cada día. Tanta guerra, tantas armas, tanta miseria en que viven millones de seres humanos y muy pocos hacen nada. Lo que sí podemos es orar y con mucha fe por todos aquellos que no creen, que no tienen fe, por los sacerdotes, enfermos desahuciados que no tienen fe. En fin sobran razones para interceder por toda la humanidad. ¡Pongamos nuestro granito de arena todos los días! Es verdad: asistir a la Santa Misa y orar el Santo Rosario no nos reditúa ninguna ganancia material pero no esperemos hasta el último momento para arrepentirnos y orar. No sabemos ni el día ni la hora en que partiremos de este mundo.

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-