BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




sábado, 14 de diciembre de 2013

Tres mensajes en Roma anunciando que iba a nacer Jesús

Mensajes sobrenaturales preparando el camino.

El nacimiento de Jesús, la encarnación del hijo de Dios como hombre, fue un hecho sobrenatural preparado con mucha antelación y anunciado a todo el orbe.


Hay por lo menos tres conexiones interesantes entre el nacimiento de Cristo y Roma. Una es la profecía de la Sibila del nacimiento del niño hebreo; otra es la aparición de María al emperador con ese niño; y otra, la fuente de aceite que brotó en el barrio de los judíos.
El reinado romano de César Augusto fue una era de paz, prosperidad y felicidad. Augusto tomó un censo imperial durante esta era de paz, momento en que cerró el templo de Jano, por tercera vez, a los cuarenta años de su reinado. El Príncipe de la Paz nacería en este paréntesis histórico de paz.
Según San Beda el Venerable, “Un amante de la paz, Él iba a nacer en un momento del silencio más profundo. Y no podía haber ningún indicio más claro de la paz que se levantara un censo tomado en todo el mundo, cuyo maestro Augusto reinó en el momento del nacimiento de Cristo por una docena de años en la mayor paz, la guerra se arrullaba hasta dormir en toda el mundo”.
La tradición sostiene que César  Augusto aprendió del oráculo de la Sibila Tiburtina que un niño hebreo haría silenciar todos los oráculos de los dioses romanos.
La tradición también registra que la Santísima Virgen María, con el Niño Jesús en sus brazos, apareció a César Augusto en la colina de Capital. Augusto reconoció que esta visión correspondía a la Profecía sobre el niño hebreo.
En respuesta a esta aparición de María y Jesús, Augusto edificó un altar en el Capitolio en honor de este niño con el título Ara Primogeniti Dei, que significa “Altar del Primogénito de Dios.”
Más de trescientos años después, el emperador cristiano Constantino el Grande construyó una iglesia en este lugar de la aparición y el altar, que se llama Basílica Sanctae Mariae de Ara Coeli, que significa “Basílica de Santa María del Altar del Cielo”.  Ver también para mayor información Nuestra Señora de Araceli, España ( 2 de mayo).
Si se visita la iglesia de hoy, va a observar murales de César Augusto y la Sibila Tiburtina pintados a ambos lados del arco sobre el altar mayor. Estas imágenes recuerdan el oráculo, que profetizó el advenimiento de la palabra hebrea “Primogénito de Dios.”
En el siglo XV, esta iglesia se hizo famosa por la estatua del Niño Jesús tallado en madera de olivo tomada del Jardín de Getsemaní fuera de Jerusalén. La relación de la iglesia con el nacimiento de Cristo, la hizo un lugar apropiado para la devoción a la infancia del Salvador.
Mientras tanto, en el barrio judío de Roma, el día del nacimiento de Cristo,fuente de aceite brotó de la tierra en la taberna de un hombre en lo que hoy se llama Trastevere- la región al sur del Vaticano  y al oeste del río Tíber.
Esta fuente de aceite reveló a los Judios de Roma que el Mesías había nacido, por fin, desde que Mesías o Cristo significan “ungido con aceite.” Al día de hoy, la Iglesia de Santa María in Trastevere marca la ubicación.
El emperador Septimio Severo, quien reinó desde el año 193 a 211, concedió la ubicación de los cristianos. En el año 220, el Papa San Calixto I estableció el sitio como una iglesia, y sus reliquias aún permanecen bajo el altar mayor de la iglesia. La iglesia ha sido reconstruida varias veces y todavía se puede visitar hasta el día de hoy.
Fuentes: Dr. Taylor Marshall, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-