BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 3 de enero de 2014

Alerta: Inmensa nube de vapor radiactivo sale de Fukushima

Alerta: Inmensa nube de vapor radiactivo sale de Fukushima

Fukushima es un problema vital para la humanidad. A pesar de los pedidos de ayuda internacionales y el hecho de que se han vertido cientos de toneladas de agua radiactiva al océano Pacífico, las noticias acerca de la catástrofe han dejado de ocupar las primeras planas, aún cuando el problema es gravísimo para la vida en el planeta. Ahora se ha detectado una inmensa nube de vapor saliendo de la planta y se teme que haya empezado el proceso de fusión de 89 toneladas de combustible radiactivo. Si sucede, la vida sobre todo el hemisferio norte del planeta se verá seriamente comprometida.
Vapor de agua radiactiva podría estar contaminando todo el hemisferio norte
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) - Tepco, la empresa operadora de la planta de Fukushima en Japón, informó que el vapor de agua fue detectado por las cámaras de vigilancia a finales del año pasado. Lo preocupante es que los altos niveles de radiación dificultan entrar en las instalaciones para proceder a su inspección y valorar la situación. La empresa, responsable de la limpieza del peor desastre nuclear desde Chernóbil (Ucrania) en 1986, no ha explicado el origen del vapor o la razón por la que este aflora de la planta.
 
Algunos expertos consideran que el problema detectado podría ser un indicio de que ha comenzado la fundición de la piscina de combustible, lo que daría pie a que las 89 toneladas que contiene se dispersaran por la atmósfera, afectando a todo el hemisferio norte del planeta. Sin embargo, otros especialistas recuerdan que en Japón es invierno y que el vapor del agua caliente resulta más visible al entrar en contacto con el aire frío. Este segundo grupo de expertos descarta que la nube radiactiva del reactor 3 alcance en dos días la costa oeste de USA, como apuntan los menos optimistas, consigna RT.com
 
A diferencia de los otros cinco reactores, el reactor 3 contiene MOX (abreviatura de Mezcla de Óxidos), un tipo de combustible utilizado en los reactores nucleares de fisión compuesto por una mezcla de óxido de uranio natural, uranio empobrecido y óxido de plutonio. El estanque de almacenamiento de combustible en este reactor todavía contiene unas 89 toneladas del combustible nuclear MOX compuesto por 514 barras.
 
El pasado mes de noviembre un grupo de ingenieros nucleares de Japón empezó a retirar las barras de combustible de uranio y plutonio de la central nuclear, un paso difícil pero esencial en el plan de desmantelamiento de la planta, que durará varias décadas.
 
En 2011 un terremoto de magnitud 9,0 y un posterior tsunami dañaron seriamente a la central nuclear. La catástrofe dejó más de 18.000 muertos y desaparecidos y causó graves daños materiales, ya que alrededor de 380.000 edificios quedaron destruidos.
 
Mecanismos que reducen la radiactividad en el aire
 
La central nuclear de Fukushima Daiichi ha realizado emisiones a la atmósfera, durante mucho tiempo, formadas por un cóctel de productos radiactivos. En términos generales, tres son los mecanismos que contribuyen a reducir los niveles de contaminación y por lo tanto los niveles de riesgo:
 
1.- Las emisiones radiactivas se van diluyendo poco a poco en volúmenes de aire cada vez mayores. Obviamente, esto conduce a una disminución en la concentración de material radiactivo en el aire ( o, para ser más precisos, una bajada de la actividad en el aire expresada en Bq/m3). El aire que respiran las personas tiende a ser cada vez menos radiactivo.
 
2.- Los materiales radiactivos presentes en el aire se van depositando poco a poco en el suelo, lo que lleva de forma progresiva a reducir la nube radiactiva y, por tanto, también su peligrosidad. Se produce un depósito seco, de forma continua, sin que influyan las condiciones meteorológicas, y un depósito húmedo, más intenso, propiciado por la lluvia o la nieve. Al caer, limpian las masas de aire contaminado, que precipitan al suelo (o al mar) las partículas radiactivas en suspensión (aerosoles) y los gases solubles ( el caso del yodo radiactivo). Se espera que las nubes radiactivas permanezcan durante mucho tiempo en el Océano Pacífico y el Atlántico, donde las lluvias tendrán un menor impacto desde el punto de vista de la salud.
 
3,- La actividad de los materiales radiactivos disminuye con el tiempo: algunos de ellos, como el cesio 137 o el kriptón 85, lo hacen muy lentamente, pero otros con mucha rapidez. El ritmo de deterioro está determinado por el período de cada nucleido radiactivo.
 
Para el yodo 131 es de 8 días. Esto significa que en un período, en este caso 8 días, su actividad inicial se reduce a la mitad, y así sucesivamente a los 16 días…
 
Nota: La vida media no es suficiente para determinar el tiempo durante el cual una sustancia radiactiva es peligrosa. También debemos considerar su actividad inicial. Si la actividad inicial del yodo fuese de 80 Bq, un mes después, tras cuatro periodos, su actividad estaría dividida por 16, siendo por tanto de sólo 5 Bq, pero si la actividad inicial fuese de 8000 Bq, al cabo de ese tiempo sería todavía de 500 Bq.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-