BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




lunes, 17 de febrero de 2014

NACIONALISMO CATÓLICO - Augusto Torchson

Francisco adelanta los acontecimientos profetizados - Por Roberto de Mattei

 Motus in fine velocior - Roberto de Mattei

  El 11 de febrero de 2013 es una fecha que ya ha entrado en la historia. Aquel día, Benedicto XVI comunicó su decisión de renunciar al pontificado a una asamblea de cardenales atónitos. El anuncio fue recibido “como un rayo en un cielo sereno”, según las palabras dirigidas al Papa por el cardenal decano Angelo Sodano, y la imagen de un rayo que, ese mismo día, golpeó a la Basílica de San Pedro, se extendió por todo el mundo.

  La abdicación se produjo el 28 de febrero, pero antes Benedicto XVI anunció que quería permanecer en el Vaticano como Papa emérito, algo que nunca había sucedido antes y que era más sorprendente que la renuncia al pontificado. En el mes transcurrido entre el anuncio de la abdicación y el cónclave, abierto el 12 de marzo, fue preparada la elección del nuevo Pontífice para que apareciera ante el mundo como algo inesperado. Más que la identidad del elegido, el argentino Jorge Mario Bergolio, sorprendió el inédito nombre elegido por él, Francisco, como para querer representar algo único (unicum), e impresionó su primer discurso en cual, después de un coloquial “buonasera”, se presentó como “obispo de Roma”, un título que corresponde al Papa, pero sólo después del de Vicario de Cristo y sucesor de Pedro, que constituyen su presupuesto.

  La fotografía de los dos Papas que rezaban juntos el 23 de marzo en Castelgandolfo, ofreciendo la imagen de una inédita “diarquía” pontificia, aumentó la confusión de aquellos días. Pero era sólo el comienzo. Después, viene la entrevista en el vuelo de regreso de Río de Janeiro, el 28 de julio de 2013, con las palabras “¿quién soy yo para juzgar?” destinadas a ser utilizadas para justificar toda transgresión. Siguieron las entrevistas del Papa Francisco al director de la “Civiltà Cattolica” en septiembre y otra al fundador del diario “La Repubblica”, en octubre, que tuvieron un impacto en los medios de masas mayor que su primera encíclica Lumen fidei. Se dice que no eran actos de magisterio, pero todo lo que ha sucedido en la Iglesia a partir de ese momento se deriva , sobre todo, de esas entrevistas que tuvieron un carácter magisterial, de hecho, si no en cuestión de principios.

  El encuentro entre el cardenal Ludwig Müller, prefecto de la Congregación para la Fe, y el cardenal arzobispo de Tegucigalpa, Oscar Rodríguez Maradiaga, coordinador de los consejeros de las reformas del Papa Francisco, ha llevado la confusión hasta el extremo. La doctrina tradicional, según Maradiaga, no es suficiente para ofrecer “respuestas para el mundo de hoy”. Va a ser mantenida, pero existen “desafíos pastorales” concretos de estos tiempos a los que no se puede responder “con el autoritarismo y el moralismo”, porque esto “no es la nueva evangelización”.

  A Las declaraciones del cardenal Maradiaga siguieron los resultados de la encuesta sobre los desafíos de la pastoral familiar promovida por el Papa para el Sínodo de los Obispos de 5-19 de octubre. El SIR [*] (Servizio di Informazione Religiosa) ha publicado un resumen de las primeras respuestas que han llegado de Europa Central. Para los obispos belgas, suizos, luxemburgueses y alemanes, la fe católica es demasiado rígida y no corresponde a las exigencias de los fieles. La Iglesia debería aceptar la convivencia pre-matrimonial, reconocer el matrimonio homosexual y las uniones de hecho, admitir el control de la natalidad y la contraconcepción, bendecir las segundos nupcias de los divorciados y permitirles recibir los sacramentos. Si este es el camino que se quiere tomar, es el momento de decir que se trata de un camino que conduce al cisma y la herejía, porque se negaría la fe divina y natural, que en sus mandamientos no sólo afirma la indisolubilidad del matrimonio, sino que también prohíbe los actos sexuales fuera del matrimonio, y más aún si están en contra de la naturaleza. La Iglesia acoge a todos los que se arrepienten de sus propios errores y pecados y que se proponen salir de la situación de desorden moral en que se encuentran, pero de ninguna manera puede justificar la condición de pecador. De nada serviría afirmar que el cambio sólo afectaría la praxis pastoral y no a la doctrina. Si entre la doctrina y la práctica falta la correspondencia, esto quiere decir que es la praxis la que se hace doctrina, como, por otra parte, ya ha venido sucediendo, desgraciadamente, desde el Concilio Vaticano II en adelanta.

  ¿Debe la Iglesia dar respuestas nuevas y “al ritmo de los tiempos “? Muy diferente se comportaron los grandes reformadores de la historia de la Iglesia, como San Pedro Damián y San Gregorio Magno que, en el siglo XI, hubieran debido legitimar la simonía y nicolaismo de los sacerdotes, a fin de no hacer extraña a la Iglesia a la realidad de su tiempo, y, en cambio, denunciaron estas heridas con palabras de fuego, promoviendo la reforma de las costumbres y la restauración de la recta doctrina.

  Es el espíritu intransigente y sin concesiones de los santos el que hoy está dramáticamente ausente. Es urgente una acies ordinata, un ejército en orden de combate que, empuñando las armas del Evangelio, aununcie una palabra de vida al mundo moderno que muere, en lugar de abrazar su cadáver. Los jesuitas ofrecieron, entre el Concilio de Trento y la Revolución Francesa, este núcleo de combatientes a la Iglesia. Hoy sufren la decadencia de todas las órdenes religiosas y si, entre éstas, una se presenta rica en promesas, se suprime inexplicablemente. El caso de los Franciscanos de la Inmaculada, que estalló a partir de julio, ha sacado a la luz una contradicción evidente entre las continuas invitaciones del Papa Francisco a la misericordia, y el bastón entregado al comisario, Fidenzio Volpi, para aniquilar uno de los pocos institutos religiosos hoy florecientes.

  La paradoja no termina ahí. Nunca como en el primer año del pontificado de Francisco ha renunciado la Iglesia a uno de sus atributos divinos, el de la justicia, para presentarse ante el mundo como misericordiosa y bendecidora, pero nunca como en este año la Iglesia ha sido objeto de ataques violentos por parte del mundo hacia el que extiende su mano.

  El matrimonio homosexual, reivindicado por todas las grandes organizaciones internacionales y por la casi totalidad de los gobiernos occidentales, contradice frontalmente, no sólo la fe de la Iglesia, sino la misma ley natural y divina, que está escrita en el corazón de cada hombre. Las grandes movilizaciones de masas que tuvieron lugar sobre todo en Francia con el Manif pour tous ¿Qué son sino la reacción de la conciencia de un pueblo ante una legislación que es a la vez injusta y contra la naturaleza? Pero los grupos de presión inmorales no están satisfechos con esto. Lo que les importa no es la afirmación de los supuestos derechos de los homosexuales, tanto como la negación de los derechos humanos de los cristianos. Christianos esse non licet: el grito blasfemo que fue de Nerón y de Voltaire, resuena en el mundo de hoy, mientras que Jorge Mario Bergoglio es elegido por las revistas mundanas como hombre del año.

  Los acontecimientos se suceden con mayor rapidez. La sentencia latina motus in fine velociorse utiliza comúnmente para indicar el paso más rápido del tiempo al final de un período histórico. La multiplicación de los eventos acorta, de hecho, el transcurso del tiempo, que en sí mismo no existe fuera de las cosas que fluyen. El tiempo, dice Aristóteles, es la medida del movimiento (Física, IV, 219b). Pero precisamente lo definimos como la duración de las cosas mutables. Dios es eterno, precisamente porque Él es inmutable: cada momento tiene su causa en Él, pero nada en Él cambia. Cuanto más se aleja de Dios, más crece el caos, producido por el cambio.

  El 11 de febrero marcó el comienzo de una aceleración del tiempo que es la consecuencia de un movimiento que se está haciendo vertiginoso. Estamos viviendo un momento histórico que no es necesariamente el final de los tiempos, pero es ciertamente el ocaso de una civilización y el final de una época en la vida de la Iglesia. Si al cerrarse esta época, el clero y los laicos católicos no toman su responsabilidad muy en serio, se realizará inevitablemente el destino que la vidente de Fátima vio ante sus propios ojos:

  “Y vimos en una inmensa luz qué es Dios: ‘algo semejante a como se ven las personas en un espejo cuando pasan ante él’ a un Obispo vestido de Blanco ‘hemos tenido el presentimiento de que fuera el Santo Padre’. También a otros Obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas subir una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran Cruz de maderos toscos como si fueran de alcornoque con la corteza; el Santo Padre, antes de llegar a ella, atravesó una gran ciudad medio en ruinas y medio tembloroso con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por las almas de los cadáveres que encontraba por el camino; llegado a la cima del monte, postrado de rodillas a los pies de la gran Cruz fue muerto por un grupo de soldados que le dispararon varios tiros de arma de fuego y flechas; y del mismo modo murieron unos tras otros los Obispos sacerdotes, religiosos y religiosas y diversas personas seglares, hombres y mujeres de diversas clases y posiciones. Bajo los dos brazos de la Cruz había dos Ángeles cada uno de ellos con una jarra de cristal en la mano, en las cuales recogían la sangre de los Mártires y regaban con ella las almas que se acercaban a Dios”.

  La visión dramática de 13 de mayo debería ser más que suficiente para movernos a meditar, orar y actuar. La ciudad está ya en ruinas, y los soldados enemigos están a las puertas. El que ama a la Iglesia que la defienda, para acelerar el triunfo del Inmaculado Corazón de María.

[*] Agencia de noticias de la Conferencia Episcopal Italiana

Original en Corrispondenza Romana traducido por Tradición Digital


  Nota de NCSJB: Es preciso conocer que Roberto de Mattei fue despedido de RadioMaría.it por "no apoyar la labor pastoral del Sumo Pontífice" (Aquí). Teniendo en cuenta que de la misma emisora hace un par de meses despidieron a los periodistas Alessandro Gnochi y Mario Palmaro por idénticas razones, podemos observar que cualquier tipo de crítica u observaciones a las ambigüedades de Bergoglio es silenciada inmediatamente, salvo que como Infocatolica o Aciprensa, se adapten a la nueva iglesia, que tratando de hacer las paces con el mundo no escatiman esfuerzos en acomodar la doctrina y hasta la moral de cristiana a las  supuestas "necesidades actuales del mundo".

Augusto Torchson

20 comentarios:

  1. Raro que publiquen en este blog la opinión de un contradictor de Francisco. Debe ser que no leyeron el artículo con cuidado.
    Los interesados en otras voces también pueden leer: http://www.antoniosocci.com/

    ResponderEliminar
  2. esto no es me parece ni a favor ni en contra sino de tratar de mostrar distintos puntos como el que quieres mostrar tú con tu opinión. y que es verdad que sí has leído la palabra de Dios que es inmutable y que no debe acomodarse a estos tiempos, jamás puede ser alterada y cambiada por el hombre. Esto no significa que el sumo pontífice sea un falso profeta sólo que está haciendo lo contrario a la voluntad de Dios.. Los que conocen la palabra de punta a punta de la biblia aceptan la verdad y no tratan de ajustarse a este tiempo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si esta haciendo lo contrario a la voluntad de Dios...que es ????

      Eliminar
  3. Tú mismo lo has dicho. Está haciendo lo contrario a la voluntad de Dios...
    Cómo es posible que aún o vean lo qe está pasando: Las injusticias, guerras, catástrofes naturales en aumento, la situación social y económica mundial, y encima el cisma dentro de la iglesia en aumento???
    Que Dios nos bendiga a todos hermanos y nos abra los ojos y el corazón a la Verdad: Jesucristo.

    ResponderEliminar
  4. Independientemente de sí se está a favor o en contra no se puede negar una cosa, la iglesia no tiene porque ponerse a cambiar cosas a lo loco "porque no responden a las exigencias de los fieles" cambiemos la verdad divina revelada sólo porque no le gusta a un grupo de gente, total a dios no le importará, el es tan bueno y es incapaz de enojarse, parece ser la filosofía de hoy en día.

    ResponderEliminar
  5. Francisco no aprueba el aborto, ni los matrimonios homosexuales, ni la eutanancia...q un grupo de sacerdotes herejes y corruptos lo hagan, no significa q el papa lo apruebe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, q Fra cisco nunca es claro en lo q dice, como si fue claro con los Franciscanos de la Inmaculada para prohibirles continuar con la tradición de la misa en latín y demás. El le vende al mundo la idea de un Dios misericordioso,que lo es, pero y donde esta la justicia? Dios por amor y misericordia todo lo perdona... Y donde está el darnos nosotros por amor a El? Es Dios quien tiene q acomodarse a los cambios del mundo, y no el mundo a los mandatos de Dios? Por favor miremos lo que está sucediendo realmente en nuestra iglesia y no nos escudemos en que Francisco habla muy bonito... pero...

      Eliminar
    2. quizás los que quieren una iglesia tradicionalista de "hombres"(no tradicionalista de evangelio que es distinto ) quieren seguir ocultando los negocios del vaticano , los casos de pedreastas , etc etc etc sin nombrar todas las metidas de patas que tuvo el clero en los últimos 100 años , quizás ese es el tradicionalismo que quieren para estos tiempos . ladran sancho señal de que hacemos ruido . ¡¡¡¡¡¡¡ tratan a francisco como si el fuera el culpable de la apostacia de los últimos años . lean la historia mis hermanos ¡¡¡

      Eliminar
    3. Y que tiene de tradicionalista de evangelio el aprobar el aborto, la eutanasia y demás salvajadas? Y no culpo a Francisco de todos los problemas no, ni soy cismático, pero si quiere defenderlo lo esta haciendo muy mal, mejor de argumentos de porque las cosas están bien o mal y que se puede hacer para cambiar en vez de llamar perros a los que no están de acuerdo con usted, con esa frase tan gastada que usa la gente sin argumentos incapaz de debatir como dios manda.

      Eliminar
    4. anónimo 1.28 francisco nunca apoyo el aborto ni las uniones homosex ni quito la eucaristía ni saco ningún sacramento, todo lo contrario. capaz usted no sea cismático ni yo tan culto como usted solo digo que el evangelio es el evangelio y el cristo del evangelio no es un estado poderoso ni corrupto como lo es el vaticano, (usted tan culto y lleno de argumentos tendría que haber leído muchos libros de historia ) En eso molesta francisco que quiere verdaderamente llevarnos al cristo del nuevo testamento. Ahora si usted prefiere un fariceismo de la ley es cosa suya . jesus es el único rey y su santa madre reina . maria te bendiga ¡

      Eliminar
    5. Soy el mismo 1.28, en ningún momento quise decir que el propio Francisco hubiese aprobado esas cosas, me refería a la parte del artículo donde habla de lo que cierto grupo de obispos dice, que hay que "adaptarse y evolucionar" pero no porque Dios quiera, si no porque "no se cumplen las exigencias de los fieles". Punto número dos, ni creo ser un sabio ni un premio Nobel, sin embargo creo que si vas a discutir de algo debes antes informarte del tema. Ejemplo hipotético: "Yo creo que Francisco es el falso profeta porque ha hecho tal y tal cosa y leí en el catecismo que esto y lo otro, y escuche a un sacerdote decir esto y lo otro" "Pues estas equivocado porque el en realidad dijo esto y esto, además el catecismo en realidad esta hablando de aquello y lo otro, me parece que lo ha interpretado mal, yo lo entiendo de este modo, habría que consultar otro punto de vista, también he leido a tal obispo y el explica que esto y lo otro".
      No se si fui claro, pero el punto es que si bien no hay que ser un erudito para opinar hay que respaldarse en algo, no nada más decir "ladran". En lo personal a mí me gusta el debate sano precisamente para oír otra opinión, para que entre dos o más se puedan llegar a correcciones fraternas, enriquecerse mutuamente y tratándose de algo tan importante como el evangelio esta claro que todos necesitamos de todos, apoyados en el espíritu santo eso sí. Tampoco pretendo sugerir un fariceismo de la ley pero eso no quiere decir que ciertas cosas se justifiquen (Esto no lo digo ni por Francisco ni por usted) Ahora por no ser "fariseos" todo es bueno y aceptable, no se puede corregir fraternalmente a nadie porque "cada quien con su verdad, si estas libre de pecado arroja la piedra" "Jesús ama a todos" Sí,es muy cierto que Jesús ama a todos, no podemos rechazar en la iglesia a alguien por más pecador que sea PERO Jesús nunca dijo "anda y sigue pecando" Jesús pedía la voluntad de uno por cambiar, aceptar tu error y esforzarte por enderezar el camino, y eso es lo que yo en lo personal veo que nadie quiere hacer hoy en día, que cambiar no importa "total Jesús me ama"
      Espero no haberle hecho dormir, y haber aclarado mi punto y como pienso, su crítica es bienvenida. Le agradezco sus bendiciones y le deseo igual que Dios y la Virgen le bendigan.

      Eliminar
  6. Leed bien las enciclicas, homilías y cartas. No es ambiguo en nada.
    Esperemos al Sínodo de los obispos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces tu no sabes leer....si hasta sacerdotes de mi confinza LO ESTAN VIENDO!!!!! estas tu mas preparados que ellos para decir que las enciclicas y homilias son taaaaan correctas????Aqui ya se dieron varios argumentos que, parece., no les gusta admitir como verdad de un papa?? que se esta equivocando?? muy mal.

      Eliminar
    2. Todo, o casi, de lo que expresa Francisco, es ambiguo. Por donde lo mire.
      Y es cierto que tantísimos sacerdotes están anonadados...aunque no lo expresen tan abiertamente, porque no se atreven (todavía). Y también liturgistas, y hasta periodistas católicos. Sin ir más lejos, además de a De Mattei, también despidieron de Radio María a Palmaro y Gnocchi hace unos días.
      Sin ir más lejos puede leer al preciado cardenal Burke, entre otros.
      No es agradable admitirlo, pero primero ante todo, la verdad.

      Eliminar
  7. También hay preocupación por el giro socialista, casi diría comunista que está dando la Iglesia. Que lleva a la confrontación de clases. Les dan mucha "manija" (como decimos en Argentina), mucho protagonismo a las clases bajas. Cuando la Iglesia, y los mismos fieles, siempre los tuvieron en cuenta, pero sin fomentar el antagonismo.

    Puede leer "catapulta", entre otras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ale discúlpeme pero como es eso de " protagonismo a las clases bajas " ? me parece que ese protagonismo se lo dio el mismisimo Jesús en el evangelio, ahí se los llamaba "pobres " ahora son "protagonismo de clases bajas " ???? por favor ale que comentario mas discriminador !!!!!!! por lo que veo usted quiere que la "clase baja" no se note en el mundo. a cristo si le importaba .

      Eliminar
    2. Tiene razón, el término debería haber sido "a los pobres", para ser más exacta. Pero no se olvide que una cosa son los pobres, y otra muy distinta es fomentar el socialismo y la lucha de clases.; una cosa son los pobres despolitizados, y otra muy distinta es cuando esos pobres pertenecen a partidos marxistas, y se les dá un especial protagonismo.
      Acá en la Argentina, hay muchos de esos.
      No es que no quiero que los pobres no se noten en el mundo, como usted piensa. Pero me preocupa que se los politice en movimientos de izquierda. Es más, si bien no soy indigente, sí me considero pobre económicamente, aunque doy gracias a Dios por lo que tengo. (aunque desocupada, al menos con una paupérrima pensión de mi fallecido marido)

      Eliminar
  8. oremos por el triunfo del inmaculado corazon de Maria y el reinado del sagrado corazon de Jesus.

    ResponderEliminar
  9. margarita.
    Es tiempo de orar, ver nuestro interior y ser ejemplo para quienes nos miran, hay mucho por lo que tenemos que trabajar, y primero la paz en nuestro interior y así podremos ayudar a que otros la tengan. Soy un granito de arena que unida a otros, hacemos montañas.
    Amemonos

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-