BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 21 de febrero de 2014

Testimonio de infestación diabólica de una casa durante 18 años

Convirtió a un psicólogo que hoy es entrenador de exorcistas.

Bob Cranmer, ex comisionado del condado de Allegheny, en Pennsylvania, EE.UU. está escribiendo un libro en el que afirma que llevará a los lectores a través de los horrores que su familia enfrentó a manos de una fuerza demoníaca dentro de su casa. Cranmer dijo que su familia estuvo aterrorizada durante desde finales de 2003 a principios de 2006, pero en realidad los primeros signos comenzaron en 1988.

casa del ex comisionado cranmer

Este suceso llevó a la conversión y al convencimiento de un psicólogo escéptico de Pittsburgh que hoy es entrenador de exorcistas para la Iglesia Católica, ver aquí su historia.
Dentro de una acogedora casa antigua en Brownsville Road en Brentwood, Pennsylvania, el ex comisionado del condado de Allegheny, Bob Cranmer dice que ha librado una batalla de dos años entre el bien y el mal – Dios y el diablo.
Es una historia que él conoce que muchos dudarán, pero que se siente obligado a contar.
“Creo que tengo la credibilidad de que cuando digo algo que pasó, la gente puede creerlo. Esto no es algo como una historia de abducción alienígena. Esto sucedió”, dice Cranmer.
Empezó a suceder poco después de que él, su esposa y sus cuatro hijos compraron la casa en 1988.
“Estábamos en la casa hacía par de semanas cuando mi esposa y yo comenzamos a experimentar cosas que eran paranormales”, dijo. “Cosas que eran inexplicables y no pasó mucho tiempo hasta que nos dimos cuenta de que algo estaba pasando.”
Lo que parecían ser golpes en la noche, se convirtieron en algo más. Ellos comenzaron a ver una columna oscura que se movía por la casa con un olor agrio y repugnante.
“Yo la llamé, una pestilencia”, dice Cranmer. “Era una combinación como de azufre y goma quemada.”
Cranmer dice que la presencia comenzó a atacarlo a él y a su familia.
Nos atacaba de noche, dijo Cranmer. “Me despertaba en el medio de la noche, y yo estaba completamente dado vuelta en la cama – mis pies estaban en las almohadas, estaba bajo las sábanas y mi cabeza estaba a los pies de la cama. Cosas como esa consistemente diariamente”.
Relojes que se paraban, obras de arte que rutinariamente se ponían al revés, crucifijos torcidos, rosarios rotos y peor.
“Esta casa fue marcada con una sustancia del tipo de sangre que estaba en las paredes y el techo”, dijo Cranmer.
“Vi sombras negras que se deslizaban por el suelo y las paredes, dijo Adam Blai, un psicólogo que entrena a sacerdotes para exorcismo.
Un equipo de investigación paranormal de Penn State llegó a la casa y cambió la vida de Blai, que más tarde se convertiría en un entrenador de exorcistas y que se convenció de que se trataba de un caso de infestación demoníaca.
“También fui testigo de un hedor de una columna de aire que se movía por su propia voluntad, que no deja ningún olor persistente detrás de ella; era horrible, parecía ser algún tipo de cosa, una entidad”, dijo Blai.
En ese momento, Cranmer y su familia eran cristianos evangélicos. Fueron a su pastor para informarle de los sucesos, pero el líder bautista no estaba muy seguro de qué hacer para ayudarlos.
Fue entonces cuando Cranmer dijo que la Iglesia católica intervino para ayudarle, cuya participación se tradujo en un proceso largo de dos años que en última instancia significó deshacerse de la fuerza demoníaca de la casa.
Posteriormente la familia se convirtió al catolicismo.
Con la dirección del entonces Obispo Donald Wuerl, exorcistas y sacerdotes asistieron a los Cranmers para liberar al espíritu, que se hizo más resistente con el tiempo.
“Esta cosa no quería darse por vencida”, dijo Cranmer. “Fue una batalla incesante de ida y vuelta. Donde prevalecía, había varias habitaciones de la casa que ya no podíamos usar. Pero al final, el poder del Señor prevaleció“.
Cranmer dice que él y su familia todavía tienen las cicatrices físicas y emocionales.
Dos de sus hijos fueron tratados en Western Psych por traumas psicológicos.
Pero, aunque herido, él dice que su fe es ahora inquebrantable.
Ahora está escribiendo el libro “El Demonio de Brownsville Road” para publicar a mediados del 2014.
“Siento la responsabilidad de contar esta historia de una manera que suene racional, para decirle a la gente que todo es real”, dijo Cranmer. “Es cierto. El bien y el mal existe”.
Cranmer y su familia dicen que ya no es una cuestión de fe. Que tienen conocimiento directo del bien y del mal, el diablo y el poder de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-