BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




sábado, 22 de marzo de 2014

Las siete penas del infierno reveladas a Santa Faustina Kowalska

Dios le ordenó divulgarlo, aunque hoy no se habla de ello.

Hoy en día existe un supuesto tácito de que “todos” van al cielo, y quizás alguno al purgatorio. La teología del fuego y el azufre no está ciertamente de moda, y nunca ha sido confortable. La afirmación, ya de por si atrevida, de que “esperamos que todos los hombres se salven”, ha dado paso a “¿cómo te atreves a sugerir que no todos los hombres serán salvos?”. Veamos lo que le fue revelado a Santa Faustina Kowalska. 

¿Cuándo fue la última vez que sintió a un sacerdote católico predicar sobre el infierno? Si le pasa como a la mayoría, tal vez nunca. Y si se acerca a alguno para preguntarle por qué no lo hace, obtendrá dos respuestas directas y tal vez haya otra que nunca se la dará.
Una respuesta directa está relacionada con que el infierno es una alegoría, que es un tema a discusión, etc., aunque dira paralelamente que el infierno forma parte de la doctrina de la Iglesia. Y si se topa con un modernista y tiene un poco más de confianza con él, le dirá que el infierno no existe, y si existe, que está siempre vacío por la infinita misericordia de Dios.
Otra respuesta es que no predica sobre el infierno porque hay gente que se asusta, y San pablo insiste en no escandalizar a los pequeños.
Y otra razón por la cual no lo predica, pero que no se la dirá, es porque está mal visto en la jerarquía hablar sobre el infierno. Aunque quizás las cosas pueden comenzar a cambiar a partir del papa Francisco.
Pero lo importante de esto es que, según Faustina, Dios le pidió que divulgara las penas del infierno a sus habitantes.

LAS 7 TRATAMIENTOS COLECTIVOS QUE LE REVELARON

A pesar de que no se predique sobre el infierno, las dos revelaciones más importantes del siglo XX (a los niños de Fátima y a Santa Faustina) enfatizan que el infierno existe y que el infierno está habitado por demonios y seres humanos.
A continuación se muestra la visión de Santa Faustina del infierno que Cristo le reveló. Es tan vívida como producida por Dante. Lo que sigue es tomado de la revista de Santa Faustina:
Hoy, fui llevada por un ángel a los abismos del infierno. ¡Es un lugar de gran tortura, cómo asombrosamente grande y extenso!
Los tipos de torturas que vi:
-la primer tortura del infierno es la pérdida de Dios;
-la segunda es el remordimiento perpetuo de la conciencia;
-la tercera es que la condición de uno nunca cambiará;
-la cuarta es el fuego que penetra el alma sin destruirla, un sufrimiento terrible, ya que es un fuego completamente espiritual, encendido por la ira de Dios;
-la quinta es la continua oscuridad y un terrible olor sofocante, pero a pesar de la oscuridad, los demonios y las almas de los condenados se ven unos a otros, su propia alma y la de los demás;
-la sexta es la compañía constante de satanás;
-la séptima es la horrible desesperación, el odio a Dios, las palabras viles, maldiciones y blasfemias.

TAMBIÉN HAY TRATAMIENTOS ESPECIALES

Las mencionadas antes son las torturas sufridas por todos los condenados juntos, pero que no es el fin de los sufrimientos. Hay torturas especiales destinadas para las almas en particular. Estos son los tormentos de los sentidos.
Cada alma padece sufrimientos terribles e indescriptibles, relacionados con la manera en que ha pecado. Hay cavernas y hoyos de tortura donde una forma de agonía difiere de otra.
Me habría muerto con la simple visión de estas torturas si la omnipotencia de Dios no me hubiera sostenido. Que el pecador sepa que va a ser torturado por toda la eternidad, en esos sentidos que fueron usados para pecar.

DIOS LE ORDENÓ DIVULGARLO

Estoy escribiendo esto por orden de Dios, para que ninguna alma pueda encontrar una excusa diciendo que no hay infierno, o que nadie ha estado allí, y por lo tanto nadie puede decir que no sabe.  (Esto es similar a la visión del infierno y la advertencia de Nuestra Señora en Fátima.)

Lo que he escrito no es más que una pálida sombra de las cosas que vi. Pero me di cuenta de una cosa: que
 la mayoría de las almas que hay no creen que haya un infierno. ¡Cuán terriblemente sufren las almas allí!  En consecuencia, pido aún más fervientemente por la conversión de los pecadores. (Diario de Santa Faustina, 741)
Vamos a confiar en Cristo, orar, arrepentirnos de nuestros pecados, amar a Dios y al prójimo y adherir a la fe verdadera “sin la cual es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6).
Santa Faustina, ruega por nosotros.
Jesús, nuestra Divina Misericordia, ten piedad de nosotros.
Fuente: Canterbury Tales, Signos de estos Tiempos

5 comentarios:

  1. Ciertamente, no pudo estar escrito mejor, por cierto que curioso que aquí no haya venido nadie en otras entradas los del new age estén a full... Claro, van donde les conviene.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Realmente impresionante. Es una advertencia para preparanos. No podemos dudar de esta revelación pues fue hecha a una mujer santa. Quizá si reflexionásemos sobre lo que existe en el infierno, evitariamos caer en pecado y llevar una vida recta y pulcra como es el deseo de Nuestro Señor.

    ResponderEliminar
  4. Son muchos santos lo que han podido ver el infierno y las personas que estan allí. Al cielo no se entra con pecado, por eso debemos orar mucho en ser fieles al señor, agradecer a Dios que podemos confesarnos y con la comunión poder tener otra oportunidad para ser buenos hijos de Dios, Orar unos por otros, para que todos alcancen la gracia del perdón. Amen.

    ResponderEliminar
  5. Dios te pido por los que estamos en pecado para que tengas misericordia de nosotros y nos ayudes a salir de este terrible mal para no caer en las puertas del infierno

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-