BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




martes, 1 de abril de 2014

Como funcionaba el temor santo del infierno

¿No será una de las causas de la decadencia moral occidental?.

El temor santo del infierno ha hecho muchos santos, aquí traemos un ejemplo de cómo funcionaba, y en muchos casos funciona. Pero en la medida que occidente, dentro del que se incluye a la Iglesia Católica, dejó de creer realmente en él y lo ve sobre todo como una metáfora, se extinguió una de las fuerzas que hacía a la gente más respetuosa de la moral cristiana y aspirante a la santidad.


Hay muchos testimonios de santos que gracias al temor santo al infierno se convirtieron y luego fueron un ejemplo para los demás. Acá traemos la historia de un beato franciscano que murió martirizado en 1922 y que ingresó a la vida religiosa gracias a un testimonio sobre el infierno.
A San Padre Pío (1887-1968) una vez le preguntaron qué pensaba de las personas que no creen en el infierno. Él sabiamente respondió: 
“Ellos creerán en el infierno cuando lleguen allí” 

EL SANTO TEMOR AL INFIERNO

Dios quiere que todos estemos unidos con Él en el cielo para toda la eternidad. Sin embargo, en los Evangelios, Jesús habló a menudo del infierno y del castigo eterno, al hablar de un lugar de
“… tinieblas exteriores, donde habrá llanto y rechinar de dientes.”(Mateo 8:11-12)
y del castigo eterno de los sin compasión y las personas no caritativas colocadas a su izquierda en el Juicio, declarando:
Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles.” (Mateo 25:41)
o también “Si, pues, tu mano o tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo y arrójalo de ti; más te vale entrar en la Vida manco o cojo que, con las dos manos o los dos pies, ser arrojado en el fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te vale entrar en la Vida con un solo ojo que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna del fuego” (Mateo 18:8-9),
y esto por nombrar sólo algunas de las muchas ocasiones en que Jesús habló del infierno.
Además, la enseñanza del infierno es un dogma infalible de la Iglesia Católica. Es uno de las “cuatro últimas cosas” – el cielo, el infierno, la muerte y el castigo – que la Iglesia presenta a cada uno de nosotros para contemplar.
En resumen, Jesús y Su Iglesia siempre han fomentado un saludable temor del infierno. Y los que han estudiado la vida de los santos y otras personas piadosas han encontrado que la mayoría de ellos tenía un miedo muy saludable y beneficioso del infierno que inspiró y animó a luchar contra las tentaciones del mal que se les presentaron.

TESTIMONIO DEL BEATO RICARDO DE SANTA ANA

El Beato Ricardo de Santa Ana, fue un sacerdote franciscano martirizado al ser quemado en la hoguera en Nagasaki, Japón, en 1622.
La aparición célebre de un alma condenada fue atestiguada por el Beato Ricardo como la razón principal que le llevó a ingresar en los franciscanos.
El testimonio está relatado en tres obras: Adrian Lyroeus documentado en su “Marianum Trisagium, Libro III”, San Alfonso María de Ligorio, que también cita a los mismos hechos en sus “Glorias de María”, y por último en “Los anales de las Misiones Franciscanas, para los años 1866-1867″.
Mientras el Beato Ricardo estaba viviendo en Bruselas en 1604 había dos jóvenes estudiantes que en vez de aplicarse al estudio, sólo pensaban en cómo vivir en el placer y el pecado. Una noche, entre otras, cuando había ido a caer en el pecado en una casa de prostitución, uno de los dos abandonó el lugar después de algún tiempo, dejando a su compañero en el pecado detrás de él.
Llegado a casa, estaba a punto de acostarse en la cama, cuando se acordó de que no había recitado aquel día los pocos “Ave María”, que tenía la costumbre de decir todos los días desde la niñez en honor de la Santísima Virgen.
Mientras era vencido por el sueño, era muy difícil para él para recitar las oraciones cortas, sin embargo, hizo un esfuerzo y las dijo, aunque sin devoción, luego se quedó dormido.

LLEGA SU AMIGO

Poco después oyó unos repentino y groseros golpes en la puerta, e inmediatamente después vio ante sí a su compañero, desfigurado y horrible.
“¿Quién eres tú?” le dijo.
“¿Qué? ¿No me reconoces?”, respondió el joven infeliz.
“Pero, ¿cómo estás tan cambiado? Te ves como un diablo”
“¡Oh, ten misericordia de mí, porque estoy condenado!”
“¿Cómo es eso?”
“Bueno, al salir de esa casa maldita una persona mala saltó sobre mí y me estranguló. Mi cuerpo se ha quedado en el medio de la calle, y mi alma está en el infierno. Sabed, además, que el castigo mismo te esperaba, pero la Virgen te preservó, gracias a tus prácticas de recitar todos los días las tres Ave Marías en su honor. Y bendito eres, si sabes cómo sacar provecho de esta información, que la Madre de Dios te da a través de mí”. 
Cuando acabó estas palabras, el alma condenada abrió parcialmente su manto, y permitió que las llamas y los espíritus malignos que lo estaban atormentando se vieran, y desapareció.

LE LLEGA EL MENSAJE SOBRE SU VIDA

Entonces el joven, sollozando incontrolablemente, se arrojó de cara en el suelo y oró por mucho tiempo, gracias a la Santa Virgen María, su libertadora. Mientras él estaba orando de esta manera comenzó a reflexionar sobre lo que debiera hacer para cambiar su vida, y en ese momento se oyó sonar el timbre a maitines en el Monasterio Franciscano.
En ese mismo momento gritó:
“Así que ahí es donde Dios me está llamando a hacer penitencia.”
Muy temprano a la mañana siguiente se fue al convento y le rogó al Padre Guardián que lo recibiera. El Padre Guardián, que era muy consciente de su mala vida, no estaba en absoluto interesado en aceptarlo. El joven estudiante, derramando un torrente de lágrimas, le relató todo lo que había ocurrido. El buen sacerdote inmediatamente envió dos religiosos a la calle indicada, y allí encontraron el cadáver del miserable joven.
El joven fue ingresado pronto como postulante entre los hermanos, a los que pronto edificó por una vida totalmente dedicada a la penitencia y a la reparación. 

Fueron estos hechos terribles que tocaron la cuerda profunda del santo temor del infierno, y la devoción a la Santísima Virgen en el propio Ricardo, así que él también inmediatamente se consagró enteramente a Dios y a la Santísima Virgen en la misma orden en que el joven estudiante, tan maravillosamente protegido por María, acababa de ser recibido.
Fuentes: Mystics of the Chuch, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-