BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




domingo, 27 de abril de 2014

LECCION NUMERO 18 DE 33 DIAS

Lección No. 18 correspondiente al 27 de Abril

Santo Rosario, domingo , Misterios Gloriosos

En este día la Santísima virgen Maria nos enseña la Virtud de la SERENIDAD, pidamos al Espíritu Santo este hermoso Don.
“Mi Inmaculado Corazón conservó la serenidad en cada una de las etapas de Mi vida, aun en las escenas más dolorosas de la Sagrada Pasión de Mi Hijo Jesús. Conservé siempre la calma, porque cuando se deja perder esta virtud se anida en el corazón la impaciencia y el ofuscamiento y éstos sí que son enemigos letales del alma; enemigos que son como langostas que destruyen y matan. La serenidad es suave oleaje y brisa refrescante, para los corazones agresivos e iracundos. La serenidad es dulce refrigerio, para los corazones melancólicos, tristes. La serenidad es viento suave, para los corazones inquietos, turbados. La serenidad es un torrencial de paz, para los corazones heridos y malogrados. 
Hijitos Míos, guardé serenidad en la Anunciación y Encarnación del Hijo de Dios. Me abandoné en Sus Brazos y proseguí Mi camino. Guardé serenidad en la búsqueda de posada en Belén; no Me desesperé, confié en Dios, Me puse en Sus venerables Manos. Guardé serenidad en la profecía del anciano Simeón; conservé sus palabras en Mi Corazón y emprendí marcha. Guardé serenidad en la pérdida y hallazgo del Niño Jesús en el Templo; cuando Lo encontramos no protesté ante Sus Palabras, meditaba en ellas día y noche. Guardé serenidad en la Crucifixión y Muerte de Jesús; a pesar de Mi dolor y llanto, Mi Espíritu no se ofuscó, permaneció apacible.
Hijos Míos, no os perturbéis ante los ataviares de vuestra vida; reconoced que un corazón siempre intranquilo es un corazón que aún no ha recibido a Jesús, no Le ha abierto sus puertas, no Le ha permitido entrar. La serenidad es Presencia de Dios, es joya diamantina para quien la posee. No la perdáis. Si carecéis de ella, trabajad arduamente en adquirirla y una vez la tengáis en vuestras manos guardadla en vuestro corazón y os sentiréis plenos, rebosados deDios.” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-