BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




miércoles, 16 de abril de 2014

LECCIONES 8, 9, 10 Y 11 DE LA CONSAGRACIÓN DE 33 DIAS

No. 8 correspondientes al día jueves 17 abril, 

No. 9 correspondiente al viernes 18 abril, 

No.10 correspondiente al sábado 19 abril 

No.11 correspondiente al domingo 20 de abril.

No.8 Virtud de la GRATITUD
Pequeñitos de Mi Inmaculado Corazón, como Maestra de los apóstoles de los últimos tiempos, os llamo a vivir la Virtud de la Gratitud. Virtud que os da gozo y beneplácito a vuestro corazón. Virtud que os lleva a reconocer el bien que os hacen los demás. Virtud que os hace generosos para dar gracias, gracias porque en vuestra tristeza alguien consoló vuestro corazón. Gracias porque en vuestra desolación alguien levantó vuestro ánimo caído. Gracias porque en vuestras dudas alguien os aclaró el camino. Gracias porque en vuestra soledad hubo alguien quien os acompañó. Gracias porque alguien os alentó a vivir, a disfrutar de cada momento, a hacer de vuestra vida una aventura maravillosa.
Agradeced a Dios por todo lo que Él os ha dado. Agradecedle porque, a través de vuestros ojos, podéis ver la obra armoniosa de la creación. Creación multicolor que os aviva, os enajena ante tanto amor por todas Sus criaturas. Agradecedle por vuestros oídos, oídos que os permiten escuchar Su tenue Voz. Oídos que se deleitan ante el trinar de los pájaros. Trinar que es un canto de alabanza a Dios. Agradecedle por vuestra voz. Voz que os lleva a alabarlo, a hablar de Su Mensaje, Mensaje transformador y liberador. Agradecedle por la belleza y delicadeza de una flor, flor que por su fragilidad enternece vuestro corazón. Agradecedle por el sol, la luna y las estrellas, astros del cielo que engalanan el firmamento. Agradecedle por Su permanencia en la Eucaristía, no os dejó solitarios, pensó en vosotros porque os ama. Agradecedle por vuestra familia, por vuestro hogar. Estáis rodeados de seres queridos que os aprecian, que os aceptan tal como sois. Agradecedle por vuestro trabajo, por vuestra empresa; son medios que Él ha dispuesto para vuestro sustento. Agradecedle por vuestra salud y enfermedad; sois frágiles, no sois cuerpos gloriosos. Agradecedle por vuestras pruebas, pruebas que os acrisolan, os purifican para que retornéis a la Casa del Cielo. Haced de vuestra vida perenne gratitud porque sois únicos, irrepetibles, sois obra perfecta de la creación de Dios.
Hijitos Míos, Mi vida fue un continuo himno de gratitud por la Obra que el Altísimo ha hecho en Mí. Gratitud porque, en Mi pequeñez, Me hizo Su Esclava.” 

No.9Virtud de la SENCILLEZ
Buscad las cosas sencillas, porque en lo sencillo también está Dios. No andéis de un lado para otro buscando novedades, queriendo hallar lo extraordinario, porque podréis tropezar y caer de bruces al suelo sin encontrar quien os sostenga o quien os ayude a levantar. Las apariencias son engañosas y, muchas veces, lo que aparentemente es verdadero, puede ser una mentira; o lo que a nuestros ojos es una farsa, resulta siendo una verdad. Venid y postraos a los Pies de Jesús. Él se os muestra como Es, sin camuflajes ni doblajes. Porque en la sencillez del Pan Eucarístico está realmente Su Cuerpo y Su Sangre. Él no necesita valerse de lo que a vuestros ojos es llamativo, para que creáis en Él. En frente de Él estáis viviendo lo más extraordinario que existe sobre la faz de la Tierra, el Dios verdadero vestido en la sencillez de la Hostia Santa. Alabad a Dios por la Efusión de Su Espíritu, porque con Sus Dones y Carismas enriquece nuestra Iglesia. No busquéis lo menos y despreciéis lo más. Buscad las cosas sencillas, porque en lo sencillo también está Dios.” 

No.10 Vrtud de la SABIDURIA
“Con Mis enseñanzas os haréis sabios. Sabios, porque os quiero sacar de vuestra ignorancia, de vuestra oscuridad. Recibidlas como torrentes de agua viva que caen en vuestro corazón y producen frutos de Gracia. Cultivadlas en vuestro corazón como un rosal fino de exportación y cortad la maleza para que vuestra cosecha no sea dañada, no sea infectada por el virus de la enfermedad del pecado.
Buscad la Sabiduría, para que encontréis grandes tesoros reservados. Buscad la Sabiduría como anhelo único en vuestra vida. Preferidla a toda la riqueza del mundo. Añoradla más que el oro y la plata, bienes perecederos que algún día se os acaban. Abrid vuestro entendimiento y desead que la Sabiduría llegue a vosotros como lluvia copiosa. Teniéndola en vuestras manos os habéis hecho ricos, porque la Sabiduría no tiene precio, no existe cifra alguna con la que se pueda comprar. Despreciad los bienes de la Tierra y desead los bienes del Cielo. Huidle a la ciencia del mundo y acercaos a la Ciencia de Dios. Desgastad vuestra vida ahondando en Sus Misterios, no escatiméis en escudriñarlas. Deseadla como la tierra reseca, que quiere ser empapada por un fuerte aguacero. Deseadla como el pez añora el agua o como el páparo sus alas para emprender vuelo. No os antojéis de las bagatelas y de las minucias que os da el mundo. Estad hambrientos de la Sabiduría de Dios y comed hasta hartaros. En el Libro Sagrado encontraréis un menú rico y variado, disfrutadlo como manjares exquisitos que os caen del Cielo.” 

VIrtud N° 11 Virtud del Desprendimiento:
Haced caso a cada una de Mis enseñanzas que os imparto con amor. Enseñanzas que os adelanta en vuestra infancia espiritual y os va haciendo más maduros en vuestra fe. Ha llegado el momento de que os hable de la Virtud del Desprendimiento
 Virtud que os da desapego de lo terrenal. Virtud que os hace tomar conciencia de vuestros actos baldíos, baldíos porque os aferráis a cosas caducas que no podréis llevar cuando seáis llamados a la Patria celestial. Haced un alto y reflexionad cuáles son vuestros apegos y tomad la férrea decisión de erradicarlos de vuestra vida. Andad ligeros de equipaje, que no os sorprenda la noche con vuestra misma manera de pensar. Renovaos, pues, en vuestra manera de actuar y emprended un nuevo camino. Camino diferente, camino en el que no os duela desprenderos de todo, aún, de vosotros mismos.
Hijitos Míos, no existe una báscula que pese el gran amor que una buena madre tiene por su hijo. Desde el anuncio de Mi Maternidad, Me doné sin reservas a la Voluntad de Dios. Mi Corazón se ha inundado de felicidad, mezclada con dolor, porque desde antes de Su Nacimiento sabía del enorme sufrimiento que Me esperaba, al tener que desprenderme de lo más amado de Mi Inmaculado Corazón. Pero Me abandoné por completo en las Manos del que todo lo puede sin objetar en lo más mínimo, porque el dolor ofrecido produce efectos maravillosos en el alma. Así es, pues, pequeñitos Míos que debéis hacer de vuestra vida un desprendimiento constante, para que lentamente vayáis muriendo a vuestros apegos y nazca en vosotros un nuevo ser adherido a Dios.” 

1 comentario:

  1. CALUDIO HERMANO EN CRISTO Y MARIA, FALTA LA LECCION 7

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-