BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




martes, 8 de abril de 2014

Nuestra apariencia física en la otra vida

Nuestro cuerpo detrás del velo.

Quienes han estado “del otro lado” dicen que se pasa de la oscuridad a la luz, que sus cuerpos son de luz y recobran la juventud de los 30 años y pico. No lo han podido explicar, pero del otro lado del velo son los mismos, con sustancia, no mera energía, pero irradian brillantez por sus cuerpos.   

Por las escrituras sabemos que el cuerpo de Jesús resucitado no lucía como el cuerpo físico anterior, al punto que sus discípulos no lo reconocieron en un principio. Y según relatos de personas que tuvieron experiencias cercanas a la muerte nuestro cuerpo glorificado del cielo será reconocible como el nuestro pero lucirá de manera distinta.

LOS DISCÍPULOS NO RECONOCIERON FISICAMENTE AL JESÚS RESUCITADO

Sabemos – por Marcos, Lucas y Juan – que después de haber resucitado, Cristo se apareció a aquellos que lo conocieron de una manera en que al principio no fue reconocido.
Ver Juan 21:4:
 “Jesús estaba de pie en la orilla, aunque ninguno de los discípulos sabían que era Jesús”
o Lucas 24:16
“Jesús se acercó y empezó a caminar junto a ellos. Pero algo impedía que sus ojos lo reconocieran”
 o Marcos 16:12
“Después Jesús se apareció, bajo otra figura, a dos de ellos que se dirigían a un pueblito.”
Ahora, respecto a Juan se podría argumentar que se trataba de un asunto simple de la distancia de la costa. Y con Lucas que tal vez era una cuestión de anteojeras espirituales (que simplemente les impidió saber quién estaba con ellos).
Sin embargo, Marcos disipa esos argumentos, directamente explica que Cristo se había aparecido con otra figura, transformado, con aspecto glorificado.

COMO DESCRIBEN A JESÚS LOS QUE TUVIERON EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE

Esto trae a la mente las experiencias cercanas a la muerte.
Muchos son los que han descrito el encuentro con una luz increíble sobre la muerte (al final del “túnel” o pasaje) que toma diversas formas y se manifiesta como la luz de Jesús.
Esta Luz abarca todo pero no es realmente deslumbrante: más intensa que miles de soles, dicen algunos, sin embargo, uno es capaz de mirarla.
Él es, literalmente, lo que Él dijo: la Luz del mundo (y el más allá).
“Su cabeza y sus cabellos son blancos, como la lana blanca, como la nieve; sus ojos parecen llamas de fuego; sus pies son como bronce pulido acrisolado en el horno; su voz resuena como estruendo de grandes olas”,dice el Apocalipsis 1:14-15.
“El Ser de Luz, pura, poderosa, abarcando todo, estaba sin forma y se podría decir que grandes olas de la conciencia fluían hacia mí y en mi mente”, dijo una mujer llamada Carol Parrish-Hara en un estudio de experiencias cercana a la muerte de la teóloga cristiana Judith Creesy.
“Parecía como que todas las verdades se me revelaban”. “Ondas de pensamiento de las ideas más grandes y puras que había intentado averiguar vinieron a mí”
Eso es Cristo.

¿QUÉ PASA CON NOSOTROS? ¿QUÉ PASA CON NUESTROS CUERPOS?

Sabemos que Jesús resucitó en plena forma corporal (así como en espíritu).
De las experiencias cercanas a la muerte, así como de la Escritura, parece que a nosotros se nos da una forma glorificada
“Y si hablamos de cuerpos, el resplandor de los «cuerpos celestes» no tiene nada que ver con el de los cuerpos terrestres. También el resplandor del sol es muy diferente del resplandor de la luna y las estrellas, y el brillo de una estrella difiere del brillo de otra. Lo mismo ocurre con la resurrección de los muertos. Se siembra un cuerpo en descomposición, y resucita incorruptible. Se siembra como cosa despreciable, y resucita para la gloria. Se siembra un cuerpo impotente, y resucita lleno de vigor. Se siembra un cuerpo animal, y despierta un cuerpo espiritual. Pues si los cuerpos con vida animal son una realidad, también lo son los cuerpos espirituales”, dice 1 Corintios 15:40-44.
Como Santa Teresa de Ávila dijo:
“El Señor transforma un alma, de modo que ya no parece ser ella misma, o incluso su propia semejanza”
Y esto también escuchamos a las muchas personas que han sido declaradas clínicamente muertas que han revivido y a otras personas que tienen encuentros relacionados con el otro lado (donde la forma espiritual no se parecía a menudo a la física).
Un hombre llamado Vern Swanson, que vio a su esposa dijo que
“había una luz que venía de dentro de ella que brillaba, ella no reflejaba la luz; era casi como si hubiera una vela brillante dentro de ella. En la vida, era ella una mujer de buen aspecto, trabajó como modelo durante la universidad, pero su cuerpo terrenal era una pobre sombra, una copia pobre, en comparación con esa persona hermosa delante de mí, sin embargo, era ella“.
Dicho por otros (citado en un libro llamado “El viaje eterno” por Craig Lundahl y Widdison Harold):
“Es difícil de describir, pero de alguna manera se combinan el cuerpo espiritual junto a la juventud y el vigor de veintiún años de edad con un sentido de perfecta madurez. Todos sus rostros se veían frescos, como caras de gente muy saludable que se hallan al aire libre todo el tiempo. Además, parece que cuanto más tiempo se estaba en estos reinos, más se acercaban a una apariencia de estar alrededor de treinta o treinta y cinco años de edad”. 
¡Esta media de entre treinta y treinta y cinco años, son los 33 años de Jesús!
La Santísima Madre – cuando aparece – se describe con una luminosidad similar, también una belleza sobrenatural (y no el tipo de belleza que atribuimos a un modelo).

COMO SE SENTÍAN Y VEÍAN LOS QUE FUERON AL CIELO

“Para saber si yo tenía sustancia, me froté las manos y sentí la cara con mis manos”, dijo otro que tuvo una experiencia cercana a la muerte.
“En ambos casos me encontré con que tenía forma y sustancia. Me podía sentir.”
“Mirando mis manos, vi que lucían como mis manos lo hacían normalmente, excepto que había un resplandor en ellas.”
Por lo tanto, es el espíritu en la naturaleza, que puede asemejarse a nuestra apariencia terrenal.
“De repente mi cuerpo estaba como hormigueando”, dijo una persona en el momento de la separación. “Me sentí como si alguien estuviera tirando de mí. Mi espíritu empezó a salir de mi cuerpo, comenzando con la cabeza y luego bajando hasta los pies. Recuerdo que poco a poco subí por encima de mi cuerpo, y luego di la vuelta para que pudiera mirar hacia abajo, a mí mismo.”
El Dr. Lundhal y el Dr Widdison citan otra que le dijo que cuando “murió”, vio que sus manos estaban compuestas de luz con una estructura delgada en ellas.
“Incluso podía ver los delicados espirales de sus huellas digitales”, dijo.
Otros ven su cuerpo un poco transparente, con una energía brillante. “Yo era el mismo en el espíritu como lo había sido en el cuerpo”, dijo otro.
En otras palabras, hay límites en la forma y sin embargo parece que no tiene límites.

EL VELO QUE SEPARA

Por otro lado, de acuerdo con ciertos supuestos testigos, la tierra y lo que hay en la tierra se puede ver como en una cornisa de una “campiña”. Es como el “velo” que se desplaza hacia arriba. A una mujer que tuvo la experiencia de ver a su difunto marido, él le dijo que ella aún no podía acercarse a tocarlo.
“El área inmediatamente por delante y por debajo de mí se desplazó hacia atrás, como si una ventana se abriera y vi la tierra”, dijo una persona famosa que tuvo una experiencia cercana a la muerte de un viaje al cielo.
En 1975, un hombre de California que había recibido una sobredosis durante la anestesia para la cirugía oral se vio llevado al más allá por una mujer que:
 “tenía un velo a la espalda que separaba su mundo del mío.”

EL CAMBIO DE LA OSCURIDAD A LA LUZ

Las experiencias varían en detalles, pero no en la esencia, y un tema común: la oscuridad (la oscuridad de este mundo) se convierte en luz, el pesimismo se convierte en optimismo.
No hay más miedo a la muerte, porque como Cristo mostró, no hay muerte. Hay transición. Por supuesto, siempre tenemos que estar alerta contra el enemigo que viene como un ángel de luz. Sin embargo, en muchas experiencias, parece claro que la Luz es una manifestación del poder de Dios. La Luz es Jesús.
“Esto es diferente de un sueño, y diferente a estar en este planeta físico”, dijo uno otros tres sujetos en el libro del Dr. Cressy. “Fue algo distinto de lo que las palabras pueden expresar en este planeta.”
“Sí, fue como… – fue del tal manera… –, yo nunca he tenido una experiencia como esta. Quiero decir, es como si no…, no hay palabras para expresar.”
“No hay palabras”, coincidió el último. “No puede ser transmitido. Y no puede ser entendido completamente.”
Los ojos no lo han visto, no los terrenales, todavía no.
Fuentes: Spirit Daily, Signos de estos Tiempos

4 comentarios:

  1. Lo que sucede es que ninguna de estas personas esta con "cuerpo y alma " en el cielo, solo el alma.Despues de la Resurreccion del cuerpo, se vera como realmente seran estando unidos cuerpo y alma.Esto es solo una aproximacion o ilusion,pues el cuerpo quedo en la tierra, y todavia no esta glorificado en el cielo.Los que ven es algo ilusorio.

    ResponderEliminar
  2. DESPUES DE MUERTOS NO SE VE EL CUERPO SINO SOLO EL ALMA, EL CUERPO MUERE, DE VUELVE POLVO Y CUANDO VENGA JESUS CON PODER Y GLORIA A JUZGAR A VIVIOS Y MUERTOS , AHI ES CUANDO LAS ALMAS CONDENADAS Y LAS SALVADAS VAN A TOMAR EL CUERPO FISICO Y SE VAN PARA EL CIELO O EL INFIERNO EN CUERPO Y ALMA, PARA EL CIELO YA GLORIFICADOS, PERO PARA EL INFIERNO HA SUFRIR EN CUERPO Y ALMA ETERNAMENTE.

    ResponderEliminar
  3. cuando murio mi mama hace 11 años, al dia siguiente la soñe, y al mirarla representaba como 40 años y murio de 86. su figura era luminosa, a tal grado que yo no podia verla a la cara, pues su luz me encandilaba. por este sueño creo que Dios me manifesto que mi mama en esos momentos ya gozaba de las dulzuras del cielo de los bienaventurados. Gloria a Dios.

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-