BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 25 de abril de 2014

¿Por qué el domingo de la Divina Misericordia es el mejor día para canonizar a Juan Pablo II?

Desde antes de ser sacerdote era devoto.

Juan Pablo II será canonizado el domingo en la Fiesta de la Divina Misericordia evento que fue una especie de piedra de toque espiritual a la que volvió una y otra vez a lo largo de su vida. 
faustina kowalska jesus juan pablo ii

Durante los días oscuros de la ocupación alemana de la Segunda Guerra Mundial, Karol Wojtyla era un trabajador en las Cantera Zakrzowek y luego en la fábrica de productos químicos Solvay. Ambos de estos sitios de trabajo están en el suburbio Lagiewniki de Cracovia cerca del convento de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia, el hogar de Santa Faustina Kowalska. El joven Wojtyla caminaría a la capilla del convento con sus zapatos de madera después de cada día de duro trabajo. Fue aquí donde se encontró por primera vez el ahora famoso diario de Sor Faustina.
Más tarde, cuando el Papa Juan Pablo reflexionó sobre lo que la Divina Misericordia había significado para él y todos en Polonia, enfrentados con el terror diario de los nazis.
“El mensaje de la Divina Misericordia”, el difunto Papa explicó, “siempre ha sido cercano y querido para mí. Era como si la historia lo hubiera inscrito en la trágica experiencia de la Segunda Guerra Mundial”.
“En aquellos años difíciles fue un apoyo particular y una fuente inagotable de esperanza, no sólo para el pueblo de Cracovia, sino para toda la nación. Esta fue también mi experiencia personal, que llevé conmigo a la Sede de Pedro y que en cierto sentido forma la imagen de este pontificado”.
Después que fue nombrado arzobispo de Cracovia, Wojtyla fue activo en el establecimiento de las devociones sobre la Hermana Faustina y de la Divina Misericordia.
Por casi 20 años, la Congregación para la Doctrina de la Fe prohibió el diario de la monja mística, basado en gran medida en traducciones defectuosas de su trabajo. La prohibición fue finalmente levantada en 1978.
En 1965, sin embargo, al arzobispo Wojtyla se le dio permiso para investigar la autenticidad de la vida y las virtudes de Sor Faustina. Poco después, convencido de su santidad, el Cardenal Wojtyla inició la causa para su beatificación.
En 1968, el entonces cardenal Wojtyla designó a la iglesia del convento de las Hermanas de Nuestra Señora de la Misericordia como santuario, el santuario de la Divina Misericordia.
Más tarde, como Papa, Juan Pablo II beatificó a Sor Faustina el 18 de abril de 1993.
Durante una peregrinación a Cracovia, el 17 de junio de 1997, Juan Pablo visitó el Santuario de la Divina Misericordia de nuevo para rezar ante la tumba de la Beata Faustina, donde él la llamó “el gran apóstol de la Divina Misericordia en nuestros días”.
El 30 de abril de 2000, Juan Pablo II extendió la fiesta de la Divina Misericordia para toda la Iglesia y al mismo tiempo eleva a Faustina a la santidad.
Durante lo que iba a ser su última visita a Polonia, el 17 de agosto 2002 Juan Pablo consagró la nueva construcción de la basílica de la Divina Misericordia, al lado del Santuario de la Divina Misericordia. En ese momento, el Santo Padre confió el mundo a la Divina Misericordia.
Casi al final de la misa de consagración, Juan Pablo II se salió de sus comentarios preparados, diciendo:
“Al final de esta solemne liturgia, deseo decir que muchos de mis recuerdos personales están ligados a este lugar”.
“Durante la ocupación nazi”, explicó el Papa, “cuando estaba trabajando en la fábrica Solvay cerca de aquí, yo solía venir aquí. Incluso ahora recuerdo la calle… que tomaba todos los días yendo a trabajar en los diferentes turnos con zuecos en mis pies. Eran los zapatos que solíamos llevar”.
“¿Cómo era posible imaginar que un día el hombre de los zapatos de madera consagraría la Basílica de la Divina Misericordia de Lagiewniki en Cracovia?”, reflexionó el Papa polaco
El Papa Francisco dijo, cuando se le preguntó acerca de la fecha que había seleccionado para la canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II, que significa que se necesita una nueva “era de la misericordia” en la Iglesia y en el mundo.
¿Quién mejor para ayudar a promoverla que san Juan Pablo II, el Papa de la Divina Misericordia?
Fuentes: Catholic World Report, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-