BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




jueves, 17 de julio de 2014

¿Qué fue de Longinos, el centurión romano que atravesó el corazón de Jesús en la cruz?

Una fuerte tradición piadosa.
Según la tradición el centurión Cayo Casio Longinos estaba al mando de los soldados romanos que presidían la Crucifixión de Jesucristo en el Gólgota. De acuerdo con las tradiciones de la Iglesia, Longinos fue también el centurión que atravesó el costado de Cristo con una lanza, con el fin de confirmar su muerte – después de que la herida descargó un torrente de sangre y agua que sanó una infección en los ojos que había estado preocupando a Longinos. Y luego se convirtió y fue martirizado. 
san longinos de bernin
 La lanza que utilizó Longinos para atravesar el corazón de Jesús se convertiría luego en una reliquia muy famosa. Rebautizada como La lanza del Destino fue afanosamente buscada y conseguida por el círculo esotérico de Hitler porque decían que tenía gran poder. Pero eso es parte de otra historia, lo mismo que la conversión de los carceleros de San Pedro y San Pablo.

LA VISIÓN DE ANA CATALINA EMMERICH

Según una visión de Ana C. Emmerich, Longinos el centurión que le traspasó el Corazón de Nuestro Señor con la lanza, era un joven de mas o menos 25 años de edad, un poco débil y nervioso, que tenia problemas graves de la vista. La mayoría de los soldados se burlaban de el, al verlo tan débil físicamente.
El fue iluminado por la gracia de Dios, para sentir compasión de las santas mujeres que se encontraban presente al pie de la Cruz, que sufrían pensando que Jesús todavía estaba vivo sufriendo dolores espantosos. Longinos quería mostrarles, que Jesús estaba realmente muerto, para que se tranquilizaran, y consolarlas un poco.
Sin darse cuenta fue instrumento, para que la profecía se cumpliera. Busco una lanza que estaba cerca y con las dos manos la tomo, traspaso el Costado de Nuestro Señor. Llego a traspasar su Corazón físico, de tal manera, que según Ana C. Emmerich, la lanza Traspaso su Corazón hasta llegar al lado opuesto, izquierdo de Nuestro Señor.
Según los evangelios apócrifos, cuando Longinos, saco la lanza del Costado de Nuestro Señor, una cantidad enorme de Agua y Sangre salió de El. Longinos fue empapado en toda su cara y cuerpo por la Sangre y Agua de Nuestro Señor. Esto fue una gracia similar a la del Bautismo.
Gracia y salvación entró en el alma de Longinos. En este momento se arrodillo pidiendo perdón en público por sus pecados, proclamando que creía en la Divinidad de Jesús. Longinos fue sanado de la enfermedad de sus ojos, y empezó a ver perfectamente.
La Santísima Virgen lucía en su apariencia como si ella también fue traspasada. Según Ana C. Emmerich, el agua y la Sangre continuaban corriendo y tocando a otras personas, y cayendo en rocas cercanas. La Santísima Virgen y María Magdalena recogieron la Sangre de Nuestro Señor en varias vasijas.
Aunque estos acontecimientos vienen de revelaciones privadas, podemos sacar mucho provecho de ellos, ya que no van en contra de la Tradición de la Iglesia.

LA CONVERSIÓN Y MARTIRIO DE SAN LONGINOS

Longinos, que vio el Corazón traspasado de Jesús, fue sanado y convertido. Él dejó el ejército, se fue a Capadocia y fue martirizado por la fe. Ahora es conocido como San Longinos.
Poco después de los hechos ocurridos en el Gólgota, San Longinos jugaría un papel importante en ayudar a establecer la veracidad de la resurrección de Cristo. Después de que los ancianos de los judíos que habían ordenado la muerte del Santo Redentor sobornaron a varios soldados para difundir la falsa noticia de que los discípulos del Salvador habían robado su cuerpo bajo cubierta de la oscuridad.
San Longinos arruinó su siniestro plan, al negarse a ser sobornado, también insistió en decirle al mundo la verdadera historia de cómo el cuerpo de Cristo había resucitado en la gloria de la Resurrección.
Después de saber que el soldado romano no quería formar parte de su conspiración o su dinero, los Judios decidieron confiar en su táctica habitual: ellos simplemente asesinarían a este centurión. Pero el soldado era un hombre de coraje e integridad – y tan pronto como se enteró del complot en su contra, se quitó el uniforme militar, se sometió al bautismo con varios compañeros de armas y luego se apresuró a Capadocia, donde pasó muchas horas en intensidad de  oración y ayuno riguroso.
En respuesta a la piedad convincente del ex centurión, muchos paganos de la región también se convirtieron al Evangelio y se les realizó el bautismo como resultado. San Longinos vivía y se movía entre ellos libremente durante un tiempo, luego con el tiempo volvió a casa para vivir en la finca de su padre. Pero los Judios no habían terminado con él – y sus mentiras pronto provocaron que Poncio Pilato, el gobernador romano de Judea en tiempos del emperador Tiberio César, emitiera una orden draconiana a sus tropas: ¡Encuentren a este centurión renegado y decapitenlo inmediatamente!
Una vez más, sin embargo, el ingenioso San Longinos corrió a la carretera, y saludó a sus adversarios como amigos. Sin hacerles saber quién era él, los invitó a su propia residencia. Él les dio de comer espléndidamente, y cuando se quedaron dormidos, se preparó para su ejecución en la oración durante toda la noche y luego se vistió con ropa impecablemente blanco, un atuendo de entierro. Cuando se acercó el amanecer, señaló a sus leales compañeros y les dio instrucciones para enterrarlo en la cima de una colina cercana.
Entonces el mártir se acercó a los soldados los despertó y les reveló su verdadera identidad; “soy Longinos, el hombre que buscan”
Sorprendidos y mortificados por la honestidad de su anfitrión, los romanos perdieron por completo el equilibrio – ¿cómo iban a decapitar a un hombre de carácter tan noble? Pero incluso mientras protestaban contra la ejecución, Longinos insistió en que debían llevar a cabo sus órdenes para poner fin a su vida. Al final, San Longinos y los dos compañeros de armas que habían estado con él al pie de la cruz fueron llevados a Jerusalén y decapitados, y el destino del centurión como un mártir de Jesucristo se cumplió.
Suspirando tristemente por la tragedia que habían sido obligados a actuar, el pelotón de ejecución llevó la cabeza Longinos a Pilato, quien de inmediato la envió a los Judios. Ellos la tiraron sobre un montón de estiércol fuera de Jerusalén. San Longinos estaba muerto  pero había nacido la leyenda que seguiría a este guerrero valeroso.
El poder de esas leyendas se puede ver en otra historia que ha persistido a través del tiempo. Según el relato, una mujer ciega que estaba visitando Jerusalén para rezar en sus lugares sagrados experimentó un misterioso sueño en el que San Longinos apareció y le dijo dónde encontrar su cabeza, que ella debía enterrar. La ciega obedeció al instante, y  encontró una guía para llevarla a un montón de estiércol. Allí se encuentró la cabeza del santo y reverentemente lo transportó de regreso a su tierra natal de Capadocia para el entierro.

5 comentarios:

  1. Hola Claudio!!! muy linda historia , no la sabía, son trocitos de cielo que avivan nuestra fe. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. SAN LONGINOS, RUEGA POR NOSOTROS LOS PECADORES!

    ResponderEliminar
  3. SAN LOGINO RUEGA POR NOSOTROS PECADORES!

    ResponderEliminar
  4. San Longinos intercede ante nuestro Señor para ser sanado de la vista así como Él lo hizo contigo. Amén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo de la ceguera espiritual.
      Amen

      Eliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-