BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 29 de agosto de 2014

DIRECTORIO FRANCISCANO La Oración de cada día

DIRECTORIO FRANCISCANO
La Oración de cada día

SALMO 91
Alabanza del Dios creador
.

2Es bueno dar gracias al Señor
y tañer para tu nombre, oh Altísimo,
3proclamar por la mañana tu misericordia
y de noche tu fidelidad,
4con arpas de diez cuerdas y laúdes,
sobre arpegios de cítaras.
5Tus acciones, Señor, son mi alegría,
y mi júbilo, las obras de tus manos.
6¡Qué magníficas son tus obras, Señor,
qué profundos tus designios!
7El ignorante no los entiende
ni el necio se da cuenta.
8Aunque germinen como hierba los malvados
y florezcan los malhechores,
serán destruidos para siempre.
9Tú, en cambio, Señor,
eres excelso por los siglos.
10Porque tus enemigos, Señor, perecerán,
los malhechores serán dispersados;
11pero a mí me das la fuerza de un búfalo
y me unges con aceite nuevo.
12Mis ojos despreciarán a mis enemigos,
mis oídos escucharán su derrota.
13El justo crecerá como una palmera,
se alzará como un cedro del Líbano:
14plantado en la casa del Señor,
crecerá en los atrios de nuestro Dios;
15en la vejez seguirá dando fruto
y estará lozano y frondoso
,
16para proclamar que el Señor es justo,
que en mi Roca no existe la maldad.
[La Biblia de Jerusalén da a este salmo el título de Cántico del justo. Himno didáctico que desarrolla la doctrina tradicional de los Sabios: suerte feliz de los justos y ruina de los malvados. Para Nácar-Colunga el título de este salmo es Alabanza de la providencia divina.--
En estilo altamente lírico, el poeta canta las glorias de Yahvé, su proceder providencialista, premiando a los buenos y castigando a los impíos. Este tema de la retribución moral es abordado aquí, pero no en estilo sapiencial, como en otras composiciones salmódicas. El salmista exulta gozoso por el recto gobierno divino en la historia. Los impíos no perciben que su prosperidad es efímera y que, al fin, recibirán el merecido. Los justos se alegrarán al ver la manifestación esplendente de la justicia divina. El salmista habla en nombre de la comunidad de fieles yahvistas, que viven de las promesas de su Dios, y por eso alaba al justo, que prosperará como árbol frondoso a la sombra del Omnipotente.

EXTRACTO UNA BREVE MEDITACIÓN (PARA VIVIRLA)
La desastrosa suerte de los impíos y la dicha de los rectos (vv. 8-16).- Entre las cosas que no entiende el estulto es que la prosperidad de los impíos es efímera; florecen como la hierba, pero al fin se secan. Por encima de ellos está Yahvé, excelso por los siglos; por tanto, inmutable en sus designios de justicia y equidad. Sus enemigostendrán un triste fin, mientras que el justo verá exaltado su poder -me das la fuerza de un búfalo-, y Dios le ungirá misteriosamente con la alegría del triunfo: la hora de ver a sus enemigos perecer recibiendo su merecido.
El salmista ha sentido personalmente la mano bienhechora de su Dios, y por eso se ha alegrado con susacciones y portentos. Meditando en sus misteriosas acciones providenciales, el fiel yahvista comprende la magnificencia de las obras divinas y de sus misteriosos designios, que guían el hilo de la historia de cada alma y de los pueblos (v. 6). Pero no es dado a todos conocer los misterios de la Providencia, pues la estulticia humana se cierra a los altos pensamientos. El hombre que no tiene sensibilidad moral y espiritual no puede comprender la mano de Dios en la vida humana (v. 7).
La desastrosa suerte de los impíos y la dicha de los rectos (vv. 8-16).- Entre las cosas que no entiende el estulto es que la prosperidad de los impíos es efímera; florecen como la hierba, pero al fin se secan. Por encima de ellos está Yahvé, excelso por los siglos; por tanto, inmutable en sus designios de justicia y equidad. Sus enemigostendrán un triste fin, mientras que el justo verá exaltado su poder -me das la fuerza de un búfalo-, y Dios le ungirá misteriosamente con la alegría del triunfo: la hora de ver a sus enemigos perecer recibiendo su merecido.

La suerte del fiel yahvista es envidiable, pues crecerá como una palmera y como el vigoroso cedro del Líbano, árboles ambos centenarios, mientras que la vida de los impíos es efímera y se seca como hierba que nace en la mañana. El salmo termina con una frase calcada en Dt 32,4: «Él es la Roca, sus obras son perfectas... no existe en él la maldad».-- Maximiliano García Cordero, en la Biblia comentada de la BAC]
Fuente: http://www.franciscanos.org/oracion/salmo091.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-