BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 19 de septiembre de 2014

Mensaje a los Apóstoles de los Últimos Tiempos - Padre Gobbi

Mensaje a los Apóstoles de los Últimos Tiempos

Santuario de Castelmonte (Udine), 9 de febrero de 1985
(Después del rezo del Santo Rosario)
Mi palabra
“Hijos predilectos, habéis venido a mi Santuario, con espíritu de oración y de reparación. Habéis subido aquí en peregrinación, adonde os espero para llenaros de gracias, de fuerza y de materna consolación.
Cada vez que venís a los pies de mi imagen, tan venerada, para rendirme el homenaje de vuestro filial amor, hago descender muchas gracias de mi Corazón Inmaculado sobre vosotros, sobre todos mis hijos predilectos del mundo, sobre la Iglesia, sobre mis pobres hijos pecadores, sobre la humanidad, tan amenazada por el mal, el odio, la violencia, la guerra y la aridez del pecado y una cada vez más vasta inmoralidad.
En esta Casa, la Madre Celeste os consuela y os alienta, os forma y os guía, os fortalece y os confirma a través de la palabra que os ofrece para indicaros el camino.
¡Oh qué necesaria es hoy mi palabra materna para vosotros! Por esto la hago brotar de mi Corazón de forma cada vez más abundante. Sentid el profundo deseo de ella; acogedla con humildad y docilidad; meditadla en el corazón; actuadla en vuestra vida.
Mi palabra, ante todo, es una flor de Sabiduría, que hago descender del Cielo. Ella parte de la Sabiduría eterna del Verbo. Él es la Sabiduría increada, que revela el designio del Padre, de quien es la imagen perfecta.
Esta Sabiduría, encarnada en mi seno virginal, de Palabra se hizo Hombre, y tiene la misión de dar siempre a los hombres el don de la eterna Verdad.
Esta divina Palabra, contenida en la Sagrada Escritura y, sobre todo, en el Evangelio, es la sola Luz que os debe guiar.
Pero hoy se encuentra eclipsada por muchas dudas, porque se la pretende interpretar según el modo humano de razonar y ver, y con frecuencia no se la presenta en toda su integridad.
Los errores se propagan y, cuando os acercáis al designio de Dios, no acabáis de comprenderlo plenamente, porque tomáis una actitud demasiado humana, que quiere comprender sólo a través de la razón.
Ésta es una actitud soberbia, y es la menos indicada para acercaros al grande misterio de Dios.
Para comprender su Verdad, es necesario ser pequeños; para verla en su justa luz, es necesario ser pobres; para custodiarla en su integridad, hay que ser sencillos; para darla a los demás, en el esplendor de su autenticidad, hay que ser humildes. Por esto, con mi Palabra, os formo en la humildad, en la sencillez, en la pequeñez.
Quiero conduciros a ser como niños, porque sólo así os puedo hablar.
Mi palabra es una flor de Sabiduría, que os forma a través del Espíritu Santo, que se os da por el Padre y el Hijo, y que os conduce a una cada vez más íntegra y profunda comprensión del Evangelio.
En la oscuridad, que hoy ha descendido por doquier, mi palabra de Sabiduría es un rayo de purísima luz, que os indica el camino que hay que recorrer y la senda por la que debéis avanzar para permanecer siempre en la Verdad.
Las tinieblas, como una niebla, densa y fría, han penetrado en la Iglesia, oscureciéndola en el esplendor de su Verdad.
Por esto, cada día, mi palabra os forma en el espíritu de la Sabiduría, para que podáis ver siempre, en la luz, la Verdad que mi Hijo Jesús os ha enseñado, y anunciarla con valor a todos en su integridad.
Ha llegado el tiempo en que sólo los niños, consagrados a mi Corazón Inmaculado, y confiados completamente a la Madre Celeste, tendrán el don de mantenerse íntegros a la fe, y de llevar a la verdadera fe a las almas a ellos confiadas.
Mi palabra es una gota de rocío, que hago descender sobre la Tierra, convertida en un inmenso desierto; sobre la vida humana, tan agostada por el pecado y el sufrimiento.
¡Cuántos hijos míos son como árboles secos y sin vida; en la Iglesia, cuántos, aun entre mis predilectos, se han dejado prender por la aridez y el desaliento! Ellos continúan ejerciendo su ministerio, pero sin entusiasmo y sin alegría porque las dificultades los detienen y el peso enorme de la purificación, que estáis viviendo, los aplasta.
Tenéis necesidad de que mi palabra haga descender sobre vuestro árido corazón una lluvia de ternura materna, de frescor, de filial abandono, de esperanza en los hermosos días que os esperan, en la nueva era, que está ya para florecer sobre el desierto de los últimos tiempos.
Mi palabra es, por lo tanto, como una gota de rocío, que hago descender de mi Corazón Inmaculado sobre vuestro corazón, para que pueda abrirse al calor de la nueva vida que cultivo dentro de vosotros, para ofreceros, como flores perfumadas, y finalmente abiertas, al perfecto homenaje de la Santísima Trinidad.
Mi Palabra es, en fin, un manantial de gracias, que hago fluir sobre vosotros para abrir de par en par vuestra alma a un nuevo esplendor de belleza y de santidad, para limpiaros hasta la más leve mancha de pecado, porque os quiero bellos, puros y luminosos, abiertos al don divino de la Gracia, para que en vuestra vida florezca la plenitud del amor y de la más perfecta caridad.
Mis gracias os llegan a través del don de mi palabra, que se hace luz para la mente, vida para el corazón y sostén para vuestro camino.
En el tremendo y sangriento período final de la purificación, que os espera y que, justamente en estos años, se hará sentir particularmente dolorosa, os preparo a recibir con mayor docilidad el don materno de mi palabra.
Así, en medio de la gran oscuridad, podéis caminar a la luz de la Sabiduría; en la aridez, podéis siempre ser consolados por mi ternura, bálsamo que se derrama sobre tantas llagas abiertas y sangrantes. En toda circunstancia de vuestra existencia podéis obtener la gracia de corresponder al amor de Jesús, y de cantar hoy la gloria de la divina Trinidad, caminando por la senda de una santidad, que quiero cada vez mayor.
En estos mismos años de la gran purificación, Yo quiero ofreceros a la Iglesia como un signo cada vez más visible de mi triunfo materno.”

8 comentarios:

  1. En estos mismos años de la gran purificación, Yo quiero ofreceros a la Iglesia como un signo cada vez más visible de mi triunfo materno.”

    ResponderEliminar
  2. en estos tiempos venideros de gran purificacion, es recomendable que nos convirtamos de corazon y escalemos los peldanos de la santidad, que segun lo revelado en el block de la confraternidad de los corazones unidos, son 6 aposentos o grados de santidad. Nuestro Senor Jesucristo nos dice a travez de la vidente Maureen Shueney Kille, que a todas las personas se nos otorgan todas las gracias nesesarias para alcanzar el grado maximo de la santidad, que es el numero 6, adelante pues hermanos, demos los primeros pasos confiando en la providencia de Dios y nuestra madre Maria Santisima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. seis aposentos o grados de santidad ??¡¡¡ SEIS , esta bien raro, pues ese no es el número de Dios. Ese número corresponde al enemigo de Dios y del genero humano.

      Eliminar
  3. Los numeros de Dios son el 3, el 5 y el 7, no se si habra otros, pero esos son los que aprendi que son, entonces los grados para la Santidad deben ser 7, si no me equivoco.

    ResponderEliminar
  4. La Confraternidad de los Corazones Unidos es Ecuménica y no está reconocida por la Iglesia, no tienen sagrario, ni altar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahí esta la prueba del engaño, esos seres que se hacen pasar por Dios o la virgen siempre terminan delatándosen ellos mismos.
      Los números del diablo son el 6, 13 y sus multiplos, supongo que muchos otros. Los de Dios 3, 5 .
      El 7 y sus multiplos

      Eliminar
    2. Las fiestas y cultos a Lucifer son los 6 y 13 y también depende el mes, también utilizan los equinoccios y solsticios.
      Supuestamente Jesús nacio otro día , pero cambiaron el dia para el solticio de invierno 21, 22 ,23, 24 , 25 de diciembre que eran las fiestas paganas al dios sol , a otros dioses incluyendo a Osiris el egipcio ( angel caído ), por esa razón los judios jamas van a celebrar la natividad ese día porque iría contra los mandatos de su Dios de alabar a otros dioses falsos, entre muchas otras razones de ese tipo.

      Eliminar
    3. Lo mismo sucede con el sabath , Dios ordenó que el septimo día es de descanso y adoración al Altisimo y qué hizó la iglesia católica lo cambió al domimgo en inglés Sunday o día del sol fiesta pagana de adoración a otros dioses o creaciones no al altisimo. Se dan cuenta?? El maligno siempre mete sus manos y sus obras para dañar todo incluyendo la adoración y de esta manera la gente lo adora a él y no al verdadero creador, por eso los judios no son ni serán jamas católicos anque recen miles de rosarios por la conversion de ellos¡¡¡
      Quiénes estan equivocados ??? Nosotros los católicos fuimos engañados y seguimos siendolo con falsas apariciones
      que nos llevan a adorar a Lucifer.
      Es la cruel realidad.

      Eliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-