BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 19 de septiembre de 2014

UNA NUEVA PELÍCULA MARIANA - ME LLAMO BERNARDETTE

UNA NUEVA PELÍCULA MARIANA



Bernadette, una joven fuera de serie


En la última entrada comentaba mi decepción (que creo ha sido largamente compartida por muchos) referida a la película Noe. Y el día de hoy les comentaré la película "Je m'appelle Bernadette" que nos ha dejado un gusto delicioso en el alma.



“Me llamo Bernadette”, es el título de esta película muy bien lograda por el director francés Jean Sagols y que cuenta la historia de las apariciones de la Santísima Virgen María a Bernardette Soubirus.
¿Quién es Bernardette? Una increible jovencita que vive con sus padres y sus dos hermanitas menores en las condiciones más extremas de miseria, en el pueblito rural de Lourdes.
El padre pierde el trabajo en el molino y con este la posibilidad de una vivienda, producto de una injusticia que le lleva a prisión por algún tiempo, acrecentando la angustia familiar. Terminan ocupando los escombros de la antigua prisión del pueblo que se encontraba en una condición totalmente ruinosa y repletos de humedad. Esto complicará aun más la salud de Bernadette quien sufre de un severo cuadro de asma que en estos tiempos se fijará como definitivo lastre para su salud.

Una mañana, salen las hermanas camino a la gruta del lugar buscando leña para calentar el precario hogar. Las niñas se adelantan y es entonces que Bernardette recibe la primera visita de María Virgen. Este episodio será seguido por 17 apariciones más y conmoverá la vida del pueblo, trascendiendo la noticia a Paris y a las autoridades que gobernaban la Francia de aquellos años (1858). 

Era el segundo imperio napoleónico teñido de un agresivo anticlericalismo y predicador de una "razón" materialista empujada por el cientifisismo y el ateismo nacido en las canteras antiguas de los círculos ilustrados engendrados por la revolución francesa.
“Este acontecimiento supone una gran amenaza para la república”, se dice el gobernador y las autoridades porque las Iglesias de todo Lourdes y los alrededores comienzan a llenarse acogiendo el despertar de una fe movida por no solo algunas curaciones sino verdaderos milagros que aparecían día a día. Un ciego recupera la visión, un niño moribundo recupera instantáneamente la salud, un cojo comienza a caminar normalmente y las muchedumbres llegan incontenibles a presenciar un acontecimiento sin precedentes: el cielo a descendido a la tierra y la esperanza en el corazón de los más pobres es más fuerte que nunca.

La fuente que María Santísima pide a Bernadette excave muy cerca de la gruta se convierte en la fuente de la curación.
En cuanto a Bernadette habrá que decir que en esta película aparece brillando sobre todo con tres virtudes cabales: la de la veracidad, la simplicidad y la fuerza que hecha fuera todo miedo.
A esta joven  no la detienen nada ni nadie. “María me ha pedido que venga a la gruta a verle”. Ni los razonamientos del angustiado padre, ni las lágrimas de la desesperada madre, ni su asma cada vez más creciente, ni las burlas de los vecinos y de los ajenos pueden con la firmeza de Bernadette. Ni siquiera las amenazas de las autoridades más altas que se repetían casi diarias y de una manera sumamente agresiva pudieron hacer cambiar de idea a esta muchachita.


La virtud de la verdad es lo que más belleza proporciona a la Santa joven. “Yo nunca dije que vi a la Virgen sino a una Señora”… “Yo no he dicho tal cosa, es usted quien lo dice”. Frente a una grave acusación del gobernador el padre interviene con fuerza: “No puedo permitir que usted diga eso de mi hija: ella nunca ha mentido”.  ¡Cuánto esplendor emana de los labios de un testigo verás! ¡Qué más grande testimonio en un mundo que por jactarse de "moderno" ya no ama la verdad!

Finalmente la virtud de la humildad termina de dibujar perfectamente al personaje. María Santísima ha escogido a una joven humilde como lo es ella misma, “la esclava del Señor”. Bernadette sufre insultos de los más bajos e impregnados de violencia. La tachan de loca y hacen correr la noticia por todos lados. “Es un cerdito que come hierba en la gruta y bebe lodo”. “Haces todo esto para recibir favores de las damas de la sociedad”, y en la escuela, hasta las monjas la tachan de “inútil y buena para nada”, fama que le acompañará hasta los últimos días de su vida como religiosa.

Bernadette no se amilana, no se deprime ni tampoco padece del trauma de una autoestima avasallada con los comentarios de propios y extraños, ella está vacunada contra el bouling porque ella es libre, pobre pero libre, porque sabe el valor que tiene: ¿Cuál es? “Yo soy pequeña y muy limitada, es verdad que no soy útil para muchas cosas. De todo lo que se diga y escriba de mí lo más sencillo siempre será lo mejor”.

Quién nos diera Santa Bernadette esta preciosa y gloriosa libertad de los hijos de Dios que la han encontrado inequívocamente viviendo no bajo la mirada de los hombres, ni siquiera bajo su propia mirada, sino bajo la única Mirada que no se equivoca porque todo lo sabe y todo lo ve.
Vivamos pues queridos lectores bajo la mirada de nuestro buen Dios y arropados de sus tiernos brazos de Padre.





Entre el mes de febrero y julio de 1858, en la gruta de Massiabielle, la Santísima Virgen María se aparece 18 veces a Bernadette Soubirus, una jovencita muy pobre que vivía practicamente en la miseria material junto a sus padres y sus dos pequeñas hermanas en el pueblo rural de Lourdes. Este hecho produjo una verdadera "revolución" mariana que puso en graves aprietos al segundo imperio napoleónico francés y dejará establecido un mensaje universal de Dios en el que, a través de la Virgen María, nos llama al amor y a la oración.
Esta película nos revela en el personaje de Bernadette la virtud de la verdad y de la plena autenticidad de la joven. Su pequeñez, su conciencia de no poder ni saber mucho, la coloca como un ser de gran humildad. Ella es feliz de ser quien es: "Bernadette Soubirous, la buena para nada".




Título Original:  Je máppelle Bernadette
Título en Español: Me llamo Berenadette
martes, 5 de noviembre de 2013

ANA DE LOS ÁNGELES



Queridos lectores de este humilde blog, es con mucha alegría que paso a presentar una nueva producción cinematográfica que ha sido realizada en mi patria, en Perú. El Perú es una tierra que ha visto florecer el Evangelio a lo largo de los siglos y ha ofrecido a la Iglesia Madre, hijos de una estatura ejemplar a los que les llamamos hoy santos. Ya en un encuentro anterior le dedicamos un tiempo de reflexión a lo que fue la vida y obra de San Martín de Porres, el santo y mulato de los pobres. Pero no podemos olvidar que esos santos son seres humanos como cualquiera de nosotros. La diferencia podría estar en la manera como estas personas han usado su libertad no solo para obrar sino sobre todo para amar. Ellos han amado la vida y al prójimo porque antes han sido amados por Dios y lo que desbordan es esa presencia de Dios en cada una de sus vidas y cada cosa que se cuenta de ellos.
Sor Ana de los Ángeles Monteagudo vivió en la ciudad de Arequipa, al sur de Lima. Pasó buena parte de sus años al interior de los muros del Convento de Santa Catalina, muy conocido por los turistas que visitan la "Blanca Ciudad" que es así como se le llama a Arequipa. 

Ana de los Ángeles nació un 22 de julio de 1602. Sebastián Monteagudo fue su padres, caballero español de acomodada posición , casado con una dama arequipeña llamada Francisca Ponce. Juntos formaron una familia numerosa, cosa que en aquella época era normal. Ana de los Ángeles fue la primogénita de 8 hijos. 
Cumplido los 3 añitos la niña es conducida por sus padres al Monasterio de Santa Catalina para que reciba instrucción y sea formada en la fe. Es por ello que desde una tierna edad, Ana se familiarizó con la oración, los Sacramentos y conoció a la persona de Cristo. Podemos decir que la virtud se le inculcó desde la cuna.
Pero ocurrió que al cumplir los quince años los padres deciden poner fin a su estadía en el Monasterio para llevarla de vuelta a casa porque en sus planes habían decidido desposar a su hija con un joven de la sociedad aristocrática, arreglando así con la otra familia un matrimonio para ambos jóvenes.
Ana, quien muy a su pesar dejó el convento tenía claro que Dios la llamaba a la vida religiosa. Prueba de ello fue el estilo de vida que escogió de vuelta a casa. Hizo de su habitación una celda y no renunció a practicar sus oraciones y devociones sin dejar de atender las cosas de la casa.

Llegado el momento de la presentación de su pretendiente, Ana le comunica su deseo y decisión de consagrarse a Jesucristo como su Esposa, cosa que le impedía corresponder a la solicitud del joven pretendiente. Los padres al ver la firmeza de la hija, intentan convencerla con mil propuestas, ofreciéndole lo que ella quisiera con tal de acceder a ese matrimonio. "Lo único que deseo es regresar al Monasterio".
Domingo fue un joven que encontrándolo Ana en la puerta de su casa se ofreció a acompañarla al Monasterio vistos los deseos que ella tenía de ser religiosa. Al llegar al convento, Ana le encarga volver a su casa y dar aviso a sus padres de dónde se encontraba.



Llegados los padres donde la joven se enojaron muchísimo y le increparon queriendo forzarla a retornar para cumplir con el plan de matrimonio que ellos tenían. Finalmente una de las religiosas del convento intercede en su favor pidiendo a sus padres que le concedan un tiempo dentro del cual las cosas se aclaren. Pero para Ana ya todo estaba claro. Su corazón ya se lo había entregado a Jesús. Por ello, algo se rompió aquella mañana. Por un lado fue el inicio del camino a su consagración pero por otro fue una herida profunda al ver el rechazo de sus padres, que por otro lado se mantuvo hasta el fin de sus existencias.



La historia continua con las pruebas que tuvo que atravesar durante el noviciado, su profesión religiosa como moja dominica y su nombramiento como Priora del Convento, lugar desde donde emprendió la reforma del Monasterio cuya vida fue alterada por la presencia de algunas viudas laicas que ingresaron para terminar sus días en ese lugar pero sin dejar su estilo de vida mundano.

Sor Ana de los Ángeles se destacó por su virtud cristiana. El Señor le concedió variados carismas como el de la profecía, la palabra de conocimiento, palabra de ciencia, el don de la bilocación... pero por encima de todas estas gracias en ella brilló la caridad.


Esta es la película del Director peruano Miguel Barreda, filmada en el Monasterio de Santa Catalina de Arequipa y en algunas casonas de esta ciudad, lo mismo que en la sierra arequipeña.
Nos cuenta la vida de esta santa peruana, no muy conocida por todos y sin embargo tan llena de virtud. Desde su niñez hasta su juventud e ingreso al convento de las dominicas.
Vemos a Ana madurar y convertirse en una presencia molesta para otras monjas. El Obispo de Arequipa, viendo el relajo que había en el convento la nombra priora.
Ana de los Ángeles supo responder a una vocación con total generosidad y entrega en una época (siglo XVII) en que el testimonio de la fe alimentó la tradición de todo un pueblo.




Título en Español: Ana de los Ángeles
Año: 2012

 (2 min.)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-