BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




martes, 21 de octubre de 2014

Obra de las revelaciones celestiales a la religiosa Maria de Jesus Agreda

Es interesante leer este texto espiritual porque habla de la batalla entre angeles y demoniosdesde el instante de la concepcion, durante el embarazo, nacimiento, niñez, adultos y como nos defienden de grandes males.


Obra de las revelaciones celestiales a la religiosa Maria de Jesus Agreda
CAPITULO 15
 
Declárase la oculta guerra que hacen los demonios a las almas, el modo cómo él Señor las defiende por sus Ángeles, por María san­tísima y por sí mismo, y un conciliábulo que hicieron los ene­migos después de la conversión de San Pablo contra la misma Reina y la Iglesia.


277.    Por la abundante doctrina de las  Sagradas  Escrituras, y después por las de los doctores santos y maestros, está informada toda la Iglesia católica y avisados sus hijos de la malicia y crueldad vigilantísima con que los persigue el infierno, desvelándose con su astucia para llevarlos a todos, si le fuera permitido, a los tormentos eternos. Y también de las mismas Escrituras sabemos cómo nos defiende el poder infinito del Señor, para que, si queremos valernos de su invencible favor y protección, caminemos seguros hasta conseguir la felicidad eterna, que nos tiene preparada por los merecimientos de Cristo nuestro Salvador, si nosotros juntamente la me­recemos. Para asegurarnos en esta confianza, y consolarnos con esta seguridad, dice San Pablo (Rom 15, 4)) que se escribieron todas las Escrituras Santas y para que no fuese vana nuestra esperanza si la tenemos sin obras. Por esto el Apóstol San Pedro juntó lo uno y lo otro, pues ha­biéndonos dicho que arrojemos toda nuestra solicitud en el Señor, que tenía cuidado de nosotros, añadió luego: Sed sobrios y vigilan­tes, porque vuestro adversario el diablo como rugiente león os ro­dea, buscando en quién hacer presa para devorarle (1 Pe 5, 8).
 
280.Pero como este enemigo es espíritu intelectual y que no se fatiga ni se cansa en obrar, madruga tanto a perseguirnos, que comienza la batería desde el mismo instante que comenzamos a te­ner el ser que tenemos en el vientre de nuestras madres, y no se acaba este conflicto y duelo hasta que el alma se despide del cuerpo, verificándose lo que dijo el Santo Job (Job 7, 1): que la vida del hombre es milicia sobre la tierra. Y no sólo consiste esta batalla en que somos concebidos en pecado original y de allí salimos con elfomes peccati y pasiones desordenadas que nos inclinan al mal, más, fuera de esta guerra y contradicción que siempre llevamos con nosotros en la propia naturaleza, nos combate con mayor indignación el demo­nio, valiéndose de toda su astucia y malicia y del poder que se le permite, y luego de nuestros propios sentidos, potencias e inclina­ciones y pasiones. Y sobre todo esto, procura valerse de otras causas naturales para que por su medio nos ataje el remedio de la salvación eterna con la vida y, si esto no puede, para pervertirnos y derribar­nos de la gracia. Y ningún daño ni ofensa de cuantos alcanza con su entendimiento que nos puede hacer, ninguno deja de intentarlo desde el punto de nuestra concepción hasta el último de la vida, que también dura nuestra defensa.
 
281.    Esto pasa de esta manera, particularmente entre los hijos de la Iglesia. Luego que conoce el demonio que hay alguna genera­ción natural del cuerpo humano, observa lo primero la intención de sus padres y si están en pecado o en gracia, si excedieron o no en el uso de la generación. Luego la complexión de humores que tienen, porque de ordinario la participan los cuerpos engendrados, atienden asimismo a las causas naturales, no sólo a las particulares sino también a las generales que concurren a la generación y organi­zación de los cuerpos humanos. Y de todo esto, con las experiencias largas que tienen, rastrean cuanto pueden la complexión o inclina­ciones que tendrá el que es engendrado y desde entonces  suelen echar grandes pronósticos para adelante. Y si le hace bueno, procu­ran cuanto pueden impedir el nacimiento ofreciendo peligros o tentaciones a las madres para que aborten. Es grande la rabiosa indignación de estos dragones, para que no salga a la luz la criatura, ni llegue a recibir el bautismo si nace donde luego se le pueden dar. Para esto inducen a las madres con sugestiones y tentaciones, que las obliguen a hacer muchos desórdenes y excesos, con que muevan la criatura antes de tiempo o muera en el vientre; porque entre los católicos o herejes que usan del bautismo se contentarían los de­monios con impedírselo, para que no se justifiquen y vayan al limbo donde no han de ver a Dios; aunque entre los paganos e idólatras no ponen tanto cuidado, porque allí la condenación es más probable...
 
282.    Contra esta malignidad del Dragón tiene prevenida el Altí­simo la protección de su defensa por varios modos. El común es, el de su general y grande Providencia con que gobierna las causas naturales, para que tengan sus efectos en sus tiempos oportunos, sin que la potencia de los demonios las puedan impedir y pervertir en ellos; porque para esto les tiene limitado el poder con que trase­garan el mundo si lo dejara el Señor a la disposición de su impla­cable malicia. Pero no lo permite la bondad del Criador, ni quiere entregar sus obras ni el gobierno de las cosas inferiores, y menos el de los hombres, a sus enemigos jurados y mortales, que sólo sirven en el universo como verdugos viles en la república bien concertada, y aun en esto no obran más de lo que se les manda y permite. Y si los hombres depravados no diesen mano a estos enemigos, admitien­do sus engaños y cometiendo culpas que merecen castigo, toda la naturaleza guardaría su orden en los efectos propios de las causas comunes y particulares, y no sucederían tantas desgracias y daños entre los fieles, como suceden en los frutos de la tierra, en las enfer­medades, en las muertes improvisas y en tantos maleficios como el demonio ha inventado. Todo esto, y otros malos sucesos en los par­tos de las criaturas, viciados por desórdenes y pecados, y dar mano al demonio, y merecer nosotros que por su malicia seamos castiga­dos, pues nos entregamos a ella.
 
283.    A más de esta general providencia entra la particular pro­tección de los Ángeles Santos, a quien, como dice Santo Rey David (Sal 90, 12), les mandó el Altísimo que nos trajesen en sus palmas, para no tropezar en los lazos de Satanás; y en otra parte dice (Sal 33, 8) que enviará su Ángel, que con su defensa nos rodeará y librará de los peligros. Esta defensa comienza también, como la persecución, desde el vientre donde re­cibimos el ser humano, y persevera hasta presentar nuestras almas en el juicio y tribunal de Dios, según el estado y suerte que cada uno hubiere merecido. Al punto que la criatura es concebida en el vientre, manda el Señor a los Ángeles que guarden a ella y a su ma­dre, y señala un particular Ángel por su custodio. Pero desde la gene­ración tienen los Ángeles grandes altercaciones con los  demonios, para defender a las criaturas que reciben debajo de su protección. Los demonios alegan que tienen jurisdicción sobre ella, por estar concebida en pecado y ser hija de maldición, indigna de la gracia y favor divino y esclava de los mismos demonios. El Ángel la de­fiende con que viene concebida por el orden de las causas naturales, sobre las cuales no tiene autoridad el infierno, y que si tiene pecado original le contrae por la misma naturaleza y fue culpa de sus pri­meros padres y no de su particular voluntad y, que no obstante el pecado, la cría Dios para que le conozca, alabe y sirva y para que en virtud de su pasión y méritos pueda merecer la gloria, y que estos fines no se han de impedir por sola la voluntad del demonio.
 
284.    Alegan también estos enemigos que los padres de la cria­tura en su generación no tuvieron la intención recta ni el fin que debían tener y que excedieron y pecaron en el uso de la generación. Este derecho es el más fuerte que puede tener el enemigo contra las criaturas en el vientre, porque sin duda los pecados les desme­recen mucho la protección divina, o que se impida la generación. Pero aunque esto sucede muchas veces, y algunas perecen las cria­turas concebidas sin salir a luz, comúnmente las guardan los Ángeles. Y si son hijos legítimos, alegan que sus padres han recibido el sacramento y bendiciones de la Iglesia y, si tienen, algunas virtudes de limosneros, piadosos y otras devociones o buenas obras. Todo lo alegan los Ángeles y se valen de ellas como de armas contra los de­monios, para defender a sus encomendados.En los que no son hijos legítimos es mayor la contienda, porque tiene más jurisdicción el enemigo en la generación en que Dios es tan ofendido, y de justicia merecían los padres riguroso castigo; y así en defender y conservar los hijos ilegítimos manifiesta Dios mucho más su liberal misericor­dia. Y los Santos Ángeles la alegan para esto y que son efectos natu­rales, como arriba dije (Cf. supra n. 283)Y cuando los padres no tienen méritos propios ni virtudes, sino culpas y vicios, entonces también los Ánge­les alegan en favor de la criatura los merecimientos que hallan en sus pasados, abuelos o hermanos, y las oraciones de sus amigos y en­comendados, y que el niño no tiene culpa porque sus padres sean pecadores o hayan excedido en la generación. Alegan también que aquellos niños con la vida pueden llegar a grandes virtudes y santi­dad, y que no tiene derecho el demonio para impedir el que tienen los niños para llegar a conocer y amar a su Criador. Y algunas veces les manifiesta Dios, que son los niños escogidos para alguna obra grande del servicio de la Iglesia, y entonces la defensa de los Ángeles es muy vigilante y poderosa, pero también los demonios acrecientan su furor y persecución, por lo que conjeturan del mismo cuidado de los Ángeles.
 
285.    Todas estas altercaciones, y las que diremos, son espiritua­les, como lo son los Ángeles y los demonios con quienes las tienen y también son espirituales las armas con que pelean así los ángeles como el mismo Señor.Pero las más ofensivas armas contra los es­píritus malignos son las verdades divinas de los misterios de la divi­nidad y Trinidad beatísima, de Cristo nuestro Salvador, de la unión hipostática y de la Redención y del amor inmenso con que nos ama en cuanto Dios y en cuanto hombre procurando nuestra salvación eter­na; luego la santidad y pureza de María santísima, sus misterios y merecimientos. De todos estos sacramentos les dan nuevas especies a los demonios, para que los entiendan y atiendan a ellos, y para esto los compelen los Santos Ángeles o el mismo Dios. Y entonces sucede, como dice Santiago(Sant 2, 19), que los demonios creen y tiemblan, porque estas verdades los aterran y atormentan de manera, que por no atender tanto se arrojan al profundo y suelen pedir que les quite Dios aquellas especies que reciben, como de la unión hispostática, porque los atormentan más que el fuego que padecen, por el aborre­cimiento que tienen con los misterios de Cristo. Y por esto repiten los Ángeles muchas veces en estas batallas: ¿Quién como Dios? ¿Quién como Cristo Jesús, Dios y hombre verdadero, que murió por el linaje humano? ¿Quién como María santísima nuestra Reina, que fue exenta de todo pecado y dio carne y forma humana al Verbo eterno en sus entrañas, siendo Virgen y permaneciendo siempre Virgen?
 
286.    Continúase la persecución de los demonios y la defensa de los Ángeles en naciendo la criatura. Y aquí es donde se señala más el odio mortal de esta serpiente con los niños que pueden recibir agua del bautismo, porque trabaja mucho por impedírselo por todos caminos cuanto puede; y donde también la inocencia del infante clama al Señor lo que dijo Ezequías: Responde, Señor, por mí, que padezco fuerza (Is 38, 14), porque en nombre del niño parece lo hacen los ángeles: guárdanlos en aquella edad con grande cuidado, porque ya están fuera de las madres y por sí no se pueden valer, ni el desvelo de quien los cría puede prevenir tantos peligros como aquella edad tiene. Pero esto suplen muchas veces los Santos Ángeles, porque los defienden cuando están durmiendo y solos en otras ocasiones, donde perecerían muchos niños, si no fueran defendidos de sus Ángeles. Los que llegamos a recibir el sagrado bautismo y confirmación, tene­mos en estos sacramentos poderosa defensa contra el infierno, por el carácter con que somos señalados por hijos de la Iglesia, por la justificación con que somos reengendrados por hijos de Dios y here­deros de su gloria, por las virtudes fe, esperanza y caridad y otras con que quedamos adornados y fortalecidos para bien obrar, por la participación de los demás sacramentos y sufragios de la Iglesia, donde se nos aplican los méritos de Cristo y de sus Santos, y otros grandes beneficios que todos los fieles confesamos; y si nos valié­ramos de ellos, venciéramos al demonio con estas armas y no tuviera parte en ninguno de los hijos de la Santa Iglesia.
 
287. Pero ¡ay dolor, que son muy contados aquellos que, en llegando al uso de la razón, no pierden luego la gracia del bautismo y se hacen del bando del demonio contra su Dios! Aquí parece que fuera justicia desampararnos y negarnos la protección de su provi­dencia y de sus Santos Ángeles. Pero no lo hace así, porque antes, cuando la comenzamos a desmerecer, entonces la adelanta con mayor clemencia, para manifestar en nosotros la riqueza de su infinita bondad. No se puede explicar con palabras cuál y cuánta sea la ma­licia, la astucia y diligencia del demonio para inducir a los hombres y derribarlos en algún pecado, al punto que llegan a entrar en los años y en el uso de la razón. Para esto toman la corrida de lejos, procurando que en los años de la infancia se acostumbren a muchas acciones viciosas; que oigan y vean otras semejantes en sus padres, en quien los cría y en las compañías de otros más viciosos y de ma­yor edad; que los padres se descuiden en aquellos tiernos años de sus hijos en prevenir este daño, porque entonces, como en cera blanda y en tabla rasa, se imprime en los niños todo lo que perciben por el sentido y allí mueve el demonio sus inclinaciones y pasiones, y comúnmente los hombres obran por ellas, si no son gobernados con especial auxilio. Y de aquí resulta que, llegando los mozos al uso de la razón, siguen las inclinaciones y pasiones en lo sensible y deleitable, de cuyas especies tienen llena la imaginación o fanta­sía. Y con hacerlos caer en algún pecado, toma luego el demonio posesión en sus almas y adquiere nuevo derecho y jurisdicción sobre ellos para traerlos a otros pecados, como de ordinario por desdicha de tantos sucede.
 
288.    No es menor la diligencia y cuidado de los Santos Ángeles en prevenir este daño y defendernos del demonio. Para esto dan muchas inspiraciones santas a sus padres, que cuiden de la crianza de sus hijos, que los catequicen en la ley de Dios, que los impongan en obras cristianas y en algunas devociones y se vayan retirando de todo lo malo y ensayándose en las virtudes. Las mismas inspira­ciones envían a los niños, más o menos como van creciendo, o según la luz que les da el Señor de lo que quiere obrar en las almas. Sobre esta defensa tienen grandes altercaciones con los demonios, porque estos malignos espíritus alegan todos cuantos pecados hay en los padres contra los hijos y las acciones desconcertadas que los mis­mos niños cometen, porque si bien no son culpables, pero el demo­nio dice que todas son obras suyas y que tiene derecho para conti­nuarlas en aquella alma. Y si ella con el uso de la razón comienza a pecar, es fuerte la resistencia que hacen para que los Ángeles San­tos no las retiren del pecado. Y para esto alegan los mismos ángeles las virtudes de sus padres y pasados y las mismas acciones buenas de los niños. Y aunque no sea más de haber pronunciado el nombre de Jesús o de María, cuando se lo enseñan a nombrar, alegan esta obra para defenderle con ella, por haber comenzado a honrar el nombre santo del Señor y de su Madre, y si tienen otras devociones y saben las oraciones cristianas y las dicen. De todo esto se valen los ángeles como de propias armas del hombre para defenderle del demonio, porque con cualquiera obra buena le quitamos algo del derecho que adquirió contra nosotros por el pecado original y más por los actuales.
 
289.    Entrado ya el hombre en el uso de la razón, viene a ser más contencioso el duelo y la batalla entre los ángeles y los demonios, porque desde el punto que cometemos algún pecado, pone esta ser­piente extremada solicitud en que perdamos la vida antes que haga­mos penitencia y nos condenemosY para que caigamos en otros nuevos delitos, llena de lazos y peligros todos los caminos que hay en todos los estados, sin exceptuar alguno, aunque no en todos pone unos mismos peligros. Pero si los hombres conocieran este secreto como en hecho de verdad sucede y vieran las redes y tropiezos que por culpa de los mismos hombres ha puesto el demonio, anduvieran todos temblando y muchos mudaran de su estado o no le tomaran y otros dejaran los puestos, los oficios, las dignidades que apetecen. Pero con ignorar su propio riesgo viven mal seguros, porque no sa­ben entender ni creer más de aquello que perciben por los sentidos, y así no temen los enredos ni fóveas que les prepara el demonio para su infeliz ruina. Por esto son tantos los necios y pocos los cuerdos sabios verdaderos, son muchos los llamados y pocos los escogidos, los viciosos y pecadores son sin número y muy contados los virtuo­sos y perfectos. Al paso que se multiplican los pecados de cada uno, va cobrando el demonio actos positivos de posesión en el alma, y si no le puede quitar la vida al que tiene por esclavo procura a lo menos tratarle como a vil siervo, alegando que cada día es más suyo y que él mismo lo quiere ser y que no hay justicia para quitársele ni para darle auxilios, pues él no los admite, ni para aplicarle los méritos de Cristo, pues él los desprecia, ni la intercesión de los Santos, pues él los olvida.
 
290.    Con estos y otros títulos, que no es posible referir aquí, pretende el demonio atajar el tiempo de la penitencia a los que tiene por suyos. Y si esto no lo consigue, pretende impedirles los caminos por donde pueden llegar a justificarse, y son muchas las almas en quien lo consigue. Mas a ninguna le falta la protección divina y la defensa de los Santos Ángeles, que nos libran infinitas veces del peligro de la muerte y esto es tan cierto, que apenas hay alguno que no lo haya podido conocer en el discurso de su vida. Envíannos continuas inspiraciones y llamamientos, mueven todas  las  causas y medios que conviene para avisarnos y despertarnos. Y lo que más es, nos defienden del furor y saña de los demonios y alegan contra ellos para nuestra defensa todo cuanto el entendimiento de un ángel y bienaventurado puede alcanzar y todo aquello a que su ardentí­sima Caridad y su poder se extiende. Y todo esto es necesario mu­chas veces con algunas y con muchas almas que se han entregado a la jurisdicción del demonio, y sólo para esta temeridad usan de su libertad y potencias. No hablo de los paganos, idólatras y herejes, que si bien los defienden los ángeles custodios y les dan buenas ins­piraciones y mueven tal vez para que hagan algunas buenas obras morales, y después las alegan en su defensa, pero comúnmente lo más que con ellos hacen es defenderles la vida, para que tenga Dios más justificada su causa, habiéndoles dado tanto tiempo para con­vertirse [Dios da a todos gracia suficiente y quiere que todos se salven, pero el hombre tiene libre albedrío]. Y también los Ángeles trabajan porque no hagan tantas culpas como los demonios pretenden, porque la caridad de los San­tos Ángeles se extiende a lo menos a que no merezcan tantas penas, como la malicia del demonio a procurárseles mayores.
 
291.    En el Cuerpo Místico de la Iglesia son las mayores porfías entre los Ángeles y demonios, según los diferentes estados de las almas. A todos comúnmente los defienden, como con armas comu­nes con que recibieron el sagrado bautismo, con el carácter, con la gracia, con las virtudes, buenas obras y merecimientos, si algunos han tenido; con las devociones de los santos, con las oraciones de los justos que ruegan por ellos y con cualquier buen movimiento que tienen en toda su vida. Esta defensa en los justos es poderosí­sima, porque como están en gracia y amistad de Dios tienen los Ángeles mayor derecho contra los demonios, y así los alejan y les muestran las almas justas y santas como formidables para el infier­no; y sólo por este privilegio se debía estimar la gracia sobre todo lo criado. Otras almas hay tibias, imperfectas y que caen en pecado y a tiempos se levantan; contra éstas alegan más derecho los demo­nios para usar con ellas de su crueldad, pero los Santos Ángeles las defienden y trabajan mucho para que la caña quebrantada —como dice Isaías (Is 42, 3)— no se acabe de romper, y la estopa que humea no se acabe de extinguir.
 
292.    Hay otras almas tan infelices y depravadas, que en toda su vida no han hecho una obra buena meritoria después que perdieron la gracia del bautismo [los pecadores en estado de pecado mortal pueden hacer obras naturalmente buenas, pero estas obras para ellos no son meritorias para la vida eterna ya que son obras muertas] o, si alguna vez se han levantado del pecado, vuelven a él tan de asiento, que parece han rematado cuentas con Dios y viven y obran como sin esperanza de otra vida ni temor del infier­no, ni reparo en algún pecado. En estas almas no hay acción vital de gracia, ni movimiento de verdadera virtud, ni los Ángeles Santos tienen de parte del alma que alegar en su defensa cosa buena ni eficaz. Los demonios claman: Esta, a lo menos, nuestra es de todas maneras y a nuestro imperio está sujeta y no tiene la gracia parte en ella. Y para esto representan los demonios a los Ángeles, todos los pecados, maldades y vicios de aquella alma que a tan mal dueño como éste sirve de su voluntad. Aquí es increíble e indecible lo que pasa entre los demonios y los Ángeles, porque los enemigos resisten con sumo furor, para que no se le  den inspiraciones y auxilios. Y como en esto no pueden resistir al divino poder, ponen a lo menos grande esfuerzo para que no las admitan ni atiendan a la vocación del cielo. Y en tales almas sucede de ordinario una cosa muy nota­ble, que cuantas veces las envía Dios por sí, o por medio de sus Ángeles, alguna inspiración santa o movimiento, tantas es necesario ahuyentar a los  demonios y alejarlos  de  aquella  alma para  que atienda y para que estas aves de rapiña no vengan luego y destruyan aquella santa semilla. Esta defensa hacen los Ángeles de ordinario con aquellas palabras que arriba dije (Cf. supra n. 285): ¿Quién como Dios que ha­bita en las alturas? ¿Quién como Cristo que está a la diestra del Eterno Padre? Y, ¿quién como María santísima?—Y otras semejantes de que huyen los dragones infernales, y tal vez caen al profundo, aunque después, como no se les acaba la ira, vuelven a su contienda.
 
293.    Procuran también los enemigos con todo su conato que los hombres multipliquen los pecados, para que se llene luego el nú­mero de sus iniquidades y se les ataje el tiempo de la penitencia y de la vida y los lleven a sus tormentos. Pero los Santos Ángeles, que se gozan de la conversión del pecador (Lc 15, 10), ya que no puedan conse­guirla, trabajan mucho con los hijos de la Iglesia en detenerlos cuanto pueden, excusándoles infinitas ocasiones de pecar y que en ellas se detengan o pequen menos. Y cuando con todas estas diligen­cias, y otras que no saben los mortales, no pueden reducir a tantas almas como conocen en pecado, válense de la intercesión de María santísima y la piden se interponga por medianera con el Señor y que tome la mano en confundir a los demonios. Y para que por algún modo obliguen los pecadores a su clementísima piedad, soli­citan los Ángeles con sus almas que tengan alguna especial devoción con esta gran Señora y que le hagan algún servicio que ofrecerle. Y  aunque es verdad que todas las obras buenas hechas en pecado son muertas y como armas flaquísimas contra el demonio, pero siempre tienen alguna congruencia, aunque remota, por la honesti­dad de sus objetos y buenos fines, y con ellas está menos indispuesto el pecador que sin ellas. Y sobre todo, estas obras presentadas por los Ángeles, y más por María santísima, tienen no sé qué vida o se­mejanza de ella en la presencia del Señor, que las mira diferentemente que en el pecador, y aunque no se obliga por ellas hácelo por quien lo pide.
 
294.    Por este camino salen infinitas almas del pecado y de las uñas del Dragón, interponiéndose María santísima, cuando no basta la defensa de los Ángeles, porque son sin número las almas que llegan a tan formidable estado, que necesitan de brazo poderoso como el de esta gran Reina. Por esto los demonios son tan atormen­tados de su propio furor, cuando conocen que algún pecador llama o se acuerda de esta gran Señora, porque ya saben la piedad con que los admite, y que en tomando ella la mano hace suya la causa y no les queda esperanza ni aliento para resistirla, antes se dan luego por vencidos y rendidos. Y sucede muchas veces, cuando Dios quiere hacer alguna particular conversión, que la misma Reina manda con imperio a los demonios que se alejen de aquella alma y vayan al profundo, como siempre que ella se lo manda sucede. Otras veces, sin mandarles con imperio la misma Señora, les pone Dios especies de sus misterios y del poder y santidad que en ella se encierran, y con estas nuevas noticias huyen y son aterrados y vencidos y dejan a las almas que respondan y cooperen con la gracia que la misma Señora les alcanza de su Hijo santísimo.
 
295.    Mas con ser tan poderosa la intercesión de esta gran Reina y su imperio tan formidable para los demonios, y aunque ningún favor hace el Altísimo a la Iglesia y a las almas en que no intervenga María santísima, con todo eso, en muchas ocasiones pelea por nos­otros la humanidad del mismo Verbo encarnado y nos defiende de Lucifer y sus secuaces, declarándose con su Madre en nuestro favor y aniquilando y venciendo a los demonios. Tanto y tal es el amor que tiene a los hombres y lo que solicita su salvación eterna. Y sucede esto, no solamente cuando las almas se justifican por medio de los sacramentos, porque entonces sienten los enemigos contra sí la vir­tud de Cristo y sus merecimientos más inmediatamente;  pero en otras conversiones maravillosas les da especies particulares a estos malignos con que los aterra y confunde, representándoles alguno o muchos misterios suyos, como arriba dije(Cf. supra n. 285). Y a este modo fue la conversión de San Pablo, de Santa María Magdalena y de otros santos; o cuan­do es necesario defender a la Iglesia, o a algún reino católico, de las traiciones y maldades que contra ellos fabrica el infierno para destruirlos. Y en semejantes sucesos no sólo la humanidad santísi­ma, pero la divinidad infinita, con la potencia que se le atribuye al Padre Eterno, se declara inmediatamente contra todos los demo­nios por el modo dicho, dándoles nuevo conocimiento y especies de los misterios y omnipotencia con que los quiere oprimir, vencer y despojar de la presa que han hecho o intentan hacer.
 
296.    Y cuando el Altísimo interpone estos medios tan poderosos contra  el dragón  infernal,  queda  todo  aquel  reino   de  confusión aterrado y acobardado en el profundo para muchos días, dando la­mentables aullidos, y no se pueden mover de aquel lugar hasta que el mismo Señor les da permiso para salir al mundo. Pero cuando conocen que le tienen, vuelven a perseguir las almas con su antigua indignación. Y aunque parece que no se ajusta con la soberbia y arrogancia volver a porfiar contra quien los ha derribado y vencido, con todo eso la envidia que tienen de que los hombres puedan llegar a gozar de Dios y la indignación con que desean impedírselo preva­lecen en estos demonios, para no desistir en perseguirnos hasta el fin de la vida. Pero si los pecados de los hombres no hubieran des­obligado tan desmedidamente a la misericordia divina, he entendido que usara Dios muchas veces del poder infinito para defender a mu­chas almas, aunque fuera con modo milagroso. Y en particular hi­ciera estas demostraciones en defensa del Cuerpo Místico de la Iglesia y de algunos Reinos Católicos, desvaneciendo los consejos del infierno con que procura destruir la cristiandad, como en estos infelices siglos lo vemos a nuestros ojos; y no merecemos que nos defienda el poder divino, porque todos comúnmente irritamos su justicia y el mundo se ha confederado con el infierno, en cuyo poder le deja Dios que se entregue, porque tan ciega y contenciosamente porfían los hombres en hacer este desatino.
 
297.    En la conversión de San Pablo se manifestó esta protección del Altísimo que hemos visto; porque le segregó —como él dice (Gal 1, 15)— desde el vientre de su madre, señalándole por su Apóstol y vaso de elección en la mente divina. Y aunque el discurso de su vida hasta la persecución de la Iglesia fue con variedad de sucesos en que se deslumbre el  demonio,  como  le  sucede con  muchas  almas,  pero desde su concepción le observó y tanteó el natural y el cuidado con que los Ángeles le defendían y guardaban. De aquí le creció el odio al Dragón, para desearle acabar con los primeros años. Y como no pudo conseguirlo, procuró conservarle la vida, cuando le vio perse­guidor de la Iglesia, como arriba dije (Cf. supra n. 253). Y como para retraerle y revocarle de este engaño, a que tan de corazón se había entregado a los demonios, no fueron poderosos los Ángeles, entró la poderosa Reina tomando la causa por suya, y por ella interpuso su virtud divina el mismo Cristo y el Eterno Padre, y con brazo poderoso le sacó de las uñas del Dragón, y a él le confundió con todos sus de­monios hasta el profundo, a donde fueron arrojados en un momento con la presencia de Cristo todos cuantos iban acompañando y pro­vocando a Saulo en el camino de Damasco.
 
298.    Sintieron en esta ocasión Lucifer y sus demonios el azote de la omnipotencia divina y como aterrados y amedrentados de ella estuvieron algunos días apegados a los profundos de las cavernas infernales. Mas al punto que les quitó el Señor aquellas especies que les había dado para confundirlos, volvieron a respirar en su indignación. Y el Dragón grande convocó a los demás y les habló de esta manera:  ¿Cómo es posible que yo tenga sosiego a vista de tan repetidos agravios que cada día recibo de este Verbo humanado y de aquella Mujer que le engendró y parió hecho hombre? ¿Dónde está mi fortaleza? ¿Dónde mi potencia y mi furor y los grandes triun­fos con que con él he ganado de los hombres, después que sin razón me arrojó Dios de los cielos a este profundo? Parece, amigos míos, que el Omnipotente quiere cerrar las puertas de estos infiernos y hacer patentes las del cielo, con que nuestro imperio quedará des­truido y se desvanecerán mis pensamientos y deseos de traer a estos tormentos a todo el resto de los hombres. Si Dios hace por ellos tales obras sobre haberlos redimido con su muerte, si tanto amor les manifiesta, si con tan poderoso brazo y maravillas los granjea y los reduce a su amistad, aunque tengan ánimos de fieras y cora­zones diamantinos se dejarán vencer de tanto amor y beneficios. Todos le amarán y seguirán, y si no, son más rebeldes y obstinados que nosotros. ¿Qué alma será tan insensible que no la obligue a ser agradecida a este Dios-Hombre que con tal caricia solicita su misma gloria? Saulo era nuestro amigo, instrumento de mis intentos, sujeto a mi voluntad e imperio, enemigo del Crucificado y le tenía yo des­tinado para darle crudelísimos tormentos en este infierno. Y en medio de todo esto impensadamente me lo quitó de las manos y con brazo poderoso y fuerte levantó a un hombrecillo terreno a tan su­bida gracia y beneficios, que nosotros con ser sus enemigos queda­mos admirados. ¿Qué obras hizo Saulo para granjear tan alta dicha? ¿No estaba en mi servicio ejecutando mis mandatos y desobligando al mismo Dios? Pues si con él ha sido tan liberal, ¿qué hará con otros menos pecadores? Y cuando no los llame y convierta a sí con tantas maravillas, los reducirá por el bautismo y otros sacramentos con que se justifica cada día. Y con este raro ejemplo se llevará al mundo tras de sí, cuando pretendía yo por Saulo extinguir la Iglesia y ahora la defenderá con mucho esfuerzo. ¿Es posible que vea yo a la vil naturaleza de los hombres levantada a la felicidad y gracia que yo perdí, y que ha de entrar en los cielos de donde yo fui arrojado? Esto me atormenta más que el fuego en mi propio furor, rabio y desatino porque no puedo aniquilarme; hágalo Dios y no me conserve en esta pena. Pues esto no ha de ser, decidme, vasallos míos, ¿qué haremos contra este Dios tan poderoso? A Él no le pode­mos ofender, pero en estos hombres, que tanto ama, podemos tomar venganza, pues en esto contravenimos a su querer. Y porque mi grandeza está más ofendida e indignada contra aquella Mujer nues­tra enemiga que le dio el ser humano, quiero intentar de nuevo destruirla y vengar la injuria de habernos quitado a Saulo y arrojarnos a este infierno. No sosegaré hasta vencerla. Y para esto de­termino ejecutar con ella todos los arbitrios que mi ciencia ha inven­tado contra Dios y contra los hombres, después que bajé al profun­do. Venid todos, para que me ayudéis en esta demanda y ejecutéis mi voluntad.
 
299. Hasta aquí llegó el arbitrio y exhortación de Lucifer. A que le respondieron algunos demonios y dijeron: Capitán y caudillo nues­tro, prontos estamos a tu obediencia, conociendo lo mucho que nos oprime y atormenta esta Mujer nuestra enemiga, pero será posible que ella por sí sola nos resista y desprecie nuestras diligencias y ten­taciones, como en otras ocasiones conocemos que lo ha hecho, mos­trándose a todo superior, Lo que sentirá sobre todo es que le toque­mos en los seguidores de su Hijo, porque los ama como Madre y cuida mucho de ellos. Levantemos juntamente la persecución contra los fieles, que para esto tenemos de nuestra parte a todo el Judaísmo, irritado contra esta nueva Iglesia del Crucificado, y por medio de los pontífices y fariseos conseguiremos todo lo que contra estos fieles intentamos y luego convertirás tu saña contra esta Mujer ene­miga.—Aprobó Lucifer este consejo, dándose por satisfecho de los demonios que lo propusieron, y así quedó acordado que saliesen a destruir la Iglesia por mano de otros, como lo habían intentado por Saulo. Y de este decreto resultaron las cosas que diré adelan­te (Cf. infra n. 307-345; 431-528), y la pelea que tuvo María santísima con el Dragón y sus demo­nios, ganando grandes triunfos para la Santa Iglesia, como lo traigo citado de la primera parte (Cf. supra p. I n. 128), capítulo 10, para este lugar.
 
Doctrina que me dio la gran Señora de los Ángeles.
 
300. Hija mía, con ninguna ponderación de palabras llegarás en la vida mortal a manifestar enteramente la envidia de Lucifer y sus demonios contra los hombres, la malicia, astucia, dolos y enga­ños con que su indignación los persigue para llevarlos al pecado y después a las penas eternas. Todas cuantas buenas obras pueden hacer procura impedirlas, y si las hacen se las calumnia, y trabaja por destruirlas y pervertirlas. Todas las malas que su ingenio al­canza, pretende su malicia introducir en las almas. Contra esta suma iniquidad es admirable la protección divina, si los hombres coope­rasen y correspondiesen de su parte. Para esto los amonestó el Apóstol (Ef 5, 15-16), que entre los peligros y asechanzas de los enemigos atien­dan a vivir con cautela, no como insipientes, sino como sabios, redi­miendo el tiempo, porque los días de la vida mortal son malos y llenos de peligros. Y en otra parte dice (1 Cor 15, 58) que sean estables y cons­tantes para abundar en todas las obras buenas, porque su trabajo no será en vano delante del Señor. Esta verdad conoce el enemigo y la teme, y así procura con suma malicia desmayar a las almas en cometiendo una culpa, para que, desconfiadas, se despechen y dejen todas las obras buenas, y les quitan las armas con que los Santos Ángeles pueden defender a las mismas almas y hacen guerra a los demonios. Y aunque estas obras naturalmente buenas en el pecador no tienen alma de caridad ni vida de merecimiento de la gracia y gloria, pero con todo eso son de gran provecho para el que las hace. Y algunas veces su­cede que por acostumbrarse al bien obrar se inclina la divina piedad a dar más eficaces auxilios para hacer las mismas obras con más plenitud y fervor o con dolor de los pecados y verdadera caridad, con que llegan a conseguir la justificación.
 
301.    Pero de todo lo bueno que hace la criatura tomamos algún motivo los bienaventurados para defenderla de sus enemigos y para pedir a la misericordia divina la mire y saque del pecado. Oblíganse también los Santos de que los invoquen y llamen de todo corazón en los peligros y necesidades y tengan con ellos afectuosa devoción. Y si los Santos, por la caridad que tienen, están tan inclinados a fa­vorecer a los hombres entre los peligros y contradicción que conocen les busca el demonio, no te admires, carísima, que yo sea tan piadosa con los pecadores que me llaman y acuden a mi clemencia por su remedio, que yo les deseo infinito más que ellos mismos. No se pueden numerar los que yo he rescatado del Dragón infernal por haber tenido devoción conmigo, aunque sea sólo con rezar una Ave María o pronunciar una sola palabra en mi honor e invocación. Tanta es mi caridad con ellos, que si con tiempo y con verdad me llamasen, ninguno perecería, pero no lo hacen los pecadores y réprobos [precitos]; por­que las heridas espirituales del pecado, como no son sensibles para el cuerpo, no los lastiman, y cuanto más se repiten, menos dolor y sentimiento causan, porque el segundo pecado es ya herida en cuerpo muerto, que ni sabe temer ni prevenir, ni sentir el daño que recibe.
 
302.    De esta torpísima insensibilidad resulta en los hombres el olvido de su eterna condenación y del desvelo con que se la procu­ran los demonios. Y sin saber en qué fundan su falsa seguridad, duermen y descansan en su propio daño, cuando fuera justo que le temieran y que hicieran ponderación de laeterna muerte que les amenaza muy de cerca, y a lo menos acudieran al Señor, a mí y a los Santos a pedir el remedio. Pero aun esto que les cuesta poco no saben hacer, hasta el tiempo que muchas veces no le pueden al­canzar, porque le piden sin las condiciones que conviene para dár­sele. Y si yo le alcanzo para algunos en el último aprieto, porque veo cuánto le costó a mi Hijo santísimo redimirlos, pero este privi­legio no puede ser ley común para todos. Y por eso se condenan tantos hijos de la Iglesia, que como ingratos e insipientes desprecian tantos y tan poderosos remedios como les ofreció la divina clemen­cia en el tiempo más oportuno. Y también será para ellos nueva confusión que conociendo la misericordia del Altísimo y la piedad con que yo los quiero remediar y la caridad de los Santos para inter­ceder por ellos, no quisieron dar a Dios la gloria, y a mí y a los Ángeles y Santos el gozo que tuviéramos de remediarlos si nos lla­maran de todo corazón.
 
303.    Y quiero, hija mía, manifestarte otro secreto. Ya sabes que mi Hijo y mi Señor dice en el Evangelio (Lc 15, 10): Los ángeles tienen gozo en el cielo cuando algún pecador hace penitencia y se convierte al camino de la vida eterna por medio de su justificación. Y lo mismo sucede en su modo cuando los justos hacen obras de verdadera vir­tud y mérito de nuevos grados de gloria. Pues al modo que esto sucede en la conversión de los pecadores y merecimientos de los jus­tos, hay su novedad en los demonios y en el infierno cuando los justos pecan o cuando los pecadores cometen nuevas culpas, porque ninguna hacen los hombres, por pequeña que sea, de que no tengan complacencia los demonios y en el infierno; y los que andan tentán­dolos dan luego aviso a los que están en aquellos eternos calabozos para que se alegren y tengan noticia de aquellos nuevos pecados, guardándose como en registro, para acusar a los delincuentes de­lante del justo juez, y para que conozcan que tienen mayor dominio y jurisdicción sobre los infelices pecadores que han reducido a su voluntad más o menos, según la gravedad del pecado que han come­tido. Tanto es el odio que tienen contra los hombres y la traición que les hacen cuando los engañan con algún deleite momentáneo y aparente. Pero el Altísimo, que es justo en todas sus obras, ordenó también como en castigo de esta alevosía que la conversión de los pecadores y buenas obras de los justos fuesen también de tormento particular para estos enemigos, que con suma iniquidad se alegran de la perdición humana.
 
304.    Este azote de la divina Providencia atormenta grandemente a todos los demonios, porque no solamente los confunde y oprime en el odio mortal que tienen contra los hombres, sino con las victo­rias de los santos y de los pecadores convertidos les quita el Señor en grande parte las fuerzas que les dieron y dan los que se dejan vencer de sus engaños y pecan contra su Dios verdadero. Y con el nuevo tormento que reciben los enemigos en estas ocasiones ator­mentan también a los condenados, y como hay nuevo gozo en el cielo de las obras santas y penitencia de los pecadores, hay escán­dalo y nueva confusión en el infierno con aullidos y despechos de los demonios, que de nuevo causan accidentales penas en cuantos viven en aquellos calabozos de confusión y horror. De esta manera se comunican el cielo y el infierno en la conversión y justificación del pecador con tan contrarios efectos. Y cuando las almas se jus­tifican por medio de los sacramentos, particularmente por la confesión hecha con dolor verdadero, sucede muchas veces que los demo­nios en algún tiempo no se atreven a parecer delante del penitente, ni en muchas horas tienen ánimo para mirarle, si él mismo no les da fuerzas con ser desagradecido y convirtiéndose luego a los peli­gros y ocasiones del pecado, que con esto pierden los demonios el miedo que les puso la verdadera penitencia y justificación.
 
305.    En el cielo no puede haber tristeza ni dolor, pero si esto fuera posible, de ninguna cosa de las del mundo la tuvieran los Santos si no es de que el justificado vuelva a caer y perder la gracia, y de que el pecador se aleje más y se vaya imposibilitando para ad­quirirla. Y tan poderoso es el pecado de su naturaleza para conmover al cielo con dolor y pena, como lo es la virtud y penitencia para atormentar el infierno. Atiende, pues, carísima, en qué peligrosa ig­norancia de estas verdades viven comúnmente los mortales, privan­do al cielo del gozo que recibe de  la justificación de  cualquiera alma, a Dios de la gloria exterior que le resulta y al infierno de la pena y castigo que reciben los demonios por lo que se alegran de la caída y perdición de los hombres. De ti quiero que trabajes como fiel y prudente sierva en recompensar estos males con la ciencia que recibes. Y procura llegar siempre al Sacramento de la Confesión con fervor, aprecio y veneración y con íntimo dolor de tus culpas; que este remedio es para el Dragón de gran terror y se desvela mu­cho en impedir a las almas y engañarlas astutamente, para que reci­ban este sacramento tibiamente, por costumbre, sin dolor y sin las condiciones que conviene recibirle. Y esto procura el demonio, no sólo para perder las almas, sino también para excusar el tormento que recibe de ver un penitente verdadero y justificado, que le opri­me y confunde en la malignidad de su soberbia.
 
306. Sobre todo esto te advierto, amiga mía, que aunque es verdad infalible que estos dragones infernales son autores y maes­tros de la mentira y que tratan con los hombres con ánimo de en­gañarlos en todo y con duplicada astucia pretenden infundirles siem­pre el espíritu de error con que los pierden, con todo eso, cuando estos enemigos en sus conciliábulos confieren entre sí las fraudulen­tas determinaciones con que engañarán a los mortales, entonces tratan algunas verdades que conocen y no las pueden negar, porque todas las entienden y las comunican, no para enseñarlas a los hom­bres, sino para oscurecerlos en ellas y mezclarlas con errores y falsedades que sirven para introducir sus maldades. Y porque tú en este capítulo y en toda esta Historia has declarado tantos conci­liábulos y secretos de la malicia de estas serpientes malévolas, están indignadísimas contra ti, porque juzgan que jamás llegarían estos secretos a noticia de los hombres ni conocerían lo que contra ellos maquinan en sus juntas y conferencias. Por esta causa procuran tomar venganza de la indignación que han concebido contra ti, pero el Altísimo te asistirá, si tú le llamas y procuras quebrantar la cabeza del Dragón. Pide también a la clemencia divina que estos avisos y doctrina que te doy se logre en el desengaño de los mortales y que les dé su divina luz para que se aprovechen de este beneficio. Y tú procura la primera corresponder de tu parte con toda fidelidad, como la más obligada entre todos los hijos de este siglo, pues al paso que recibes más, sería más horrible tu ingratitud y mayor el triunfo de tus enemigos los demonios, si conociendo su malignidad no te esfuerzas a vencerlos con la protección del Altísimo y los Ángeles.

8 comentarios:

  1. Maravilloso texto, habria que leer la obra completa "Mistica ciudad de Dios" ya que con la.lectura de este hermoso libro espiritual, podemos llegar a compfender la inmensa Misericordia Divina y la grandeza de la mayor creacion de Dios "Maria Santisima" Hija, Esposa y Madre de Dios.

    ResponderEliminar
  2. Aqui queda al descubierto como obra el maligno, y que tan misericordioso es nuestro Dios de amor doy gracias a Dios por estas revelaciones en esta alma dispuesta, Dios la siga bendiciendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 15 de Octubre 2014
      Jesús
      Hijos de buena voluntad ¡hijos! que la gracia de Dios esté siempre con vosotros, que la fe, la esperanza y la caridad aniden siempre en vosotros hijos.
      Las gracias con los sacramentos… ahí tenéis, los sacramentos que os limpian, que aumentan esa gracia.
      ¡Hijos, hijos benditos! tantas veces lucháis dentro de vosotros pidiendo perdón a Dios con gran tristeza, por vuestras faltas y pecados. Hijos de buena voluntad, ¡si Dios os mira! conoce vuestros corazones y sabe que por lo menos vosotros, los que estáis aquí, presentes en este lugar, quisieseis nunca pecar, nunca consentir en una mala acción, hijos.
      Y entonces, en el sacramento de la reconciliación vosotros volvéis a estar limpios con esa pureza que me gusta, que me agrada y Yo os perdono pequeños, os he perdonado siempre conociendo, como os digo, vuestro corazón y vuestra alma que quisiese ser siempre de Mi agrado. Y entonces vosotros os sentís otra vez amados por Mí, hijos, hijos de buena voluntad, hijos en los que la gracia vive; hijos, pero ese estado de paz interior no siempre lo podéis mantener Mis pequeños amados, y tantas veces Dios permite que no sintáis tanto esa paz que os acerca a Mí como don y como gracia, para que vosotros os volváis a Mí, implorando, diciéndome con vuestro corazón y vuestra alma que quereis recuperar la paz perdida, el amor de alguna manera perdido. Hijos, Dios siempre va a permitir esas luchas por vuestra santidad, para vuestra santidad porque Yo trabajo en cada lucha vuestra. El demonio está ahí pequeños, en estos tiempos más fuerte que nunca hijos, para atacar a la Iglesia y atacar a cada miembro de ella, a vosotros que sois Mis elegidos y utiliza todos y todo, hijos. Muchas veces utilizará a los hombres en contra de vosotros, calumniándoos hijos, con envidias, haciendo que toda caridad sobre vosotros ya no tenga cabida. A veces venceréis con vuestro amor, con vuestra fe, con vuestra esperanza, y otras veces perderéis, hijos, el enemigo es muy astuto pequeños, es tremendamente astuto y quiere, además de imitar a Dios, hijos, robarle toda gloria.
      Acordaros, acordaros cómo dice S Juan: “ Luz de luz”, hijos, Dios es Luz de luz, el Hijo de Dios: Yo, Luz de Luz, por quien todo fue hecho y Luzbel, lucifer… quiso él ser luz cuando solamente era el portador de la luz, el mensajero, hijos y como después de su caída tuvo y tiene la misma inteligencia dada, luchando contra Dios y vosotros para quitar la gloria que Me es debida, para él también tener su pueblo, hijos, para haceros daño, cuando Yo solo deseo vuestro bien, vuestro amor, y que participéis un día conmigo de toda Mi gloria hijos. Y eso a Dios le provoca una gran satisfacción y él (el demonio) lucha contra eso hijos, y lucha con todos los medios. ¡Oh hijos! Dios lo permite, como he dicho antes, para más gracia en vosotros hijos Míos, igual que Dios permite que seáis mártires, pero mártires en el sufrimiento, en el día a día, porque os quiere santos y todos los santos han sido mártires, no hay nadie en el Cielo que no haya sido mártir, hijos.

      Eliminar
  3. Ya se va acabar el año 2014 y no ha sucedido el famoso aviso. Esta situación nos hace pensar que fuimos victimas de bromistas espirituales. Otro año más y nada . NADA DE AVISO .
    Que chasco ¡¡¡ Otra burla más. Si fuera palabra de Dios se cumpliría .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se dijoque seria en 2014 !!! por lo tanto......no es una burla, solo tu mal informado.

      Eliminar
    2. El mal informado eres tu, llevamos muchos años esperando el juicio. Las profecias son muy antiguas y las abuelas ya esperaban el final de los tiempos . Sólo basta leer e informarse, para el año 999 despues de Cristo toda Europa esperaba la llegada del Mesias desde el cielo, los adulteros confesaban a sus conyuges, los asesinos confesaban , etc pero nadie queria castigarlos porque tenian miedo de juzgar etc Llegó el 31 de diciembre del 999 y no cabia un alma más en las catedrales e iglesias ya todos esperaban que sonaran las trompetas del apocalipsis ..... Se acabó el año y la vida continuo.
      Libros y documentación hay por cantidades , en 1956 se esperaba el inminente juicio , se acabó e año y nada .
      Luego fue 1968 ,... y nada , luego 1982 con la alineacion planetaria la cual halaria el magma de la tierra causando terremotos y erupciones volcanicas en cadena ,.... paso ese año y nada , luego fue 1996 y antes del 2000 ahora si iba a bajar el mismisimo Mesias, se lleno todo de videntes misticos y profetas que JURABAN que ahora si.

      Luego el 2001 con la caida de las torres del WTC , ahora sería la tercera guerra mundial ,,,

      Luego el 2012 y ahora ya vamos a terminar el 2014

      Por favor despierten .

      Eliminar
  4. primero se debe de dar una serie de eventos antes de este acontecimiento tales como: un posible conflicto bélico mundial, caída de las bolsas y la economía mundial colapsada, gran conflicto en el interior del vaticano cuando todo esto se de primero entonces vendrá el aviso, claro previo a esto la aparición de la gran cruz blanca en el cielo, ahora decir el año pues es complicado poder predecirlo dios en su poderosa omnisciencia solo el sabe y tiene calculado sus movimientos de cuando ejecutar sus juicios.

    ResponderEliminar
  5. A todo esto hay que añadir que sabiendo discernir los acontecimientos, el fin de los tiempos y la parusía nunca iban a llegar antes del año 2000. El fin de los tiempos comienza oficialmente en 1948 cuando el Señor reúne a su pueblo Israel como prometió y cumplió. Entonces? Todas las fechas del fin que apuntas hermano estaban mal dicernidas. Lo que si es cierto es que el Señor nos ha dado una pequeña tregua (no mas de 20 años) para que volvamos a Él. (Todo esto fruto de su infinita misericordia). Ahora ya los hechos están muy claros, la Virgen ha ilado muy fino en sus mensajes (garabandal, medujorge, fatima, etc...) y no hay lugar a dudas de que el momento está aquí, todo está dicho y todo encaja dentro de la voluntad de Dios. Si le pides luz al espíritu Santo te darás cuenta de que es así y lo mejor de todo es que no quedarás defraudado al contemplar como se desarroyan todos los acontecimientos. Si ahora echamos un ojo al mundo, los mensajes de la Virgen y el cumplimiento de las profecías van a velocidad de vértigo y se comprenden mejor cuando estan cerca de su cumplimiento. Por tus palabaras yo sé que tú lo sabes hermano, a pesar de que el enemigo ponga la duda en tu cabeza. Oremos todos por la fe y la conversión de las almas.

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-