BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




jueves, 23 de octubre de 2014

¿PUEDEN EXISTIR FALSIFICACIONES DEL DON Y LOS REGALOS DEL ESPÍRITU SANTO?

¿PUEDEN EXISTIR FALSIFICACIONES DEL DON Y LOS REGALOS DEL ESPÍRITU SANTO?



Deberíamos ser más exigentes con los mensajes que circulan en internet y que aparentemente vienen de la Virgen o de Jesús, aunque parezcan a primera vista piadosos y celestiales. Deberíamos interpelarnos ¿qué se sabe del vidente?, ¿qué vida lleva?, ¿cómo está siendo guiado?, porque muchas veces llegan mensajes de videntes que no quieren revelar su identidad ni ningún otro dato que sólo el mensaje crudo.

NOS PUEDEN ENGAÑAR Y LO HACEN

Cuanto más orgullo tengamos, más posibilidades tendremos de ser engañados.

Le pasa a todo el mundo. Incluso los mejor intencionados pueden ser engañados en los asuntos del mundo o del espíritu.

En el ámbito de la mística, esto puede ocurrir incluso con los “dones del Espíritu”, como la curación. Es una de las razones por las que la Iglesia es tan cuidadosa.

Hace años, una persona que conocemos fue “sanada” por un “vidente”, pero la recuperación fue temporal y esta persona no tardó en empeorar más que cuando la aflicción original.

¿PUEDEN LOS DEMONIOS SANAR?

Según monseñor Milivoj Bolobanic, un exorcista de Croacia quien ha escrito extensamente sobre el tema, los espíritus engañosos pueden

“causar ilusiones visuales y auditivas, físicas y espirituales, un falso estado de éxtasis, hacer irradiar al cuerpo y causar una sensación de gran calidez en el corazón, causar una dulzura sensual; causar estigmas y otros sucesos corporales sensoriales o místicos, y curar las enfermedades poco comunes por un instante, lo que tiene su origen en los malos espíritus“.

En otras palabras, cualquier cosa, y pueden eliminar las enfermedades que ellos mismos han causado (o agravado).

Esa no es la curación real, por supuesto, y siempre hay un precio que pagar.

LOS FALSOS “REGALOS”

Uno tiene que ser cuidadoso, porque los espíritus malignos son super inteligentes y sin Jesús, no somos rival para ellos. Observa este sacerdote:

“Entre todos los santos, Satanás y los ocultistas prefieren mistificar imitando a San Pío de Pietrelcina. Las personas que son fanáticamente devotos del Padre Pío buscan una forma de recibir los estigmas, ser capaces de bilocar, y así sucesivamente, todo con el propósito de hacer su imitación lo más fiel posible”.

Espíritus engañosos pueden causar “imágenes engañosas” en fotografías, señala Monseñor Bolobanic, por lo quecuando nos encontramos con una “señal” o una persona con un don místico, primero debemos dar un paso atrás y considerar el hecho a través de la humildad, el ayuno y la oración.

Pero también tenemos que tener cuidado de no ser demasiado cautelosos (piense cómo Jesús fue acusado, cuando hizo milagros, de operar en conjunto con el diablo), y también tenemos que mirar de cerca a cualquier persona relacionada con un suceso sobrenatural y buscar primero y sobre todo la humildad.

La santidad y una vida heroica viviendo las virtudes evangélicas son preferibles, dice, a las manifestaciones espectaculares.

Sin embargo, hay manifestaciones, y los malvados las imitan como una diversión. Esta es una táctica muy común del diablo: para distraernos. Él nos distrae con ídolos. Cuando pensamos en los ídolos pensamos en representaciones mitad humanas, mitad animales en Egipto o los becerros de oro de Babilonia o los dioses de Roma y Grecia. Y los ídolos eran el mal.

Pero hay otros “ídolos”, como el dinero, la fama, el poder, el entretenimiento, la comida, comodidades, lujos, u otros malos hábitos y “des orientaciones”, que debemos mirar en el sentido de lo que son: distracciones. Al igual que los becerros de oro de la antigüedad, como diosas con múltiples brazos y cabeza de chacal o imágenes de los faraones, nos desvían de la senda de la santidad. Somos adictos al goce fugaz pero nunca nos llenan y nos dejan satisfechos, al igual que las cosas del Señor. ¿Cómo podemos transigir con el mal y aún así estar bien? No hay tal cosa como el “mal menor”.

CEGADOS POR LA SOBERBIA

Hay maldad intrínseca y somos cegados cuando hemos perdido el contacto con la buena parte profunda de nosotros que discierne en el espíritu de humildad.

Monseñor Bolobanic señala que “algunas personas están impedidas para volverse a Dios a causa de sus “ilustrados” logros científicos y filosóficos. Su orgullo les bloquea para ver la Verdad. Como resultado de ello, se van al extremo opuesto, poniendo su confianza y adoración en sus ídolos favoritos: ídolos de oro – el poder económico; ídolos de bronce – la tecnología y el armamento; ídolos de piedra – edificios enormes”.

¿Cuántos de nosotros somos desviados con esas cosas en los bolsillos y los llamados teléfonos celulares?

¿Cuánto tiempo pasamos hablando versus rezando, escuchando la radio o la televisión o chismes, en comparación a la espera de la suave Voz del Señor?

Ahora aquí hay una oración que él nos da:

“Jesús, mi Señor, ten piedad de mí. Me arrepiento de todos los pecados que han cometido. Detesto todos mis pecados y ocasiones pecaminosas. Te ruego que me perdones. Lávame con tu preciosa sangre. ¡Mi Señor y mi Dios, ten piedad de mí, pecador. Mi alma tiene sed y anhela tu Espíritu Santo. Lléname con tu Espíritu con tanta fuerza que pueda ser purificado, sanado y salvado. ¡Gracias, Jesús, te alabo, Jesús!”

Dice un salmo responsorial:

“El Señor está cerca de todos los que le invocan, de todos los que le invocan de verdad”

Fuentes: Spirit Daily, Signos de estos Tiempos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-