BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




jueves, 19 de marzo de 2015

Los buscadores de profecías no se rinden: Vuelve la profecía del último papa

Los buscadores de profecías no se rinden: Vuelve la profecía del último papa

Un autor que predijo con éxito la renuncia del Papa Benedicto XVI, ahora está sugiriendo que el Papa Francisco podría creer en una antigua profecía que predice el desastre para la Iglesia Católica Romana.
El Papa desató especulaciones cuando recientemente comentó: “Tengo la sensación de que mi pontificado será breve…es una sensación vaga que tengo; creo que el Señor me ha elegido para una misión corta”
El escritor Tom Horn, autor de la novela “Petrus Romanus: The final Pope is here”, afirma que dichas declaraciones indican que Jorge Mario Bergoglio se ve a sí mismo como parte de la ya célebre y controvertida “Profecía de los Papas” de San Malaquías, que estaría basada en la visión profética de los próximos 112 papas, comenzando con el Papa Celestino II, que murió en 1144.
Tom Horn
Tom Horn
Malaquías presenta una descripción de cada Papa, que culmina con el “Papa final”, “Pedro el Romano”, cuyo reinado terminaría con la destrucción de Roma y el juicio final.
“Francis nombró a Pietro Parolin como su secretario de Estado, un italiano (Romano) cuyo nombre es Peter. Si el Vaticano fuera atacado o Francisco y su Camarlengo (administradores papales) fueran asesinados, este hombre se sentaría en el trono del Papa y literalmente, sería conocido como “Pedro el Romano”, convirtiéndose en la línea final en la Profecía de los Papas”
Pietro Parolin
Pietro Parolin
Los infatigables buscadores de profecías añaden a ellos el supuesto contenido del Tercer Secreto de Fátima:
“El último secreto de Fátima fue supuestamente dado a tres niños portugueses, Lucía dos Santos, Jacinta Marto y Francisco Marto, cuando presenciaron la aparición de la Virgen María (Nuestra Señora de Fátima) en 1917″
“Existe una gran controversia sobre si el tercer secreto fue nunca completamente liberado por el Vaticano. Se dice que en el tercer secreto, se describe una ciudad, que algunos creen que es la Ciudad del Vaticano. La ciudad es atacada y muchos sacerdotes, entre ellos el Papa (que se describe como el “obispo vestido de blanco”), mueren a manos de combatientes que podrían ser fácilmente interpretados como miembros de ISIS”
ISIS se ha comprometido a “conquistar Roma” en 2020 y ha incluido a otros países católicos como España en su visión del califato restaurado.
Como vemos, la capacidad para retorcer profecías apocalípticas de algunas personas roza el contorsionismo.
Sea como sea, resulta divertido ver como se lo montan para buscar nuevos “apocalipsis”…
Visto en :  El Microlector

12 comentarios:

  1. yo creo que el papa francisco tiene razon en creer que su pontificado va a ser muy corto, pues en revelacion reciente de locuciones para el mundo, nos dice la virgen que la muerte del papa y de varios sacerdotes, purificaran la iglesia a semejansa de cuando murio Jesus en la cruz. pero recordemos que tenemos 2 papas, Venedicto XVI y francisco, puede ser que muera Venedicto y el papa Francisco huya del vaticano como resultado de la invasion a roma, que si va a suceder muy pronto, pues los yadhiistas y musulmanes se encuentran enfrente del vaticano desde hace varias semanas, solamente los separa el mar.

    ResponderEliminar
  2. francisco NO ES PAPA. un Papa verdadero No puede enseñar el error y la confusion. Cristo dijo "Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificare mi Iglesia", no dijo tu eres unos de los pedros, abriendo la posibilidad de q fuera posible mas de un papa verdadero. La Iglesia en sus 2000 años de historia con tantos antipapas y usurpadores q hubo JAMAS enseño que podria haber mas de un Papa como valido atendiendo a la PALABRAS q dijo el mismo Cristo al fundar su Iglesia. Si en 2 años no se dieron cuenta q bergoglio es un usurpador seguiran leyendo falsos profetas como estos q les avalan la mentira q elijieron.

    ResponderEliminar
  3. acaso NO VEN que es BENEDICTO XVI el que viste habitos de Obispo pero de Blanco? En El se cumple la profecia de Fatima. el otro un usurpador q esta entregando la Iglesia al anticristo. Acaso no quieren ver que en esta semana bergoglio APROBO la Relatio Post Disceptationem del 13 de octubre 2014 se abre la puerta al sacrilegio eucaristico al dar la comunion a adulteros publicos, donde no se llama a la conversion a los que viven en pecado de concubinato y de sodomia, al contrario solo se los invita a qu vuelavn a la iglesia pero sin conversion, cuando lo primero seria rechazar el pecado mortal en el que elijen vivir. Acaso la mision d ela iglesia ya no es la salvacion del alma?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que se puede esperar de un supuesto "Vicario de Cristo" ( Cristo es la segunda persona de la Santisima Trinidad, de un Dios Uno y Trino, él seria su representante en la tierra ) que NO CREE EN UN DIOS CATOLICO!!! Es decir , en un Dios que es Trinitario.....Padre, hijo y espiritu Santo !!!????!!!!

      Eliminar
    2. Hola Maria, el Papa Francisco si es un Papa verdadero. Acusándole así de tal forma cometes un pecado grave, pues también estas acusándole a Benedicto XVI de complice y cobarde. Benedicto XVI, hizo publica varias veces su amistad y cariño por Francisco. No conozco en detalle lo que se aprobó, lo que si leí es que se revisarían caso por caso. Aun asi yo también pienso que es un ERROR esta aprobación.
      PERO MOISES NO COMETIO EL MISMO ERROR?? Mateo 19:3-12


      Mateo 19: 3 - 10
      3 Y se le acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, le dijeron: «¿Puede uno repudiar a su mujer por un motivo cualquiera?»
      4 El respondió: «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra,
      5 y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne?
      6 De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre.»
      7 Dícenle: «Pues ¿por qué Moisés prescribió dar acta de divorcio y repudiarla?»
      8 Díceles: «Moisés, teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón, os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero al principio no fue así.
      9 Ahora bien, os digo que quien repudie a su mujer - no por fornicación - y se case con otra, comete adulterio.»

      Como veras MOISES,quien fue elegido por Dios, también se equivoco.
      Ademas, el Papa no elige estas reformas, sino que la a eligen los Obispos con derecho a voto.
      Y como ya sabras, hay cantidad de Obispos masones.
      También debes recordar que en el segundo Concilio Vaticano que comenzo con Juan XXIII y culminó con Pablo VI, se hicieron algunas reformas muy negativas,a tal punto que el mismo Papa Pablo VI, llego a decir que el humo de Satanas había entradoa la Iglesia. Estos dos Papas (Juna XXIII y Pablo VI), también fueron usurpadores, para vos, según tu forma de pensar??
      También nosotros, como católicos somos culpables, por no hacer oración por estas cuestiones. Somos tibios sin compromiso y luego criticamos y juzgamos.

      Eliminar
  4. lA GENTE ESTA BIEN CIEGA. UN PAPA VERDADERO NO LE LAVA LOS PIES A PRESOS, PROSTITUTAS, NI TRANSEXUAL. jESUCRISTO SOLO LO HIZO, CON LOS VERDADEROS, QUE SEGUIAN SU VOLUNTAD, Y QUE FUERON LOS APOSTOLES, QUE SE CONTINUAN EN LOS SACERDOTES. A LOS QUE ESTABAN EN EL PECADO JESUCRISTO LOS LLAMABA A DEJAR EL PECADO, LOS PERDONABA Y LES DECIA QUE NO PECARAN MAS. Cuando no hay hombres para el lavatorio de los pies, entonces no se hace el lavatorio.
    El lavatorio no es esencial en la misa. Por tanto, para no pecar, al elegir mujeres, no se hace el rito.
    Se peca lo mismo eligiendo mujeres cuando hay hombres, que eligiéndolas cuando no hay hombres.
    El lavatorio de los pies es una acción de Cristo, una acción sagrada. No se puede falsificar esa acción poniendo a las mujeres porque no hay hombres. Si no hay hombres, entonces no se hace ese rito. Esto es el sentido común. Y lo que se manda en la liturgia.
    Si un rito no puede hacerse como está prescrito, entonces no se hace. No se puede reemplazar una parte esencial del rito por otra. Porque nadie puede cambiar la liturgia. Si la liturgia enseña que hay que lavar a los hombres los pies, y sólo a los hombres, no se puede inventar un nuevo rito, con mujeres, para hacer el rito. No es el rito lo importante en la santa misa. Por eso, si no hay hombres, no hay rito.
    El sacerdote comete pecado porque tiene la obligación moral de no cometer un pecado haciendo un rito falso con mujeres.
    El sacerdote, para no pecar, tenía que suspender el rito del lavatorio de los pies.
    Ahí tienen la poca vida moral y espiritual de ese sacerdote: ya no sabe lo que es pecado. Ya todo vale. ¿Qué importa que no haya hombres? Lo hacemos con las mujeres. Y no se dan cuenta que la liturgia es imitar las obras de Cristo. Y Cristo no hizo un lavatorio de pies femeninos.
    El sacerdote está obligado a hacer las mismas obras de Cristo, no a inventarse una obra que no le pertenece ni a Cristo ni a la Iglesia. Es sólo para los sacerdotes. Es una acción sagrada que Cristo hizo con SUS SACERDOTES, no con los laicos varones, ni con los niños, ni con las mujeres, ni con los transeuales, etc… Si no hay sacerdotes, NO SE HACE EL RITO.

    ResponderEliminar
  5. Francisco Bergoglio no es el Papa de la Iglesia Católica.

    Esta es la verdad que nadie sigue. Todos, de alguna manera, tienen a ese hombre como su papa, su jefe, su hombre que lidera su iglesia.

    Desde la renuncia del Papa verdadero y legítimo, Benedicto XVI, la Iglesia está sin Cabeza visible. Sólo está manejada por una Jerarquía, que infiel a la gracia que han recibido, impone un magisterio totalmente herético y contrario al magisterio auténtico e infalible de la Iglesia.

    No hay Cabeza visible, no hay Iglesia visible.

    Esto es muy importante discernirlo para no caer en tantas desviaciones como existen, hoy día, en la Iglesia.

    «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra, edificaré Mi Iglesia».

    Pedro es una persona física en la Iglesia. No es una persona moral. El Papado o la Santa Sede es una persona moral.

    Jesús levanta Su Iglesia sobre una persona física, no sobre una persona moral. La Iglesia no está en la Santa Sede, no está en el Vaticano, entendido como una estructura externa moral. La Iglesia está en Pedro.

    Si se quita a Pedro, su gobierno vertical en la Iglesia, entonces se quita la Iglesia: la Iglesia desaparece. Pero desaparece en Pedro; no desaparece en Jesús.

    La Iglesia es el Cuerpo Místico de Cristo: es Jesús y sus almas. Eso es la Iglesia.

    La Iglesia es una Persona Divina: el Verbo Encarnado; que ha realizado una obra divina, una obra de Redención: ha salvado a las almas de las garras del demonio y las ha unido a Él. Con una unión mística y espiritual. Una unión que no se puede explicar con el lenguaje humano, porque es la Obra del Espíritu de Dios en cada alma.

    Jesús ha dado Su Carisma al hombre Pedro, para que gobierne y lleve a todas sus almas hacia la Verdad del Evangelio. Y en Pedro está todo el Poder Divino para realizar esta misión divina.

    Quitaron al Papa legítimo Benedicto XVI, con el fin de colocar a su hombre. A ese hombre le ponen el nombre de Papa; un falso nombre. Y ese hombre tiene la función de destruir toda la Iglesia.

    Se destruye la Iglesia aniquilando su magisterio auténtico e infalible. Es la única manera de hacer desaparecer la Iglesia: se quita su doctrina.

    Para hacer esto, es necesario reemplazar esa doctrina auténtica por una falsa, que parece auténtica en lo exterior de las palabras, del lenguaje humano, pero que es manifiestamente herética.

    El gran triunfo de la masonería es haber estado bombardeando, durante 50 años, la doctrina de la Iglesia atacando dos cosas principales: la vida interior (la fe) y la vida exterior (la liturgia).

    Si hay crisis de fe, entonces la esperanza y el amor van desapareciendo del corazón de las almas. Las virtudes, como la prudencia, la justicia, la fortaleza y la templanza, ya no se ejercitan, sino que dan paso a los vicios contrarios. Y aparecen la desobediencia, la impureza, la impaciencia, la impiedad y el orgullo.

    Si se dan estos vicios, entonces el alma ya no siente el deseo de Dios, el hambre y la sed de buscar la Voluntad de Dios para su vida, sino que se abre al deseo del mundo, de lo material, de lo humano. Se vive para construir un mundo humano, bello, perfecto, pero en donde no está la ley de Dios, porque los hombres se han olvidado de arrepentirse de sus pecados, de expiar sus pecados y de vivir luchando contra ese pecado que favorece la apostasía de la fe: la soberbia. Si no hay humildad en las almas, éstas viven, se alimentan y desean los innumerables pensamientos que conciben en su mente, y que el demonio pone.

    Sin vida interior, en la crisis de fe, está la crisis de la gracia. La Gracia es el alma del alma. Es la vida sobrenatural en el alma. Sin esa vida, sin esa imagen y semejanza de Dios en el alma, aparece en ella la ausencia de Dios. Y el alma ya no posee esa vida divina, sino que comienza a poseer una vida extraña espiritualmente: la misma vida del demonio en el alma.

    ResponderEliminar
  6. O el alma está con Dios o está con el demonio. No se pueden servir a dos señores al mismo tiempo. Si no hay semejanza espiritual con Dios, la hay con el demonio.

    Si el alma pierde la vida sobrenatural, entonces el alma vive en la oscuridad, en la tiniebla de la vida preternatural, que es la propia del demonio. Y se alimenta y desea esa tiniebla: desea el pecado, vive de su pecado, ama su pecado. Lo mismo que hace el demonio.

    Esta crisis de fe, que es crisis de vida interior, está en toda la Iglesia: es un gran mal, que hace de la Iglesia un cadáver en putrefacción. Las almas viven en estado de pecado actual: viven muertas espiritualmente. La obra de la Redención es inútil para ellas. Esas almas vuelven, de nuevo, a crucificar a Cristo. Ya no viven para quitar sus pecados, sino que viven para obrar sus pecados.

    La doctrina de la Iglesia, auténtica e infalible, sigue ahí; pero nadie la vive, nadie la pone en práctica. Todos viven otra cosa diferente a esa doctrina. No se ha cambiado la doctrina, pero las almas han dejado de conocerla y practicarla.

    Y esta falta de conocimiento en las almas es porque la Jerarquía de la Iglesia, los sacerdotes y los Obispos, ya no predican, ya no enseñan ese magisterio auténtico e infalible. Predican y enseñan otras cosas, que son más agradables a las almas. El pecado, el purgatorio, el infierno, la mortificación, la humildad, etc… son temas que se olvidan para poner en la memoria otros temas más importantes y relevantes para la vida del hombre.

    Si hay crisis de fe, crisis de la gracia, habrá crisis en la vida de los sacramentos. Sin los Sacramentos, las almas no pueden salvarse: éstos están ligados a la Obra de la Redención. Son los frutos de la Cruz de Cristo. En ellos está todo el misterio de la vida de la gracia en las almas.

    Con los Sacramentos, el hombre se vuelve espiritual. Deja la vida humana para dedicarse a un objetivo divino que le da la gracia del Sacramento. Sin Sacramentos, la vida del hombre carece del sentido divino. Y, por lo tanto, el hombre sólo se pone un sentido: el suyo, lo humano, lo material, lo carnal, lo natural…

    Con los Sacramentos, los hombres tienen todos los medios, no sólo para salvarse, sino para defenderse de todos los males. Es decir, para vivir una vida sin pecado actual, haciendo en cada instante la Voluntad de Dios.

    Sin la vida sacramental, el hombre vive su vida de pecado actual y, por lo tanto, hace en cada segundo lo contrario a la Voluntad de Dios.

    Todos los males que se ven en la Iglesia es sólo por esta crisis de fe en sus miembros: los hombres se sacuden de encima sus propios pecados, para no atenderlos, y así dedicarse a otra cosa dentro de la Iglesia.

    Sus miembros, fieles y Jerarquía, son responsables de no saber para qué están en la Iglesia. Son responsables de todo el mal que se ve en la Iglesia.

    Y si no hay vida interior, entonces ¿qué es la vida exterior? ¿En qué consiste la liturgia? En vez de manifestar la obra de Dios, en las oraciones, en los ritos, sólo manifiesta la obra de los hombres.

    Se administran los Sacramentos como si fuesen cosas materiales: se perdió la “sacralidad” del Sacramento. Se ha puesto lo sagrado en el hombre, en su cultura, en su mente, en sus obras, en su vida. Si hay crisis de fe, hay crisis de lo sagrado, de lo divino, de lo celestial. Y todo se ve con ojos humanos, terrenales. Y van apareciendo leyes, disposiciones, reglas litúrgicas en donde se anula lo sagrado. Y eso produce un verdadero cisma en la Iglesia: muchas divisiones en la Iglesia vienen por la liturgia, por la práctica de la vida exterior.

    ResponderEliminar
  7. ¡Muchas divisiones se han visto en la Iglesia durante 50 años! ¡Pero, ahora, vemos la mayor de todas! ¡Ahora, presenciamos la cumbre del pecado!

    Y los Obispos lo saben, pero ¿por qué no intervienen?

    Porque no se preocupan ya ni de la situación ni de los peligros con los que están amenazados todo el Rebaño de la Iglesia.

    No viven para salvar almas: viven para su negocio en la Iglesia.

    Ya no les importa la doctrina auténtica e infalible: nadie lucha para que se ponga en práctica. Todos se han acomodado a lo que ven. Y ese acomodo hace que esos Obispos se conviertan en traidores de Cristo y de Su Iglesia.

    Ahora es la cumbre del pecado en la Iglesia. Y, por lo tanto, es la cumbre de la justicia divina. Es su tiempo. Es su camino.

    Francisco Bergoglio ha quitado a Pedro y el Papado: las dos cosas. Él no es el Sucesor de Pedro porque, sencillamente, es un hombre de herejía; es decir, enseña un magisterio manifiestamente herético. Todos los pueden ver, leer, discernir. No hay excusa si sigues llamando a Bergoglio como papa. Tu pecado no tiene justificación, excusa, razón de existir.

    Y este hombre gobierna la Iglesia con un gobierno externo a Ella: su gobierno horizontal. Esto produce, necesariamente, en toda la Iglesia, un cisma. Y es muy claro el cisma.

    Los que integran ese gobierno horizontal llevan a toda la Iglesia hacia su iglesia, es decir, a implantar una nueva doctrina que anule, oficialmente, el magisterio auténtico e infalible de la Iglesia. En otras palabras, es un gobierno que quiere institucionalizar la herejía, poner un magisterio herético para que todos lo obren como si fuera un dogma, algo infalible en la Iglesia.

    Ante esta cumbre del pecado, son pocos los católicos despiertos. Todos se han acomodado a Bergoglio. Lo llaman su papa y están esperando algo de ese hombre, un bien para toda la Iglesia.

    Caen en un absurdo de vida.

    ResponderEliminar
  8. Y Cristo nunca habla a través de un hereje. Decir esto; decir que Bergoglio es el Vicario de Cristo es llamar a Cristo mentiroso.

    Nunca Jesús pone un Papa con un magisterio herético en Su Iglesia. Jesús no se contradice a sí mismo. Creer en Jesús es creer en una doctrina auténtica e infalible, la cual nadie la puede tocar, la puede cambiar. Ni siquiera un Papa.

    Jesús pone siempre un Papa en la Verdad de la doctrina: claro, sencillo, que defiende siempre a Cristo y a Su Iglesia.

    Jesús no ha puesto a Bergoglio como Papa en la Iglesia. ¡Eso ni hay que decirlo! ¡Eso se ve en las obras de ese hombre, al que muchos católicos tibios y pervertidos llaman con el nombre de papa!

    Lo que dice la masa de los tibios no hace Iglesia, no es la Iglesia.

    La Iglesia es la Palabra de Dios: es lo que dice Dios.

    Dios nunca habla la herejía por medio de un Papa legítimo. Nunca dice una mentira a través de la Jerarquía.

    Dios sólo habla la Verdad por medio de Su Jerarquía, que es fiel a la gracia que han recibido. Por eso, tienen que aprender a discernir la Jerarquía verdadera de la falsa para discernir lo que viene de Dios, la Palabra que es Verdad, de lo que viene del demonio, la palabra que siempre es mentirosa.

    Han quitado a Pedro en la Iglesia. No hay Iglesia. No es visible ni en la Jerarquía ni en los fieles. Lo que es visible es la división clara en todas partes. Y esa división no interesa a la Iglesia.

    La Iglesia no es la división de pareceres; es la unidad en la verdad.

    Si quieres seguir siendo Iglesia, ponte en la verdad. Y la verdad no está en tu mente humana ni en tu conciencia ni en tu estilo de vida.

    La Verdad es la obra del Espíritu en la Iglesia: es la obra de un amor divino en cada alma.

    Ahora, sin cabeza visible, tienes que seguir no a una Jerarquía, sino sólo al Espíritu. Porque la Iglesia ya no está en Pedro, es decir, no está en la Jerarquía. Y tampoco está en la Tradición. No está en el pasado.

    Hay que mantener todas las cosas como las dejó el último papa verdadero y legítimo. Ahí debe permanecer la Iglesia, en lo que el último papa enseñó en la Iglesia. Cuando el cielo ponga a Pedro Romano, entonces habrá una autoridad divina que enseñe lo que este tiempo de un falso papa se está obrando en la Iglesia: validará o invalidará todas o parte de las obras de Bergoglio. Mientras tanto, todo cuanto hace Bergoglio es, para la Iglesia, inválido. No tienen el sello de Pedro. Sólo un Papa legítimo puede juzgar todas las obras de ese hombre, como siempre lo han hecho los Papas en los tiempos de los antipapas.

    Hay que saber luchar contra Bergoglio, que es un falso papa. Y ya no es tiempo de atacar su doctrina. Cada día dice las mismas cosas, añadiendo una herejía más. Para el que sepa lo que es Bergoglio, sabe por dónde va. Sólo le queda enseñar su vómito en la Iglesia: su doctrina de la evolución, de la ecología, en la cual todos verán claramente lo que ahora no se atreven a decir, por el falso respeto humano que tienen a ese hombre.

    ResponderEliminar
  9. Muchos van a caer en el gran engaño que viene a la Iglesia. Y eso es la parte de la justicia divina.

    Todos aquellos que no tengan a Bergoglio como papa, no caerán en el engaño. Pero los que sí lo tengan, -y no importa que sean lefebrvistas, o sedevacantistas, o tradicionalistas, o progresistas, o lo que sea- no van a saber discernir la mentira que la Jerarquía va a presentar a toda la Iglesia. Porque es necesario romper oficialmente lo que no se puede tocar: el magisterio auténtico e infalible. Y eso hay que hacer con la inteligencia perversa, que está en la cumbre de la perfección en el mal. Por eso, muchos sabios, muchos teólogos, mucha gente que tiene mucho conocimiento en la Iglesia, van quedar engañados. Porque tienen la verdad y la usan para obedecer a un hereje como su papa. Eso exige una justicia divina sobre ellos. La verdad es para obedecer a un hombre que sólo habla la verdad. Pero teniendo la verdad ¿la abajáis para someteros a un hombre, a su pensamiento, sólo por un interés humano? ¡No lo hacéis por el bien mayor de salvar un alma! ¡Cambiáis la verdad divina por la mente de un hombre! Es el culto al hombre, del cual se derivan muchos pecados. Y ese culto al hombre anula el culto de Dios en la Iglesia. Muchos van a quedar cegados, creyendo que siguen dando culto a Dios en la Iglesia y sólo están dando culto a la mente de un hombre. ¡Gran castigo el que viene a toda la Iglesia, principalmente a la Jerarquía!

    Saben y no hacen nada. Ya no les interesan las almas en la Iglesia. Sólo velan por sus negocios en la Iglesia.

    Y es un gran negocio los pobres en la Iglesia. Por eso, se tiene a Bergoglio como papa: es el negocio que da una doctrina protestante y comunista en la Iglesia.

    ResponderEliminar
  10. https://josephmaryam.wordpress.com/2015/03/29/hacia-la-destruccion-del-magisterio-autentico-e-infalible/

    ResponderEliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-