BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




lunes, 1 de junio de 2015

Cómo liberar el Linaje de los Malos Espíritus Transferidos a través de la Familia

Las malas inclinaciones se transfieren entre generaciones como si fueran piezas genéticas

Las tendencias negativas que se trasmiten de generación en generación de un árbol genealógico es un tema discutido entre los cristianos, hay quienes dicen que, salvo elementos sociales en la crianza, la familia no trasmite ninguna otra cosa que rasgos genéticos.

En cambio otros dicen que hay tendencias, e incluso inclinación a pecados, y malos espíritus, que son trasmitidos por las generaciones anteriores, que afectan nuestras vidas, y que debemos liberarnos.

E incluso hay psiquiatras que han experimentado mejoría en sus pacientes tratando su árbol genealógico.

Es un tema para discernir pero también para experimentar.
Puedes consultar aquí:
 LA HIPÓTESIS DE TRANSFERENCIA GENERACIONAL DE MALOS ESPÍRITUS
La hipótesis de que nacemos tabla rasa, sin ninguna influencia negativa más que la socialización, es fácil de comprender, pero más difícil es la hipótesis de que traemos una carga de inclinaciones heredadas, que no vemos, por eso hablaremos aquí de ello.
ádan eva manzana arbol vibora
Cada familia y antepasados – a excepción de Jesús, María y José – tiene tendencias que fueron o son negativas y necesitan ser purgadas. Podría ser una inclinación de la familia al egoísmo, la división, o el orgullo. Podría ser el ocultismo. Podría ser una preocupación con el materialismo. Podría ser la práctica de la mentira.
Estas características deben ser echadas fuera como “espíritus”, porque son manchas de oscuridad, y si no se lo hace, ellas se repetirán como un disco rayado en nuestras vidas y en las vidas de aquellos que vendrán después de nosotros.
Familias amorosas sientan las bases para nuestro eterno progreso. Ellas nos ayudan a construir fortalezas, identificar y superar las debilidades, y traen sus propios desafíos a nosotros para vencerlos. Ellos nos influyen de manera significativa en nuestra misión terrenal y afectan la forma en que influenciamos a los demás en sus misiones.
Cada grupo familiar – con su cónyuge, hijos, padres, abuelos, nietos, suegros, tíos, primos, etcétera – pueden desempeñar un papel crucial enseñándonos a amar y a ser amados.

 DE VARIAS GENERACIONES ATRÁS

Cuando el pecado es intenso, afirma el padre John Hampsch, que escribió un libro llamado Sanar el árbol de la familia, los efectos pueden ir más allá de tres o cuatro generaciones comúnmente.Cuanto mayor es el pecado, más oscuridad atraemos. También podemos provocar a los espíritus demoníacos de un nivel superior.
Como la Biblia nos dice, hay poderes y principados. Ellos imitan la jerarquía de los ángeles (serafines, querubines, tronos, dominaciones, virtudes, potestades, principados, arcángeles y ángeles).
También hay familias de espíritus terrestres -aquellos que no se han ido. Estos son espíritus que se han unido a una persona, familia, cosas o lugares. Si alguien comete un asesinato, es una fuerza que atrae a los demonios. Si hay un espíritu que fue adicto al sexo, las drogas o el alcohol, pueden tratar de sacar o entrar a otra persona viva que sea indulgente en el exceso de alcohol o el sexo ilícito (con el fin de volver a experimentar).
Una participación en el ocultismo es una transgresión conocida que aumenta en gran medida la infestación espiritual.
Cuando una persona invoca a los espíritus de los muertos – o peor, se involucra con la magia negra, la brujería, el satanismo – las fuerzas oscuras se congregan.
El Padre Hampsch ha informado que
todos los “objetos que han sido utilizados para actividades ocultistas o espiritistas deben ser destruidos, porque tienden a atraer a los malos espíritus”, como amuletos y símbolos astrológicos.
Se nos dice en Levítico 19:31 que los recursos de los espíritus de los muertos o los magos nos “contaminan” a nosotros – y esto contamina nuestros linajes.
Dice el Padre Robert De Grandis,
“Cuando estamos alrededor de las cosas de lo oculto, ya se trata de libros, signos, símbolos, o incluso núcleo duro de la música rock, ello contamina el espíritu”.
“Por eso muchas veces los carismáticos no pueden escuchar rock duro. El Espíritu Santo y su espíritu se oponen a la intromisión de la contaminación”.
adn

 EL MAL SE CONCENTRA

De este modo, los espíritus – o la oscuridad, de alguna forma – pueden reunirse alrededor de una persona. Y cuando una persona muere, los espíritus buscan otro hospedaje y a menudo optan por el que está más cerca o es un punto débil en el árbol familiar.
El mal que se ha acumulado a través de las generaciones se puede concentrar en torno en un “punto imán”, abriendo un conducto oscuro. El resultado puede ser la desgracia no sólo para la persona, sino también para aquellos alrededor de la persona. Enfermedad. Accidentes. Mala suerte. Una persona puede tener un pequeño tren de espíritus acompañándolo. Cuando llega a través del árbol de la familia, puede ser derrotado sólo a través de la humildad.
 LA PSIQUIATRÍA CONVALIDA ESTE CRITERIO
Healing the Family Tree (Sanando el Árbol Familiar) es un libro innovador del psiquiatra británico Kenneth McCall. Sacerdote anglicano, el Dr. McCall fue criado en China como hijo de misioneros cristianos. Allí experimentó exorcismos y la influencia de las maldiciones generacionales en las familias.
El-arbol-genealogico-1
Al madurar estudió para ejercer la medicina y se especializó en psiquiatría. Él descubrió que algunos pacientes psiquiátricos incurables tenían, como parte de su problema, muertes no resueltas dentro de su círculo familiar.
Él experimentó con una nueva terapia en la que se invitaba al pastor o rabino del paciente a llevar a cabo un servicio funeral para el pariente muerto. En muchos casos, se encontró con una notable mejora en su paciente, y en el libro cuenta historias sorprendentes de algunas recuperaciones completas notables.
Él llegó a descubrir que a veces el problema en la historia de la familia no era simplemente una muerte sin resolver, sino un trauma no resuelto, y el problema de la adicción o incluso una maldición oculta que había sido colocada en la familia.
La teoría de McCall es que, en algunos casos de trastorno emocional o mental también hay una dimensión espiritual. Uno puede discutir esto en un lenguaje sensacionalista diciendo que la persona está “embrujada” o “maldita”. Sin embargo, se podría utilizar con la misma facilidad un lenguaje menos dramático y decir que hay una perturbación espiritual dentro de la memoria familiar heredada. El lenguaje utilizado para describir el problema es secundario. La solución es lo que parece interesante.
Como protestante, McCall simplemente empezó a tener servicios funerarios para los muertos con el fin de ayudar a los vivos a encontrar sanación y reconciliación. Entonces McCall comenzó a descubrir la tradición católica de orar por los muertos.
Habló a un católico que le explicó la lógica detrás de las misas de réquiem – misas por el descanso del alma del difunto. McCall descubrió la fe católica en el purgatorio y comenzó a entender que siempre ha sido parte de la enseñanza católica que se podía orar por los muertos, y que las oraciones ofrecidas por ellos – especialmente las oraciones de la Misa – les ayudarían en su viaje y a reconciliarse.
El gran descubrimiento de McCall es que esta práctica tradicional católica no sólo es beneficiosa para los muertos, sino también para los vivos.
Esta es la razón, por lo tanto, por la quealgunos sacerdotes católicos alientan las costumbres tradicionales de ofrecer misas por nuestros muertos, encendiendo velas y diciendo una oración por los muertos y asegurarse de que ofrecemos misas funerales apropiadas para los muertos.
Esta práctica es beneficiosa, porque existen vínculos espirituales reales entre miembros de la familia, tan reales como los lazos biológicos y genéticosque existen entre nosotros y nuestros hijos, y entre nosotros y nuestros antepasados.
Algunos dicen que “el tiempo cura todas las heridas”. Esto no es cierto. Cristo cura todas las heridas. Si hay pecado persistente en la familia, trauma, adicción, violencia o muerte sin resolver, tiene que ser tratado a través de los sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía. Esto debe ser lo más natural para los católicos como ir al médico cuando algo está mal físicamente.
Por supuesto, en el ministerio de sanación cristiana no se buscan respuestas mágicas o respuestas instantáneas. A veces hay respuestas notables, aparentemente milagrosas. Más a menudo la curación es gradual, profunda y real.
En el ámbito de los problemas emocionales, mentales y relacionales, la dimensión espiritual es a menudo sólo un factor en una complicada red de problemas. Cada uno tiene que ser desmontado cuidadosa y gradualmente para la sanación total de su mente, cuerpo y espíritu.
Esto debe llevarse a cabo dentro de una comunidad que se preocupa de la fe, con una sólida disciplina de oración y la orientación profesional, en el ministerio de día a día y la disciplina de la oración.
Si tienes problemas familiares del pasado llévalos a la confesión, llévalos a misa, ofrece misas por el eterno descanso de las almas de sus seres queridos. Recuerda en cada misa orar por tus muertos. Traerá salud a su familia, sanación, y te acercará a la vida abundante que Cristo promete.
Pero también hay oraciones de liberación que se pueden usar.
ORACIÓN DE LIBERACIÓN
Un ex sacerdote llamado Francis MacNutt, que ministró en este ámbito, recomienda la siguiente oración:
“Señor Jesús, revélame suavemente, por medio del Espíritu Santo, las formas en que yo pueda estar viviendo ciertos patrones de debilidad hereditaria o pecado”. [Aquí esperar a ver lo que usted recibe en la oración.]
“Ahora, Jesús, si existe alguna predisposición en mí (el alcoholismo, la lujuria, etcétera) que ha llegado hasta mí a través de mis ancestros, te pido a través de tu poder hacerme libre.
“Envía tu Espíritu Santo, y por el poder de tu Espíritu y por la espada del Espíritu, libérame de esa disposición a [aquí el nombre] “.
“De cualquier pecado que yo o mis antepasados hayamos cometido en este sentido, te pido perdón, Señor”.
“En el Nombre de Jesucristo y por su preciosa sangre, hazme libre, Padre celestial”.
“Y ahora, Señor Jesús, en lugar de esta debilidad, lléname con la fuerza de tu Espíritu, lléname de tu espíritu de (auto-control, coraje, sobriedad o cualquier regalo que contrarreste la debilidad que tengo)”.
“Y Señor, te pido también que liberes a mis hijos de cualquier disposición perjudicial que puedan haber heredado de mí o de mis antepasados”.
“Amen”.
Fuentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-