BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




lunes, 8 de junio de 2015

Mensajes a Darly Chagas - Mes de Marzo 2015

Mensajes a Darly Chagas - Mes de Marzo 2015



Mensaje de Nuestra Señora, María Llena de Gracia
Advenimiento del Nuevo Mundo, Palabras de Nuestra Señora
EL TIEMPO DE LAS GRANDES TRIBULACIONES

22 de marzo de 2015 - 5to Domingo de Santa Cuaresma

Queridos hijos, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.
Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo.
Mis hijos, vos que estáis acogiendo los mensajes durante la Santa Cuaresma, vos ya crecisteis un poco mas espiritualmente. Vos ya estáis comprendiendo la necesidad que tenéis de rezar mas por vuestra propia felicidad y por la felicidad de todos los hijos de Dios.
Mientras Jesucristo rezaba pidiendo a Dios Padre la fuerza para vencer las tentaciones del demonio, que sabía que Jesucristo estaba ayunando y rezando, Mi Divino Hijo alzaba sus ojos al Cielo y rezaba, el demonio continuaba ofreciendo los alimentos y las riquezas de la tierra. Pero, Jesucristo pensaba en vos y El quería merecer del Padre la gracia de soportar los sufrimientos, para dar a cada uno de vos la Felicidad Eterna. Pero, para esta Felicidad suceder, el hombre necesita creer en Dios verdaderamente. El hombre necesita reconocer su debilidad y procurar corregir sus errores. Y comenzar una nueva caminata, pidiendo a Dios sabiduría y conocimiento mejor sobre la salud del alma.
Mientras las desobediencias no acaben, los hijos van a sufrir más todavía, porque desobedecer a Dios es una ofensa muy grande, sin medida, los hijos no creen, pero causa herida en el alma.
Mis hijos, cuando completen los años que el hombre tiene para reconocer la existencia de Dios, el mundo entero estará pasando por sufrimientos terribles.
Vos estáis siendo llamados todos los días a humillaros y reconocer que estáis errados. Es tiempo de cuidar de vuestras almas, pero vos estáis despreciando todo porque vos os juzgáis como superiores a Dios y unos a los otros. Tratáis a vuestros hermanos con desprecia y orgullo juzgándoos como mejores.
Despertéis Mis hijos, porque los Mandamientos que Dios os dio es una Ley no del mundo, sino de quien está por encima del mundo. Quien está encima del mundo es Dios.
El está encima de todas las cosas y quien o Lo reconoce perderá su vida, nunca más será feliz.
Los Mandamientos son para ser vividos por vos.
Amaras al Señor tu dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu y amaras a tu prójimo como a ti mismo.            
En todos los Mandamientos están estos dos.
Si no os apresuráis en actuar así podréis perder la Salvación.
Dios tiene con los hijos una Alianza de Amor. El solo ama y El quiere que todos los hijos amen como El ama.
Dios quiere que todos los hijos sean felices, que no hayan diferencias, principalmente que nadie quiera humillar, despreciar, ni ofender unos a otros.
Vos estáis en tiempo de reconocer vuestros errores y corregirlos. No debéis medir fuerzas con Dios, vos caires y no os levantareis más. Si así continuáis será doloroso, porque Dios no necesita de nadie y El es el Todopoderoso.            
Pero vos necesitáis siempre de El, vos nada podéis sin la ayuda de El.
El es todo y no necesita de nada. El es el Creador y vos sois criaturas, rebelarse contra El el hombre va al Infierno. Dios da al mundo todo lo que él necesita, pues El es el Creador y vos sois dependientes de El.
Entonces Mis hijos, durante esta Santa Cuaresma pudisteis revivir el tiempo que Jesucristo rezo por vos y por El también.       
¡Vos diréis que El no necesitaba rezar porque El es Dios!...
En verdad Yo os digo, Jesucristo se vació a Si mismo, esto significa de Su propio Poder, para en aquel tiempo ser apenas Hijo obediente a la Voluntad de Dios Padre y vino a Salvar a los hermanos de la muerte eterna. Para Salvar a los hermanos tenía que someterse a la humillación, al martirio, a la muerte en la Cruz y en el tercer día venia Su Victoria, Su Resurrección, así la muerte seria derrotada, y lo fue.
Mis hijos, la Santa Palabra de Dios os lleva hoy a meditar sobre la obediencia a El. Jesucristo, el Hijo Unigénito de Dios, Verdadero Dios, Verdadero Hombre, obedeciendo al Padre El se hizo Palabra viva, se hizo Hombre y vino al mundo para Salvar a la humanidad del peligro de la muerte eterna. Muerte eterna es la separación de Dios, nunca más el condenado al Infierno tiene unión con Dios. Así el mundo está en este peligro de la condenación al Infierno, gran parte de los pecadores que no se quieren convertir.
Con la Venida de Jesucristo al mundo, el Padre mostro Su Misericordia, Su Bondad, Su Compasión, Su Poder. Pero, el mundo fue ingrato y no supo recibir a Jesucristo, Lo martirizo y Lo mato en la Cruz. Pero El uso Su Poder y Resucito.
Aun el mundo cerrando los ojos para no ver, los oídos para no escuchar, la boca para no decir si cree en Dios verdaderamente, haciéndose el cojo para no andar en rectitud, el Padre envió al Hijo para Salvar a los pecadores del mundo, Jesucristo, Luz del mundo, Alimento Sagrado que da la Vida Eterna, El es la verdad, es la Vida, es el Salvador del mundo.
Todo hombre Lo reconocerá, El es el Señor, toda rodilla se doblara para Adorarlo y para Glorificarlo.
Cuando El Resucito de los muertos todos los convertidos resucitaron con EL. Así en el día del Juicio Final, los convertidos después del Juicio serán atraídos por el Poder de El.
El murió en la Cruz y Resucito en el tercer día de Su Muerte.
Aunque el hombre se llena de orgullos hasta al fin para querer anular lo acontecido, no conseguirá, porque el hombre es apenas criatura, y lleno de orgullo, de vanidad, de desprecio por el Amor de Dios por él.
En aquel día del Juicio, cuando Jesucristo descienda del Cielo delante de todos, será el día de alegría para los que obedeciendo a Dios recibirán la Salvación y los que no se convirtieron perderán la Salvación.
Pero todos doblaran las rodillas para Adorarlo y Glorificarlo.
Es esto lo que vengo a revelaros hoy para vuestra Salvación.
Rezad, rezad, rezad por los dos Santos Padres los Papas, Benedicto XVI y Francisco, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.
Rezad por los ateos y paganos, esta es una oportunidad más para que ellos se conviertan, ayudándoos vos también recibiréis más beneficios para vuestras almas. Quien ama la vida, ayuda a los hermanos que todavía necesitan regresar a Dios.
Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, preparaos para la Santa Pascua del Señor, haciendo una reflexión sobre cómo está la conciencia vuestra. El materialismo los tiene consumidos, están confundidos vuestros pensamientos, vuestras actitudes, vuestra manera de vivir. Estáis desviándoos del Camino del Cielo. Es necesario desapegarse de las cosas materiales, vos estáis apegados a los deseos de la carne.
El tiempo ahora esta menor, más corto.
Ayudéis a los Santos Padres los Papas a buscar a las ovejas perdidas, en el medio de los peligros, es necesaria más oración para traerlos al Refugio Seguro. El peligro para el mundo es muy grande.
Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
Brasileños, la hora está más corta y difícil, no demoréis en vuestra conversión. Confiéis en Dios. Tempestades fuertes caerán, estéis atentos.
  


Todas las naciones, vos ya estáis cerca a los acontecimientos terribles, cuando muchos dejaran este mundo, vos no sabéis donde. Cuanto más estéis listos para el encuentro con Dios mejor será para cada uno de vos. Debéis rezar mas, esto no significa en cantidad, sino que en calidad, rezar con fe, con más coraje, mas esperanza para vuestras oraciones llegar al Cielo. Dios os ama con verdaderísimo Amor, confiéis en El y aseguraos firmes en Sus Manos.
Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo,
María, la Inmaculada Concepción.

            Debéis meditar sobre el Santo Evangelio de hoy: Jo. 12: 20-33 - 1ª lectura: Jr. 31: 31-34 - 2ª lectura: Hb: 5, 7-9.


Mensaje de Nuestra Señora, María Llena de Gracia
Advenimiento del Nuevo Mundo, Palabras de Nuestra Señora
EL TIEMPO DE LAS GRANDES TRIBULACIONES

21 de marzo de 2015

Queridos hijos, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.
Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo. 
Mis hijos, siento gran alegría en poder todavía estar aquí trayendo el mensaje de Dios al mundo. Esto feliz en encontraros a Mi espera, para juntos rezar delante de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Aquí también están juntos Conmigo los Santos y Angeles.
Vamos a pedir a Dios primeramente la Paz para el mundo, para vuestro país, vuestras ciudades, vuestros hogares y todos los lugares donde habitan los hijos de Dios.
Mis hijitos, vos ya estáis reviviendo la 4ta semana de la Santa Cuaresma, mañana ya será el 5to domingo. Y al llegar este tiempo de tantos acontecimientos horribles, vamos juntos a pedir a Jesucristo que derrame sobre el mundo la Gracia de la cura, cura de los sufrimientos, de desavenencias, de guerras, de hambre, de pestes y que El conceda a cada uno e vos más amor a la oración.
Reviviendo el sufrimiento de Jesucristo en el Monte de los Olivos, debéis cambiar un poco mas vuestras costumbres, sabiendo dividir vuestro tiempo. Haciendo el bien a todos los que todavía no despiertan para la realidad.
¿Cómo hacer el bien que Yo os pido?
En verdad el mayor bien que podéis hacer, es mantener vuestros corazones limpios para recibir de Dios la Gracia que podéis llevar a quien necesita.
Entonces, vos debéis renunciar al pecado cada día, porque vuestros pecados perjudican vuestras almas, perjudican vuestros hermanos, perjudican a vuestro país, a vuestra ciudad, perjudican al mundo.
Cuando estáis en pecado, no hay lugar para recibir la Gracia que podéis ser beneficiados y también a vuestros hermanos.
Dios os llamo e hizo de vos un puente, que une a la tierra con el Cielo espiritualmente. Si vos sois puente, no podéis tener manchas, no podéis tener estrago ninguno, para no impedir el pasaje de vuestros hermanos. Recordéis, vos sois puentes, todos lo que estáis inscritos en Mi Ejército.
Seáis puros, seáis limpios, seáis buenos, seáis santos, porque nuestro Dios es Santo y es para El que irán los santos.
En este día os invito a llevar más el Santo Evangelio al mundo y vos muchas veces preguntáis: "¿Como llevar si nosotros no somos sacerdotes, no somos discípulos de Jesucristo?"
En verdad os digo, todos debéis llevar el Santo Evangelio al frente, y esto significa amar, darse, saber dividir, saber luchar por los hermanos, saber defender y no acusar, saber comprender y no desesperar, saber que la unión solo es completa cuando dos o más personas se unen primeramente a Dios, para consolar a los que sufren y necesitan de consuelo.
Mis hijos, Jesucristo durante la Santa Cuaresma os enseña que hasta El siendo Dios se vació de Su Poder para servir al Padre y El sirvió a Dios Salvando al mundo.
Socorréis unos a otros cuando alguien necesita.
Vos ahora estáis entrando en tiempo en que todos necesitáis de ayuda, sea rico, sea pobre, sea millonario, perderá todo y necesitara dar las manos para tener consuelo.
¿Qué es el consuelo? Yo os pregunto.
En verdad consuelo es socorrer, amparar, dar las manos, dividir lo que tiene, cargar en los brazos a los que no pueden andar, ver a los enfermos. Ayuda es consuelo.
Mis hijos, la Santa Palabra de Dios os lleva hoy a meditar sobre la vanidad, esto es un pecado terrible.
Cuando el hombre sabe que Dios está cerca de él enseñándole alguna cosa, cosa que el pecador no sabe, el pecador no debe exaltarse y ni hacer juicios sobre Dios.
Vos oísteis como los hombres que seguían a Jesucristo no se preocupaban en conocer y agradecer Sus Enseñanzas, ellos querían mostrar quien estaba allí junto a ellos, que ellos sabían más que Dios, causaban discusiones y perdían la oportunidad de aprender con Jesucristo.
Esto sucede todavía hoy, porque las personas se reúnen para un momento de oración o una fiesta y no pierden el tiempo en querer demostrar que saben más que los otros.
Dejo aquí Mi Consejo, el Divino Espíritu Santo, presente en todos los momentos de vuestras vidas, inspira a alguien a hablar lo que El quiere, y vos no tenéis humildad de parar y escuchar, porque hayáis que sabéis todo.
Cuando uno habla, los otros deben hacer silencia y prestar atención. Dios habla a través de los hijos, no debéis estar hinchados porque cada hijo tiene una misión diferente al otro.
Una vez más os alerto, prestéis atención, cuando uno habla no os quedéis hablando todos al mismo tiempo. Es acto de humildad parar y escuchar.
Aquellos hombres no escuchaban a Jesucristo, por eso no mejoraban, eran rudos, groseros, tenían el hábito de perseguir a Jesucristo todas las veces que El pasaba cerca de ellos.
Es esto lo que vengo a revelaros hoy para vuestra conversión.
Rezad, rezad, rezad por los dos Santos Padres los Papas, Benedicto XVI y Francisco, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.
Rezad por los ateos y paganos, haced el bien rezando por ellos. Dios os recompensara en el Cielo.
Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, todos unidos debéis mantener el puente bien cuidado, cada uno cuidando del alma y limpiando el corazón. Busquéis ayuda en Dios para renunciar a los pecados. Corazones limpios, siempre listos a recibir la orden de Dios, para llevar la Gracia que El os da a todos vuestros hermanos. Si quisiereis la Salvación cuidéis del alma y del corazón. Renunciéis a los Pecados Capitales, para ser portadores de la Gracia que Dios quiere daros a todos.
Ayudéis a los Santos Padres los Papas con oraciones, vamos juntos con ellos a buscar a las ovejas dispersas.
Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
Brasileños, preparaos para las tempestades, después de ellas las epidemias, rezad con buena voluntad.
Todas las naciones, comencéis vuestros días rezando para atraer la Paz para el mundo entero.
Ahora os agradezco por vuestra presencia y os espero en el próximo encuentro.
A los que Me pidieron Gracias para los familiares, entregare a Jesucristo vuestros pedidos. Esperéis con paciencia la orden de El. Cada uno recibirá según la fe.
Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo,
María, la Inmaculada Concepción.

            Debéis meditar sobre el Santo Evangelio de hoy: Jo. 7: 40-53 - 1ª lectura: Jr. 11: 18-20.


Mensaje de Nuestra Señora, María Llena de Gracia
Advenimiento del Nuevo Mundo, Palabras de Nuestra Señora
EL TIEMPO DE LAS GRANDES TRIBULACIONES

 8 de marzo de 2015 - 3er Domingo de Cuaresma

Queridos hijos, con mucho amor y cariño vengo a bendeciros en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo.
Unidos a la Santísima Trinidad, vamos juntos a buscar la verdadera Paz para el mundo. 
Mis hijos, Mis pequeñitos hijos, vamos caminando juntos en esta Santa Cuaresma, sembrando el Amor de Dios cada vez más, para que todos los pueblos se conviertan y regresen para El con más urgencia.
Vos debéis dedicar un poco más de tiempo, reviviendo el momento que Mi Divino Hijo Jesucristo estaba preparándose para Su Pasión y Muerte.
El sabía que tendría que soportar el gran sufrimiento para Salvaros.
            Jesucristo, aun teniendo dos naturalezas, la Divina y la humana, El obedeció al Padre. Así era la Voluntad de Dios Padre, que Lo envió al mundo para Salvaros. El vino a cumplir esta misión, Salvar a los pecadores.
            Mirando hoy al mundo como está, todos los hijos necesitan de ayuda, ellos están en pésima situación, porque son todos pecadores.
Pero, no todos perciben esto, y por no percibir, no mejoran como deberían mejorar. Por Voluntad de Dios, vengo a ayudaros, El Me envía a vuestro socorro, en este tiempo tan difícil. Los hijos están cada vez más lejos, están distantes, muy distantes de lo que El quiere, para mejorar. Los corazones están fríos, indiferentes a Dios.
Es necesario convertirse cada día más. La conversión tiene que ser todos los días.
Pero los hijos están dejando cada día secar mas el Amor que Dios planto dentro de los corazones de ellos, en el corazón del alma, para que ellos fuesen felices.
Vuestros corazones están en pésima situación, la mayoría de la humanidad esta indiferente a la Existencia de Dios, no vive en fidelidad a El.
Durante largos años, la humanidad no cuida del alma, practica muchas maldades y ofende mucho a Dios. El hombre no se detiene para pensar que su vida corre peligro de perder la Salvación.
Es necesario aumentar la fe y pensar un poco más en prepararse para cambiar de vida, no pecar más.
Vos no tenéis mucho más tiempo para cuidar de vuestras almas.
Quien cuida del alma, procura vivir en la obediencia a Dios, todos los días.
Es necesario escuchar los Avisos de Dios para saber que esta corto el tiempo.
Vienen ahí terribles acontecimientos para el mundo entero.
Dios os dio Sus Mandamientos, pero los hijos no los obedecieron. Ahora tendréis que rendir cuentas a El de vuestras culpas y quien provoca la Ira de El está en gran peligro de perder la Salvación.
Quien pierde la Salvación, será lanzado en el Infierno, después del Juicio Final, no irá al Cielo. Es necesario arrepentirse verdaderamente de todas las culpas y pedir el perdón a Dios para ser Salvo.
Vos debéis parar para pensar como pedir el perdón y hacer reparación. Para reparar, debéis participar de la Santa Misa, hacer caridad, visitar a los enfermos, a los prisioneros y ayudar a los que necesitan de ayuda. Es necesario mucho esfuerzo, buena voluntad, es necesario adorar a Dios en el Sagrario, así estaréis mejorando vuestra situación. Aumentéis vuestra fe, sin fe nada conseguiréis para vuestra mejora.
Quien está todavía indiferente a la Existencia de Dios, no tendrá fuerza para vencer el miedo, acabara desesperándose y podrá perder la unión con El.
El peligro mayor para cada hombre es el merecimiento del Infierno.
Mis hijos, la Santa Palabra de Dios os lleva hoy a meditar sobre la desobediencia a El. Vuestra vida está en gran peligro, vuestro desprecio a los Mandamientos es la causa. La humanidad necesita obedecer a Dios.
Vos estáis siempre prefiriendo el camino de la infelicidad. Cuando Dios os muestra que la causa de la infelicidad es vuestra ruina, vuestra reacción se vuelve desagradable. Vos decís que estáis correctos. Vos estáis errados. Gran parte de la humanidad adora falsos dioses, no se preocupa con las ofensas que hace al Dios Verdadero.
El Día del Señor para ellos es como un día cualquiera, no Lo respetan, no Lo obedecen. El mundo de los que conocieron a Jesucristo personalmente y Lo mataron está ahí todavía mayor que aquel tiempo, todavía está en la ignorancia, en la maldad, hace criticas y mofas, se burlan de Su Palabra, esta mucho mayor que en aquel tiempo el desprecio, la falta de respeto, la desobediencia a El que es Dios.
La mayor parte de la humanidad no cree en la Santísima Trinidad.
En aquellos días Jesucristo, durante la Santa Cuaresma, sudo Sangre en el Monte de los Olivos cuando pensó en el deprecio que el mundo tiene por Dios. Más de la mitad de la humanidad. Jesucristo vino al mundo para renovarlo, mostrar a todos los hijos de Dios que es necesario ser fiel a la Santísima Trinidad.
Jesucristo no anulo ninguno de los Mandamientos, El apenas le explico al mundo que los Diez Mandamientos estaban resumidos en amar a Dios y Obedecerlo eternamente.
¿Dónde irá la humanidad con tanta desobediencia? En verdad Yo os digo, todos los que no creen en Dios corren peligro, es necesario amar verdaderamente a Dios, al prójimo y a vos mismos, no pecando.
El mundo vive interesado en la moneda y pone sus esperanzas en ella y comete errores horribles por interesarse en ella, más que todo.
En aquel tiempo Jesucristo reprendió a los vendedores que entraban en la casa de Dios para hacer comercio, en este momento Jesucristo mostro a ellos que no estaban respetando la casa de Dios.
Hoy Mis hijos, todavía suceden estos agravios a Dios, con el comercio dentro de las iglesias. En tantos lugares hacen esto dentro de la iglesia.
Es una falta de respeto a Dios y a los que aman a El por encima de todo.
Así camina la humanidad en dirección al Juicio Final. El mundo no está caminando por los caminos verdes que llevan a Dios, sino que está yendo por el camino errado, contra Dios.
Por esto muy pronto vendrá sobre el mundo el Castigo, las tinieblas.
Cuando la ambición domina al hombre es porque él solo piensa en ser más que Dios, piensa que hace lo que quiere, no se somete a El, Dios.
Jesucristo dejo las Enseñanzas pero pocos las acogieron, falta en el mundo la humildad, la fe, la sencillez y reconocer que necesita de Dios para saber conocer cualquier cosa.
El hombre que ama a Dios, vence las dificultades que surgen en su vida, aun cuando ellas son fuertes.
Los que son idolatras del pecado, estos son los que tienen consolación porque no reconocen que necesitan de Dios. Ellos no piden a Dios que los ayuden. El hombre piensa que para ser feliz depende de él mismo, pero esto es un gran engaño. Si el hombre pierde el respeto por Dios, el sufre y sufrirá para siempre. El mundo adora dioses falsos, no se preocupa con lo que hace, pero un día el estará delante del Tribunal Divino y arrepentirse será demasiado tarde.
El peligro de las tinieblas ya está muy cerca de suceder, pero el mundo no se preocupa, piensa que no será para esta generación.
Pero, esta es la última generación, el día del Señor está cerca.
Vos diréis: "Pero solo Dios sabe cuando el Señor regresara."
En verdad Yo os digo, cuando sucedan las profecías finales, es porque está cerca. Y las profecías están sucediendo hace tanto tiempo. Solo quien no quiere comprender que está cerca, dice lo contrario. Preparaos, porque ya está bien cerca la Venida del Señor.
Es esto lo que vengo a revelaros hoy para vuestra conversión.
Rezad, rezad, rezad por los dos Santos Padres los Papas, Benedicto XVI y Francisco, por todo el Clero, por los religiosos y religiosas, por toda la humanidad.
Rezad por los ateos y paganos, ayúdenlos con vuestras oraciones para la recuperación de ellos. En este tiempo de tanta indiferencia si vos no os decidís a hacer la caridad para el rescate de vuestros hermanos, os quedareis arrepentidos demasiado tarde. Si vos rezáis por ellos, Dios os recompensara.
Haced el bien a vuestros hermanos y a todos los que necesitan de vos.
Rezad por la Santa Iglesia fundada por Jesucristo, uníos cada vez mas especialmente ahora, cuando el enemigo prepara sus armas para destruir a todos los cristianos. Ayudéis a los Santos Padres los Papas en este momento, uniendo vuestras oraciones a las de ellos para vencer las batallas. Quien no acepta el cristianismo, estas separándose de Dios, porque Jesucristo es Dios y El dio Su vida por vos en aquella Cruz.
Yo os amo mucho y os cubro con Mi Manto de Amor.
Brasileños, escuchéis el Llamado de Dios, vos estáis a pocos pasos del terrible acontecimiento en vuestro país.Os alerto, uníos en oración, antes que llegue la hora, recordéis que Dios no abandona a los hijos en ningún momento.
Todas las naciones, preparaos para las trampas con productos fabricados en los laboratorios, para hacer atentados en varios países, inclusive uso de insectos para esparcir enfermedades en medio de vos. Rezad para desactivar el poder del mar sobre todos los que creen en Dios. Quien pide en oración, recibe la ayuda de Dios.
Ahora os bendigo en el Nombre del Padre, del Hijo y del Divino Espíritu Santo, la Madre de Jesucristo, el Salvador del mundo,
María, la Inmaculada Concepción.

            Debéis meditar sobre el Santo Evangelio de hoy: Jo. 2,13-25 - 1ª lectura: Ex. 20,1-3.7-8.12-17. - 2ª lectura: 1Cor.1, 22-25.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-