BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




lunes, 19 de octubre de 2015

Las Profecías de Cristóbal Colón son una Advertencia para lo que está Pasando Hoy

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

El Plan de Dios para el Descubrimiento de América.

Como muchos de los grandes descubrimientos, el de Colón fue realizado buscando otra cosa; él buscaba llegar a las Indias, que era el nombre que se le daba a Asia. Esto todos los sabemos. Pero lo que pocos saben es que Colón fue un ferviente católico, estudioso de la Biblia y de las profecías, y dotado de una lógica apocalíptica y mesiánica, que apuntaban a cumplir el plan de Dios de extender el cristianismo por todo el mundo y restaurar Jerusalén en consumación del tiempo del fin.

colon toma posesion de america dibujo

Este pensamiento apocalíptico de Colón tiene ciertas similitudes con lo que sucede hoy, porque buena parte de los católicos están esperando una intervención directa de Dios en la Tierra a través de un aviso a la humanidad, al que seguirá un castigo, lo cual se pronostica en una ventana de tiempo de aquí a 20 años.

Colón se ha convertido en un héroe mundial, pero no por su pensamiento mesiánico sino porque descubrió una parte del planeta que no se conocía formalmente. Y quizás ese haya sido el plan de Dios: que un hombre ansioso por expandir el catolicismo estuviera al frente de la primera colonización del que sería el continente más católico del mundo 600 años después.  

En este artículo queremos poner énfasis que la característica más motivadora de su vida fue su fe. Sus escritos y la documentación de sus contemporáneos indican que Colón tenía una fe inquebrantable en que él era un instrumento en las manos de Dios para la misión final.
Colón dirá en su Libro de las Profecías:
Fue el Señor quien puso en mi mente (yo pude sentir su mano sobre mí) el hecho de que sería posible navegar de aquí a las Indias. Todos los que se enteraron de mi proyecto lo rechazaron con risa, me ridiculizaron. No hay duda de que la inspiración era del Espíritu Santo, porque Él me consoló con los rayos de la maravillosa inspiración de las Sagradas Escrituras”.
Leer también:
carabelas de colon

¿QUIÉN ERA COLÓN? ¿UN ILUMINADO?

Nacido en o cerca de Génova, en el otoño de 1451, Colón fue el hijo de un maestro tejedor de lana. Pero el primer amor del joven Cristóforo era el mar, y en la edad adulta, se convirtió en un navegante experimentado y un hombre de negocios práctico.
Su hijo Fernando dice que Colón
“tenía un cuerpo macizo, más que estatura media, la cara larga, las mejillas un poco altas, su cuerpo no era ni obeso ni magro. Tenía una nariz aguileña y ojos de color claro; su tez era demasiado blanca y tendiendo a rojo brillante. En la juventud tenía el pelo rubio, pero cuando llegó a la edad de treinta años, se volvió blanco. En el comer y beber, y en su persona en general, fue muy moderado y modestoÉl era afable en la conversación con extraños y muy agradable para los de su casa, aunque con una cierta gravedad“.
Su biógrafo contemporáneo, Bartolomé de Las Casas, añade que él era
“alto e imponente, de buen carácter, amable, atrevido, y un hombre piadoso y valiente. Observaba los ayunos de la Iglesia fielmente, se confesaba y tomaba el Sacramento a menudo, leía los oficios canónicos como un miembro de una orden religiosa y odiaba la blasfemia, lo profano y jurar.
No hay duda de que Colón quería escalar socialmente, porque era necesario con el fin de realizar sus objetivos. También revelaba una terquedad exasperante y tenía una fuerte tendencia no sólo a exagerar, sino a reordenar la realidad en su mente para que se ajustara a sus ideas preconcebidas.
Colón tuvo poca educación formal, pero se convirtió en altamente competente en idiomas, cosmografía y ciencia náutica, atribuyendo todas sus habilidades para la inspiración del Espíritu Santo.
“Para la ejecución de la empresa de las Indias, ni hice uso de razón, ni matemáticas, ni mapas del mundo”, escribió”.
Quizás nada molestaba a sus contemporáneos más que la afirmación franca de Colón que fue elegido por Dios.

Dios me hizo el mensajero de los nuevos cielos y la nueva tierra, de los cuales habló San Juan en el Apocalipsis después de haber hablado de él por boca de Isaías” Colón escribió a un amigo y confidente de la reina “y me mostró dónde encontrarlo”.

Colón estaba convencido de que la clave de su empresa era los dones espirituales que le dio el Señor:
Él me otorgó el arte de la marinería en abundancia, y me ha dado lo que fuera necesario, la astronomía, la geometría y la aritmética; y me ha dado la inventiva adecuada en mi alma“. Colón estaba seguro que Dios le proveyó estos dones para ser utilizados en su servicio”, animándome a seguir adelante, y sin cesar, inflamándose con un sentido de gran urgencia”.
cristobal colon ante el rey y la reina de españa

LA BÚSQUEDA DE LAS INDIAS

Por una serie de razones, Asia había obsesionado europeos durante generaciones. Europa necesita nuevos suministros de minerales y bienes para alimentar su economía en expansión, y la promesa de la misteriosa sabiduría había fascinado la mente renacentista.
La creciente demanda de especias orientales dio un nuevo impulso a la búsqueda de una nueva ruta a Asia, que hasta ahora se había alcanzado solamente por un largo y peligroso viaje por tierra, que había sido bloqueado desde el siglo XIV por una combinación de la reclusión china, el peligro musulmán y la Peste Negra.
Las convicción de Colón que Asia (o las Indias, como los europeos la llamaron) pudiera ser contactada más rápido y más fácil navegando hacia el oeste no se originó con él.
Otros creían que la posibilidad de un viaje de este tipo, una creencia fomentada por los escritos de Plinio, Estrabón, Seneca, Marino de Tiro, y Claudio Ptolomeo. En cada uno de estos, Colón encontró apoyo para su empresa. Plinio, por ejemplo, enseñaba que la India no estaba muy lejos de España, una idea compartida por los escritores contemporáneos como el cardenal Pierre d’Ailly, quien en su Imago Mundi, escribió, “Entre la India y España hay poco mar”.
La novedad de la idea de Colón no fue que la tierra era redonda, cada geógrafo importante y erudito desde los antiguos griegos aceptaron una tierra esférica, al igual que los marineros y gente culta de la época. Más bien, era quela tierra no era de la medida que todos creían sino más pequeña.

Él calcula la distancia desde Canarias a Japón en cerca de 2.400 kilómetros. Estaba equivocado porque la distancia real es 10.600 kilómetros. Pero sí se encuentra cerca de 2.400 kilómetros al oeste de las Canarias un nuevo continente, desconocido para todos en Europa o Asia.

En algún momento de 1484, Colón hizo la primera presentación formal de su“empresa de las Indias” para el rey Juan II de Portugal.
João de Barros informa que después de consultar con los asesores el rey rechazó la propuesta de Colón. El portugués, que conocía el mar mejor que nadie, obviamente, rechazó la teoría de una “pequeña Tierra” de Colón. Ellos correctamente argumentaron que se había equivocado en su estimación de la distancia que tendría que recorrer para llegar a Asia.
Luego de varios intentos, al final, los monarcas españoles pudieron ver que el proyecto de Colón tenía mérito, ya que prometía un nuevo suministro de oro y proporcionaba una oportunidad sin precedentes para difundir el mensaje cristiano.
Sin embargo, las demandas de Colón por títulos y privilegios eran tan grandes que su empresa no fue finalmente aceptada hasta enero 1492.
Con las credenciales adecuadas y contratos en la mano, Colón se dirigió al puerto de Palos, en la desembocadura del Río Tinto, donde reunió a su pequeña flota. A causa de la obligación contraída con la corona, la ciudad de Palos fue obligada a proporcionar dos carabelas equipadas, la Pinta y la Niña. Colón arrendó un tercer barco, la Santa María. Y comenzó en viaje con sus vicisitudes que no viene al caso para este artículo
En la madrugada del 12 de octubre fue avistada tierra, y después del amanecer Colón y sus oficiales fueron a tierra en una pequeña isla en las Bahamas llamada Guanahani por los nativos. Colón la llamó San Salvadoren honor al Salvador.

Dos cosas parecían más superiores a Colón. Ahora que había localizado las Indias, o al menos eso pensaba, su siguiente tarea era localizar las riquezas que había prometido a los soberanos españoles. En segundo lugar, debía preparar a los indígenas que encontró para recibir el cristianismo, porque el nombre Cristóbal, era “portador de Cristo” y se veía a sí mismo como un embajador de la fe a estas almas separadas de la palabra de Cristo.

descubrimiento de america por salvador dali

EL LIBRO DE LAS PROFECÍAS DE COLÓN

Entre el tercer y cuarto viajes, Colón se ocupó de la elaboración de suLibro de las Profecías, en el que él esperaba demostrar el significado histórico y profético de sus descubrimientos y su propio papel como“portador de Cristo.”
Colón era un hombre piadoso y un estudiante diligente de la Biblia. La leía con cuidado, utilizando los más reputados comentaristas de su época. También afirmó recibir la iluminación del Espíritu Santo.

El Libro de las Profecías, recopiladas por Colón con la ayuda de su amigo, el Padre Gaspar Gorricio, es una colección de pasajes bíblicos y de la interpretación del plan de Dios para el desarrollo de los acontecimientos mundiales.

Sus temas principales son que la profecía se estaba cumpliendo por el descubrimiento de nuevas tierras y pueblos, y que la consumación de la obra de Dios se acercaba rápidamente.

Colón sugirió que antes de los últimos días, el mensaje del evangelio debe ser llevado a todo el mundo y que Jerusalén debe ser redimido y reconstruido el templo.

¿No suena familar con lo que algunos cristianos estan diciendo hoy?
Colón creyó que él era el instrumento humano llamado por Dios para llevar a cabo parte de ese plan divino.
Escribió al rey y la reina en una carta introductoria,
el Señor abrió mi mente al hecho de que sería posible navegar de aquí a las Indias, y abrió mi voluntad y deseo de lograr el proyecto. Este era el fuego que ardía dentro de mí cuando vine a visitar a Sus Altezas. … ¿Quién puede dudar que este fuego no era sólo mío, sino también del Espíritu Santo que me animó con el resplandor de la maravillosa iluminación de sus Sagradas Escrituras”.
En la primera sección del libro, Colón presenta una colección de sesenta y cinco salmos que tienen que ver con sus dos temas principales: la salvación del mundo y la reconstrucción de Sión.
Llama especialmente la atención sobre varios versículos en los escritos de Isaías, Jeremías y Sofonías que hablan de los gentiles, un pueblo elegido para heredar el Santo Templo, su conversión en los últimos días, y la reunión de Sión.
La herencia de los gentiles se cita por San Agustín, cuya cita de Sal. 22:27 es parafraseada por Colón como “Todos los confines de la tierra y todas las islas se convertirán al Señor.” Después de citar Mateo 24:14, Colón comenta que el evangelio ha sido predicado a tres partes de la tierra (Asia, África y Europa) y ahora debe ser predicado a la cuarta parte.
La segunda sección del libro de las profecías se refiere a las profecías ya cumplidas. El tema es la antigua grandeza de Jerusalén y su posterior caída.
En la siguiente sección, Colon arremete con profecías del presente y futuro cercano, haciendo hincapié en el tema de la salvación para todas las naciones. Isaías se cita con frecuencia.
Colón proporciona varios textos del Nuevo Testamento: Mateo 2:1-2; 8:11; Lucas 1:48; y sobre todo Juan 10:16:
“Y tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas que también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un solo rebaño y un solo pastor”.
La sección final del libro se ocupa de las profecías de los últimos días, que Colón presenta llamando la atención sobre Jeremías 25, donde el profeta predice la restauración de Jerusalén antes del Juicio Final.
Por último, cita veintiséis Escrituras que se refieren a las islas del mar y su parte en los últimos días.
El Libro de las Profecías no fue el producto de una mente enferma. Fue eltrabajo de un hombre religioso que no tenía miedo de poner sus ideas en acción y su propia vida en peligro. Colón sabía las escrituras, así como conocía el mar, y vio una conexión entre los dos.

El tema central de su libro fue que Dios había esbozado en la Biblia Su plan para la salvación de toda la humanidad y que, Colón estaba jugando un papel asignado por Él en ese plan.

Cristóbal Colón se veía a sí mismo como un hombre al que el destino le había dado un don carismático de entender las Escrituras, navegación, mapas, vientos, mareas, astronomía, cosmografía, matemáticas y ciencias afines. Su comprensión de su misión, o de la empresa, fue extraída de la Biblia y probada por la Biblia, y además él sabía que estaba abriendo nuevas tierras ricas en oro y otros objetos de valor.
Se creía que una persona elegida para trabajar para el bien de toda la cristiandad en la apertura del resto del mundo al mensaje del evangelio. Sabía que iba a ser mal entendido y difamado, pero aceptó.
estatua de colon de central park fondo

LA PROFECÍA DE LA CONQUISTA DE JERUSALEN

Colón fue también un hombre de su tiempo, lo que significa que era un hombre que tomó las enseñanzas apocalípticas, que tomaban los pasajes bíblicos literalmente.
Y de hecho, tenemos en sus propios escritos autobiográficos, hacia el final de su vida, mensajes a los Reyes Católicos proponiendo otra gran empresa.

Esta vez será para restaurar la Tierra Santa como cumplimiento de las profecías en el libro de Isaías y de los eventos del tiempo del fin.

Él creía que el oro del Nuevo Mundo podría utilizarse para financiar esta gran cruzada a Oriente Medio para recuperar Jerusalén.

Pero si nos fijamos en la historia de Colón y algunos de sus escritos, en particular sus cartas y en el Libro de las profecías, podemos ver que Colónpensó en sí mismo muy en términos de la tradición apocalíptica.

Y sentía que sus viajes de descubrimiento marcaban el comienzo de una época milenaria, una época de un último emperador Mundial, un español Último Emperador Mundial, que recuperaría la santa ciudad apocalíptica de Jerusalén e iniciaría un período mesiánico.

No era una profecía apocalíptica original. La profecía de la venida del último emperador que reconquistaría Jerusalén, un gobernante español, se atribuye esta profecía de Joaquín de Fiore, pero Joaquí no la escribió. Era en realidad una profecía española de principios del siglo XIV. Pero la reputación de Joaquin como profeta medieval era tan grande que, por supuesto, muchas profecías y visiones posteriores se le atribuyen
Colón sentía que él era capaz de dar la vuelta al mundo para llegar a Jerusalén, y que llegar a Jerusalén sería permitir y facilitar la conquista de Jerusalén por un español Último Emperador Mundial. El camino a Jerusalén había sido bloqueado por los turcos y otros. Pero el oro que sentía que iba a descubrir en las Indias era el dinero que se necesitaría para montar la expedición militar para reconquistar Jerusalén. Se trata de una profecía mesiánica en la que el cristianismo triunfaría bajo el liderazgo de un Español último monarca.
Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-