BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




martes, 17 de noviembre de 2015

Aparición de la Virgen María y el Apóstol San Juan a San Gregorio Taumaturgo

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

17 de Noviembre – 1775º Aniversario
Año: ~240 / Lugar: Neocesarea del Ponto, hoy Turquía
Aparición de la Virgen María y el Apóstol San Juan
Vidente: San Gregorio Taumaturgo, Obispo (185-270)

Teodoro —nombre del santo antes de su conversión— nació el año 185 en Neocesarea del Ponto (hoy Niksar, Turquía). Fue discípulo de Orígenes (233-238) y convertido del paganismo, llegó a ser Obispo de Neocesarea algunos años después. Es uno de los Padres de la Iglesia. Por la abundancia de sus milagros, pasó a la historia con el nombre de “Taumaturgo”.
San  Gregorio Taumaturgo,
Obispo de Neocesarea[1]

 Fue san Gregorio de la ciudad de Neocesarea en el Ponto, y le llamaron Taumaturgo por la multitud y por la grandeza de sus milagros. Sus padres le criaron en la idolatría; pero el Señor le hizo la gracia de atraerle al conocimiento de la verdad; y el mismo Santo explica este misterio de la divina misericordia por estas palabras: “Entonces por un instinto sobrenatural comencé a volverme hacia la verdadera piedad, y se fue descubriendo poco a poco a mi alma una razón superior a la mía, no para comunicarla todavía un total y puro conocimiento de la verdad, sino para inspirarla a lo menos cierto saludable temor. Fortificada de esta manera con aquella razón divina que descubre las verdades de la fe, llegó después a la perfecta conversión por un encadenamiento de operaciones inefables.”
Como estaba dotado de un excelente ingenio, estudió la retórica con feliz suceso; pero como por otra parte era de un corazón tan recto, jamás se pudo acomodar a elogiar en sus panegíricos y declamaciones cosa alguna que no la juzgase verdaderamente digna de elogio. En Cesarea de Palestina conoció a Orígenes, y se detuvo con él en compañía de su hermano Atenedoro, cuya concurrencia la refiere así el mismo Santo: “Aquel Ángel que nos va guiando en todo el discurso de nuestra vida, lo fue disponiendo para que nos estrechásemos con aquel grande hombre, de cuyo trato habíamos de sacar tanto provecho; y después que nos puso en sus manos, como que en alguna manera nos dejó enteramente a merced de su dirección. Ni unos ni otros nos conocíamos, tanto por la diversidad de religiones como por la distancia de los lugares; y con todo eso nos recibió como unos hombres que le había enviado la divina Providencia para que dichosamente cayésemos en sus redes a fin de ganarnos para Jesucristo.”
Conociendo Orígenes la excelencia de aquellos dos ingenios, se dedicó con el mayor cuidado a cultivarlos. Les enseñó la moral cristiana, tanto con sus palabras como con sus ejemplos. Les representaba sus propias pasiones como en un espejo animado, para que, viéndolas al natural, las cobrasen mayor horror, a lo que igualmente les excitaba con el ejemplo que con la voz. De filósofos los aleccionó para profetas, y explicándoles lo más oscuro de la Religión, les hizo en tender que en las cosas de Dios, a solo Dios se ha de oír y a los que Dios escoge para órganos de sus oráculos, no debiendo darse oídos a la humana sabiduría cuando se trata de la divina revelación. De esta manera, dice san Gregorio Niseno, aquello mismo que a otros los confirmaba en la idolatría, sirvió para que Gregorio abrazase la verdadera Religión; porque descubriendo en el mismo estudio de los filósofos lo limitado de sus luces y la incertidumbre de sus opiniones, que mutuamente se destruían unas a otras,comenzó a comprender que en unas materias tan superiores a la razón era justo atenerse a la simplicidad de la fe, la cual merece muy bien nuestro asenso, por lo mismo que nos obliga a creer aquello que no podemos alcanzar. Conoció que esta oscuridad de los misterios era muy propia de un Dios que habita en la luz inaccesible; y que era muy justo que el hombre sujetase su razón a la soberana razón de Dios, siendo mucho desorden que pretendiese apelar al tribunal de su razón lo que se había resuelto y dictado en el supremo consejo de la eterna Sabiduría; y que si el entendimiento humano fuese capaz de comprender el ser de Dios y sus divinas perfecciones, o el hombre sería Dios, o el mismo Dios no lo sería. Alumbrado Gregorio con las luces de la fe, resolvió dejarlo todo; los bienes, la patria, los amigos, y si fuese menester hasta el estudio de la filosofía por dedicarse únicamente a ser maestro en la ciencia de los Santos.
Precisado Orígenes a retirarse de la ciudad de Cesarea el año de 238 por la persecución de Maximiano, sucesor de Alejandro Severo, pasó Gregorio a la de Alejandría, a donde concurrían de todas partes los jóvenes profesores, por lo que florecían en ella los estudios de filosofía y medicina. Aunque todavía no estaba bautizado, era su vida tan ajustada y tan pura, que los demás estudiantes de su edad la consideraban como una tácita censura de la suya, o como una muda pero viva reprensión de sus desordenadas costumbres. Movidos algunos de ellos de emulación y de maligno despique, intentaron desacreditarle; y para eso se valieron de cierta mujer pública muy conocida en toda la ciudad, la cual hallándose Gregorio en una gran concurrencia, se llegó á él, y con imprudentísimo descaro le pidió el precio de la torpeza que había cometido con ella. No se inmutó nuestro Gregorio, y sin perder un punto de su ordinaria gravedad, circunspección y compostura, dijo fríamente a un amigo suyo que diese a aquella mujer el dinero que pedía, y prosiguió con serenidad en la conversación o en la disputa que estaba pendiente.
Triunfaban ya los envidiosos libertinos del buen suceso de su calumnia; pero apenas tomó en la mano el dinero aquella infame mujer, cuando se apoderó de ella el espíritu maligno, y agitándola con espantosas contorsiones, la hacía prorrumpir en aullidos y en bramidos que atemorizaban a todos los presentes. Revolvía espantosamente los ojos, echaba espumarajos por la boca, se arrancaba con furiosa rabia los cabellos feamente tendidos y desgreñados, y revolcándose rabiosamente por el suelo, confesaba a gritos su pecado. Se vio precisada a implorar la compasión del mismo Gregorio a quien tanto había ofendido; y el Santo, aunque todavía catecúmeno, invocó sobre ella el nombre del Señor, y en el mismo punto quedó libre, comenzando ya a descubrirse el don de milagros en el siervo de Dios aun antes de recibir el Bautismo.
Lo recibió poco tiempo después, el año 237, y la gracia del Sacramento hizo desde luego en Gregorio uno de los mayores Santos y de los hombres más grandes de su siglo. El alto concepto que formó del señalado beneficio que acababa de recibir de la mano liberal del Padre de las misericordias le inspiró tan vivos afectos de amor y de reconocimiento, que las expresiones con que él mismo los declara parecen voces de un hombre como fuera de sí y enajenado.
Habiendo estudiado cinco años en la escuela de Orígenes, se restituyó a su país, donde se despojó de todos sus bienes para revestirse mejor de Jesucristo, y se retiró a una soledad para entregarse totalmente al Señor en un tranquilo silencio. Le duró poco tiempo la vida de solitario, porque Fedimo, obispo de Amasea (metrópoli que fue después de la provincia del Ponto), prelado que había recibido de Dios el don de profecía y de sabiduría, entendiendo que Gregorio era un tesoro escondido en el desierto, resolvió sacarle de él para enriquecer a la Iglesia. Era nuestro Santo como una antorcha debajo del celemín en la soledad, y pensó Fedimo colocarla sobre el candelero en el lugar más eminente, consagrándole por obispo. Llegó Gregorio a oler este pensamiento: se sobresaltó, y para eludir aquella idea se puso luego en oculta y precipitada fuga. Pero san Fedimo, con particular inspiración del cielo, resolvió elegirle sin embarazarse en su ausencia; y así, levantando los ojos al cielo, declaró delante de Dios y en presencia de todo el pueblo que nombraba a Gregorio por obispo de Neocesarea[2]. Cuando el Santo tuvo noticia de lo que había pasado, juzgó que sería oponerse á la voluntad del Señor hacer más resistencia a su elección, y fue consagrado por obispo de aquella ciudad.
Dominaba en ella la religión del imperio, humeando los templos con el incienso que se ofrecía a los dioses de la gentilidad. El nombre de Jesucristo sólo era conocido para ser menospreciado; y de toda la inmensa multitud de gentes que habitaba aquella gran ciudad, solas diez y siete personas habían abrazado la fe cristiana. Luego que fue consagrado, se recogió delante de Dios, y le pidió fervorosamente la luz que había menester para predicar el Evangelio.
Se le apareció san Juan y la santísima Virgen, y le dieron, según la orden de Dios, aquella instrucción que fue tan célebre en la Iglesia, y se recitó en el quinto sínodo ecuménico y universal, cuya instrucción estaba concebida en estas voces:
«No hay más que un solo Dios Padre, el cual es Padre del Verbo vivo, su sabiduría esencial, su poder y su eterna imagen. Él es el que siendo sumamente perfecto, engendró un Hijo tan perfecto como él. Es el Padre del único Hijo. No hay más que un Señor, solo Hijo de solo el Padre, Dios engendrado de Dios, carácter e imagen de la Divinidad, palabra eficaz, por la cual fueron formadas todas las criaturas, verdadero Hijo del verdadero Padre, Hijo invisible del Padre invisible, incorruptible del incorruptible, inmortal del inmortal, Hijo eterno del que es desde toda la eternidad. No hay más que un solo Espíritu Santo que procede de Dios, y fue manifestado por el Hijo a los hombres. Es imagen perfecta del Hijo, y una imagen perfecta del que es perfecto, vida y principio de la vida de los que viven: la fuente santa, la misma santidad, y el autor de la santificación. Por él fue manifestado Dios Padre, que es sobre todas las cosas, y en todas las cosas, y Dios Hijo, que está igualmente en todas partes. Ésta es la perfecta Trinidad, que no es dividida, sino una en la gloria, en la eternidad y en la soberanía.»
Testifica san Gregorio Niseno que este símbolo de la fe se miró siempre con tanto respeto y con tanta veneración, que en su tiempo aún se usaba de él en Neocesarea. De esta manera fue ilustrado san Gregorio sobre las verdades de la Religión. Pidió al autor y consumador de la fe la inteligencia de las verdades reveladas, y la consiguió en el modo que acabamos de referir. Con la provisión de este sagrado depósito se encaminó a Neocesarea, donde estaba bien atrincherado el demonio. Pero el nuevo David de la ley de gracia se dispone para atacar, en nombre de Cristo y de su Madre, al Goliat de la gentilidad: lo ataca, lo arrolla y lo destruye. En el camino, sorprendido de la noche y de una violenta lluvia, se guareció en uno de los más famosos templos del país por los oráculos que en él daban los demonios, y pasó toda la noche en oración. Salió por la mañana prosiguiendo su camino; un instante después llega el sacerdote de los ídolos, y le dicen los demonios que iban a abandonar aquel templo: le informan de lo que había pasado, y colérico el sacerdote, corre tras el enemigo de sus dioses, le alcanza, y le amenaza con que le había de maltratar. Le dice el Santo que con el favor de Dios arrojaría a los demonios de todos los lugares siempre que quisiese, y haría que volviesen a entrar cuando le diese la gana. Admirado el sacerdote de lo que oía, le replicó, que si quería que le creyese mandase a los demonios que volviesen a entrar en aquel templo. Lleno entonces el Santo de aquella viva fe que hace milagros, sacó un libro que llevaba consigo, rompió un rasgón de una hoja, y escribió en él estas palabras: Gregorio a Satanás: vuelve a entrar. Se la entregó al sacerdote, se va éste al templo, pone la cédula sobre el altar, ofrece los sacrificios acostumbrados, y ve todas las cosas que antes había visto.
Vuelve en diligencia a buscar al Santo, y habiéndole alcanzado antes que entrase en la ciudad, le suplicó que le explicase los misterios de la Religión, y le diese a conocer aquel Dios a quien estaba sujeto y rendido todo el infierno. Le explicó Gregorio los misterios de la Religión; pero al llegar al de la Encarnación le chocó mucho, pareciéndole cosa indigna de un Dios dejarse ver entre los hombres en figura corporal. Le respondió el Santo que no habían de probar esta verdad las palabras, sino las obras del poder de Dios. Pues haz un milagro en mi presencia, le replicó el sacerdote, y le rogó que hiciese mudar de sitio a un deforme peñasco que le señaló: Lo ejecutó Gregorio, y al punto se movió el peñasco por sí mismo mudando de lugar, a cuya vista se convirtió aquel gentil. Entró san Gregorio en la ciudad; pero ya se había anticipado a él la fama de sus prodigios: pasó por medio de una inmensa multitud de idólatras, sin mirar ni a uno solo, como si pasara por el más silencioso desierto. Les admiró más aquella modestia, que los había admirado la fama de sus milagros. Convirtió desde luego a muchos, y creciendo cada día el número y el fervor de los fieles, determinó fabricar una iglesia que fuese capaz de contenerlos a todos. Escogió para esto el mejor y más elevado sitio de la ciudad; pero encontró el estorbo de un gran monte que ocupaba parte del plan que había trazado. Lleno de fe y de confianza se puso en oración, y acabada ésta, por un prodigio inaudito se retiró aquel monte, dejando libre el espacio que era necesario para el grande y sagrado edificio.
Tenía abierto el corazón para todos, y todos recurrían a él en sus necesidades. Sea una de las pruebas este extraño suceso: Había en aquella provincia un río, que especialmente en el invierno salía tan furiosamente de madre, que inundaba todo el país, causando grandes estragos. Acudieron al santo Obispo los habitadores de aquel paraje, y le suplicaron que se compadeciese de ellos. Fue el Santo en su compañía, llevando en la mano un bastón para su descanso, y por el camino les fue hablando sobre el importante negocio de la salvación.Llegando todos al sitio donde se rompía el dique, les dijo Gregorio que a solo el poder de Dios pertenecía señalar a las aguas los límites que no podían traspasar, y que siendo solo Dios el que podía dar leyes a la naturaleza, de solo él debían esperar el milagro de ver detenidas y suspensas las aguas de aquel río. No les dijo más; invocó el nombre de Dios todopoderoso: fijó el báculo en la tierra (prodigio raro); el báculo seco echó raíces, y se hizo un árbol corpulento, contra el cual venían a estrellarse las olas de aquel río cuando estaba más hinchado y más enfurecido, ni más ni menos como se estrellan cada día las encrespadas ondas del mar contra un blando banco de arena. No es nuestro ánimo referir aquí todos sus estupendos milagros: baste decir que su vida fue un milagro continuado. Sostuvo su rebaño con la virtud de su oración durante la persecución de Decio, y hacia el fin de su vida se halló en el concilio de Antioquía, donde fue condenado Paulo de Samosata, que negaba la divinidad de Jesucristo. Conociendo que se acercaba el fin de sus días, visitó todo su obispado, y trabajó con tanta felicidad, que nunca estuvo en él más floreciente la Religión.
Estando para morir, quiso saber cuántos gentiles había en la ciudad y en sus contornos: le dijeron que solos diez y siete; y levantando los ojos al cielo, dio gracias a Dios, diciendo que dejaba a su sucesor tantos infieles como cristianos había encontrado él en la ciudad cuando tomó posesión del obispado. Murió santamente después de hacer oración por ellos, y previno que no le comprasen sepultura, porque deseaba ser tan pobre después de muerto como había sido cuando vivía. Murió el día 17 de noviembre el año de 270, cerca de los setenta de su edad; y su cuerpo fue enterrado en la iglesia que él mismo había fabricado, la cual se intituló después de su nombre.
________________________
[1] Fuente: Año Cristiano o Ejercicios Devotos para todos los Días del Año. Noviembre. 1863. San Gregorio Taumaturgo, Obispo de Neocesarea (17 de Noviembre), Pág. 538.
[2] A Neocesarea llaman hoy los griegos Nixar, los turcos Tocata. Era esta ciudad en lo antiguo metrópoli civil de la provincia del Ponto, llamada Polemoníaca, y andando el tiempo lo fue en lo eclesiástico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-