BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




jueves, 19 de noviembre de 2015

LECCION 15 DE LA CONSAGRACION

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....


Lección No. 15, jueves 16 de Noviembre
Consagración al Inmaculado Corazón de María
http://www.gloria.tv/?media=601191

El sentido del Sufrimiento, testimonio vidente de Medjugorje
https://m.youtube.com/watch?v=0DQSeJS4YOc

Santo Rosario, Misterios Luminosos
http://youtu.be/wZIFINvqbJw

15. Virtud de la BONDAD
“Hijos Míos: Sed bondadosos de corazón, porque el alma que posee esta virtud se hace semejante al Sagrado Corazón de Jesús; porque cuando estuvo de paso en la Tierra dejó huellas imborrables en Mi camino; huellas que ni las tormentas impetuosas, ni los vientos fuertes pudieron destruir. Trató con bondad y dulzura al pecador, alma desgraciada, poseída por el espíritu del desorden moral. Sus Palabras dulces calaban en la profundidad de sus corazones, Sus Palabras invitaban a un cambio, a una conversión verdadera de corazón. Trató con bondad a los enfermos, almas necesitadas de Su Amor, almas ávidas de sanación y curación. Trató con bondad a los peregrinos y forasteros que se cruzaban en Su camino; porque una palabra tierna mueve al cambio, a la conversión; una palabra sarcástica endurece el corazón, lo hiere, lo resiente. Trató con bondad a las muchedumbres que caminaban tras de Él en busca de un milagro o porque Sus predicaciones les reconfortaban. Trató con bondad a la mujer pecadora, mujer infraganti descubierta, mujer recriminada, censurada; Su trato afable, ablandó la dureza de su corazón. Trató con bondad a Dimas y a Gestas, pero sólo uno de ellos se dejó seducir por Sus clamores ante el Padre. Trató con bondad a Zaqueo, recaudador de impuestos; Su cordialidad le obligó a devolver mucho más de lo que había usurpado. Jesús os trata con bondad a todos vosotros, porque sois la razón de Su descenso a la Tierra; sois el motivo de Su Crucifixión y de Su Redención; sois el deleite de Su Corazón; Corazón que palpita de amor por toda la humanidad. La bondad destruye la prepotencia; la dulzura y la amabilidad las coaccionan a cambio. La bondad es néctar del Cielo que dulcifica la amargura de los corazones, es melaza de amor que agrada a toda creatura.”

Consagración al Sagrado Corazón de Jesus
Jesus, en Ti Confío

Día 15 EN EL SAGRADO CORAZÓN, HALLAREMOS LA MÁS AMOROSA FORTALEZA
I
EN nada se conoce tanto la profunda miseria del hombre como en su debilidad. Nuestra alma ha quedado, después de la culpa original, tan débil y endeble, que cualquier esfuerzo del enemigo basta para derribarla, si no tiene al lado una fuerza superior que la sostenga. Puede
asimismo tan poco para obrar el bien, que cualquier leve dificultad la acobarda y arredra. ¿Quieres ser fuerte en medio de esta debilidad? Acude a buscar la fortaleza en el Sagrado Corazón de Jesús.
 Allí fueron a buscarla los Santos, criaturas débiles y de carne ruin y débil como la nuestra, y gracias a eso fueron fuertes y obraron maravillas. Recorramos la historia de la Iglesia, y veremos a delicadas jóvenes y a pobres ancianos, burlarse de todo el Poder de los enemigos de Cristo, y hacerse superiores a los halagos, a los tormentos y a la muerte. Los claustros y los desiertos, la vida doméstica y las mismas cortes y campamentos, están llenos de hombres y mujeres que en la flor de su edad y
en medio de todas las seducciones son fuertes para renunciarlo todo y seguir a Jesucristo, hasta elevarse a la mayor dignidad.
 ¡Alma mía! Nada hicieron ellos que no lo puedas tú, si te procuras los mismos auxilios.
 ¿Dónde Se hallan éstos? acude al Sagrado Corazón.
 Medítese unos minutos.
II
 Eres débil y frágil, alma mía, porque quieres. Sí, porque quieres. ¿Qué disculpa tendría el niño, que no pudiese levantarse del suelo, por no querer alargar su mano a la que le tiende su buena madre?
Por eso son frecuentes tus caídas y tropiezos, por eso sientes abatimiento y desconfianza ante la más pequeña dificultad. ¡Quizás para mayor desgracia has presumido algo de tu propio valer, y con necia arrogancia has creído poder prescindir de todo amparo!
 Acude, alma mía, a Dios, tu ayudador y poderoso auxilio, y estás salvada. Nada podrán contra ti los más fieros enemigos, nada las más borrascosas pasiones. Sentirás agilidad, ligereza, facilidad para toda obra buena y para todo costoso sacrificio.
 ¡Oh Corazón de Jesús, fortaleza de los débiles y caídos! Mi corazón anda de continuo desalentado, y acude a Vos para que lo sostengas. Dame la mano, Señor, como la distes a tantos que por Ti se levantaron del lodo y subieron a la cumbre de la virtud, como la diste a Santa Magdalena, a San Pablo, a San Agustín.
 ¿Qué podría el más valeroso si Tú lo abandonases? Pero ¿qué no podrá el más débil si Tú le fortaleces?
¡Oh Dios mío, fortaleza mía. Hazme fuerte contigo, para contigo reinar eternamente victorioso.
 Medítese, y pídase la gracia particular.

Aquí se rezará tres veces el Padre Nuestro, Ave Maria y Gloria, en recuerdo de las tres insignias, cruz, corona y herida de la lanza, con que se apareció el Sagrado Corazón a Santa Margarita María Alacoque

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-