BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




miércoles, 25 de noviembre de 2015

LECCION 21 DE LA CONSAGRACION AL INMACULADO CORAZON DE MARIA

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....


Lección No.21, Miércoles 25 de Nov
http://gloria.tv/?media=604115

Maria, La esclava del Señor
http://youtu.be/ZTLAVOLnTlI

Santo Rosario, Misterios gloriosos
http://youtu.be/Ojvu3uBzsXM

 21. Virtud de la  veracidad (verdad)
“Caminad por los senderos de Mi Amor Santo. Senderos adornados de rosas de esplendidos colores. Senderos en los que se os exige renuncias, cambios notorios. Senderos angostos que os llevan al Cielo. Senderos por los que iréis subiendo cimas; cimas a la santidad. Si optáis en habitar en uno de los Aposentos de Mi Amor Santo, debéis sacar de vuestro corazón el feo vicio de la mentira; vicio que os hace parecidos a satanás, porque él es el padre de ella; vicio que os traerá problemas; vicio que os hará remedos del demonio; vicio que es enfermedad mortal que os mata en vida; vicio que se lleva la luz de vuestro corazón; corazón que pierde su hermosura, su lozanía; corazón que pierde el aroma de Cristo, ya que la mentira produce olor nauseabundo, mortecino. Hijos Míos, hablad siempre con la verdad. Por la verdad murió Cristo. Por la verdad, muchos de los Santos que hoy gozan de la visión beatífica de Dios en el Cielo, fueron mártires del gran amor del Amor Divino. La verdad hace de vuestro corazón un manantial de aguas claras, límpidas. La verdad os da brillo, luz; es como un lucero que os posee. La verdad es como la alborada de la mañana, en que la oscuridad se diluye para dar paso a la claridad del día. La verdad es como el sol radiante en vuestro corazón; sol que os cubre con su resplandor, os cobija con sus rayos potentes. ¿Por qué mentir, hijos Míos, si sois hijos de la Verdad? Llevadla colgada al cuello, como si fuese un collar de perlas finas. Llevadla bien guardada en vuestro corazón, como si fuese vuestro máximo tesoro. Llevadla en vuestros labios, como si fuese dulce miel. Llevadla en vuestros pensamientos, como única razón para existir. No os engañéis a vosotros mismos, reconoced que las mentiras piadosas no existen. Actuad siempre como en la luz del pleno día. La verdad es sabiduría, valentía.

Consagración al Sagrado Corazón de Jesus
Jesus, en Ti confío

DÍA 21 PIDAMOS AL SAGRADO CORAZÓN, POR LA RESTAURACIÓN DE LA FAMILIA CRISTIANA
I
DONDE el infierno dirige con más ahínco sus ataques es a la sociedad doméstica. Lograr que desaparezca Jesucristo de la familia, éste es el blanco de sus deseos. Y ¡cómo se va logrando en muchas partes este deseo de Satanás! Apenas se encuentra ya en algunos lugares la familia verdaderamente cristiana. Ciertos padres y madres de hoy parecen haber desterrado la Religión de su hogar, según tienen olvidadas allí todas las prácticas de ella. Apenas se reza; y en familia, apenas se oye en ella el nombre de Dios. Toda la importancia se da al interés, a la vanidad, al lujo exagerado, a las culpables diversiones.
 ¡Oh Sagrado Corazón de Jesús! Hazte cargo también de esta necesidad y acude a remediarla. Haz tuyos nuevamente nuestros hogares, de donde parece haberte echado el demonio tu enemigo. Vuelve a reinar ¡oh Señor! en nuestras casas, como en otros templos consagrados a Ti. Une a tu Divino Corazón los corazones de los padres y de los hijos, que hoy tienen miserablemente divididos la disipación y el egoísmo.
 ¡Oh Sagrado Corazón! Te pedimos hoy más fervorosamente por esta necesidad, una de las más tristes de nuestros días.
 Medítese unos minutos.
II
 ¡Qué distinta sería la faz del mundo si volviese a reinar en la familia cristiana el Sagrado Corazón de Jesús! ¡Cómo sería la prudencia de los padres; cómo el respeto de los hijos; cómo la fidelidad de los esposos; cómo el amor de los hermanos! Cada casa cristiana sería un vivo calco de la Sagrada Familia de Nazareth.
 Hoy no reina en muchas de ellas Dios; pero reinan en cambio el egoísmo, la desconfianza, la relajación de los vínculos más sagrados. ¡Corazón de Jesús! ¿Es esta la familia cristiana como Tú la quieres? No. Es como la quiere el demonio, enemigo de tu nombre y de nuestras almas. Quítale, pues, Jesús, este señorío a Satanás; recóbralo Tú para no perderlo ya nunca. Sé Tú mismo en la familia el centro de unión, norma de conducta; den los padres buen ejemplo y sano consejo; muestren los
hijos obediencia y docilidad; esmérense todos en el cumplimiento de tu ley y en el respeto a tu Iglesia.

 ¡Oh Señor! Sé Tú el verdadero Padre de familias, de todas éstas acá en la tierra, para que juntasNformen un día contigo, la dichosísima familia del cielo.
 Medítese, y pídase la gracia particular.

Aquí se rezará tres veces el Padre Nuestro, Ave Maria y Gloria, en recuerdo de las tres insignias, cruz, corona y herida de la lanza, con que se apareció el Sagrado Corazón a Santa Margarita María Alacoque

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-