BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 27 de noviembre de 2015

LECCION 24 DE LA CONSAGRACION

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....


Lección No. 24, Sábado 28 Nov
http://www.gloria.tv/?media=605277

Alianza de Amor con María
http://youtu.be/kYchW5jhBL

Santo Rosario,   Misterios Gozosos
http://youtu.be/5L5WfZIrUhQ

24. Virtud de la Fidelidad
“La fidelidad es una virtud que adorna el corazón puro, adorna el corazón radiante como la luz del sol. La fidelidad os conlleva a ser genuinos, os conlleva a hablar siempre con la verdad. La fidelidad os da una blancura tal a vuestro corazón, que se asemeja a un copo de nieve y a la delicadeza del algodón. La fidelidad es una virtud que os ciñe en vuestro corazón una corona de lirios blancos perfumados. Porque la fidelidad es el camino que os lleva al Cielo. Sed fieles a todo lo que Dios os haya regalado y sed fieles a todas las Gracias extraordinarias que hayáis recibido de parte del Señor Jesús. La fidelidad es donación total al Amor Misericordioso Señor. La fidelidad es ruptura total y definitiva con el pecado. La fidelidad es anonadamiento con el Cielo, es romper cadenas que subyugan, romper cadenas que esclavizan. Sed fieles así como lo fui Yo. Hijos amados, desde el mismo instante, desde el mismo momento que el Ángel San Gabriel Me anunció la Encarnación del Hijo de Dios: supe conservar Mi Fiat, supe mantenerme en Mi Palabra. No dudé ni un solo momento del Amor Misericordioso de Dios, de Su Protección Divina y de la filiación que Él había hecho Conmigo, humilde Esclava del Señor. Los infieles no heredarán el Reino de los Cielos. Los infieles excavan en vida el abismo infernal. Los infieles tiñen de rojo sus vidas; es decir, están marcados con el sello de satanás para ser presas seguras el día que exhalen sus últimos suspiros acá en la Tierra. La infidelidad es un pecado grave. Hijos amados, rechazad a toda costa este horrendo pecado que acarrea sufrimientos indecibles en la eternidad. Hay que ser fieles en el estado al que Dios los haya llamado. Si estáis unidos bajo el Sacramento del Matrimonio: sed fieles a vuestras parejas; si estáis llamados a una vocación Sacerdotal o Religiosa: sed fieles a la vocación que Dios os llamó. Trabajad con entereza, con ardor esta virtud que adorna a muy pocas almas en la Tierra. Vosotros, hijos Míos, esforzaos por recorrer caminos angostos, pedregosos; caminos adornados con muchísimas rosas pero también con muchísimas espinas; espinas que os tunan, espinas que os hieren. Pero es que para poder entrar al Reino de los Cielos debéis ser acrisolados como el oro y la plata.”

Consagración al Sagrado Corazón de Jesus
Jesus, en Ti confío !

DÍA 24 PIDAMOS AL SAGRADO CORAZÓN, POR LAS OBRAS DE APOSTOLADO
I
PEDIMOS hoy por todos los trabajos encaminados a difundir en nuestra sociedad la influencia de la Iglesia Católica y de sus instituciones contra la acción disolvente y demoledora de tantos que con diversos y numerosos medios pugnan por descatolizar el mundo. Pertenecen al concepto general de obra de Apostolado todos los ministerios eclesiásticos; pero de un modo muy particular se distinguen con este nombre las obras que ejercen bajo la dirección de la Iglesia los mismos laicos. Las sociedades de caridad, las escuelas y talleres, los periódicos y libros cristianos, las Academias de Juventud católica y asociaciones de católicos y todas las que con este o con aquel nombre, se proponen la reparación de los estragos de nuestros tiempos, la moralización del pueblo,
la protección del pobre, o simplemente el ejercicio práctico y sin respeto humano de la Religión; todo eso que constituye hoy con diversidad de organización y de medios, pero con maravillosa unidad de pensamiento, el gran cuerpo de ejército de Apostolado seglar.
 Oremos, pues, hoy por esta imperiosa necesidad de los tiempos presentes. Oremos por esos hermanos nuestros que luchan incansablemente en estos campos de acción. Oremos para que Dios sostenga sus fuerzas, aumente su fe, dé alcance a sus palabras, los libre de la vacilación y del desaliento de los contratiempos, los corone de consuelos acá y de gloria en el cielo en premio de sus combates.
 ¡Oh Sagrado Corazón! Tú eres el jefe de esa espiritual y generosa milicia, Tú el Nombre de su  escudo y el lema de su bandera. Hazlos contigo un solo corazón y una sola alma, valerosos, dignos del todo de la santa causa que defienden y de la celestial recompensa que esperan.
 Medítese unos minutos.
II
 ¡Qué glorioso es ese ejército creyente que, de uno a otro confín del mundo lucha sin descanso por el nombre de Cristo, mezclado, aunque no confundido, con ese otro ejército de error y corrupción que sigue la bandera del enemigo! ¡Qué grandes combates se libran a todas horas entre los de uno y otro bando por medio del ejercicio de la caridad, de la pluma, de las palabras, del franco y esforzado ejemplo! ¡Qué grato ha de ser a Dios ver alrededor de la Iglesia esos hombres y mujeres que de toda
edad, de todo sexo, de toda condición, que trabajan en estas magníficas obras católicas!
 Roguemos al Sagrado Corazón que nuestros corazones latan todos con los divinos latidos del Corazón de Jesús! Que no nos mueva otro deseo que el de su mayor gloria y la salvación de las almas!
Que no nos engañe el fuego vano de erradas doctrinas que tienden a disminuir la santa intransigencia del dogma católico!
 Oh Corazón de Jesús! ¡Que vengamos a templar nuestras almas en Ti, fragua de amor infinito; que las saquemos de allí enrojecidas en el fuego de tu celo y de tu ardentísima caridad! Fuego viniste a traer a la tierra; ¿qué quieres Tú, sino que sin cesar se avive? Avívalo, Señor, primeramente en nuestros
corazones que ya son tuyos, y sírvete luego de ellos para las grandiosas empresas de tu santa Religión.
 Medítese, y pídase la gracia particular.

Aquí se rezará tres veces el Padre Nuestro, Ave Maria y Gloria, en recuerdo de las tres insignias, cruz, corona y herida de la lanza, con que se apareció el Sagrado Corazón a Santa Margarita María Alacoque

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-