BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




miércoles, 11 de noviembre de 2015

Lección 7 de la Consagración

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....


Lección No.7
http://gloria.tv/?media=597291

El infierno por Sor Faustina Kovalska
https://m.youtube.com/watch?v=A393aVmn_ow

Oraciones dadas por el Señor a Santa Brigida de Suecia para Evitar el Purgatorio
http://oracionesdesantabrigida.blogspot.com.co/2010/05/oracion-12-anos-santa-brigida.html

Santo Rosario, Misterios Gloriosos
http://youtu.be/Ojvu3uBzsXM

7. Virtud de la Obediencia
Mis pequeños: Os quiero instruir en la virtud de la obediencia porque si sois obedientes escalaréis altas cimas a la santidad.
Obedeced a las mociones del Espíritu Santo. Él no sopla porque sí, su Hálito Divino os mueve, os impulsa a seguir el frescor de su viento, el suave oleaje de su presencia.
Caminad impulsados por su voz.Parad por instantes a los ímpetus de vuestro corazón y discernid si es Voluntad de Dios.Lo que previene de Él os debe dar paz.La desazón y turbación de espíritu no proviene de Dios.
La obediencia pule la aspereza de vuestro corazón, lima lo bruñido de vuestra vida y da forma a lo tosco de vuestro ser.
La obediencia os hace (como madera sin forma que, en las manos del ebanista, a costa de esfuerzo y de trabajo constante, os va tallando hasta construir su obra) obras perfectas.
La obediencia es signo de que Dios está en vosotros y signo de que lo que hacéis, así camine en contra vía a vuestros gustos e intereses, es para dar gloria a su nombre.
Sed obedientes como mi Hijo Jesús fue obediente al Plan Salvífico de Dios.Él no opuso resistencia a su Gran Misterio.Lo aceptó a pesar del sufrimiento y vejámenes que tendría que soportar con tal de obedecer a su Padre, para rendirle atributo con su muerte en cruz.
Sed obedientes como los primeros discípulos, discípulos que lo dejaron todo, lo arriesgaron todo para seguir sus huellas, para abrazar la cruz, porque todo seguimiento implica renuncias y sacrificios que duelen.
Sed obedientes como los Patriarcas y Profetas, hombres recios y templados en la fe.Hombres de sandalias desgastadas que obraron de acuerdo al quererde Dios.
Sed obedientes como los Apóstoles, ungidos de Dios que se dejaron moldear, triturar y amasar para dar gloria al Dios que los llamó.
Sed obedientes como lo fui Yo, no me cuestioné al plan de Dios, me puse en sus manos para que me guiara en su caminar. Me abandoné por completo a su proyecto de amor.


Consagración al Sagrado Corazón de Jesus
Jesu s, en Ti Confío !Descargar imágenes

DÍA 7 EL SAGRADO CORAZÓN, MODELO DE CELO
I
SERÁ hoy objeto de nuestra meditación el celo del Sagrado Corazón de Jesús. Se entiende por celo un deseo ardiente de la gloria de Dios y de la salvación de las almas, y una actividad siempre en movimiento para conseguir esos objetos. ¿Quién podrá debidamente ponderar cuáles fueron este deseo y esta actividad en el Sagrado Corazón de Jesús? Un solo pensamiento era el suyo, uno solo el que le hacía palpitar noche y día: glorificar al Padre celestial y salvar al mundo.
Si predica, si obra milagros, si anda a pie largas jornadas, si toma parte en los banquetes de los pecadores, si se transfigura glorioso en el Tabor o se deja aplastar como un gusano por sus enemigos, si muere, por .fin, o si resucita, todo obedece a un mismo plan, todo tiene por blanco glorificar a Dios, salvar al hombre.
 El celo por esa empresa le tenía siempre inquieto y extasiado, y le hacía hablar de sus próximos sufrimientos como de gloriosos triunfos. Al dirigirse a Jerusalén la última vez para ser allí preso y crucificado se admiraban los discípulos de que llevase el paso más apresurado que de costumbre.
Era su celo ardiente que le atraía como de sí a la realización de sus constantes deseos.
 Medítese unos minutos.
II
 ¡Cómo contrasta esa actividad ardorosa del Corazón de Jesús con la frialdad ordinaria del mío!
¡Ah! Es verdad. También el mío se mueve, se agita, se acalora, se enciende, pero ¿es por la gloria de Dios? ¿es por el bien de mis hermanos? ¿O es al contrario por viles intereses del momento, por sutiles Puntos de honra, por miserables competencias del amor propio? ¡Ah! ¡que el celo que me devora no es tal vez sino ambición, codicia, vanidad, esto es, el celo del mundo!
 ¿Qué hago, en efecto, por la honra divina? ¿Cómo siento sus injurias? ¿Cómo me esfuerzo en evitarlas o siquiera en repararlas? Si estuviesen tan amenazados mis intereses como lo están siempre los de Dios, ¿estaría tan tranquilo y sosegado como estoy ahora en presencia de la guerra impía que se le hace? ¡Ojalá no sea yo de aquellos mismos que, con su flojedad y malos ejemplos, contribuyen a esa deshonra de la Religión y ruina de las almas!
 ¡Oh Señor! Dame una chispa, una chispa sólo de ese fuego abrasador que consumió tu Corazón; dámela para que experimente como Tú la pasión de tu celo. Quiero ser Apóstol de tu gloria y de tu nombre, en la medida que lo permitan mis fuerzas y condición. Con mi conversación, con mi porte exterior, con mi influencia, con mis relaciones, con mi dinero, con mi oración, procuraré trabajar cuanto pueda, para que seas cada día más honrado y glorificado.
Medítese, y pídase la gracia particular.
Aquí se rezará tres veces el Padre Nuestro, Ave Maria y Gloria, en recuerdo de las tres insignias, cruz, corona y herida de la lanza, con que se apareció el Sagrado Corazón a Santa Margarita María Alacoque).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-