BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




jueves, 19 de noviembre de 2015

LLEGÓ A UNA “SALA GRANDE Y BRILLANTE” Y SERES ESPIRITUALES LE DIJERON QUE NO ERA SU TIEMPO

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

LLEGÓ A UNA “SALA GRANDE Y BRILLANTE” Y SERES ESPIRITUALES LE DIJERON QUE NO ERA SU TIEMPO


Experiencia cercana a la muerte muestra el plan de Dios para cada persona.

Se repite una y otra vez. Quienes tienen una experiencia cercana a la muerte regresan con una óptica cambiada sobre el significado de la vida y los valores, que cambia notoriamente su conducta.

Muchos de ellos relatan encuentros con Jesús y seres espirituales y una vida gloriosa después de la muerte. Pero los formatos de estas experiencias son múltiples.

Mary C. Neal, una respetada cirujana ortopérdica en el oeste de Wyoming, dice que ha vivido esencialmente dos vidas diferentes: una antes de su “accidente” y otra después. Ella tuvo una experiencia cercana a la muerte donde se encontró con seres espirituales que sintió que había conocido desde siempre, pero la convencieron que volviera porque aún tenía cosas para hacer.

“Yo diría que he cambiado profundamente en todos los aspectos de mi vida”, dijo Neal, Los detalles de mi vida, antes y después, son similares, pero la esencia de mi vida, lo que soy, lo que valoro, lo que me motiva, es completamente diferente.”

UN CAMBIO DE VIDA

No es una cosa inusual, sobre todo si tenemos en cuenta que su “accidente” incluye la muerte por ahogamiento, una breve reunión con seres espirituales después de la muerte y una resurrección notable después de 14 minutos bajo el agua. Ésta le cambió el enfoque para siempre.

“Desde entonces he hablado con otros que han tenido experiencias similares”, dijo. “Todo el mundo vuelve una persona profundamente cambiada”.

Hace una pausa, y luego añade en voz baja: “Yo sé que lo hice.”

Lo cual no quiere decir que su vida antes del accidente ella sintiera que estaba en gran necesidad de cambio.

“Creo que fui bastante típica”, dijo mientras relata una vida que incluye asistencia a la iglesia cuando niña, y “algunas experiencias espirituales en la secundaria y la universidad”.

“Debería haber estado más comprometido con mi fe cristiana“, dijo, lo que refleja que los años de adulta fueron consumidos en gran parte por su trabajo como cirujana.

“Yo estaba muy ocupada, y como la mayoría de la gente, he experimentado la vida sobre una base diaria. Los detalles de mi responsabilidad diaria se sobrepusieron a mis responsabilidades con mi yo espiritual“.

Ella era una creyente, una persona que cree en Dios y en las palabras inspiradas de la Biblia.

“Pero aparte de tratar de ser una buena persona”, dijo, “No creo que yo fuera particularmente religiosa“.

EL ACCIDENTE

Todo eso cambió en enero de 1999, cuando ella y su esposo, Bill, viajaron a Chile para lo que pretendía ser una diversión, descanso, kayak aventura con amigos, en los ríos y lagos del distrito de los lagos del sur de Chile. Según explica en su libro, “Ida y Vuelta al Cielo”. Iba sobre una cascada en su último día de canotaje en el río Fuy cuando su kayak se quedó atrapado en las rocas, atrapándola bajo el agua a profundidad.

A pesar de sus mejores esfuerzos para liberarse de la embarcación, “pronto me di cuenta de que no estaba en control de mi futuro.”

En ese momento, ella dice que se acercó a Dios y le pidió su intervención divina.

“En el momento en que me volví hacia él”, escribe, “me invadió una sensación de absoluta de tranquilidad, de paz y la sensación muy física de estar en los brazos de alguien, mientras estaba siendo acariciada y consolada. Me sentí como me imagino que un bebé debe sentir al estar amorosamente acariciado y mecido en el seno de su madre. También experimenté una certeza absoluta de que todo iba a estar bien, sin importar el resultado“.

A pesar de que sentía que “Dios estaba presente y me sostenía” todavía estaba muy al tanto de su situación. No podía ver ni oír nada, pero podía sentir la presión de la corriente empujando y tirando de su cuerpo.

“Suena bastante morboso, pero desde la perspectiva de un ortopedista los huesos de mi rodilla rotos y mis ligamentos desgarrados” ella dijo.

“Traté de analizar las sensaciones y considerar que estructuras estaban probablemente involucradas. Me parecía no sentir ningún dolor, pero me preguntaba si en realidad estaba gritando sin saberlo. De hecho, hice una autoevaluación rápida y decidí que no, que no estaba gritando. Sentí una curiosidad dichosa, que es notable porque siempre había estado aterrorizada por un ahogamiento”.

SU ENCUENTRO CON LOS SERES ESPIRITUALES

A medida que su cuerpo poco a poco estaba siendo arrastrado fuera de su kayak, ella dice que se sintió, “como si mi alma estuviera despegando lentamente fuera de mi cuerpo“. “Sentí un estallido y fue como si por fin hubiera salido de mi capa externa pesada, liberando mi alma”, escribió.

“Me levanté y salí del río, y cuando mi alma salió a través de la superficie del agua, me encontré con un grupo de 15 o 20 almas que me saludaron y tuve la alegría más inmensa que he experimentado jamás y pude imaginar“.

Ella describe la sensación que sintió en ese momento como“una alegría en un nivel básico puro“.

A pesar de que no pudo identificar a estas almas por su nombre, sentía que las conocía bien, “y sabía que las había conocido por una eternidad”.

De acuerdo con su relato publicado, estas almas

“aparecieron como figuras formadas, pero no absolutas y con bordes definidos de los cuerpos físicos formados que tenemos en la Tierra. Sus bordes se difuminaban, y cada ser espiritual era deslumbrante y radiante. Su presencia envolvió todos mis sentidos, como si pudiera ver, oír, sentir, oler y degustar todo a la vez“.

Aunque ella dice que estaba al tanto de los esfuerzos ansiosos por revivir su cuerpo físico, pero se sintió siendo atraída por sus nuevos compañeros por un camino que conducía a una “sala grande y brillante, más grande y más hermosa que cualquier cosa que pueda imaginar en Tierra”.

Ella sintió que esta era

“la puerta por la que cada ser humano debe pasar” a“revisar nuestra vida y nuestras decisiones” y “elegir a Dios o darle la espalda”. “Me sentí lista para entrar en la sala y me llené de un intenso anhelo de se reunió con Dios”.

SU TIEMPO ERA OTRA VIDA EN LA TIERRA

Pero sus compañeros le explicaron que no era su momento para entrar – que todavía tenía trabajo que hacer en la Tierra.

“Yo no estaba contenta con volver – para ser honesta, yo luché un poco”, dijo durante la entrevista, riendo y haciendo memoria. Pero con el tiempo sus compañeros le convencieron para volver a su cuerpo y comenzar el largo proceso de recuperación de sus heridas físicas y completar el trabajo al que sabe que fue enviada de vuelta para completar.

Hoy en día, más de una década después, está totalmente recuperada – no sufrió ningún daño cerebral a pesar de estar bajo el agua durante 14 minutos – y hacer frente a los altibajos de la vida, incluida la trágica muerte de su hijo, Willie, una brillante y prometedora esperanza del esquí olímpico, en 1999.

Pero ella se ocupó de su vida de manera diferente de lo que hiciera antes de su accidente en kayak.

“Puedo ver como mi vida, en cada momento de cada día, ha cambiado“, dijo. “Puedo verme a mí misma y los demás como he cambiado profundamente. Cómo mi trabajo como médico ha cambiado. Creo que soy mejor médico ahora, en el que intento tratar a la persona entera, no sólo la lesión. Los desafíos físicos pueden ser oportunidades de crecimiento. Creo que esa es una perspectiva valiosa para mantener yo no hubiera sido capaz de hacer eso antes“.

Y así continúa su vida con una nueva perspectiva. Ella dice que ahora le resulta mucho más fácil equilibrar su trabajo con el servicio a su familia, su iglesia y su comunidad. Se ha desempeñado como directiva en su Iglesia, en el consejo de administración de varias organizaciones sin fines de lucro y ayudó a fundar el Fondo Willie Neal de Conciencia Ambiental.

Y ella todavía encuentra tiempo para hacer kayak.

“Basada en mi experiencia, se que Dios tiene un plan para mí y para todo el mundo”, dijo. “Nuestro trabajo es oír y tratar de escuchar lo que Dios nos está diciendo de lo que necesita que hagamos. El verdadero desafío para nosotros es ceder el control y ser obedientes a lo que Dios pide de nosotros.“

Si podemos encontrar la manera de hacer eso, dice, estaremos listos para cuando el momento finalmente lleguepara introducirnos en la “sala grande y brillante” que encontró durante su breve incursión en la vida después de la muerte.

“Espero con interés el día que tenga que volver”, dice ahora, casi con nostalgia. “Ese es nuestro verdadero hogar.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-