BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




martes, 17 de noviembre de 2015

“Sobre la basílica de San Pedro vendrán densos nubarrones”

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

VIDENTE IDA PEERDEMAN / ÁMSTERDAN, HOLANDA

AÑO 1948

15ª APARICIÓN
28 de marzo de 1948

La lucha comienza
Veo a la Señora y dice:
“Se tratará del derecho. Dentro de muy poco tiempo van a suceder cosas graves. Serán precedidas por caos, desorden, dudas y desesperación. Sobre la basílica de San Pedro vendrán densos nubarrones, que podrán disiparse sólo después de mucha lucha y dificultades; si no sucumbe. Todos los cristianos tienen que unirse. Eso irá acompañado de mucho dolor y miseria. Únanse todos, porque la lucha empieza. Las puertas se abren. Los pueblos de oriente se cubren el rostro con las manos en Jerusalén. Se dolerán con lamentos por su ciudad. Hay una fuente, en la que pueden lavarse todos”.[1]
Entonces veo escrito: “Justicia”, “Amor” y “Rectitud”. La Señora dice:
“Mientras estas palabras no estén escritas en la mente y los corazones de los hombres, no habrá paz a la vista”.
Luego veo una Cruz plantada en el suelo. Una serpiente se enrolla en ella y todo se pone oscuro y negro a mi alrededor. A continuación veo una espada que pende sobre Europa y el oriente. De occidente llega una luz. Oigo a la Señora decir severamente:
“Pueblos cristianos, los paganos les darán una lección”.

Vuelvan en sí
Después veo al Papa y en torno a él hay una guardia reforzada. Hay también otros a su alrededor; me parece que son todos eclesiásticos: obispos y cardenales. Mientras la Señora los señala, dice:
“Cepos y trampas”.
Después que la Señora ha dicho esto, me mira intensamente. Sobre la basílica de San Pedro se ciernen densos nubarrones. Entonces la Señora dice a todos los que están sentados en torno al Papa:
“Sean justos y actúen según su doctrina. Tápense los ojos con las manos y vuelvan en sí”.
Entonces es como si de nuevo me pusieran una cruz en la mano y me duele. Es tan pesada que casi no puedo sostenerla. La Señora dice:
“Sostenla fuerte”.
Es como si grandes rayos salieran de la Cruz.
Y de pronto, desaparece la Señora y también la luz.

[1] Véase Zacarías 13:1.
Mensajes de Ida Peerdeman publicados en este blog:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-