BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




viernes, 4 de diciembre de 2015

Será muy parecido al primer Pentecostés, que inundará con su fuerza la Tierra.........

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

Será muy parecido al primer Pentecostés, que inundará con su fuerza la Tierra y éste será el gran Milagro que llamará la atención de toda la humanidad.

Tomado del Libro: Diario Espiritual Llama de Amor del Inmaculado Corazón de María (1961-1981) (Con Aprobación Eclesiástica)
De: Isabel Kindelmann – Budapest, Hungría

NO TENEMOS TIEMPO QUE PERDER11 de Marzo de 1963
La Santísima Virgen dijo:
Santísima Virgen.-
“Veo cuanto te entregas al efecto de Gracia de Mi Llama de Amor. Lo haces para alegrar Mi Corazón maternal. Hace ya mucho tiempo que no conversamos. ¿Verdad que sufres mucho a causa de los que te entienden mal? ¿Verdad que es pesado soportar las muchas pruebas? No te ahorres fatiga, anda y di a quienes corresponde que la impetuosidad no viene de ti. Soy Yo quien te urjo continuamente. Sabes lo que dije: a pesar de todo, a través de tu pequeñez, tu ignorancia y tu humildad, se encenderá Mi Llama de Amor.”

Luego conversaba todavía largamente. De nuevo contó con qué fuerza rabiosa irrumpe Satanás sobre aquellos donde tan sólo sospecha que se enciende Su Llama de Amor.
Santísima Virgen.-
“Le permitimos que pueda probar sus tentaciones de toda clase en aquellas almas que quieren poner en marcha la Llama de Amor, Mi Causa Santa…”

Después, durante la conversación, volvió a decir que este tiempo de Gracia, que ahora quiere poner en marcha, no nos está permitido demorarlo por decenios:
Santísima Virgen.-
“No tenemos tiempo que perder. Únicamente tanto tiempo está determinado antes de que se encienda Mi Llama de Amor, cuanto necesite Satanás para poner a prueba a las doce escogidas y excelentes almas Sacerdotales. Haz llegar a ellas Mi Voz, que no teman. Yo estaré con ellas, y como hice contigo, a ellas también ayudaré a alcanzar victoria sobre las tentaciones de Satanás.”

Mi alma arde del deseo de que el anhelo de la Santísima Virgen se cumpla cuanto antes. Ahora estoy viviendo días muy difíciles. Varias veces habló la Santísima Virgen que vaya a donde el Padre X, y que le diga que es Ella quien le manda decir que considere obligación suya el dirigir mi alma. A estas palabras otra vez comenzaban a asaltarme las dudas. Le confié esto a la hermana acompañante. Ella me contestó que vaya… ahora ya no me retiene más, que vaya…
FUI CON OTRO SACERDOTE Y TAMBIÉN TUVO DUDAS
23 de Marzo de 1963

Fui a confesarme con el Padre X. Después de confesarle mis pecados, le transmití el “Mensaje” del Señor Jesús y de la Santísima Virgen. Sobre este particular, me contestó que mantiene su posición anterior y no acepta la dirección de mi alma. No siente en sí tanta fuerza como para aceptarla.
Apeló a su reciente enfermedad, a su creciente dificultad de oír y, sobre todo, porque tiene dudas…
Me dijo que soy un alma muy terca en la quien no hay ninguna flexibilidad. Que estoy aferrada sólo a mi propia voluntad. Le dije que si hubiera tenido que venir por mi propia voluntad, no hubiera tenido fuerza ni para dar un solo paso. No vendría a donde él si no hubiera recibido para ello una invitación celestial. Le dije que hoy también antes de salir de casa, le pedí consejo a la hermana que fue destinada a acompañarme. Después volví sobre aquella palabra suya con que me llamó impaciente. Yo estoy plenamente convencida de que esta impaciencia no viene de mi propia fuerza de voluntad, porque no tengo en todo esto ningún interés personal. Él a todo esto contestó con una sola palabra: “¡Bonito!”
Le pedí que si él no quiere aceptar dirigirme espiritualmente, que fuera tan bueno y me mandara a donde alguien… Él también se convenció de que yo necesitaría dirección espiritual constante pero que él no me va a ayudar a ello. Dijo: “¡Ya será de alguna manera!” Me recomendó que leyera la vida de Santa Teresa del Niño Jesús y “La imitación de Cristo”, de Tomás Kempis, que es puro Evangelio. Sobre esto le contesté: Acepto con gusto su consejo, pero tengo dificultad de leer, no sólo por haber hecho pocos estudios, sino también porque si leo una frase y ésta impacta en mi alma, comienzo a meditar sobre ella. Por lo demás, la materia de meditación desde hace meses es sólo una frase sola: “Y el Verbo se hizo Carne”, y sobre esto, siendo como es un tema inagotable, medito siempre de nuevo.
Al terminal me dijo: “Ahora, hija mía, ¡yo te bendigo mucho!” Al recibir esta bendición me alejé con el alma tranquila…
Después me asaltaron de nuevo las dudas.
Que el Padre ni siquiera me cree y que también aquello que yo le dije suscitó dudas en su alma. Pensé que él también tendrá que pasar por el sufrimiento de muchas dudas, como yo estoy pasando desde hace mucho tiempo. ¡Qué humillante fue ese rechazo!… Pero ahora ya está bien así como está. Que se haga la Santa Voluntad de Dios. Si el Señor Jesús quiso que yo pasara por esta humillación, la tomo con alegría de Su Santa Mano.
Hoy, cuando fui a donde Él, después de permanecer un largo rato callada, me pidió el Señor Jesús:
Jesucristo.-
“Les ruego, hijita Mía, tengan cuidado, ¡no pierdan el estado de Gracia Santificante! Es la belleza de sus almas con que pueden deleitarme, y si han perdido esta Gracia Santificante, no demoren en recuperarla. ¡Oh, si supieran con qué amor sufrí por ustedes para alcanzar de Mi Padre Celestial el perdón de sus pecados! Y a ti te ruego, ayúdame para que muchas almas recuperen el hermoso vestido de Gracia que recibieron en el Bautismo.”

(Y Su Voz suplicaba hacia mí).
EL ESPÍRITU DE FORTALEZA ILUMINA LA MENTE
24 de Marzo de 1963

… Seguía turbándome la gran humillación y el rígido rechazo que recibí con ocasión de la santa confesión del día anterior.
Jesucristo.-
“¡Isabel!”

Mi alma se estremeció. Me resultó extraño que se dirigiera a mí así.
Jesucristo.-
“¿Crees en Mí, en Nosotros? ¿Crees que Yo y Nuestra querida Madre te hemos acreditado ante Su querido Hijo? Di, ¿crees esto?”

En mi alma le di inmediatamente la respuesta: Mi adorado Jesús, Tú sabes mejor que nadie cómo es mi fe.
Jesucristo.-
“¿Confías en que el destino para lo cual te escogimos, lo puedes cumplir a cabalidad? Te pregunto de nuevo: ¿Aceptas las muchas humillaciones y sufrimientos que lleva consigo el hacer valer Nuestra Santa Causa? ¿Sabes que los sufrimientos que recibiste hasta ahora han servido únicamente para prepararte a alcanzar la meta que se te ha fijado? Eres instrumento en Nuestras Manos. ¿Quieres seguir siendo instrumento? ¿Quieres subir Conmigo al monte Calvario, al Gólgota? Si quieres, entonces, tu sitio es estar junto a la Madre Dolorosa. La Llama de Amor de Su Corazón que quiere encender a través de ti, en la Tierra, reclama plena entrega de tu parte. No des ahora, de inmediato, respuesta a esto. ¡Retírate a ti misma y prepárate a la respuesta tocante a la gran causa!”

En casa, también durante la mañana continuaba con Su conversación:
Jesucristo.-
“Veo cómo te sacudió el que no creyeran en tus palabras sinceras que en verdad vienen de Mí. Observo cómo el primer gran sufrimiento que era una especie de ensayo general para comenzar a sufrir, lo recibiste con alma fuerte. Este tiempo de Gracia destinado al mundo entero, esta Santa Causa que por medio de ti queremos iniciar, no puede partir en pies de barro. Sólo con un alma dura, templada cual acero, se le puede poner en marcha.”

Y mientras dijo esto, un efluvio poderoso de Su Gracia irrumpió en mi alma. El Señor Jesús preguntó si yo entiendo esto. Él, en Sus Palabras iluminadoras, derramó sobre mí la Gracia admirable de Dios Espíritu Santo, Espíritu de Fortaleza, y la Luz admirable de Dios Espíritu Santo iluminó mi mente.
Acaba de darme, me dijo el Señor Jesús, la Gracia de admirable fuerza de la fe y de la confianza. Porque sin estas dos, ninguna virtud puede echar raíces en mi interior ni en el alma de nadie. Éste es el pilar fundamental de aquella grande y Santa Causa que solamente así puede ponerse en marcha.
Jesucristo.-
“¡Medita a fondo la importancia de Mis Palabras! Lo que acaba de ocurrir contigo, fue el movimiento primero de la fe en tu alma… Veo que no logras sobreponerte a que esa persona de vida santa te rechazara tan rotundamente. De esto, ¡no debes preocuparte! Soy Yo quien te guió y si te angustias, debería creer que no estás contenta Conmigo.”

Al escuchar estas Palabras me quedé consternada en mi alma… ¿Qué haces conmigo, mi adorado Jesús? ¿Cómo debo humillarme ante Ti? Cómo me duele que te haya ofendido…
POR FALTA DE FE, LA TIERRA TENDRÁ GRAN SACUDIDA.
CREERÁN POR LA INTERCESIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

El Señor Jesús tuvo conmigo una verdadera conversación a fondo. Me pidió que lo que me ha hecho escribir lo llevara urgentemente al Señor Obispo. (Eso fue el 27 de Marzo de 1963, y lo cumplí).
VENDRÁ UN TIEMPO DE GRACIA COMO EN EL PRIMER PENTECOSTÉS
27 de Marzo de 1963

… Entre tanto me habló mucho acerca del tiempo de Gracia y del Espíritu de Amor, queserá muy parecido al primer Pentecostés, que inundará con su fuerza la Tierra y éste será el gran Milagro que llamará la atención de toda la humanidad. Todo esto es la efusión del efecto de Gracia de la Llama de Amor de la Santísima Virgen.
La Tierra que se está oscureciendo, a causa de la falta de fe en el alma de la humanidad, pasará por una gran sacudida. Después creerán y esa sacudida, a través de la fuerza de la fe, creará un mundo nuevo. Por medio de la Llama de Amor de la Santísima Virgen, la fe echará raíces en las almas y se renovará la faz de la Tierra, porque  “… algo semejante no sucedió todavía desde que el Verbo se encarnó.” La renovación de la Tierra inundada por sufrimientos se realizará por el poder de intercesión de la Santísima Virgen.
OTRA VEZ CON EL SEÑOR OBISPO
El señor Obispo por este tiempo estaba confirmando en un pueblo muy cercano al nuestro. Viajé allá y pedí a su secretario que me diera una oportunidad para conversar con él; mientras esperaba la respuesta, gran ansiedad se apoderó de mí.
Pedí a la Virgen Santísima que, tratándose de algo tan urgente, moviera la voluntad al señor Obispo a escucharme.
Al recibirme, me contestó que fuera yo a Fehérvár, al palacio episcopal, el día miércoles, a las 10:00 de la mañana.
El miércoles en la mañana, me recibió el señor Obispo. La conversación duró una hora. Le entregué el documento previamente escrito y le dije que era una comunicación del Señor Jesús y de la Santísima Virgen.
GRAN SUFRIMIENTO EL SER INCOMPRENDIDO
15 de Abril de 1963

Me quedé pensativa, con el alma apenada: Mi adorado Jesús, precisamente en una familia tan pecadora plantó la Santísima Virgen Su Llama de Amor, en ésta, donde ¡tantas ofensas recibiste! El Señor Jesús con mansas y consoladoras Palabras contestó:
Jesucristo.-
“No vine a salvar a los justes sino a los pecadores. Por eso sufrí una muerte cruel. Por eso te escogí a ti también, para que fueras una de entre Mis colaboradores de la obra de salvación. ¡Sufre Conmigo, tal como ya te lo dije, hasta el martirio!”

21 de Abril de 1963
El Señor Jesús me habló:
Jesucristo.-
“¿Sabes cuál es el sufrimiento más grande? El ser incomprendido. No existe mayor tormento que éste. Éste será para ti también el dolor de tu alma, hasta tu muerte. Yo también lo sufrí durante toda Mi vida. Tú tampoco debes ser más que Yo, hijita Mía. Que nuestro interior sienta lo mismo y que nuestros labios supliquen juntos al Eterno Padre.”

El sufrimiento mantiene mi alma en gran aridez. En esos momentos parece carecer de sentido y es algo insípido. El Señor Jesús me habló:
Jesucristo.-
“Tengo que hacerte un manso reproche: ¡Cuánto te cuesta comprender el valor y el sentido de tus sufrimientos! Sin embargo, el sufrimiento es verdaderamente meritorio sólo si el alma lo acepta con plena entrega de sí misma.”

Tú sabes, Jesús mío, que aquello que me pides está más allá del alcance de mi propio yo. Mi alma está continuamente lista para tu servicio, pero el cuerpo es el continuo escenario de las luchas. En la aridez espiritual nunca veo con claridad la Santa voluntad de Dios.
________________________
Mensajes del Diario Espiritual Llama de Amor publicados en este sitio:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-