BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




miércoles, 20 de enero de 2016

LOS ASTROS, SANTA CREACIÓN DE DIOS...

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....


Entre los años 3 y 2 a.C. ocurrió una triple conjunción entre Júpiter (el planeta rey, en movimiento retrógrado) y Regulus (la estrella reina). Probablemente, los Magos interpretaron esta triple conjunción como un enorme anuncio de neón en el cielo, que titilaba como diciendo: REY-REY-REY. Todo empezó con el Año Nuevo judío y en la constelación de Leo (el león, símbolo de la tribu de Judá). Por lo tanto, representaba claramente al rey de los Judíos, de la tribu de Judá. La señal era muy clara para los que estuvieran familiarizados con el Mesías. Es más, justo detrás de Leo ascendía la constelación de Virgo, con el sol por detrás y la luna a sus pies.
Luego de esta increíble conjunción triple, Júpiter comenzó a avanzar por el cielo hacia el oeste, hasta ponerse en conjunción con Venus, planeta asociado con la maternidad. La conjunción del rey de los planetas con la madre de los planetas fue tan próxima que formaba el objeto más brillante del firmamento. Jamás se había visto algo así.
Toda esta simbología del rey de Judá y de la Virgen bastó para movilizar a los Magos hacia Jerusalén, pero se puede entender que el ciudadano medio de Jerusalén no lo notara.
Júpiter continuó avanzando hacia el oeste hasta que se detuvo. Cuando lo hizo (visto desde Jerusalén), lo hizo al sur, sobre el pueblo de Belén, el 25 de diciembre del año 2 a.C. Esto se ve claramente con un programa astronómico moderno que muestra el cielo en cualquier fecha de la historia y desde cualquier perspectiva. Gracias a esta tecnología, no sólo podemos estudiar los cielos del pasado sino también los del futuro.
En el contexto que acabo de describir, dirigimos la mirada a los cielos del futuro, que una vez más nos muestran señales muy simbólicas.
Repasemos los primeros versículos de Apocalipsis 12.
” Y una gran señal apareció en el cielo: una mujer revestida del sol y con la luna bajo sus pies y en su cabeza una corona de doce estrellas, la cual, hallándose encinta, gritaba con dolores de parto y en las angustias del alumbramiento.”
El autor del Apocalipsis indica claramente que esta visión es una señal en el cielo. ¿Qué veremos en el cielo en un futuro cercano?
El 20 de noviembre de 2016 se iniciará un suceso astronómico que durará nueve meses y medio y culminará en una sorprendente coincidencia con la visión del Apocalipsis 12. Si bien no soy astrónomo, mis investigaciones indican que este suceso astronómico, en todos sus detalles, es único en la historia de la humanidad.
El 20 de noviembre de 2016, Júpiter (el planeta rey) entrará en el cuerpo (vientre) de la constelación de Virgo (la Virgen). Júpiter, en movimiento retrógrado, pasará los siguientes 9 meses y medio dentro del vientre de Virgo. Este período coincide con un período normal de gestación de un bebé.
Luego de esos 9 meses y medio, Júpiter saldrá del vientre de Virgo. Junto con la salida de Júpiter (nacimiento), el 23 de septiembre de 2017, veremos la constelación de Virgo con el sol ascendiendo por detrás (la mujer vestida de sol). A los pies de Virgo, veremos a la luna. Y sobre su cabeza encontraremos una corona de doce estrellas, formada por las nueve habituales de la constelación de Leo, sumadas a los planetas Mercurio, Venus y Marte.
Es una serie de acontecimientos verdaderamente sorprendente, y tiene un llamativo grado de coincidencia con la visión del Apocalipsis 12.
¿Cuál es el significado de todo esto, si es que lo tiene? La respuesta es obvia: no lo sabemos. Ahora bien, tampoco estamos lejos de un contexto posible.
Da la casualidad de que estos sucesos tendrán lugar durante el centésimo aniversario de las apariciones de “la Mujer vestida de sol”, Nuestra Señora de Fátima en 1917. La culminación de estos sucesos astronómicos ocurrirá tan sólo 3 semanas antes de que se cumplan cien años del gran milagro de Fátima, en el que el sol “bailó” (otra señal celeste), lo cual fue presenciado por millares de personas.
Ha transcurrido casi un siglo desde entonces, y durante ese tiempo hemos visto cumplirse las advertencias de Nuestra Señora con gran precisión. La gente no ha dejado de ofender a Dios, hemos visto guerras terribles, naciones devastadas, los errores de Rusia desparramados por el mundo entero y, a decir verdad, incluso dentro de la Iglesia. Y todavía esperamos que se cumplan sus promesas, el triunfo de su Inmaculado Corazón y un período de paz para el mundo entero.
Lo que no es tan conocido es que en de la historia de Fátima hay indicaciones sobre la importancia que puede tener un período de cien años. En agosto de 1931, Sor Lucía se hospedó con una amiga en Rianjo (La Coruña, España). Nuestro Señor se le apareció allí para quejarse porque las peticiones de su Madre no habían sido atendidas, y dijo: “Participa a mis ministros que, en vista de que siguen el ejemplo del Rey de Francia dilatando la ejecución de mi petición, también lo han de seguir en la aflicción. Nunca será tarde para recurrir a Jesús y a María.”
Y luego en otro texto, Sor Lucía citó a Nuestro Señor diciendo “No han querido atender mi petición… Al igual que el Rey de Francia se arrepentirán, y la harán, pero ya será tarde. Rusia habrá esparcido ya sus errores por el mundo, provocando guerras y persecuciones a la Iglesia. El Santo Padre tendrá que sufrir mucho.”
Las menciones al rey de Francia resultan interesantes con relación a lo que estamos exponiendo, ya que refieren explícitamente a las peticiones que hizo el Sagrado Corazón al rey de Francia el 17 de junio de 1689 por medio de Santa Margarita María Alacoque. Luis XIV y sus sucesores no respondieron al pedido de Nuestro Señor de consagrar a Francia al Sagrado Corazón de Jesús. Como resultado, el 17 de junio de 1789, exactamente cien años después del día de la petición, la Asamblea Nacional de la Revolución Francesa se adueñó del gobierno de Francia y despojó al monarca de su poder. Más tarde, el rey perdió su cabeza en la revolución.
No es posible saber hasta qué punto tiene valor la alusión a este período de cien años, o si el cronómetro ha empezado a correr y cuándo, pero es interesante y relevante en el contexto de lo que decimos.
Y por supuesto, muchos conocen ya la visión del papa León XIII en la que dijo haber oído que se le concedieron a Satanás cien años para intentar destruir la Iglesia. Inmediatamente después de esta visión, León XIII compuso la oración a San Miguel Arcángel en la que se ruega que nos defienda en la batalla y sea nuestra defensa contra la perversidad y acechanzas del demonio. Después agregó las oraciones leoninas al final de la misa, las cuales suprimió el Concilio Vaticano II.
Mientras vivimos tiempos turbulentos dentro de la Iglesia, en que se desechan y subestiman los cimientos de la fe y hasta las propias palabras y mandamientos de Nuestro Señor, es imposible no recordar la visión del papa León XIII.
A propósito de la crisis actual, en esta era de falsa misericordia debo recalcar que la fecha en que comenzará el suceso astronómico, el 20 de noviembre de 2016, es la misma en que finaliza el Año de la Misericordia decretado por el papa Francisco. Y es nada menos que el mismo día de la fiesta de Cristo Rey.
En conclusión, vuelvo a insistir que no soy dueño de la verdad en cuanto al significado del suceso astronómico descrito, si es que lo tiene. Más aún, no afirmo conocer el futuro ni acontecimientos futuros relacionados con el cumplimiento de las promesas de Fátima. He escrito lo anterior porque me encuentro en una situación parecida la de los Magos de hace 2000 años. Levanto los ojos al cielo y digo: “Señor, tienes toda mi atención.”
Patrick Archbold

3 comentarios:

  1. Buenas Claudio, no sabía donde poner ésto. Vivo en la ciudad de bs as, argentina, y soñé hace un tiempo que estaba discutiendo con mi tío materno diciéndole que el océano va a inundar medio país, él no me creía y me decía que en donde él vive está a mas de 1000 km del mar, yo le decía que no importa, pues su pueblo está a menos de 100 msnm (metros sobre el nivel del mar)y que el agua va a llegar igual. Como seguía sin creerme, le digo, mira acá tengo un mapa de hasta donde va a llegar el agua, y saco de un porta rollo, un mapa de Argentina y lo extiendo en la mesa, ahí yo mismo veo medio país inundado de norte a sur, con partes dizzagueantes entre Cordoba, Tucuman y la Patagonia y le muestro con el dedo su pueblo que queda bajo agua,(se llama Juan José Castelli en el Chaco, para los argentinos lo digo) y le digo, ¿ves? que es verdad, porque el agua va a llegar hasta los 350 metros y miro la ciudad de San Fernando del Valle de Catamarca que queda fuera del agua, y cerca de ella hay un pueblito que leo en el mapa se llama Comandancia Frias que queda de color azul, es decir tapado por el agua. Ahí me desperté. Desde entonces me preocupo por ésto pero no lo había comentado todavía en la web, hoy por algo, me pareció que debía hacerlo. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También conté acá un sueño que tuve el 21 de marzo 2015 donde se me decía de un gran terremoto en Chile, luego el 24 (3 días después) soñé que estaba viviendo el AVISO y le decía a mi hija: "estamos en el 2015 eso significa que el año que viene será el Milagro"...ella me corregía y me decía "2016, estamos en el 2016 papá". Recién ahora repensando todo, tal vez el sueño del 21/03 sobre Chile también se refería al 2016. Mas allá de las fechas, lo importante es estar en paz con Dios. Saludos

      Eliminar
    2. PUEDES ESCRIBIRME A claumarsoria@gmail.com

      Eliminar

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-