BIENVENIDO

“…EN LA PERSECUCIÓN FINAL CONTRA LA SANTA IGLESIA ROMANA REINARÁ PEDRO ROMANO, QUIEN PASTOREARÁ A SU GREY EN MEDIO DE MUCHAS TRIBULACIONES. DESPUÉS DE ESTO, LA CIUDAD DE LAS SIETE COLINAS SERÁ DESTRUIDA Y EL JUEZ JUSTO VOLVERÁ PARA JUZGAR A SU PUEBLO...




miércoles, 13 de enero de 2016

VISIONES DE LA BEATA ANA CATALINA EMMERICH -- 6 DE ENERO - EPIFANÍA

QUIEN COMO DIOS... NADIE COMO DIOS....

VISIONES DE LA BEATA ANA CATALINA EMMERICH -- 6 DE ENERO - EPIFANÍA 

CON ARCHIVO MUSICAL ADJUNTO.

  

EPIFANÍA.
 
                    -----------------------------------------------------------------
 
JAIME ROOS - CANDOMBE DE REYES - candombe - CON RUBEN RADA Y LOBO NÚÑEZ Y SU CONJUNTO - https://www.youtube.com/watch?v=mmNxq64s8Ko


EN ARCHIVO MUSICAL ADJUNTO EN MP3:

Ginamaría Hidalgo - ADESTES FIDELIS.
(Versión literal de Acho Manzi, arreglo y adaptación de Osvaldo Requena).


Contenidas en el libro "La vida oculta de la Virgen María"

¿Cómo adoraron los Reyes Magos al Niño Jesús? Las visiones de la beata Emmerich lo revelan...

¿Cómo adoraron los Reyes Magos al Niño Jesús? Las visiones de la beata Emmerich lo revelan...
Los Reyes Magos en la película Natividad (2006).


Solo se alimentaba de la Eucarístia y no probaba otros alimentos; tenía las llagas de la pasión de Cristo en su cuerpo y, además, poseía un don especial para revelar cómo fue la vida de Jesús y de la Virgen María a base de transmitir lo que ella llamaba "cuadros"; como fotogramas que pudiera estar viendo al mismo tiempo que se producían esos acontecimientos históricos.

Con estos antecedentes no era de extrañar que tanto la autoridad política de principios del siglo XIX (en este caso la napoleónica presente en lo que hoy se conoce como Alemania) y, la eclesiástica, investigaran duramente a una monja agustina llamada Ana Catalina Emmerich, que hoy está beatificada por la Iglesia católica.

Cuando entraba en éxtasis...
La religiosa Ana Catalina solía entrar en éxtasis y eso le permitía contemplar las vidas de Jesús, de la Virgen María, de algunos santos, así como de hechos futuros relacionados con la Iglesia.

Sus visiones las narra en voz alta y suele comenzar su relato con coletillas como: "vi que", "como si", "apareció"... En una primera etapa las recogía su médico, el doctor Wessener, pero fue el escritor Clemente Bretano, reconocido poeta que había trabajado con los hermanos Grimm, el que se convertiría en el encargado de trasladar al papel toda la información que le proporcionaba la monja estigmatizada.

Durante varios años, el literato Bretano realizó una callada y oculta labor de transcribir los "cuadros" que le dictaba Ana Catalina Emmerich, completando más de 16.000 folios. 

La amarga pasión de Cristo
De todo este material, el mismo Bretano preparó un libro titulado La amarga pasión de Cristo (Vozdepapel), traducido al español por José María Sánchez de Toca, uno de los especialistas más reputados de la beata alemana, cuyo texto serviría de base para guionizar la película La Pasión de Cristo de Mel Gibson.

El famoso libro en el que se basó el cineasta Mel Gibson para rodar la película del mismo título

Posteriormente, el mismo Bretano preparó un libro titulado Vida de María, con lasrevelaciones de la beata Emmerich sobre la vida de la Virgen. En español está traducido también por Sánchez de Toca y se titula: La vida oculta de la Virgen María (Vozdepapel)

Precisamente en este libro La vida oculta de la Virgen María (Vozdepapel) están contenidas las revelaciones sobre cómo llegaron los Reyes Magos a Belén; quiénes eran, cuántos componían la caravana real y cómo adoraron al Niño Jesús...

Portada del libro de la beata Emmerich sobre la vida oculta de la Virgen María, publicado por Vozdepapel

Los Reyes Magos ya están llegando a Belén...
Cuenta la beata Ana Catalina Emmerich que los Reyes Magos habían dejado el palacio de Herodes, en Jerusalén, tras ser interrogados por éste sobre el nacimiento de Jesús.

Habían salido de la ciudad y tras avanzar unos kilómetros podían ver "una estrella, que relumbraba en la noche como una bola de fuego, ahora parecía como la luna de día y no era exactamente redonda sino como dentada; a menudo la ocultaban las nubes".

La religiosa también señala en sus visiones qué Rey Mago va abriendo camino a la caravana: "Mensor (Melchor), el atezado, que era el más joven, iba delante y le seguía el castaño Seir (Baltasar), y Zeokeno (Gaspar), el más blanco y anciano".

Es evidente que la descripción que hace Ana Catalina de los Reyes Magos, a los que llama "los tres Santos Reyes", difiere en edad y color de piel a lo que tradicionalmente nos han transmitido desde el arte y la tradición popular.

Los Reyes Magos pierden la visión de la estrella
"Vi llegar la caravana de los reyes magos al mismo edificio fuera de Belén donde se inscribieron José y María. Era la antigua casa solariega de David, de la que todavía existe algún muro. Está casa había sido también del padre de José. Era una casa grande con otras más pequeñas alrededor; tenía delante un patio cerrado y delante de él una plaza plantada con árboles y una fuente. En esta plaza vi soldados romanos, ya que la Tesorería estaba en este edificio".

"Cuando la caravana llegó allí, se formó a su alrededor una considerable aglomeración de curiosos. Había desaparecido la estrella y los Reyes estaban un poco inquietos. Se les acercaron unos hombres que les preguntaron".

"Les dijeron que el Valle de los Pastores era un buen sitio para acampar, pero tardaron algún tiempo en decidirse. No oí que preguntaran por el rey de los judíos recién nacido. Sabían que éste era el lugar de la profecía, pero tras la conversación con Herodes temían llamar la atención".

La estrella aparece de nuevo...
"Cuando vieron brillar un resplandor en el cielo a un lado de Belén, como cuando sale la luna, subieron de nuevo en sus monturas y marcharon por la zanja que discurre entre muros caídos y que rodea Belén a Mediodía hasta su parte oriental, y se acercaron al paraje de la Cueva del Pesebre por el lado del campo donde el ángel se apareció a los pastores".

"Entonces, cuando la caravana llegó a la Tumba de Maraha que está en el valle que hay detrás de la Cueva del Pesebre, los Reyes se apearon de sus animales".

"Ya estaba parte del campamento instalado cuando la estrella se apareció a los Reyes clara y brillante encima de la colina del pesebre, y la vieron dejar caer verticalmente sobre la loma un chorro de luz torrencial".

Llegan hasta la cueva donde está la Virgen con el niño
"Al principio la miraban muy asombrados... pero de repente les invadió una gran alegría, pues vieron en el resplandor la figura refulgente de un niño tal y como la habían visto antes en la estrella. Entonces todos se descubrieron la cabeza y expresaron su veneración. Los reyes dieron unos pasos hasta la colina y encontraron la puerta de la cueva. Mensor abrió la puerta y vio la gruta llena de luz celestial, y al fondo la Virgen con el niño, sentada justo tal como ellos la habían visto en sus visiones".

Primer encuentro con José
"Mensor volvió inmediatamente a decírselo a sus compañeros de viaje mientras José salía de la gruta hacia ellos acompañado de un viejo pastor. Los Reyes le dijeron sencillamente que venían a adorar y traer regalos al rey de los judíos recién nacido, cuya estrella habían visto. José les dio la bienvenida y el viejo pastor los acompañó hasta la caravana y los estuvo ayudando a instalarse".

Adoración del Niño Jesús por los Reyes Magos
"Los Reyes se equiparon para las ceremonias solemnes que se avecinaban. Se pusieron encima unos grandes mantos blancos de cola larga con brillo amarillento como de seda natural... Los tres llevaban a la cintura cinturones de los que colgaban bolsas y cadenitas con cajitas doradas que eran como azucarillos con botones encima... A cada uno de los Reyes le seguían los cuatro acompañantes de la familia".

"Después siguieron a José muy ordenadamente a ponerse bajo el porche de delante de la cueva, recubrieron la plancha con el lápiz de borlas y cada uno de los Reyes puso encima algunas cajitas y recipientes dorados... Mensor y todos los demás se quitaron las sandalias de los pies. José abrió la puerta de la cueva".

Regalos de los Reyes
"Mensor tomó una bandeja de regalos y al llegar delante de la Virgen, hincó una rodilla y la puso respetuosamente a sus pies encima de un bastidor".

"María estaba más tendida que sentada, con un brazo apoyado en una alfombra, a la izquierda el Niño Jesús que estaba acostado en una artesa recubierta de tapiz... Pero en el momento de entrar, la Santísima Virgen se incorporó para sentarse erguida, se bajó el velo, tomó al niño Jesús en su regazo y lo puso ante sí dentro dentro de su amplio velo".

"Cuando Mensor se arrodilló y depositó los regalos con conmovedoras palabras de homenaje, inclinó humildemente su cabeza descubierta y cruzó sus manos sobre el pecho. María desnudó la parte superior del cuerpo del Niño, que estaba envuelto en pañales rojos y blancos y al que se le veía brillar tiernamente detrás de su velo; le sujetaba la cabecita con una mano y lo abrazaba con la otra; el niño tenía sus manitas cruzadas sobre el pecho como si rezara. Relucía amablemente y a veces también hacía de modo encantador como si agarrara algo en torno a sí".

El oro de Mensor (Melchor)
"Y entonces vi que Mensor sacó de una bolsa que colgaba de su ceñidor, un puñado de bastoncillos relumbrantes, gruesos y pesados, como de un dedo de largo, con punta por arriba y granitos dorados en el medio, y lo puso humildemente como su regalo junto al Niño Jesús en el regazo de la Santísima Virgen".

"María aceptó el oro, lo agradeció amablemente y lo cubrió con una esquina de su manto".

El turno de Sair (Baltasar)...
"Cuando Mensor se retiró con sus cuatro acompañantes, Sair el castaño se acercó con los suyos. Hincó ambas rodillas con gran humildad y ofreció su regalo con emocionadas palabras mientras ponía en la plancha que estaba delante de Jesús una naveta incensario llena de granos de resina verdosos. Daba incienso porque seguía amorosamente la voluntad de Dios y se acomodaba reverentemente a ella. Estuvo retirado mucho tiempo con gran recogimiento antes de retirarse".

...y Zeokeno (Gaspar)
"Después se acercó Zeokeno, que era el más blanco y el más anciano. era muy viejo y pesado y no intentó arrodillarse, pero estuvo de pie profundamente inclinado y depositó sobre la plancha un vaso de oro con fina hierba verde, un arbolito vertical delgadito y verde, que parecía crecer todavía sobre la raíz, con ramitas rizadas en las que había finas florecitas blancas. Era mirra. Zeokeno ofreció mirra que significa autosacrificio y vencimiento de las pasiones, pues este buen hombre había combatido extraordinarias tentaciones de idolatría, poligamia y violencia. Él y sus acompañantes permanecieron mucho tiempo ante Jesús, muy emocionados, tanto que me daba pena que los otros servidores tuvieran que esperar tanto delante del pesebre para ver al niño".

Palabras emotivas e infantiles de los Reyes
"Las palabras de los Reyes y de todo su séquito eran extraordinariamente emotivas e infantiles; mientras se dejaban caer y presentaban los regalos decían poco más o menos:Hemos visto su estrella y que este niño es el Rey de todos los Reyes, y venimos a adorarle y rendirle tributo con regalos".
"Estaban como completamente arrobados y con una oración infantil y ebria de amor encomendaron al Niño Jesús los suyos, su país y su gente, su hacienda y sus bienes y todo lo que para ellos tenía valor en la Tierra. Que el rey recién nacido quisiera aceptar sus corazones, sus almas y todos sus pensamientos y obras. Que los iluminara y les enviara todas las virtudes; y a la Tierra, felicidad, paz y amor. Al decirlo resplandecían de humildad y de amor y les rodaban lágrimas de alegría por la barba y las mejillas. Eran completamente felices, creían estar dentro de la estrella que desde milenios habían mirado sus antepasados suspirando con tal fiel anhelo. Tenían toda la alegría de la promesa cumplida después de muchos siglos".

La aceptación de María
"La madre de Dios lo aceptó todo con mucha humildad, dando las gracias. Al principio no dijo nada, pero un sencillo movimiento bajo su velo expresó su alegría devota y emocionada".

"Cuando los Reyes abandonaron la cueva con sus acompañantes y fueron a su tienda,entraron por fin los servidores... que habían estado esperando pacientemente y con mucha humildad delante de la puerta".

"Los servidores no estuvieron mucho tiempo en la Cueva del Pesebre, pues los Reyes volvieron a entrar con toda solemnidad. Se habían cambiado de manto... y llevaban incensarios en sus manos, con los que incensaron con gran respeto al niño, a la Virgen santísima, san José y a toda la Cueva del Pesebre. Luego se retiraron inclinándose profundamente".

La alegría de la Virgen y de san José
"Con todas esas cosas, María y José sentían una alegría tan dulce como nunca les había visto y muchas veces corrían por sus mejillas lágrimas de alegría. El reconocimiento y veneración solemne al Niño Jesús, al que habían tenido que albergar tan pobremente, y cuya altísima dignidad reposaba callada en la humildad de sus corazones, los reconfortaba infinitamente".

La alabanza de los Reyes Magos
"Cuando los Reyes salieron del pesebre aparecieron las estrellas en el cielo. Se pusieron en corro junto al terebinto que está al borde de la Tumba de Maraha y allí tuvieron su culto a las estrellas con cánticos solemnes. Es indecible lo conmovedores que sonaban sus cantos en el valle silencioso. Sus antepasados habían mirado, rezado y cantado a las estrellas tantos siglos, y hoy se habían cumplido todos sus anhelos. Cantaban ebrios de gratitud y alegría".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TODO COMENTARIO QUE NO CORRESPONDA A LA HERMANDAD ESPIRITUAL, SERA BORRADO, ASÍ MISMO LA INFORMACIÓN, MEDITACIÓN, PEDIDOS DE ORACIÓN, PERCEPCIONES PERSONALES SOBRE LOS ARTÍCULOS PUBLICADOS, SERA ANALIZADOS PARA PERMANECER O NO.-